Javier Rupérez (Continuación)

Hace treinta años, el 12 de diciembre de 1979, finalizaba el secuestro al que me había sometido la banda terrorista ETA -versión «poli mili»- durante treinta y un días. En los aniversarios anuales procuro dirigir una breve e intensa plegaria de acción de gracias a la Virgen de Guadalupe, cuya fiesta se celebra ese día, y en los decenios -ya vamos por el tercero- torno ligeramente la vista atrás para ensayar la comparación del tiempo que entonces fue con el actual. Es tópico convencional afirmar que mi vida comenzó de nuevo aquel doce de diciembre cuando los terroristas, a lo que parece dirigidos por el insigne «hombre de paz» llamado Arnaldo Otegui, decidieron poner fin a la vesania que durante un mes tuvo a mi vida en peligro y a todo el país sumido en la incertidumbre.…  Seguir leyendo »

No lo podíamos creer: subidos en la gris muralla de hormigón, gentes de toda edad y condición agitando banderas y profiriendo gritos de libertad mientras al pie de la horrenda construcción aparecían las primeras piquetas del derribo y policías alemanes de uno y de otro lado contemplaban el espectáculo con gesto estólido en el que alternaban irritación, impotencia y complicidad. El Muro de Berlín, erigido por la República Democrática Alemana en 1961, se venía abajo el 9 de noviembre de 1989, hace ahora veinte años, sin disparar un solo tiro, en un ambiente festivo y reconciliador. El símbolo más visible y hosco de la Guerra Fría era en pocas horas pasto de una incontenible marea humana decidida a terminar con la monstruosa existencia.…  Seguir leyendo »

Fue en Los Ángeles, en el verano del año 2000, con motivo de la convención demócrata que habría de elegir a Al Gore como candidato a la presidencia de los Estados Unidos para las elecciones de noviembre. En la larga lista de los notables que estaban tomando la palabra para endosar la candidatura del todavía vicepresidente de Bill Clinton era Ted Kennedy al que correspondía la última de las presentaciones. Y el avejentado senador, pasado abundantemente de peso, castigado por la artrosis, lento de movimientos, pareció transformarse ante los micrófonos y atronó el gigantesco local con su bien modulada voz de barítono celta para anunciar que en aquella ocasión, rompiendo una práctica en su comportamiento político, apoyaría públicamente a un candidato demócrata a la presidencia del país.…  Seguir leyendo »

Era cuestión de poco tiempo el que los asesinos de la banda terrorista ETA dejaran constancia de sus aspiraciones -«mato luego existo»- arrojando una ensangrentada tarjeta de visita al nuevo presidente del Gobierno vasco. El primero no nacionalista en los treinta años de vigencia del Estatuto de autonomía de Guernica. Y lo han hecho dirigiendo su vesania contra un experto antiterrorista de la Policía nacional, Eduardo Puelles, y utilizando por primera vez un sistema de colocación de la bomba lapa que al aprovechar la potencia incendiaria de la gasolina multiplica el efecto mortífero del explosivo. Los restos calcinados del coche del policía ofrecían una imagen distinta y peor que aquella a la que ya estamos acostumbrados.…  Seguir leyendo »

Es bien conocido el prurito de neutralidad del que alardean los medios de comunicación norteamericanos. En su afán de ofrecer la noticia sin coloraturas ideológicas o políticas evitan cuidadosamente la utilización de determinados adjetivos calificativos. Entre ellos el más conocido es el de «terrorista» y sus variantes. Tan lejos llega la obsesión para evitar el término que al informar el «New York Times» sobre los atentados del 11 de Septiembre de 2001 provocó una sonora protesta entre muchos de sus lectores porque, siguiendo la regla, los autores de la matanza fueron descritos con circunloquios varios y nunca con la denominación de «terroristas».…  Seguir leyendo »

Desde agosto de 2007, en estas mismas páginas de ABC y en lugares varios -«Papeles FAES»,«El Noticiero de las Ideas»- vengo pronunciándome en contra de la independencia de Kosovo en la perspectiva de la estabilidad en el centro de Europa y la consiguiente demanda, en la que entran a jugar consideraciones relativas a nuestros intereses nacionales, de que España no reconozca esa independencia en el caso, ya desgraciadamente materializado, de que se produjera. Adelanté tambien mi opinión de que llegado el caso España debería proceder a retirar del territorio sus efectivos militares y policiales, desplegados en Kosovo al amparo de la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que no contempla la independencia kosovar.…  Seguir leyendo »

A Juan Durán, con permanente afecto

Es difícil, por no decir imposible, imaginar el conjunto de circunstancias que harían posible el retorno de Gibraltar a la soberanía española. La experiencia históricamente acumulada demuestra que el Reino Unido no tiene el más mínimo interés en permitir esa retrocesión. Y paralelamente la conducta española con relación al territorio británico está tan salpicada de inconsecuencias y debilidades que ha servido de terreno abonado sobre el que Londres ha construido su mostrenca voluntad de permanencia. El exitoso resultado diplomático del ministro Castiella en Naciones Unidas al obtener el endoso a la postura española no pudo contar con el suficiente apoyo internacional que merecía, al proceder de un país recortado en su acción internacional por la presencia de un régimen autoritario.…  Seguir leyendo »

Rachel Maddows, la estrella ascendente del comentario izquierdista norteamericano en la cadena NBC, recibió con satisfacción el discurso de inauguración presidencial de Barack Obama, observando en el texto razón profunda para la coincidencia. Apenas se recató en presentarlo como el modelo del mensaje anti Bush. Pero, según ella misma reconoció, lo que más le gustó del discurso no fue tanto su contenido sino la manera con que había sido recibido por el ahora comentarista politico de la misma cadena Pat Buchanan.

Buchanan es una de las más conocidas figuras del movimiento conservador americano, asesor de los presidentes Nixon y Reagan, varias veces candidato a la nominación republicana para la presidencia del país e inspirador, a través de sus escritos y apariciones públicas, de las causas de la derecha.…  Seguir leyendo »

Hace cincuenta años que moría en Irún, a los noventa y cuatro años de edad, la Infanta Eulalia, hija de la Reina Isabel II. Y hace ciento quince años, en 1893, que la Infanta Eulalia visitó Chicago en representación de la Reina Regente y del Gobierno de España para participar en la exposición universal que en el cuarto centenario del descubrimiento de América se celebraba en la capital del Medio Oeste estadounidense. Era la primera vez que un miembro de la Familia Real española pisaba tierra americana. La Infanta, antes de llegar a Chicago, visitó Puerto Rico y Cuba, desembarcó en Nueva York y fue recibida en Washington por el entonces presidente de los Estados Unidos Clover Cleveland.…  Seguir leyendo »

Qué fotografía tan trabajosamente obtenida. Ha costado más de cuatro años conseguirla. La de Zapatero con Bush en la entrada de la Casa Blanca. De manera harto transparente, las caras de cada uno de ellos reflejan sus encontradas disposiciones. Bush, posiblemente cansado tras haber dado la mano a otros cuarenta líderes políticos para la misma ocasión y curado de espantos después de ocho años en la residencia presidencial, ofrece una sonrisa de resignado compromiso. La de Zapatero, por el contrario, no puede ocultar una satisfacción evidente: semanas de conciliábulos, peticiones, ruegos y, según algunos medios de comunicación, rotundas promesas, habían conseguido lo que durante cuatro años, caso insólito entre los presidentes de Gobierno de los países de la OTAN, le había sido negado.…  Seguir leyendo »

Para los analistas y los observadores del panorama electoral americano siempre permanecerá como aviso y cautela la foto de Truman con una amplia sonrisa celebrando su elección a la presidencia en 1948 -como vicepresidente había sustituido a Rooselvelt cuando éste murió, en 1945- y desplegando entre sus manos la portada del «Chicago Tribune» de aquel día, 3 de noviembre, anunciando en grandes titulares de primera página que el ganador había sido el candidato republicano Dewey. Un deficiente conocimiento de las entonces incipientes encuestas, y la inclinación ideológica del diario, fueron los causantes del desaguisado, evocado como recordatorio de la prudencia con que deben afrontarse las predicciones en la carrera electoral hacia la presidencia de los Estados Unidos.…  Seguir leyendo »

Abogaba yo en estas mismas páginas hace pocos días -ABC, 21 de julio, 2008- por la entrada de Georgia y Ucrania en la OTAN, accediendo a los deseos de los dos países expresados en ese sentido. A la vista de los trágicos acontecimientos que en este momento están teniendo lugar en Osetia del Sur, parte del territorio de Georgia, lo menos que cabe argüir es que si la OTAN hubiera sido sensible a esas demandas, ni las tropas georgianas habrían intervenido contra el territorio secesionista ni las tropas rusas habrían invadido el espacio georgiano.

A primera vista, la decisión del presidente de Georgia de poner fin por las armas a la secesión oseta aparece como un grosero error de cálculo.…  Seguir leyendo »

Cuando en 1982, con el voto favorable de la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados, España entró en la OTAN, el PSOE, entonces anclado en el no a la Alianza, resumió las razones de su rechazo en un folletito -que hoy debe tener la categoría de incunable- titulado, si no recuerdo mal «50 razones en contra de la entrada de España en la OTAN». Una de las cincuenta razones argumentaba, y cito de memoria, que la entrada de España en la Organización atlántica rompería el equilibrio geoestratégico europeo al aumentar el número de miembros de la alianza occidental mientras permanecía invariable el del Pacto de Varsovia.…  Seguir leyendo »

Cuando el 19 de febrero de 1981 Leopoldo Calvo-Sotelo pronunció su discurso de investidura ante el Congreso de los Diputados su programa de gobierno tenía como propuesta principal la de modernizar y «occidentalizar» España. Cuando es investido Presidente del Gobierno, el 25 del mismo mes, las circunstancias -el golpe de estado del 23 de febrero de ese mismo año- le han forzado a introducir un nuevo capítulo en su oferta: el de acabar para siempre con el protagonismo golpista militar en la historia del país. En los pocos meses que residió en la Moncloa, apenas poco más de un año, dedicó lo mejor de sus capacidades a sentar las bases de una cierta idea de España en la que ambos aspectos quedaran adecuadamente reflejados.…  Seguir leyendo »

Basándose en una novela de Stefan Zeromski, uno de los mejores exponentes, a principios del siglo XX, de la novela épica polaca, Andrzej Wajda realizó en el año 1965 la película «Cenizas», dedicada a narrar la historia de los soldados polacos que lucharon y murieron como miembros de la Grande Armée durante las campañas napoleónicas. Los protagonistas, dos oficiales de la entonces inexistente Polonia, recorren la Europa destrozada por la ambición del corso y en su peripecia, que incluye la carga de la caballería polaca contra las fuerzas españolas en Somosierra en el momento en que Napoleón se dirige hacia Madrid, participan en los sitios de Zaragoza.…  Seguir leyendo »

Después del «super tuesday» sabemos lo elemental: que seguramente los demócratas llegarán este verano a la convención en Detroit con dos candidatos y que los republicanos han ido congregando sus fuerzas en torno a John McCain. Eran dos suposiciones que, si hubieran sido objeto de apuesta, no habrían aportado demasiados dividendos. En realidad el 5 de febrero ha sido el momento final de la etapa de los descartes. Las fases previas de las presidenciales americanas, tan bellamente cargadas de espectacular pasión, sirven precisamente para que la democracia interna de las formaciones políticas seleccionen al que consideran el mejor candidato posible, en un juego en que naturalmente confluyen multiplicidad de intereses internos y elementos de una básica estrategia externa: ¿quién será el mejor para competir con el oponente?…  Seguir leyendo »

Cuando el productor televisivo americano George Crile publicó en 2003 un libro titulado «La guerra de Charlie Wilson», de tanto éxito que pronto figuró en la lista de los libros más vendidos del «New York Times», muchos de sus lectores creyeron se trataba de una ingeniosa novela de aventuras. No pudieron combinar la veracidad de la historia con su verosimilitud -como tantas veces ocurre con los relatos de espionaje- y ahora que el libro se ha convertido en una película con el mismo título, y a pesar del aviso introductorio de que se trata de un relato basado en hechos reales, es posible que algunos de los espectadores piensen también que se trata sólo de una de las fantasías a las que Hollywood nos tiene acostumbrados.…  Seguir leyendo »

Salimos del franquismo con un empacho de patriotismo «español» y con la conciencia de que, si queríamos superar generaciones de conflictos con la periferia, amén de otros de raíz más ideológica, debíamos concebir una España unida y al tiempo plural. El titulo VIII de la Constitución no es otra cosa que el resultado de aquel esfuerzo, y la muestra patente de que los constituyentes, y la inmensa mayoría del pueblo español, tenían la mirada puesta en fórmulas que definitivamente ayudaran a superar las razones de tantos conflictos fratricidas surgidos en nuestra piel de toro.

No fue fácil llegar a la fórmula del «Estado autonómico», como tampoco lo había sido el pacto para la instauración de la Monarquía parlamentaria y, en general, como tampoco había sido un camino de rosas todo el trayecto de la negociación que habría de culminar en la Constitución de 1978.…  Seguir leyendo »

Desde el 23 de marzo hasta el 10 de junio de 1999, setenta y ocho días que parecieron interminables, la OTAN intervino militarmente en Kosovo. Era la primera vez que en toda su historia la Alianza desencadenaba una acción militar. Era también la primera vez que lo hacía en un espacio geográfico ajeno al originalmente descrito en el Tratado de Washington, circunscrito al territorio de los Estados miembros en el área del Atlántico Norte. La acción bélica emprendida no era estrictamente una acción defensiva, única contemplada en el Tratado, iba dirigida contra un Estado soberano miembro de las Naciones Unidas y se realizó sin autorización del Consejo de Seguridad.…  Seguir leyendo »