Javier Redondo Jordán

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Cultura, cultura, cultura

Si algo ha demostrado la cuarentena es que la estructura tradicional que hasta ahora sostenía la cultura ha dejado de ser imprescindible. Con los cines cerrados, las plataformas de contenidos nos permiten ver las películas en casa; sin librerías abiertas, podemos pedir los libros por Amazon; ni siquiera es necesario pagar por leer, porque algunos escritores ofrecen en las redes sociales su obra gratis; tampoco hay motivos para ir a un museo cuando la mayoría dispone de visitas virtuales; las Fallas y la Semana Santa, si no es como pintoresco reclamo turístico, no merecen más llanto que el de sus cofrades; lo mismo sucede con San Fermín y los demás festejos taurinos de la temporada, a los que ni siquiera sirve ya uno de los mejores argumentos a favor de la tauromaquia, la necesidad de las corridas para evitar la extinción del toro bravo, ya que miles de ellos serán sacrificados igualmente y a nadie parece importarle.…  Seguir leyendo »

La identidad es, hasta la fecha, el gran tema del siglo XXI. El cuestionamiento identitario ―individual y colectivo― ha sobrepasado a los otros grandes asuntos filosóficos recientes como la libertad, la naturaleza del mal y el lenguaje. Nuestros actos obedecen, con frecuencia, a la búsqueda de una respuesta a esa incógnita existencial: quién soy, qué espero de mí, qué se espera de mí, qué deseo que se espere de mí.

En apariencia, la sociedad actual condena el gregarismo. Todos procuramos ser nosotros mismos, hablar con sinceridad, ser auténticos, vivir con independencia, ir a contracorriente y formar nuestro propio criterio, único e intransferible.…  Seguir leyendo »

Cuando salió la noticia de que Kevin Spacey había sido acusado de acoso sexual, parecía un episodio de House of Cards. No en vano su personaje en la serie de televisión es célebre por haber utilizado la extorsión, el chantaje sexual, la manipulación, el asesinato e incluso una declaración de guerra simplemente por servir a sus intereses políticos, antes y después de alcanzar la Presidencia de los Estados Unidos.

En 2015, Spacey aseguró en una entrevista con Gotham Magazine que Bill Clinton le había confesado que le encantaba House of Cards. El 99% de lo que el presidente ficticio hace en la serie es real, aseguraba Clinton.…  Seguir leyendo »

Un día ―era yo pequeño― sonó el teléfono de casa. En ese momento estaba solo. Mis padres habían salido hacía un rato y aún no habían vuelto. Ante la insistencia del timbre del aparato, descolgué, y a través del auricular una voz femenina me preguntó si aceptaría someterme a una encuesta. Le advertí que no era más que un niño, que mis progenitores, las personas adultas de esa vivienda, estaban fuera. A aquella señorita no parecía importarle mi edad y yo acepté contestar a sus preguntas con el nerviosismo propio de quien no está acostumbrado a que su opinión se tenga en cuenta.…  Seguir leyendo »

En 1999, internet comenzaba a llegar a nuestros hogares. Ese año nació el programa Gran Hermano, cuyo nombre aludía a la amenaza distópica que dominaba la sociedad totalitaria retratada en 1984, de George Orwell. "El Gran Hermano te vigila", escuchaban sus protagonistas a todas horas. Paralelamente, el cambio de siglo nos enfrentaría a varias crisis que harían temblar los paradigmas establecidos. Tras unos años de optimismo vital desde la caída del Muro, el 11-S nos devolvía a la realidad: la de que el mundo es un lugar peligroso y amenazador. Y lo peor de todo: la guerra no transcurría, como hasta entonces, más allá de nuestro sofá, de nuestros televisores y de nuestras fronteras, sino en el mismo corazón de nuestro Estado de Bienestar.…  Seguir leyendo »

El turismo bate récords en España. En 2016 se cerraba el ejercicio con 75 millones de visitantes. Durante la pasada Semana Santa se superó en un 10% la ocupación hotelera del año anterior y, ya doblada esta primera mitad de 2017, se prevé otra plusmarca: más de 80 millones de turistas para cuando en diciembre toque hacer balances.

A nadie se le escapa que, para una economía basada en el sector servicios como la española, esto es una buena noticia. Algunos pensarán que estas crecientes oleadas turísticas sólo vienen a cincelar con más relieve nuestro pedestal como país de camareros, recepcionistas y strippers.…  Seguir leyendo »