Joan Franquet

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Charles Louis de Secondat, señor de la Brède y barón de Montesquieu, es universalmente reconocido como uno de los personajes más influyentes en el diseño de los actuales sistemas democráticos. En 1748 publicó su obra más emblemática, Del Espíritu de las Leyes, en la que estableció la necesaria separación de los tres poderes del Estado: el ejecutivo, el legislativo, y el judicial.

El principal objetivo de esta separación era salvaguardar la libertad de los individuos, luchando contra la tendencia al abuso de poder por parte de quienes lo ostentan. Montesquieu señalaba que si recayesen los tres poderes del Estado, incluso solo dos de ellos, en un solo individuo, con toda probabilidad, el gobierno degeneraría en una tiranía.…  Seguir leyendo »

El otro día un amigo me prestó un libro con un título tan arriesgado como sugerente: Los próximos 100 años de Georges Friedman. Me llamó la atención que, al exponer los acontecimientos pasados que podrían repetirse en el futuro, el autor hiciera referencia a la Guerra Civil China (1927-1949). Esta contienda enfrentó a las regiones independentistas de la costa, ricas gracias a la comercialización de sus productos con Occidente, con las paupérrimas regiones del interior. Mao Zedong, líder del Partido Comunista Chino, se posicionó a favor de estas últimas y luchó contra la insolidaridad de las regiones costeras, apoyadas por el Partido Nacionalista de Chiang Kai-shek.…  Seguir leyendo »

Querida Montse,

¡Por fin ayer celebramos el ansiado referéndum!

Te escribo todavía inmerso en la profunda emoción que vivimos en la histórica jornada de ayer. Tenías que haber visto cómo estaban las calles de Barcelona. Hablar de la fiesta de la democracia es quedarse corto. Las caras de la gente expresaban la profunda satisfacción de ver cómo se materializaba un hecho altamente deseado, eternamente postergado.

Cabe destacar que no hubo ni un solo incidente que obligase a cargar a la Policía. Todo fue civismo, alegría, entusiasmo, y excitación.

Los colegios electorales aparecieron llenos de gente haciendo colas interminables. Aunque la jornada iba a ser larga, parecía que nadie quería esperar, quizás por la lógica ansiedad que genera todo deseo oprimido, quizás por un cierto temor a que las fuerzas oscuras pudieran irrumpir y terminar con aquel anhelo colectivo.…  Seguir leyendo »