Javier Rupérez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El resultado de las elecciones autonómicas catalanas celebradas ayer refleja cosas ya en gran parte sabidas: en el marco de una comunidad profundamente dividida, no hay mayoría social separatista, el sistema electoral distorsiona la equivalencia entre voto y escaño y las opciones constitucionalistas, en consecuencia, ven reducidas sus expectativas parlamentarias. Y la consolidación de Ciudadanos como partido mayoritario en Cataluña es, que duda cabe, una excelente noticia.

Apresurado resulta predecir quién y cómo podrá formar gobierno, aunque por mi parte no quiero ocultar mi ferviente deseo de que una mayoría constitucionalista suficiente pudiera hacerlo. Tampoco mi convicción de que, si así fuera, al partido que resultara fuerza mayoritaria le correspondería la presidencia regional.…  Seguir leyendo »

El momento generado por el reto separatista de los nacionalistas catalanes es un golpe de estado contra la legitimidad democrática, el segundo que el país ha conocido desde que la Constitución fuera aprobada en 1978. La quiebra de la unidad nacional que los separatistas persiguen habría traído consigo situaciones en los que la libertad, la igualdad y la prosperidad de todos los españoles, incluyendo naturalmente a los catalanes, y sobre todo a los catalanes, se hubieran visto gravemente en peligro. La consiguiente inestabilidad tendría negativas consecuencias en las relaciones internacionales de España y en la estabilidad del proceso de unificación europea.…  Seguir leyendo »

Escribía recientemente en ABC el que fuera subdirector operativo de la Policía Nacional, Agustín Linares, un contundente artículo bajo el título «Sin seguridad no hay Estado». Parece necesario subrayar lo urgente de la alternativa: «Y sin Estado no hay seguridad». Ambos enfoques resaltan la que sin duda es lección imprescindible de los recientes atentados del terrorismo islámico en Cataluña y que, sin obviar en absoluto los sufrimientos de las víctimas, la vesania de los asesinos, la conmoción ciudadana y el horror universal, apuntan al corazón del problema: la fragilidad en que han quedado convertidas las responsabilidades de la España constitucional y de sus instituciones a la hora de hacer frente a los riesgos que amenazan a sus ciudadanos.…  Seguir leyendo »

Me encuentro entre los muchos millones de españoles que aplaudiríamos con las orejas si el Gobierno de la Nación, aplicando todos los recursos constitucionales y legales que tiene a su alcance, impidiera de manera drástica y contundente la celebración del circo que los separatistas catalanes dicen querer celebrar el 1 de octubre. Eso que la pandilla secesionista llama referéndum y los involuntariamente graciosos podemitas describen como «cajitas sobre la mesa». Pero también me encuentro entre aquellos que esperan una jornada borrascosa de la que al final, y deseando que la tribu PdCAT/ERC/CUP no caiga en la tentación de la violencia, unas cuantas «cajitas» recojan unos cuantos «votitos» que el Gobierno y la inmensa masa ciudadana española consideren con razón como no existentes, mientras que los fieles que han propiciado el engendro canten victoria y se dispongan a perpetrar nuevas tropelías.…  Seguir leyendo »

Una buena fecha para situar el renacimiento de la democracia en España es la del 15 de Junio de 1977. Ese día, hace exactamente mañana cuarenta años, tenían lugar las primeras elecciones democráticas desde las celebradas casi exactamente otros cuarenta años antes, en 1936. Muchos encontrarán en ese extraño ritmo de las cuatro décadas razones para descifrar los motivos de nuestros encuentros y desencuentros, como si el cuerpo nacional estuviera sometido a leyes mágicas que el entendimiento desconoce. Otros, con opciones diferentes y atendibles, prefieren situar la epifanía en el referéndum que pocos meses antes había aprobado masivamente la Ley de Reforma Polótica o, meses después, en la culminación del primer momento transicional con la aprobación, de manera no menos aplastante, de la Constitución de 1978.…  Seguir leyendo »

Una importante bibliografía, que afortunadamente no ha cesado de crecer en los últimos años, ofrece ya un estremecedor testimonio de lo que la banda terrorista ETA, nacida del nacionalismo euskaldún, ha supuesto en la vida de todos los españoles, con particular impacto en los ciudadanos vascos. La criminal sinrazón de la sangrienta aventura está relatada con detalle quirúrgico en el número de sus víctimas, en el desamparo de sus familiares, en la osadía de sus asesinos, en la impudicia de sus justificaciones, en el hosco rechazo a reconocer el daño causado. Y aunque la firmeza de la democracia española y sus servicios de seguridad hayan conseguido acabar con las manifestaciones más dolorosas de la actividad delictiva, las garantías de nuestro sistema legal permiten que, cumplidos sus plazos penales, los asesinos de otrora hayan recuperado la libertad que con sus balas negaron a centenares de víctimas.…  Seguir leyendo »

Había sido Woodrow Wilson el primero en pergeñar, a través de sus recordados 14 puntos, los términos de lo que más tarde sería conocido como la teoría y la práctica del «internacionalismo liberal». En tiempos tan tempranos como 1918 el visionario presidente de los Estados Unidos, tras la catástrofe humana y material de la I Guerra Mundial, había querido sentar las bases de lo que debería llegar a ser un mundo sin guerra. Allí se encontraban, todavía de forma embrionaria, los elementos que con mayor o menor fortuna, más o menos fidelidad, servirían de guía para la proyección exterior del nuevo imperio ultramarino: la diplomacia abierta, la libertad de comercio y navegación, el control de armamentos, el reconocimiento de los derechos de los pueblos sometidos a dominación colonial.…  Seguir leyendo »

Han sido los sediciosos separatistas catalanes los que indirectamente han conseguido situar la reforma de la Constitución de 1978 en el primer plano de la propuesta política. Cosa esta harto paradójica, porque los tales sediciosos no quieren reformar esa Constitución sino salirse de ella. O más bien romperla, para dotarse de otra hecha a su imagen y semejanza. De hecho ya llevan tiempo haciendo todo lo posible, y no es poco, dada la pasividad de las instituciones españolas al respecto, para actuar en contra de lo dispuesto en el mismo texto constitucional. Y por añadidura, y para que no quepa duda de cuál es su talante, añadir el insulto a la ofensa: ahí tenemos esos valientes concejales de municipios catalanes haciendo como que van a trabajar el día festivo de la Constitución afirmando, con la libertad que la misma Constitución les confiere, que ese texto no es el suyo, y otras estúpidas lindezas.…  Seguir leyendo »

Aunque pueda parecer recurso dialéctico pobre y redundante, lo primero que cabe hacer con respecto a los resultados de las elecciones presidenciales americanas de 2016 es precisamente aquello que el ya elegido presidente de los Estados Unidos había rehusado admitir en su carrera hacia la Casa Blanca: los resultados reflejan la voluntad del pueblo americano y merecen acatamiento, aunque algunos duden sobre si también acreditan respeto. Otro será el momento de analizar cuál es el sorprendente elemento político y social que permite el acceso a la poderosa magistratura ejecutiva del país más poderoso de la tierra de un personaje excéntrico, en el sentido más literal de la palabra, por completo ajeno a las complejidades y exigencias de las responsabilidades políticas, ignorante de los condicionantes en los que se mueve el mundo y sus circunstancias, de genio fácil y pronto ante inmigrantes, mujeres, discapacitados, periodistas o simplemente ante todo aquel que pretendiera oponérserle o ignorarle.…  Seguir leyendo »

En el mes de mayo de 2016 Trump había logrado deshacerse de los dieciséis candidatos que con él habían compartido inicialmente el podio de los aspirantes en la carrera presidencial para perfilarse como el elegido por el Partido Republicano para ocupar la Casa Blanca. El billonario estaba produciendo un terremoto en la vida política americana. Los términos de referencia por los que cabía recordar las elecciones presidenciales en los últimos setenta años se estaban viendo alterados por los comportamientos y las propuestas de un «outsider» sin experiencia política ni clara adscripción partidista que, ante el espanto interior y la sorpresa exterior, estaba a punto de convertirse en la cabeza visible del partido de Lincoln, Eisenhower, Reagan y los Bush.…  Seguir leyendo »

Convendría recordar algunas cifras. Los soldados españoles están actualmente desplegados por el mundo en veinte operaciones militares, con personal presente en catorce países de tres continentes y en cuatro diferentes zonas marítimas. Ese es un esfuerzo nacional, personal y familiar tanto más notable cuanto escasos son comparativamente los fondos que nuestro país dedica a la defensa. Y digno de encomio: los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas, hombres y mujeres, saben del alto riesgo personal al que su profesión los somete. A ella dedican en el interior y en el exterior de nuestro país lo mejor de sus capacidades.

Fue el presidente Aznar el que llevó a cabo la sustitución de un Ejército nutrido por el servicio militar obligatorio por otro integrado por voluntarios, respondiendo con ello mejor a las necesidades de nuestra defensa y siguiendo el modelo imperante en la mayor parte de los países de nuestro entorno.…  Seguir leyendo »

Cuando ya quedan pocos meses para que Barack Obama abandone la Casa Blanca es de rigor preguntarse, como viene siendo el rito habitual cuando llega el momento para que el presidente de los Estados Unidos cumpla con los tiempos constitucionales, cuál es el estado del mundo tras su gestión. Va en ello implícita la convicción de que lo que haga o deje de hacer el primer ejecutivo del país más poderoso del mundo ha tenido algo o mucho que ver con el cuadro de conjunto que arrojan las relaciones internacionales en el momento de su partida. Convicción al mismo tiempo necesitada de algún inmediato e imprescindible correctivo: por mucho que sea el poderío acumulado y claras las responsabilidades en que sus dirigentes puedan haber incurrido en la conformación contemporánea de la política, la seguridad o la economía mundiales, no son los Estados Unidos el único «deus ex machina» de los destinos de la humanidad.…  Seguir leyendo »

El presidente turco Erdogan ha acusado al clérigo musulmán Fetula Gülen de ser el instigador del fallido golpe de Estado que tuvo lugar el pasado viernes en el país. En la acusación no han faltado los adjetivos condenatorios de Gulen, al que el presidente turco ha calificado de terrorista. Las autoridades turcas, como ya hicieron varias veces en el pasado, han reiterado su intención de solicitar de Washington la extradición del clérigo, que decidió establecerse en los Estados Unidos, en una localidad rural del Estado de Pennsylvania, en 1999. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, se ha mostrado al respecto extremadamente circunspecto, señalando que esperan del Gobierno de Ankara la información fehaciente sobre las actividades criminales de Gülen antes de proceder al estudio de la solicitud de extradición.…  Seguir leyendo »

Hace quince años que un presidente de los Estados Unidos no visitaba España. Aunque sea evidente que las relaciones entre los países no pueden ser exclusivamente medidas por la frecuencia de las visitas bilaterales de los respectivos titulares del poder ejecutivo, lo contrario también es evidente: una prolongada ausencia puede y debe ser interpretada como una anomalía. Sobre todo tratándose de países unidos por fuertes lazos bilaterales y multilaterales. Es cierto que desde que George W. Bush visitó España en junio de 2001 han sido varias las ocasiones en que responsables españoles han frecuentado los Estados Unidos, incluyendo las presencias durante ese tiempo de los Reyes Juan Carlos I y Felipe VI.…  Seguir leyendo »

Al menos desde el 98 ha sido moneda corriente en la vida política e intelectual española explicar los males nacionales con el recurso a una figura omnicomprensiva: poco pueden los españoles hacer para arreglar sus conflictivos destinos, se decía, porque no hay una sola España, sino dos, y cada una de ellas ha jurado odio eterno a la otra. Los noventaochocentistas, con todo, creyeron que la epidemia no tenía visos genéticos y se esforzaron en buscar soluciones más o menos bienintencionadas al problema, unos proponiendo cirujanos de hierro, otros sugiriendo que se cerrara con siete llaves el sepulcro del Cid, aquel otro clamando por la adopción del modelo finlandés para las tierras peninsulares.…  Seguir leyendo »

Lo confieso: no he visto el programa. La distancia atlántica me impide tener todo el acceso que yo quisiera a las televisiones carpetovetónicas. Lo digo para que Évole no se ponga estupendo y me riña por no haber visto su intermedio pastoral con el terrorista convicto, aunque no siempre confeso, que responde al nombre de Oteg(u)i. Y que también conste: gentes por las que tengo respeto me dicen que el periodista no estuvo complaciente. Claro que otros, por los que también albergo consideración, dicen justamente lo contrario. Hasta aquí todo relativamente normal.

No lo es tanto el que el propio Évole pretenda convertirse en un martirizado adalid de la libertad de expresión al llevar a su programa a un asesino.…  Seguir leyendo »

Nacido en 1958, Arnaldo Otegi –todavía «Otegui»– tenía apenas cumplidos los 21 años cuando, como miembro del comando terrorista de ETA denominado «Kalimotxo», participó en Madrid, en la calle de la Morería, en el secuestro que me privaría de libertad entre el 11 de noviembre y el 12 de diciembre de 1979. Según narró a la Policía la ciudadana francesa Françoise Marhuenda, también integrante del comando, en la acción criminal participaron asimismo Luis María Alcorta Maguregui, alias «Bigotes», y José María Ostolaza Pagoaga, alias «Barbas». Siempre según la versión de Marhuenda, se trataba del mismo comando terrorista que unos meses antes había intentado el secuestro del, como yo, entonces diputado de la UCD Gabriel Cisneros, que logró zafarse del criminal intento no sin antes recibir unos disparos que a punto estuvieron de acabar con su vida y que le produjeron graves e irreversibles heridas.…  Seguir leyendo »

En este variopinto mosaico al que llamamos España, y que incluso algunos, entre la licencia literaria y la corrección política denominan bellamente «las Españas», todos en algún momento hemos tenido conciencia de nuestros orígenes regionales y de los papeles que en función de ellos una historia inveterada nos había adjudicado. Es esta una realidad que con mucho precede a la España de las autonomías que consagró la Constitución de 1978 y que, para aquellos que gustan depositar sobre la dictadura todos los males de la patria, incluso tenía su existencia antes de que Franco impusiera su orden al final de la Guerra Civil.…  Seguir leyendo »

En mis años universitarios, cuando a unos cuantos nos preocupaba la mejor manera de reencontrarnos en una España en libertad, de entre los grupos que militaban en el espectro demócrata siempre me llamó la atención la existencia de uno caracterizado por un enigmático lema que sus miembros portaban en la solapa. Eran unas sencillas letras que en el mismo color del enunciado decían simplemente VERDE. Poco tardé en saber que se trataba de los miembros de las juventudes monárquicas, tan fieles a Don Juan de Borbón como a la democracia, y que ocultaban de manera harto trasparente su afiliación con unas siglas que querían decir Viva el Rey de España.…  Seguir leyendo »

La ONU cumple setenta años

Hace setenta años, el 26 de junio de 1945, en San Francisco, cincuenta países firmaban el texto constitutivo de la Organización de las Naciones Unidas. El preámbulo de la Carta fundacional, que ha pasado a ocupar puesto de preeminencia entre los que con precisión conceptual y belleza estilística marcan una época en la Historia, es aquel que afirma: «Nosotros, los pueblos de las Naciones Unidas, resueltos a preservar las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestras vidas ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles, a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas».…  Seguir leyendo »