Jean-Marie Colombani (Continuación)

«Aumento de las amenazas”: esta expresión suelen utilizarla los historiadores para describir los periodos que preceden a las grandes guerras. Aunque no soy uno de esos pájaros de mal agüero que siempre anuncian lo peor, no queda más remedio que admitir que estamos asistiendo a un incremento de las amenazas, tanto dentro como fuera de nuestras sociedades. Fragmentaciones dentro, agresiones fuera. Sin embargo, solo una de ellas debería concentrar nuestra atención y nuestros esfuerzos: la que ha desencadenado el Daesh.

Al principio en Siria y en Irak, y con un éxito militar fulgurante, si consideramos la extensión de los territorios que controla este movimiento; después, progresivamente, con ramificaciones en Yemen, luego en Libia y tal vez ya en el sur del Sáhara, en pos de una confluencia con Boko Haram, el movimiento que asuela el norte de Nigeria a sangre y fuego y amenaza Níger y Camerún.…  Seguir leyendo »

Una vez pasada la trágica conmoción de los días 7, 8 y 9 de enero y la formidable reacción de los cuatro millones de manifestantes del 11 de enero, se diría que Francia ha entrado en una tercera fase, la de deconstrucción de ese momento excepcional, simbolizado por un título del diario Libération: Somos un pueblo.Pero el pueblo en cuestión está amenazado por unas divisiones que, claro está, no han desaparecido. Es como si la sociedad francesa estuviera en la cuerda floja. O bien vuelve a ser consciente de sí misma, del origen de su unidad y de su fuerza, y supera el obstáculo; o deja que se desplieguen las fuerzas destructivas.…  Seguir leyendo »

En Rusia, hay una crisis cada 10 años. La actual —de la que, según Vladímir Putin, saldrá “de forma inevitable”— se debe a la ausencia de cualquier modelo económico ajeno a la renta petrolífera. Cuando esta es abundante, Rusia arranca. Y cuando el precio del barril cae por debajo de 60 dólares, la recaudación se desploma y todo el sistema se tambalea. Eso no quita que, para Vladímir Putin, la crisis sea culpa del “exterior”. Léase “Estados Unidos y Europa”, o lo que él llama “el imperio”, cuyo objetivo sería someter al resto del mundo. Sola cual oso rebelde, la valiente Rusia habría decidido resistir.…  Seguir leyendo »

Signo de nuestros tiempos religiosos: el Papa ha dirigido en Estrasburgo un mensaje a Europa para que esta se libere de la sensación que transmite al resto del mundo, esa “impresión general de cansancio y envejecimiento”. El papa Francisco lamentaba que la Unión Europea parezca haber abandonado los “grandes ideales” que la inspiraron. Ningún líder europeo actual está en condiciones de lanzar un mensaje así con tanto impacto.

Es la paradoja de la situación actual: los Gobiernos, a imagen y semejanza de sus opiniones públicas, han llevado a cabo, pese a la crisis, un repliegue nacional que nos aleja cada día más de esos ideales; Europa mientras tanto sigue avanzando a trancas y barrancas.…  Seguir leyendo »

¿En qué país los candidatos de la izquierda se desmarcan del presidente de la izquierda? La respuesta espontánea es: ¡en Francia! El presidente Hollande es tan impopular en estos momentos que los futuros candidatos socialistas reciben invitaciones para enrolarse al servicio de otros líderes. Pero hay otra campaña que ilustra este proceso de una forma aún más espectacular: las midterm estadounidenses, unas elecciones que se celebran a mediados del mandato presidencial e implican la renovación de una parte de la Cámara de Representantes y del Senado. Sin embargo, solo un candidato demócrata ha dado un paso al frente para reivindicar la gestión del presidente Obama.…  Seguir leyendo »

Las experiencias paralelas de los Gobiernos de Valls, en Francia, y de Renzi, en Italia, nos llevan a interrogarnos sobre la capacidad de la izquierda para gobernar. O peor aún: en el caso de la izquierda francesa, habría que interrogarse sobre su capacidad para demostrar que puede seguir siendo una fuerza de alternancia. Después de todo, la izquierda puede desaparecer, como demuestra el destino de los laboristas en Israel, donde prácticamente no se les ve en la escena pública y donde las batallas políticas tienen lugar ahora entre la derecha y la extrema derecha, lo que ocurrirá durante largos y duros años.…  Seguir leyendo »

Durante la cumbre europea que, el pasado mes de enero, tomó la pésima decisión de reducir el presupuesto de la UE, François Hollande se vio aislado, por no decir humillado, por la postura de una Angela Merkel que, bajo su apariencia de árbitro, defendió a capa y espada a David Cameron. Este último regresó a Londres triunfalmente, pues la doctrina británica siempre ha sido limitar tanto los márgenes de maniobra como los medios de la Unión Europea.

En esta ocasión, hemos visto el reverso de la medalla. Incluso podría decirse que François Hollande le ha pagado a Angela Merkel con la misma moneda.…  Seguir leyendo »

Aunque la inquietud ante una posible reactivación de la crisis de la deuda se está haciendo sentir —este temor explica sin duda la rapidez del compromiso europeo articulado para aumentar el fondo de solidaridad a 800.000 millones de euros—, no es absurdo pretender que tal vez la acción de los dos Marios termine salvando a Europa. Mario Draghi, al frente del Banco Central; Mario Monti, presidente del Gobierno italiano.

El primero ha conseguido que el sistema bancario europeo funcione, que ya no pese sobre él la amenaza de una crisis de liquidez y pueda volver a suscribir bonos estatales en cierta medida.…  Seguir leyendo »

En una crisis aumenta el peligro de las mareas populistas. El primer elemento que sostiene ese peligro es, por supuesto, la propia crisis; y con ella, la amenaza -o, para ser más exactos, la percepción de la amenaza- del declive. Esta es, desde luego, una visión europea. Porque, desde China, India o Brasil, la crisis está muy lejos. Las estadísticas del segundo trimestre sugieren que la economía china puede superar en 2010 a la de Japón; y qué decir de India, que crece a un ritmo acelerado y donde el incremento de la mano de obra en los 20 próximos años (contando con la incorporación de las mujeres, además del crecimiento demográfico) será equivalente a lo que representa hoy el conjunto de la mano de obra norteamericana.…  Seguir leyendo »

El asunto de los documentos secretos sobre la guerra de Afganistán en el periodo 2004-2009, publicados por Wikileaks, The Guardian, Der Spiegel y The New York Times, se puede valorar en función de tres aspectos: las propias revelaciones contenidas en estos documentos, la actitud de los socios de Estados Unidos en la guerra y, tal vez, su posible influencia en la estrategia estadounidense para la región.

Como «revelaciones», no hay duda de que constituyen un magnífico golpe periodístico, pero no aportan ningún elemento que trastoque por completo la idea que podíamos tener del conflicto afgano. En 1973, The Washington Post publicó los extractos de un voluminoso documento encargado por el ministro de Defensa y que permitió establecer el origen de la guerra de Vietnam y mostrar que, desde el principio, ese conflicto había partido de unas bases falsas.…  Seguir leyendo »

Hay que reconocer que, hasta esta noche del 9 al 10 de mayo de 2010, era difícil no dudar, por no decir no dejarse llevar por el pánico. En el cara a cara entre los mercados y Europa, y, más concretamente, entre los mercados y la zona euro, esta última parecía llevar las de perder. A partir del nuevo acuerdo alcanzado en Bruselas -resultante, a su vez, de la reunión de los dirigentes de la zona euro del pasado 6 de mayo- tenemos buenas razones para recuperar la esperanza. Es como si la crisis obligara a los Gobiernos y a las naciones que parecían querer alejarse de ella a retomar el camino de Europa y de la Unión Europea.…  Seguir leyendo »

Hay dos puntos del programa electoral de Barack Obama que serán determinantes para juzgar la calidad de su mandato: la lucha contra la crisis, por supuesto, y también la promesa de creación de un seguro médico que permita cubrir, por fin, a los 46 millones de norteamericanos que carecen de toda asistencia. Si bien sobre el primer punto no hay un verdadero debate -al margen de una minoría del Partido Republicano que critica la intervención del Estado en sí misma-, no ocurre lo mismo en lo tocante a la salud.

En un país en el que los lobbies de las compañías aseguradoras y las corporaciones médicas son prácticamente todopoderosas, este asunto, sensible a más no poder, ha dado lugar a una oleada de críticas que han degenerado en lo caricaturesco, hasta el punto de que cabe preguntarse si la salud no se ha convertido en un pretexto para los sectores de la población radicalmente hostiles a Barack Obama: no en vano, todo se desarrolla como si hubieran encontrado en ella la ocasión de manifestar su rechazo y de enmascarar el carácter racial de su oposición.…  Seguir leyendo »