Javier Sádaba

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

No me liga nada al nacionalismo si por tal se entiende la idea de que existen naciones y a cada nación le corresponde un Estado. Soy vasco, pero puedo considerarme igualmente madrileño. Llevo más de media vida en esta ciudad permisiva y tolerante a pesar de sus ruidos y de otras cuestiones que no es el caso reseñar. Mi querida mujer, de León, falleció después de cuarenta años de convivencia madrileña, mi hijo es de esta capital igual que lo es mi nieto. Y uno tendrá la identidad de donde nace, pero se identificará no menos con aquel lugar en el que pace.…  Seguir leyendo »

Recientemente el filósofo y amigo Manuel Fraijó ha escrito sobre el fundamentalismo y su posible aplicación al Islam. Lo ha hecho con claridad, sensatez y conocimiento. El fundamentalismo, siguiendo a Fraijó, es una patología de mayor o menor gravedad. El fundamentalista en estado puro dice creer firmemente lo que sería, a todas luces, increíble. Uno no puede ser fundamentalista sobre el ordenador que tengo delante. Está ahí y a no ser que me vuelva loco no hay forma de negarlo. Pero si me empeño en decir que las hadas madrinas existen, movilizare todas mis energías para mantener esa más que improbable afirmación.…  Seguir leyendo »

Acaba de morir mi ser más querido. La causa ha sido un melanoma o tumor negro. Se trata de un cáncer extremadamente agresivo y que sortea cualquier defensa. Una vez que la metástasis se ha extendido es casi imposible hacerle frente. Recientemente, la inmunoterapia se ha convertido en el mejor recurso contra esa guadaña tumoral. Los anticuerpos monoclonales han comenzado a cumplir dicha cura y en muchos casos con considerable eficacia. Para ello se ha tenido que descubrir la estrategia adecuada.

El sistema inmunitario, expuesto con brevedad y sin las precisiones del especialista, se compone de dos mecanismos. Uno activa la respuesta al ataque del tumor.…  Seguir leyendo »

Volver a hablar sobre la interrupción voluntaria del embarazo cansa, es agobiante. Se parece a Sísifo arrastrando una piedra hasta la cima. La piedra cae, y así, sucesivamente. Desearíamos que nos dejaran en paz, que se olvidaran de nosotros. Si el Estado ha de entrometerse que lo haga en cualquier rincón en donde haya miseria, repartiendo con equidad los recursos o creando las condiciones para que seamos lo más felices posible. Pero que no se meta en nuestra vida y en nuestro cuerpo. No lo ha entendido el que tenemos encima porque se está metiendo hasta en la cama. Como diosecillo se empeña en reprimir ahora, con una zafiedad que espanta, el aborto, por regulado, controlado y humanizado que sea.…  Seguir leyendo »