Jenn Díaz

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de septiembre de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Después de leer su obra y de conocer cómo fue la vida de Maya Angelou con el maravilloso documental Maya Angelou. And still I rise, te das cuenta del error: no, la historia de los negros no es de los negros; es, en realidad, una historia de blancos. Del mismo modo que la historia del feminismo es en realidad una historia de machismo, o que la historia de la esclavitud es en realidad la historia de los hombres libres, o la historia del exterminio es en realidad la historia del nazismo. Porque para que los negros, los esclavos, los judíos y las mujeres –sin querer compararlos– hayan sufrido durante centenares de años la opresión, la injusticia, la indiferencia y el terror… para que ellos tuvieran su condición de víctimas, se han necesitado verdugos.…  Seguir leyendo »

En los últimos diez años he vivido en diez casas distintas. Por orden: Sant Feliu de Llobregat, Castro-Urdiales, L’Hospitalet de Llobregat, el Clot, el Raval, Cervelló, Cervelló (otra casa), A Coruña, Esplugues de Llobregat y Sant Andreu de la Barca. En algunas de ellas solo he alquilado una habitación lo suficientemente amplia como para considerarlas, también, mi casa. Salvo en la de mis padres y en otra, en las demás casas he entrado a vivir teniendo clara una única cosa: dónde iría mi escritorio. He vivido en diez, pero he visitado otras tantas, y la condición indispensable es que en todo momento tuviera claro dónde iba a colocar mi escritorio.…  Seguir leyendo »

Que somos vulnerables lo sabemos todos, pero no todos estamos dispuestos a serlo, ni mucho menos a reconocerlo. Viendo los documentales de Steven Avery y Amanda Knox está muy claro: podríamos, y de hecho somos, inocentes, pero podemos ser también culpables. Steven Avery estuvo ocho años en la cárcel, condenado por una violación que no cometió. El caso era extraño, porque las pruebas no apuntaban a él, y sin embargo fue el único sospechoso. Cuando se descubrió, años más tarde, y gracias a los avances científicos, que no era culpable, fue puesto en libertad.

Dos años más tarde, cuando se disponía a demandar a la fiscalía por los errores y las confusiones que lo obligaron a permanecer en la cárcel durante tantos años siendo inocente, hubo un asesinato en la comunidad.…  Seguir leyendo »