Joan Esculies

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La bilateralidad de la Generalitat

En la última semana, la Generalitat de Cataluña ha dejado claro que no tiene intención de mantener con el Gobierno de España otra relación que no sea de tú a tú. Este lunes se celebró la comisión bilateral para tratar una cincuentena de traspasos estatutarios pendientes y otras transferencias que el Gobierno catalán está dispuesto a asumir. El viernes, Pere Aragonès declinó acudir a la Conferencia de Presidentes autonómicos en Salamanca. Con el patio trasero del independentismo desorientado y focalizado en los múltiples frentes judiciales, el president no quiso fotografiarse como uno más y, todavía menos, junto al Rey.

El miércoles pasado, en cambio, el consejero de Economía y Hacienda sí participó en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera para informarse en persona del objetivo de déficit para las comunidades y aclarar dudas sobre los presupuestos de la Generalitat para el 2022.…  Seguir leyendo »

Cataluña, ¿prólogo o epílogo?

Tres años y medio después, la alargada sombra del 1 de octubre de 2017 todavía condiciona la política catalana y, por ende, la española. La celebración del referéndum ilegal y la fracasada declaración de secesión acabaron con la apariencia de que en Cataluña existía una única corriente independentista. Nunca fue así y hoy sus diferentes ramas no comparten un relato sobre lo acontecido. La falta de diagnóstico común lastró el Gobierno de Quim Torra y ha llevado a sus dos actores principales, ERC y Junts per Catalunya, a las puertas de la repetición electoral.

Para los de Oriol Junqueras el 1-O fue un hito organizativo.…  Seguir leyendo »

Las velocidades del independentismo catalán

En los años ochenta, acabada su tarea al frente de la Generalitat de Cataluña, el presidente Josep Tarradellas y su esposa recibían innumerables visitas de conocidos y saludados que querían conseguir trabajo para algún familiar. Antònia Macià, que durante toda su vida dio muestra de su saber estar y discreción, se sentía entonces liberada y siempre respondía a todos por igual. “¡Que se apunte a un partido político!”. Tenía fresco el recuerdo de cuando en los años treinta su marido, siendo consejero, recibía multitud de peticiones similares para obtener un empleo en la recién estrenada administración catalana. Cuando, cándido, el invitado preguntaba a qué partido se debía apuntar, Antònia zanjaba, “¡en cualquiera!”.…  Seguir leyendo »

Puigdemont, la metamorfosis

En los días previos al 1 de octubre de 2017, el vértigo de los dirigentes independentistas ante la celebración del referéndum ilegal, sin visos de distensión por parte del Gobierno de Rajoy, era mayor de lo que a posteriori se ha dado a entender. En un momento de duda, la dirección del PDeCAT se reunió con la de ERC a espaldas del entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Este y otros episodios de desconfianza similares son clave para comprender la mutación de la marca electoral Junts per Catalunya a un partido/movimiento que ahora impulsa el líder independentista y remueve, de nuevo, los cimientos del espacio de la extinta Convergència Democràtica de Catalunya.…  Seguir leyendo »

En 1983, Benedict Anderson acuñó el concepto de comunidades imaginadas para abordar la difícil definición de nación y nacionalismo. El politólogo e historiador consideraba la nación como una comunidad política, los miembros de la cual imaginaban su comunión. No era necesario, por tanto, que estos se conociesen para considerarse parte de un mismo patrón: una comunidad limitada, soberana, que no entiende de estratificación social y que avanza unida a través de la historia. Comunidades que no por ser imaginadas eran falsas, porque para el profesor en la Universidad de Cornell el nacionalismo tenía más de sistema cultural y de construcción social que de ideología.…  Seguir leyendo »

Encaramos la canícula un tanto hastiados. Ni nuestra entrenada vida digital, que nos habitúa a los estímulos constantes, nos ha bastado para salir indemnes de los giros políticos de los últimos meses. Afrontamos los días de descanso algo intranquilos. Pronto nos espera una estación muy compleja. Sí, me refiero a Cataluña.

Con un Gobierno de la Generalitat que gesticula pero actúa dentro de la legalidad, con los líderes del movimiento independentista en prisión o fuera del país, con los partidos y entidades soberanistas desorientados, uno puede estar tentado de pensar que la situación, aunque lenta, se reconduce. Creerlo así sería desatender el enorme calado del procés.…  Seguir leyendo »