Jaime Rocha

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Lo ha dicho la «primer ministro» italiana, como quiere ser llamada, Giorgia Meloni, la solución a la inmigración masiva procedente de los países subsaharianos hacia Europa no está en abrir las puertas ni en un control policial exhaustivo. La solución es promover el desarrollo de esos países para que sus naturales no sientan la necesidad de emigrar y jugarse la vida, para perderla en muchísimos casos, de la mano de mafias locales que se enriquecen con esas muertes.

Es inhumano lo que ocurre y nadie con un mínimo de sensibilidad puede mirar para otro lado ante este drama, hay que buscar soluciones que no sean puntuales, como la acogida a quienes, sorteando toda clase de dificultades, logran arribar a costas europeas o las devoluciones en caliente.…  Seguir leyendo »

Esa pregunta se la hice a Alfonso Guerra en 2012, mientras conmemorábamos en Cádiz el bicentenario de la Constitución de 1812. Su respuesta fue muy gráfica, mas o menos me vino a decir que comparase uno por uno a los del 78 con los actuales y vería la degradación pasmosa de nuestra clase política.

Por mi edad, 81 cumplidos, he vivido la posguerra civil, recuerdo los años del maquis en levante, donde yo vivía, y a mi padre, que lo nombraban defensor de oficio de muchos de ellos, y a sus familias, que venían a casa a agradecerle que había intentado evitar lo inevitable.…  Seguir leyendo »

La política condiciona nuestras vidas desde lo más importante hasta lo cotidiano. Desde las relaciones entre los países, hasta la asistencia sanitaria que recibimos, o la educación que reciben nuestros hijos, todo es política.

Europa pasa por una situación muy complicada que, en mi opinión, es consecuencia de la política que sus dirigentes han hecho a partir de 1991 cuando, tras la caída del Muro de Berlín, desparece la Unión Soviética.

La llegada de Gorbachov al poder al ser nombrado presidente del Sóviet Supremo y jefe del Estado suponía una esperanza de renovación política: él encarnaba la corriente reformista que proponía una apertura liberalizadora para sacar a la URSS del estancamiento económico, político y cultural en el que había quedado sumida desde la época de Brezhnev.…  Seguir leyendo »