Jaime Botín

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El dicho inglés que encabeza estas líneas podría aplicarse a la política: “ganar las elecciones con los argumentos equivocados” y la victoria, en este caso, sería de los electores que consiguen ver elegido a su candidato. El control que los ciudadanos ejercen sobre los gobernantes en un sistema de democracia representativa se limita prácticamente al ejercicio del voto, con el que conceden o retiran su confianza a los políticos. Por eso es importante que el sufragio no esté contaminado por razones menos objetivas. El miedo tiene un componente irracional que tiende a alterar las decisiones del sujeto agente. En nuestra historia reciente tenemos ejemplos de resultados electorales influidos por el miedo, en 1996 cuando el PSOE ganó al PP (el doberman) contra todo pronóstico o en 2004 donde un atentado brutal, mal tratado por el Gobierno ante la opinión pública, desvió el sentido del voto.…  Seguir leyendo »

Está bastante extendida la opinión de que el tiempo transcurrido desde las elecciones del 20 de diciembre ha venido a dar una mala imagen de nuestra democracia en el exterior y es causa de inquietud en la ciudadanía. Creo, sin embargo, que ha sido un periodo del que podemos obtener muchas enseñanzas y que, en ese sentido, puede venirnos bien en este momento de cambio en nuestro panorama político. Concretamente, desde que Pedro Sánchez aceptó el encargo de formar Gobierno, todos los ciudadanos hemos podido ver, y los analistas comentar, la discusión, los argumentos, las negociaciones, las reacciones de unos y otros frente a las jugadas del oponente y, por supuesto, la escenificación de todo ello en el Parlamento a cargo de sus protagonistas más conspicuos.…  Seguir leyendo »

Grecia, España y Europa

El 61% que votó no en el referendo griego hubiera votado si la pregunta hubiese sido: “¿Quiere que Grecia siga en Europa y en el euro?”. No es cierto por tanto, como han querido entender y dar a entender los austericidas más conspicuos, que los griegos rechacen a Europa. Son, más bien, ellos los que rechazan a Grecia porque, en el fondo, desean que se vaya sin comprender que un Grexit tendría consecuencias muy graves para todos los intereses en juego. Desde luego para Grecia, pero también para Europa. Y, sin embargo, algunos de los analistas mejor informados y conscientes de los males que acarrearía esa salida parecen por momentos inclinarse a pensar que eso es lo que va a ocurrir.…  Seguir leyendo »

En su número del 10 de marzo, el diario Expansión publicaba a doble página un detallado programa tributario elaborado por los técnicos del PSOE para el caso de llegar al poder. Me llamó poderosamente la atención que el énfasis se pone en los gravámenes pero nada se dice del empleo de los fondos recaudados, como si el cobrar impuestos fuese un bien en sí mismo y no, como en realidad sucede, un mal necesario para atender a las numerosas carencias y dificultades que es preciso superar para poder vivir en paz y con justicia. Pareciera que los autores del plan suponen que lo que puede atraer al votante son sobre todo los disgustos que se van a llevar los ricos, más que las ventajas que recibirán los necesitados de ayuda.…  Seguir leyendo »

Grecia y Europa tienen un problema. Así lo ponen de manifiesto los mercados desde hace bastantes días, y así lo reflejan los numerosos artículos de opinión y análisis de los principales medios de opinión escrita, empezando por The Economist y Financial Times.Pero sin necesidad de recurrir a tan altas autoridades, el que quiera un resumen de la situación en el momento actual sólo tiene que leer con alguna atención los últimos dos números de EL PAÍS. En la edición del domingo encontrará desde el punto de vista favorable a Alemania expuesto por Vargas Llosa al partidario de Grecia que defiende convincentemente en un lúcido análisis Soledad Gallego-Díaz.…  Seguir leyendo »

Aunque Mas y sus socios lo invoquen todos los días, el “derecho a decidir” no existe. Lo que, en cambio, sí hay es la “obligación de decidir” y ésta, consecuencia de la libertad del hombre, es la que da carácter moral a sus actos. Es precisamente por estar obligado a decidir entre bienes o valores opuestos y a asumir las consecuencias de la decisión por lo que el hombre es responsable de lo que hace. Sartre se dio cuenta de lo que ello significa cuando en El existencialismo es un humanismo escribió: “El hombre está condenado a ser libre”.

La filosofía moral, desde Aristóteles, ha elaborado diversos sistemas éticos.…  Seguir leyendo »

Cualquier sentimiento de benevolencia que uno pudiera albergar para con nuestros gobernantes, habida cuenta de la difícil corrida que les ha tocado lidiar, desaparece ante los embustes, triunfalismos injustificados, atribución de méritos ajenos como propios y demás falacias con que nos obsequian. En recientes artículos, José Carlos Díez (EL PAÍS, 27 de diciembre de 2013) y Joaquín Estefanía (EL PAÍS, 30 de diciembre de 2013) desmienten con datos precisos las falsas buenas noticias y ponen donde corresponde el nuevo eslogan del presidente según el cual “2012 fue el año del ajuste, 2013 el de las reformas y 2014 será el de la recuperación”.…  Seguir leyendo »

Primero fue Grecia. Bruselas tomó medidas drásticas, Grecia prometió enmendarse, se produjeron disturbios, se vio que la situación era peor de lo esperado y, finalmente, Alemania exigió que se hiciera una quita en la deuda pública griega.

Para que la quita no supusiera la quiebra del país por insolvente se disfrazó con la fórmula de que los acreedores, tenedores de deuda, la aceptaban “voluntariamente”, acallando con ello las protestas del señor Trichet que, recordando sin duda lo que aprendió en una de sus primeras lecciones de economía, imaginaba las consecuencias futuras de semejante medida habida cuenta de que Grecia, solvente o no, era parte de la UE y su moneda el euro.…  Seguir leyendo »