Javier Zarzalejos

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Del vértigo a la esperanza

A mediodía de anteayer sábado, los compromisarios del Partido Popular superaron el vértigo y se decantaron en una mayoría concluyente por Pablo Casado. El vértigo era político y emocional; el del temor a un futuro que invitaba a la continuidad frente a los riesgos del cambio; el de una decisión puesta en sus manos que venía después de una primera votación entre afiliados; el vértigo ante una elección que dividiera a un partido en el que se habían perfilado con claridad posiciones diferenciadas sobre lo que tiene que ofrecer a los españoles y cómo debe hacerlo.

Lo cierto es que el Partido Popular ha superado con nota uno de sus trances más difíciles, con aplausos para todos pero con una decisión sobre su liderazgo que fija con claridad las coordenadas en las que el PP quiere ser identificable ante el electorado.…  Seguir leyendo »

En la propia secuencia de Pujol habría que decir que hoy el nacionalismo catalán en conjunto resulta atípico, temerario, encerrado en una torre que sólo él cree que es de marfil, conjurado contra la Constitución a la que quieren destruir “como un hecho sin valor, como un hecho ya vulgar, como tantas veces ocurre con lo que se ha conseguido que no se valora debidamente”.

El contraste entre las palabras de Pujol en el Congreso y lo que está ocurriendo da la medida de la inmensa responsabilidad histórica que ha contraído el nacionalismo catalán con este persistente afán de dinamitar no sólo el marco de convivencia de todos los españoles, sino la cohesión de la propia sociedad catalana y la fuente de legitimación del mayor autogobierno del que Cataluña ha dispuesto nunca en tanto que sujeto del derecho a la autonomía reconocido en el artículo 2 de la Constitución.…  Seguir leyendo »

Hace 20 años por estas mismas fechas en España también se hablaba de la formación de Gobierno. De momento, hasta ahí llegan las analogías. Las elecciones se habían celebrado cuatro días antes, no dos meses y medio. El Partido Popular había ganado con una ventaja más corta de la que se preveía, pero superaba el umbral para ponerse a la tarea de articular una mayoría estable de Gobierno. Algunos presionaban para construir mayorías alternativas, y el entendimiento con los nacionalistas -entonces únicos socios posibles- no se presentaba fácil. Sin embargo, el respeto a las reglas del juego, el normal funcionamiento de los mecanismos constitucionales y la iniciativa ganada por el impulso negociador del PP disiparon pronto las dudas.…  Seguir leyendo »

PRÓLOGO:

Entre las muchas contradicciones que rodean al proceso secesionista que el nacionalismo quiere impulsar en Cataluña, destaca una fundamental. Un proceso que quiere presentarse como la máxima expresión de ejercicio democrático suspende todos los criterios que definen lo que la democracia implica en una sociedad avanzada: Estado de derecho, instituciones representativas y pluralidad.

En un asunto que, con su habitual discurso agónico, el nacionalismo plantea como existencial para Cataluña, se hurtan a la opinión pública los elementos centrales de un debate realmente democrático y plural. El nacionalismo ofrece una propuesta política para Cataluña en la que se combina el desprecio a la legalidad, el voluntarismo más hueco y la ocultación deliberada de todo aquello que contradice sus expresiones secesionistas.…  Seguir leyendo »

Las operaciones contra ETA con las que se inició el año situaron en sus justos términos el comunicado de la banda fechado el 31 de diciembre. Furgonetas cargadas de explosivos y preparación probada de atentados, felizmente frustrados, confirmaban por enésima vez lo que la banda entiende por «política», y mostraban el alcance que hay que dar a la torpe jerga etarra cuando dice que «de ahora en adelante el eje de la actuación de la izquierda abertzale será el proceso democrático».

ETA no deja lugar a dudas cuando habla en nombre de la izquierda abertzale, cuando dicta la estrategia que ésta ha de seguir, y le comunica lo que tiene hacer.…  Seguir leyendo »

Resulta sospechosa la persistente disonancia entre lo que el Gobierno dice y lo que se puede percibir en la realidad. Por ejemplo, quienes tienen que hacer frente a la recesión en la primera línea de empresas o negocios grandes, medianos o pequeños anticipan un 2010 extremadamente duro mientras el Gobierno se refiere a los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año como «las cuentas de la recuperación». La disonancia se hace aún más sospechosa, pero sobre todo preocupante, cuando frente a las seguridades que ofrece el Gobierno de que España estará en el pelotón de cabeza de la recuperación junto con las principales economías europeas, todos los informes más solventes de analistas e instituciones internacionales insisten en que quedará -de hecho, se encuentra ya- rezagado en la superación de la crisis, y más aún en cuanto a capacidad para volver a crear empleo.…  Seguir leyendo »

En plena campaña electoral, la canciller federal, Angela Merkel, se ha visto forzada a poner plazo de caducidad al compromiso militar en Afganistán que cifra en cinco años. Conocidas estas declaraciones, a la ministra de Defensa, Carmen Chacón, le faltó tiempo para subirse al tren haciendo suyo ese mismo plazo para la retirada de las fuerzas españolas.

En ambos casos, se trataba de aliviar la presión política sobre los respectivos gobiernos después de que se conociera que aviones de la OTAN habían destruido dos camiones cisterna secuestrados por los talibanes, en una operación instada por los mandos alemanes en la que habría muerto un número muy elevado de civiles afganos -hasta 90- que se encontraban recogiendo combustible de los camiones destruidos.…  Seguir leyendo »

La andadura del nuevo Estatuto de Autonomía para Cataluña se acerca peligrosamente al guión de una obra de enredo. Sin embargo no tiene ninguna gracia asistir a un espectáculo en nada ficticio, donde se juega con fuego real y el decorado no es de cartón piedra sino que está formado por las piezas más valiosas del orden democrático y constitucional.

Porque más allá de si es constitucional o no la mención a Cataluña como nación, el blindaje unilateral de las competencias que la Generalidad se atribuye, o la incursión del Estatut en ámbitos competenciales del Estado -y en mi opinión y en la de otros muchos, lo son- estamos hablando del respeto a las reglas del juego que hacen posible el funcionamiento normal de un sistema democrático y un Estado de derecho.…  Seguir leyendo »

La economía española sigue respondiendo a los peores pronósticos. Y no es que tengamos sobre nosotros una maldición que condene a la esterilidad nuestros esfuerzos por remontar la recesión. Se trata simplemente de que sufrimos un bloqueo deliberado de todas las decisiones relevantes que tendrían que situar a nuestra economía en condiciones de engancharse a la recuperación que empieza a avistarse en otros países.

El diálogo social ha fracasado pero, dada la agenda que estaba sobre la mesa de Gobierno, empresarios y sindicatos, aunque hubiera terminado con éxito sus resultados no habrían marcado ninguna diferencia relevante. De hecho, uno de los asuntos más importantes que estaban planteados en esa negociación fallida -las ayudas a parados que hayan agotado las percepciones por desempleo- ha sido adoptada por decreto, lo que no ha evitado una considerable confusión en su aplicación práctica al tiempo que ha permitido comprobar por enésima vez la ligereza y el oportunismo que caracterizan la gestión económica del Gobierno.…  Seguir leyendo »

A la izquierda le gusta mucho hablar de «democracia deliberativa». Se trata de un préstamo ideológico del republicanismo con el que los socialistas quieren llenar el vacío teórico en el que se debaten desde que sus paradigmas quedaron enterrados bajo las ruinas de Muro de Berlín. Pero también sirve para promover un modelo alternativo a la democracia parlamentaria liberal, tachada desde los orígenes del socialismo como «democracia burguesa». La idea de que los procedimientos representativos de la democracia deben ser complementados -cuando no sustituidos- por otras formas de pretendida representación debería ser tomada con cautela. Con la misma cautela que hay que recibir alternativas ‘deliberativas’ a la democracia liberal basada en la representación de los ciudadanos a través de elecciones libres.…  Seguir leyendo »

El nuevo modelo de financiación autonómica sólo puede tener cabida en el mundo de Rodríguez Zapatero, el mundo de la matemática posmoderna en el que todas las comunidades autónomas quedan por encima de la media, el mundo de esta extraña socialdemocracia para la que el sistema de reparto de los recursos se hace más justo cuanto más se reduce la capacidad redistributiva del Estado. Es el mismo mundo de adanismo arrogante que le lleva a creer al presidente del Gobierno que, una vez más, inaugura la Historia hasta el punto de afirmar sin sonrojo que es ahora con ese nuevo sistema de financiación cuando se establece el verdadero Estado de las Autonomías.…  Seguir leyendo »

Aunque el verano parezca suavizar los perfiles más agudos de la recesión, el Gobierno sabe que se trata de un impresión falsa. Se puede apurar el recorrido mediático de unos datos de paro menos malos que los de meses atrás para instalar la idea de que ‘lo peor ya ha pasado’. Pero el Ejecutivo sabe que el problema ya no es ése porque la cuestión ahora es cuándo empezará la recuperación y cuándo esa recuperación traerá consigo empleo. La perspectiva de una crisis en ‘L’ que después de la caída nos tenga -en palabras de Felipe González- «reptando por el fondo» es una posibilidad real, no una especulación académica de esos economistas cuyos errores en el pronóstico sirven al Gobierno para disolver la responsabilidad por sus propios cálculos fallidos.…  Seguir leyendo »

A la hora de considerar la confrontación entre Gobierno y oposición que caracteriza la dinámica parlamentaria en una democracia pluralista se ha instalado una curiosa y falaz idea, según la cual unos y otros tienen una responsabilidad equivalente de la que se deriva un reparto simétrico de culpas cuando las cosas van mal.

La conclusión suele ser el reproche a la oposición consistente en que ésta no presenta propuestas y ‘sólo’ critica lo que hace el Gobierno. Este fácil recurso de descalificación de la oposición, una vez aceptado sin el menor rigor crítico, contribuye a la inmunidad del Ejecutivo frente a los mecanismos de control propios del régimen parlamentario, invierte la carga de la prueba política desplazándola hacia quien no tiene el poder y lleva a legitimar que el Gobierno, en vez de ser quien deba responder ante los ciudadanos, se convierta en la oposición de la oposición.…  Seguir leyendo »