Joaquim Coll (Continuación)

El primer consistorio barcelonés tras la dictadura devolvió el nombre a muchas calles y plazas que el franquismo había usurpado. Desde entonces se han ido incorporando nuevos referentes culturales, sociales y políticos al espacio público. A diferencia de Madrid, Barcelona se anticipó a los contenidos de la ley de memoria histórica décadas antes de que esta se aprobase en el 2007. Ada Colau llegó a la alcaldía con la voluntad de revisar el nomenclátor y llevar a cabo un plan de memoria histórica. Pero como representa a una izquierda que sufre adanismo, es decir, cree que la historia empieza con ella, y actúa de forma sectaria, el equipo de Barcelona en Comú ha decidido que la ciudad, aunque libre de referencias franquistas, sufre en cambio un exceso de símbolos monárquicos.…  Seguir leyendo »

Enfrascados como estamos en asuntos de política doméstica, la mayoría de los cuales son de poca trascendencia o efímera importancia, no reflexionamos suficientemente sobre el mayor desafío al que se enfrenta nuestra civilización: evitar su colapso como consecuencia del cambio climático. No tengo ninguna atracción por el apocalipsis, pero cualquier persona informada sabe que estamos cabalgando en el filo del abismo. Leíamos estos días que 2015 fue el año más cálido desde que arrancaron los registros en 1880. La temperatura global terrestre y oceánica ronda un grado por encima del promedio del siglo XX, según la Organización Meteorológica Mundial. Año tras año se alcanzan nuevos registros récord en diversos puntos del planeta.…  Seguir leyendo »

La elección in extremis de Carles Puigdemont como nuevo presidente de la Generalitat ha evitado el peor de los escenarios posibles para el bloque separatista. Ir a marzo, a unas nuevas elecciones, hubiera supuesto enterrar la pulsión secesionista durante una larga temporada, tras unos meses de fuerte ridículo. El colapso hubiera sido solo atribuible a su incapacidad por resolver el rechazo visceral que generaba la figura de Artur Mas en un sector mayoritario de la CUP. La negativa de éste a ceder el cargo hubiera subrayado su personalidad ególatra y fijado claramente el oportunismo de su conversión al secesionismo en 2012.…  Seguir leyendo »

La negativa, que hay que entender ya como definitiva, de la CUP a investir a Artur Mas completa el cuadro que salió de las elecciones del pasado 27 de septiembre. El separatismo, no solo está agotado en términos electorales, sino profundamente dividido. El desacuerdo en torno a la elección del presidente de la Generalitat revela muchas cosas sobre el origen del proceso soberanista, su fondo oportunista y personalista, y pone de manifiesto que la estrategia entre CDC y los anticapitalistas para mantener viva la tensión secesionista y recabar nuevos apoyos es incompatible. Pero vayamos por partes. El análisis en profundidad del apoyo en las urnas al separatismo muestra que no es mayoritario y que ha agotado todas sus reservas.…  Seguir leyendo »

Que casi la mitad de los diputados de Catalunya Si que es Pot hayan decidido votar a favor de la elección de Carme Forcadell como nueva presidenta del Parlamento catalán me parece un hecho revelador. Tanto Lluís Rabell como Pablo Iglesias se apresuraron a justificar este gesto tan sorprendente como innecesario con explicaciones de lo más variopintas. Desde que se trataba solo de un sencillo “intercambio de apoyos en la constitución de la nueva Mesa” de la Cámara catalana, declaró el primero, hasta que era “una apuesta responsable para que las instituciones funcionen”, afirmó visiblemente confundido el segundo. Aunque Iglesias descartó que eso pudiese suponer un precedente con vistas a la reelección de Artur Mas, se hace difícil afirmar que eso no pueda acabar sucediendo de una forma u otra atendiendo al estado de ebullición en el que ha entrado la política catalana.…  Seguir leyendo »

La campaña catalana ha asistido por ahora a dos sonoros arrepentimientos. Primero de Felipe González, y más recientemente de Pablo Iglesias. El expresidente publicó un artículo en este periódico en el que, tras serias reflexiones sobre las elecciones del 27-S, valoraba el objetivo de “esa extraña coalición solo unida por el rechazo a España” como “lo más parecido a la aventura alemana o italiana de los años treinta”. El nacionalismo catalán montó en cólera y los dirigentes de Junts pel Sí exclamaron en sus mítines: “Lo veis, nos insultan, nos llaman nazis”. Las referencias históricas son siempre delicadas y muchos han opinado que González debía haber prescindido de esa alusión que iba a focalizar la atención de todo el artículo.…  Seguir leyendo »

El federalismo necesita el bilingüismo

La democracia española y el autogobierno han recuperado el catalán como lengua oficial y viva, dejando atrás el oscuro periodo en que su uso estuvo perseguido y sus hablantes hostigados. El reencuentro de los catalanes con la lengua de Verdaguer, Pla o Rodoreda ha sido una de las grandes victorias colectivas de la que todos los españoles podemos sentirnos orgullosos. Lograda esta tarea ahora se abren dos caminos divergentes para Cataluña. Uno es profundizar en el monolingüismo, como de manera más o menos confesada tratan de hacer los sectores soberanistas. El objetivo ya no sería expandir el uso del catalán, sino expulsar del espacio público a la otra lengua en la que los catalanes han vivido desde hace siglos, el español o castellano.…  Seguir leyendo »

Desconcierta la estrategia de Iglesias en Cataluña, donde su formación se ha sumado a una candidatura con otros partidos para el próximo 27-S. La aparición de Podemos causó pánico en el nacionalismo. Por fin un líder que podía apelar a las clases humildes, mayoritariamente castellanohablantes, que no se sentían concernidas por el proceso soberanista. Pero Iglesias, finalmente inseguro, ha renunciado a presentarse con sus propias siglas, fagocitadas ahora por una marca en decadencia como ICV-EUiA, que hizo seguidismo de Artur Mas hasta el 9-N. La lista liderada por el líder vecinal Lluís Rabell se presenta con un manifiesto inequívocamente soberanista (Declaració per al canvi social i polític a Catalunya),que no solo hace bandera del derecho a decidir, sino que plantea el escenario de un proceso constituyente propio, a partir de la “plena soberanía del pueblo catalán”.…  Seguir leyendo »

La Cataluña rota de Artur Mas

Una posible lectura de las elecciones municipales en Cataluña es que los partidos secesionistas han logrado amplias mayorías en más del 70% de los Consistorios. Lo proclaman los más convencidos apologetas del “proceso”. En realidad, era bastante previsible atendiendo a los resultados de hace cuatro años y al hecho de que esta vez en muchos pueblos solo había candidaturas soberanistas debido a la debilidad del PSC y PP, sin que tampoco C’s los sustituya. Ahora bien, esta cifra tan abultada de municipios, por encima de 700 sobre 947, representa tan solo al 25% de la población. Por eso, la lectura del 24 de mayo debería incidir en otro análisis más a fondo de la realidad catalana desde que se desató la tensión soberanista en 2012, y que confirma la triple rotura que evidenció la pseudoconsulta soberanista del pasado 9 de noviembre.…  Seguir leyendo »

Dentro de ocho meses los catalanes estamos llamados a las urnas. La convocatoria anunciada por Artur Mas es democráticamente legítima, pero las formas no lo son tanto. No estamos frente a hechos menores o irrelevantes, ya que en algún grado pueden tener consecuencias en la participación y, por tanto, en los resultados electorales. Como el propio Mas se encargó de recordarnos, la fecha elegida no es inocente. El domingo 27 de septiembre se cumplirá un año de la firma del decreto de convocatoria de la consulta soberanista del 9 de noviembre. La pluma estilográfica que el presidentestrenó aquel día para estampar su rúbrica fue depositada rápidamente en el Museo de Historia de Cataluña para que todos los escolares puedan revivir en los años venideros tan histórico acontecimiento.…  Seguir leyendo »

En una conversación con periodistas, el pasado 12 de octubre, Mariano Rajoy declaraba no saber muy bien quién manda en Cataluña. Con este interrogante intentaba lanzar un dardo envenenado contra Artur Mas, que en esa fecha parecía atado de pies y manos por sus socios pro-consulta. Sin embargo, en las semanas siguientes se ha ido despejando esa duda y ayer quedó clara una cosa: que en Cataluña manda la Generalidad por encima de la Constitución. España se ha convertido en el primer Estado de la Unión Europea que ha consentido que en una parte de su territorio no se aplique el ordenamiento jurídico.…  Seguir leyendo »

La secesión indolora de Artur Mas

Una de las características más notables y constantes de los políticos nacionalistas es su habilidad para intentar ponerse siempre en posición ganadora. Si logran lo que se proponen, pasan por hábiles y astutos. Pero si fracasan, tras haber prometido lo legalmente imposible, entonces adoptan la posición de víctimas de un grave atropello a la libertad. Exactamente esto es lo que está haciendo Artur Mas desde que el 27 de septiembre firmó solemnemente el decreto de convocatoria de la consulta para el 9-N. Estaba cantado que el Gobierno español iba a recurrir partes sustantivas de la ley de consultas y, por supuesto, el decreto aludido.…  Seguir leyendo »

Cuando sucede lo inesperado

Si alguna cosa no estaba prevista que sucediera en la hoja de ruta del llamado “proceso soberanista” es la aparición de Societat Civil Catalana (SCC). Una asociación formada por ciudadanos a título personal, ideológicamente transversal y no partidista. Que nace para llenar un clamoroso vacío: dar voz a los catalanes que no comparten las razones de fondo del “proceso” ni el objetivo de la ruptura con el resto de España. Una plataforma que no se reduce a una simple suma de unos ciudadanos que son de izquierdas con otros de centro o de derechas, sino que quiere ser mucho más: un gran conector de todos los que no queremos vivir permanentemente sometidos a una tensión política innecesaria, que fractura la unidad entre los catalanes y de los catalanes con el resto de españoles.…  Seguir leyendo »

Poco que ganar, mucho que perder

Está siendo tan fuerte el recurso propagandístico a los 300 años de la caída de Barcelona en el final de la Guerra de Sucesión con el fin de legitimar la actual apuesta secesionista de Artur Mas que, al final, uno se pregunta si efectivamente podemos encontrar paralelismos entre pasado y presente. Es muy ilustrativo de lo que quiero explicar un extenso comentario que realizó la periodista Mònica Terribas en su programa matinal de Catalunya Ràdiodel pasado 28 de marzo. Tras reseñar una entrevista al filósofo francés Sami Naïr, centrada en analizar la posición de Bruselas y de las cancillerías europeas ante la consulta soberanista, afirmó que sus conclusiones nos devolvían ni más ni menos que a la Barcelona de 1714: tampoco ahora Cataluña puede esperar nada de la Europa más avanzada.…  Seguir leyendo »

Es bastante evidente que el clima de tensión política y de incertidumbre ante el envite soberanista en Cataluña no se puede sostener indefinidamente. 2014 es un año taumatúrgico pero, una vez finalizado, cuando hayan caído todas las hojas del calendario, es de suponer que volveremos a recuperar un ambiente más sosegado y, esperemos, bastante menos atiborrado de propaganda. La urgencia y el determinismo histórico del proyecto secesionista perderá mucha fuerza, sobre todo si la famosa consulta anunciada para el 9 de noviembre no se lleva a cabo y, más aún, si Artur Mas no convoca para entonces elecciones anticipadas como sucedáneo.…  Seguir leyendo »

Los que por edad todavía recibimos algún pequeño influjo del marxismo y fuimos seducidos en algún momento por el método dialéctico, tendemos a pensar instintivamente que la historia avanza torpemente mediante la famosa tesis, su correspondiente antítesis, para concluir en algún momento en la inevitable síntesis. Se trata de una visión optimista, en la que siempre acaba produciéndose un avance, y que nos remite a la bella idea hegeliana de que la historia del mundo no es sino la del progreso de la conciencia de la libertad.

Pues bien, a estas alturas del debate sobre el envite secesionista en Cataluña no es fácil encontrar elementos que nos permitan mantener un cierto grado de optimismo sobre el final de esta historia, aunque a muchos nos gustaría pensar como Hegel que, incluso cuando la situación se presenta díscola y desesperada, “la astucia de la razón sigue trabajando sin pausa”.…  Seguir leyendo »

Hace ya diez años, el entonces ministro de relaciones intergubernamentales de Canadá, el quebequés Stéphane Dion, nos ponía sobre aviso de que “la dinámica secesionista es difícilmente conciliable con la democracia”. Sostenía, además, que en un Estado donde se ejercen y respetan los derechos y las libertades “no hay argumento moral posible que justifique convertir a nuestros conciudadanos en extranjeros” (El País, 06/07/2003). Pues bien, ambas afirmaciones son trasladables hoy a Cataluña donde el proceso secesionista, se muestra poco respetuoso con la pluralidad de la sociedad catalana y lanza promesas socioeconómicas claramente populistas. El soberanismo no desea que se produzca un debate racional, sosegado, sobre sus traídos argumentos.…  Seguir leyendo »

Advertir del riesgo de un accidente no significa necesariamente que vaya a ocurrir, ni mucho menos desear que tal cosa ocurra. Lo importante es analizar si se trata de un anuncio alarmista o, por el contrario, si hay bases sólidas en la argumentación. Por eso me ha sorprendido el escepticismo con el que han sido recogidas mis palabras cuando advertí, el pasado 3 de julio, en el marco de un diálogo que tuve el honor de realizar con el historiador José Álvarez Junco, organizado por la Fundación Diario Madrid, de que la situación en Cataluña es “explosiva” y que puede acabar en un “accidente insurreccional”.…  Seguir leyendo »

En los últimos años el independentismo ha dejado de ser una mera ilusión del nacionalismo catalán más recalcitrante y se ha transformado en un ineludible fenómeno político y sociológico que bien podría calificarse de "utopía activa", pues no solo ha logrado una posición hegemónica en el discurso público en Cataluña sino que se muestra convencido de que la historia está de su lado. El proceso de elaboración del nuevo Estatuto, muy desafortunado desde el principio hasta el final, permitió fijar en la retina de muchos catalanes la tesis del fracaso del encaje en España, hasta el extremo que Artur Mas se permite ya comparar la sentencia del Tribunal Constitucional con la supresión de la autonomía por Franco en una secuencia histórica que arranca de la derrota de 1714.…  Seguir leyendo »

De nuevo, esta vez durante el partido entre el Barça y el Celtic, el Camp Nou estalló en un clamor independentista en el minuto 17 y 14 segundos, si bien el equipo escocés saboteó dichos cánticos con un contragolpe, marcando un inesperado gol que nos dejó a los culés algo aturdidos. Anécdotas aparte, y más allá del debate sobre si es legítimo mezclar fútbol y política, sorprende la forma como el soberanismo está convirtiendo lo que fue una guerra de sucesión a la Corona española en un relato secesionista que pretende establecer una relación directa y causal con el presente. Es evidente que existe un programa político, disfrazado de historiográfico, diseñado para convertir el tricentenario, el próximo 2014, en un momento cumbre a favor de la separación.…  Seguir leyendo »