James Waterworth

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Cuando la Comisión Europea anuncie su nueva estrategia digital el 6 de mayo, enfrentará una elección decisiva entre dos enfoques muy diferentes en lo que concierne a Internet. ¿Elegirá un camino impulsado por el mercado y de cara al futuro? ¿U optará por una opción defensiva, retrógrada e insular?

Primero, las buenas noticias: el alto perfil del anuncio planeado muestra que los líderes del continente reconocen que Internet ya no puede ser relegada a los márgenes de las políticas europeas. Es central para el desempeño económico y para modernizar la base industrial de Europa.

En los últimos cinco años, mientras Europa ha tenido que lidiar con sus avatares macroeconómicos, Estados Unidos y Asia se pusieron a la cabeza y recogieron beneficios digitales.…  Seguir leyendo »

Muchos políticos europeos elogian a la red de Internet. Desafortunadamente, su rimbombante retórica a menudo suena hueca. Mientras que con mucho entusiasmo hacen un llamado a la adopción de una agenda digital sólida, frecuentemente ellos mismos, apoyados por intereses proteccionistas en sus países, abogan a favor de poner un freno a la “perturbación” que causa Internet mediante la imposición de regulaciones nuevas y estrictas.

Tal doble discurso es un error. Para que Europa pueda prosperar en el siglo XXI, sus líderes recientemente electos necesitan adoptar una agenda pro-Internet que sea concreta y positiva. Esto significa firmar acuerdos de libre comercio digitales y crear un verdadero mercado único digital en Europa, formado por las actuales 28 jurisdicciones nacionales fragmentadas.…  Seguir leyendo »