Javier Reverte

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Gracias al impulso del titular de Cultura, el último Consejo de Ministros del pasado año aprobó compatibilizar, para los creadores o artistas, el cobro de sus pensiones de jubilación con los rendimientos de derechos de autor. Fue todo un éxito, después de tres años de lucha de la plataforma Seguir Creando. Pero, merced a las reticencias de los Ministerios de Seguridad Social y de Hacienda, aquellos que, antes de aprobarse la ley, fuimos penalizados con cantidades de dinero desmesuradas, a causa del rendimiento de nuestra actividad artística, seguimos pagando, pese al decreto, las sanciones con las que fuimos castigados por el “delito” de crear.…  Seguir leyendo »

El Gobierno de Pedro Sánchez ha pisado el acelerador para acometer algunas de sus reformas prometidas y coser las heridas que dejó el PP, durante sus años de mayoría absoluta, en la muy dolorida carne de nuestro Estado de bienestar. Y ha dado también algunas muestras de no poca capacidad negociadora, en tiempos que requieren diálogo y esfuerzo conciliador para salir de las muchas dificultades con las que se enfrenta nuestro país.

Pero, como sucede con frecuencia en España con los políticos de cualquier signo, tengo la impresión de que, de nuevo, las gentes de la cultura hemos sido puestas a la cola de la ventanilla de urgencias.…  Seguir leyendo »

En plena batalla de Inglaterra, con los cielos londinenses infestados de aviones nazis, los ministros del Gobierno británico plantearon a su premier Winston Churchill la necesidad de recortar múltiples partidas presupuestarias para que todos los esfuerzos se concentrasen en la guerra. Churchill era un político del sector más conservador de su partido y un absoluto defensor de la lucha contra Hitler; pero cuando uno de sus ministros sugirió reducir los presupuestos de la cultura —palabra que a los nazis les provocaba deseos de sacar la pistola, según unas famosas palabras de Goering—, brincó de su sillón y bramó: “Y entonces, ¿para qué combatimos?”.…  Seguir leyendo »

Remitiendo ya la resaca electoral, es tiempo de rebobinar la Historia y repensar los temas pendientes de mayor urgencia. Recordemos que Francia está en guerra con el autodenominado Estado Islámico, que ya lo estaban USA y Rusia bajo el paraguas de la ONU y que hace poco han decidido implicarse Alemania e Inglaterra. ¿España está en guerra? Como nación, no, por supuesto. Pero ¿somos beligerantes en tanto que europeos y occidentales? Los partidos han eludido la cuestión durante la campaña, porque nadie aspira a un patinazo como el de Afganistán y porque las encuestas de opinión afirman que los españoles no apoyan entrar en un conflicto armado.…  Seguir leyendo »

Lágrimas por Cataluña

Siento una honda pena en estos días por Cataluña: no sólo por el 52 por ciento que se ha manifestado en contra de la línea independentista, sino por el 48 que se muestra en su favor. Y no lo digo tanto por el hecho de que una parte de mis compatriotas de hoy renuncien mañana a serlo –allá cada cual con sus decisiones políticas y sus amores patrios–, sino por el sufrimiento y las lágrimas que les aguardan. Porque abandonando España –a la fuerza, en el caso de un 52 por ciento de los ciudadanos– van a caer esposados en los brazos de unos políticos que priman el peso del poder sobre el de la ley.…  Seguir leyendo »

Vallas

Gran parte de los refranes populares son mentiras elaboradas por tradiciones de la desmemoria y de la ignorancia. Hay, no obstante, un refrán famoso que viene muy al pelo en nuestros días: «No se pueden poner puertas al campo», dice. Tal vez sea cierto. Pero si no se están poniendo puertas, sí que se alzan vallas. Estamos convirtiendo el planeta en un cercado parecido al de los corrales que guardan el ganado. Aseguran algunos de quienes han subido al espacio exterior –otros lo niegan– que, desde las alturas que sobrepasan de la atmósfera, puede alcanzar a verse, de cuanto hay en la Tierra, tan sólo la Gran Muralla china.…  Seguir leyendo »

Serpientes de verano

Recuerdo que, en mis años de joven periodista, durante los estíos apenas sucedían hechos importantes como para alcanzar el grado de noticia –ni siquiera crímenes pasionales– y nos las veíamos y las deseábamos para idear una llamativa primera página. Ávidamente, buscábamos «serpientes de verano», como llamábamos a las informaciones engordadas y sobrevaloradas con las que dar al periódico un cierto grado de interés. La expresión venía, como adivinará el lector, de un enorme reptil anfibio que cada verano era avistado por algunos turistas en el famoso lago Ness. Nunca se dejaba ver en invierno, sólo en verano. Y creo que no habrá muchas fotos publicadas tantas veces en el mundo como la del cuello del bicho surgiendo vertical, parecido al periscopio de un submarino, de las aguas oscuras de la laguna escocesa.…  Seguir leyendo »

Grecia y Alemania

Pasado hace ya el sofocón griego –no me refiero al clima– y recordando aquella interminable noche de negociaciones del 12 al 13 de julio, es tiempo de que los europeos nos preocupemos de lamernos las heridas, que yo creo han sido hondas, y de que calibremos cómo han quedado las cosas. No sé si los resultados han sido buenos, porque ese es asunto que no aciertan a presagiar ni siquiera los economistas de relumbrón. Pero, al menos, hemos incorporado palabras nuevas al diccionario europeo, como «Grexit» (la salida de Grecia del euro) o «diktat» (el ordeno y mando de Berlín). Parecían desde luego las dos ideas rampantes en esa noche de domingo a lunes y, en cierto modo, aún siguen escritas en el menú principal del merendero europeo.…  Seguir leyendo »

Ahora que se nos ha ido del Gobierno el señor Wert –el Diablo lo tenga en su Gloria– reparo en que en las unánimes críticas a su figura se ignora a medias, con frecuencia, un hecho: que no sólo fue ministro de Educación y Deportes, sino también de Cultura. Pero afino el ojo y miro, por ejemplo, la composición del Ejecutivo madrileño de Cristina Cifuentes: la cultura no figura en ninguna de sus siete áreas o consejerías, aunque sí están el deporte y la juventud. Ítem más: al leer la composición del grupo de expertos o «gabinete en la sombra» del socialista Pedro Sánchez, leo en los periódicos que Gabilondo va a ser responsable de Educación, pero noto un «lapsus» en algunos diarios: le dejan simplemente como responsable de Educación, cuando también lo es de Cultura.…  Seguir leyendo »

Cuand escribo sobre derechos de autor y de cuanto tenga que ver con los problemas de los creadores, traigo a menudo a colación los acontecimientos que comenzaron el Lunes de Pascua de 1916 en Dublín, que ese año cayó en el 24 de abril. Y explico por qué. En aquellos días (conocidos como el «Easter Rising»), unos 1.500 hombres y un puñado de mujeres se alzaron contra Inglaterra para fundar su propio estado libre. Y la misma mañana, en la puerta de la central de Correos, el dirigente político de la revuelta, Pádraig Pearse, leyó la declaración de Independencia. La firmaban siete hombres, de los que tres eran poetas: McDonagh, Plunkett –también dramaturgo– y el propio Pearse; otro, Ceannt, ejercía como profesor de gaélico y era buen gaitero e investigador de música celta; un quinto, Connolly, el jefe militar del alzamiento, trabajaba como periodista satírico y escribía también letras de canciones; el sexto, Clarke, era dueño de una tienda de periódicos y de libros; y el último, Mac Dermott, aunque se ganaba la vida como tranviario, fue gerente del periódico rebelde «Irish Freedom» y participaba en diversas sociedades de defensa de la cultura gaélica.…  Seguir leyendo »

Tinieblas y luz

El autoproclamado Estado Islámico ejecuta públicamente a cuchillo y, a veces, ante las cámaras de vídeo, a rehenes solitarios y prisioneros en grupos, y arrasa joyas arqueológicas a golpe de martillo y de explosivos. El EI viola mujeres, se apodera de territorios y poblaciones y somete a sus habitantes a una feroz dictadura. El EI no sólo se cobra en vidas en nombre de Dios, sino que trata además de borrar la Historia demoliendo las huellas de antiguas civilizaciones. Y nos espantamos. Pero ¿de qué nos espantamos? El crimen nació con el hombre y no es escandaloso reconocernos como parte de una especie que practica con inusitada frecuencia la destrucción de sus hermanos de raza.…  Seguir leyendo »

Los fastos no están resultando tan imponentes como lo fueron en 2005, cuando se celebraba el cuatrocientos aniversario de la publicación de la primera parte del libro, quizás porque los presupuestos públicos han menguado o porque al titular de Cultura no le gusta el texto, pero yo tengo la impresión de que el cuatrocientos aniversario de la segunda parte de Don Quijote de la Mancha está pasando casi de puntillas ante nosotros. Creo que fue exactamente el último día de abril de 1615 cuando vieron la luz las nuevas aventuras del más grande caballero español de todos los tiempos, casi un año justo antes de que falleciera, en un 23 de abril, su autor, don Miguel de Cervantes.…  Seguir leyendo »

Reconozco mi incapacidad para entender ciertas cosas por más que me empeño en ello. En los últimos años, al menos seis o siete veces he preguntado a gente más ilustrada que yo para qué sirve una Diputación Provincial. Me lo han explicado con detalle, he logrado comprenderlo más o menos y, al día siguiente, lo he olvidado. Guardo la lejana idea de que es algo que se usa para proyectar carreteras comarcales y, de paso, para ampliar la nómina de coches oficiales; pero no estoy muy seguro.

Me sucede lo mismo, por ejemplo, con el Senado. He leído la Constitución más de una vez, he hablado del asunto con gente sabia en cuestiones políticas y legislativas, lo he comprendido… y veinticuatro horas más tarde se me olvida.…  Seguir leyendo »

Da la impresión de que fuera ayer mismo y, sin embargo, este 2015 van a cumplirse dos décadas del fin del cerco de Sarajevo, una ciudad mártir que, durante algo más de tres años, sufrió el asedio de las tropas y milicias de los serbiobosnios (serbios nacidos en Bosnia), dirigidas por dos nacionalistas radicales: el vesánico psiquiatra y poeta Radovan Karadzic y el sanguinario militar escapado de un cuento de terror Radko Mladic, ambos juzgados por el Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra de la Haya, dependiente de la ONU. Durante esos tres años de sitio, en Sarajevo murieron unas 12.000 personas, el 85 por ciento de ellas civiles, asesinadas en las calles, en su mayoría, por francotiradores y por bombardeos de mortero en lugares públicos.…  Seguir leyendo »

Me da miedo Susana Díaz porque cada día se parece más a Artur Mas. Sospecho que ambos políticos, a los que les separan indudables posiciones ideológicas, tienen un parecido concepto de patria. Y lo juegan políticamente. Y uno se teme con buenas razones que lo hagan en busca de su propio beneficio, de su carrera pública. Díaz se identifica con Andalucía como Mas se identifica con Cataluña, dando la impresión de que se arrogan el derecho de interpretar en sus personas las esencias del andalucismo y del catalanismo, con un fondo de sevillanas y sardanas para calentar los ánimos de los compatriotas.…  Seguir leyendo »

En la novela «El primer hombre», publicada en 1994 , treinta y cuatro años después de morir su autor, Albert Camus escribe uno de los pasajes más conmovedores de la historia de la literatura. Es el instante en que el protagonista de la narración, Jacques Cormer y (alter ego de Camus), va a buscar la tumba de su padre, caído en octubre de 1914 en las riberas del río Marne, durante una de las batallas más tremebundas de la Gran Guerra. En ese momento del relato, al aproximarse a la lápida del cementerio de Saint-Brieuc, el protagonista del libro repara en la edad que tenía su padre al morir y en la suya propia.…  Seguir leyendo »

Seis palabras

A veces, seis palabras, añadidas a una significativa imagen, valen más que mil. Y es lo que me ha sucedido hace unos días con una instantánea en la que aparecían Susana Díez, la todopoderosa líder socialista andaluza, fotografiada en un amago de beso con el jefe de Gobierno, Mariano Rajoy. Aunque no lo veo probable, pareciera que se hubiesen puesto de acuerdo en la indumentaria. Ella portaba un vestido rojo apagado y él vestía traje y corbata de diluido celeste, muy acordes ambos, en todo caso, con los tonos de sus signos ideológicos (el cielo azul clarito que surca una gaviota; una rosa roja de tonos suaves que exprime un puño cerrado).…  Seguir leyendo »

Este sencillo Papa que, sin adornos de palitroques latinos, se hace llamar simplemente Francisco nos pareció un hombre de aire moderado que aireaba un programa rebelde cuando fue elegido Sumo Pontífice en marzo del 2013. No obstante, al poco de ocupar la silla de San Pedro, los sectores progresistas de la Iglesia comenzaron a tacharle de ambiguo, en tanto que los conservadores le observaban con indisimulado mosqueo. Y él insistía en sus promesas de cambio al tiempo que marcaba una hoja de ruta lenta, suavecita, exenta de alharacas. Francisco no asomó al papado como un clérigo que gustaba de danzar al ritmo de un tango brioso, sino que bailaba con la dulzura y la cadencia de un vals.…  Seguir leyendo »

Jean-Paul Sartre era una mente luminosa, dotada de una excepcional capacidad analítica, que sin embargo se equivocó muy a menudo. Y en especial, en los aspectos morales de su filosofía política. En cierta ocasión admitió, quejumbroso, su incapacidad para dotar a su pensamiento de una dimensión ética. Y extendió ese fracaso a la generalidad de los pensadores surgidos de las ruinas de la II Guerra Mundial. Se equivocaba otra vez, o quizás mentía, porque a su lado, pero en su disidencia, crecía una figura de indudable talante moral, Albert Camus, tachado de esteticista por los pensadores progresistas franceses de su tiempo.…  Seguir leyendo »

La autodenominada izquierda democrática, la socialdemocracia, se está dotando desde hace tiempo con nuevos rostros en varios países de la UE. Y empleo la expresión «autodenominada» porque no estoy tan seguro de que sea izquierda. Fueron los movimientos de algunos círculos intelectuales y de la masa de la clase obrera quienes abrieron ese espacio de repulsa al despiadado capitalismo, entre los siglos XIX y XX. Y resulta curioso que, en los inicios del XXI, ese espacio se haya cerrado casi por completo y que quienes lo reclaman caminen, perplejos, en tierra de nadie.

En España y en nuestro cercano entorno, tenemos un elenco de políticos socialdemócratas de nueva horma de los que tan sólo uno, el español Pedro Sánchez, de 42 años, acaba, como quien dice, de salir del cascarón.…  Seguir leyendo »