Jon Juaristi

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La heroica normalidad de Ordóñez

Muy pocas veces hablé con Gregorio Ordóñez. Bilbao y San Sebastián, cercanas en la geografía, siguen siendo en trato social mutuo más distantes que Oviedo y Cádiz, ciudad esta última de montañeses y asturianos. En realidad, San Sebastián está tan lejana de Bilbao como de la Guipúzcoa profunda. En sus memorias, Enrique Múgica Herzog escribía que San Sebastián ha vivido de espaldas a la provincia, cuya capitalidad natural ha residido siempre en Tolosa. Los bilbaínos íbamos rara vez a Donostia, a pesar de lo que rezaba una canción bochera: «¡Qué suerte tienes, oh, Bella Easo! /¡Tener Bilbao a sólo un paso!».…  Seguir leyendo »

Rémi Brague (París, 1947) es uno de los más importantes pensadores católicos europeos. Profesor emérito de Filosofía Medieval en la Sorbona, se diría un Étienne Gilson pasado por el 68 y la globalización (además de conocer en profundidad la filosofía antigua y medieval de occidente, es una autoridad indiscutible en filosofía árabe). Jaime Mayor Oreja (San Sebastián, 1951) pertenece también a esa generación, que es la mía. Ambos presentarán en París, pasado mañana, el manifiesto de la plataforma cultural One of Us, cuyo texto han tenido a bien hacerme llegar, solicitando, más que mi adhesión, una opinión sobre su contenido. Como la mayoría de los lectores no lo conocerán aún, me creo en el deber de ofrecerles una síntesis del mismo.…  Seguir leyendo »

Extracto del texto cuya lectura pública impidieron los reventadores del acto inaugural del curso universitario, el pasado lunes 3 de septiembre, en la Universidad Autónoma de Madrid.

Comienza este nuevo curso en las circunstancias más difíciles que haya atravesado nuestro país desde la Transición. No sólo seguimos inmersos en una gravísima crisis económica cuyo final no atisbamos todavía, sino que vemos además arreciar las críticas desabridas contra la Constitución Española en vigor. En parte, el desconcierto que la crisis ha suscitado en la ciudadanía es comprensible. Ninguna constitución es perfecta, y la nuestra, que plasmó un pacto entre fuerzas marcadas por profundos antagonismos del pasado próximo, exigió a todas ellas renuncias y concesiones recíprocas.…  Seguir leyendo »

Ante todo, creo que no sería honesto por mi parte ocultar que lo que ETA diga o deje de decir me parece irrelevante para la erradicación del terrorismo nacionalista, un fenómeno que está en clara recesión desde hace varios años, a través de los cuales ha quedado suficientemente demostrado que los únicos medios para terminar con semejante lacra son la acción policial y la de los tribunales de justicia, ajustadas ambas a las leyes del Estado de Derecho. Como la propia banda afirma en su comunicado, no hay atajos practicables. Es obvio que ETA entiende esta expresión en los términos de su propio delirio congénito, que la hace creerse un Estado virtual, pero cabe esperar que el Gobierno la interprete a partir de la funesta serie de experiencias acumuladas por el socialismo español en su tratamiento del problema terrorista desde la primera legislatura de Felipe González a la primera de Rodríguez Zapatero.…  Seguir leyendo »

Que ETA siga matando o intentándolo, como ayer en Mallorca y el pasado miércoles en Burgos, despierta sentimientos extendidos de indignación y hastío que no facilitan precisamente la apreciación de matices y discontinuidades, inevitable -y hasta, diría yo, necesaria- cuando se aborda un fenómeno histórico que se ha perpetuado durante medio siglo. El comunismo soviético o el franquismo, por ejemplo, son totalidades cerradas y felizmente concluidas, en las que no sólo los historiadores reconocen transformaciones internas a lo largo de su existencia, pero, antes de la caída del muro o de la muerte de Franco, la mayoría de sus partidarios y enemigos tendían a percibirlos como permanencias o reiteraciones de unos acontecimientos originarios y arquetípicos, la Revolución de Octubre y el Alzamiento Nacional, respectivamente.…  Seguir leyendo »

Creo que se equivoca el ministro Rubalcaba al insistir en lo del carácter fortuito del atentado de Capbreton. Suena como aquella infame manía de llamar accidentes a los atentados, que tanto le costó al Presidente Rodríguez erradicar de su lengua de madera. Nada es fortuito cuando los comandos de ETA patrullan por las Landas con las pistolas a punto. Resumiendo: el encuentro de los asesinos y de sus víctimas ha sido tan casual como el de los cazadores y las perdices. Porque los terroristas saben perfectamente lo que todos los demás sabemos; o sea, que hay policías españoles en la zona, colaborando con los franceses en tareas de información, sin portar armas.…  Seguir leyendo »

Sin duda, el atentado de Galdácano es una represalia por la detención y encarcelamiento de los dirigentes de Batasuna. Por si no estaba claro, la banda subraya así la relación orgánica que mantiene con su brazo político: la bomba lapa en el coche del concejal socialista Juan Carlos Domingo complementa las acusaciones lanzadas estos últimos días contra el PSOE por Fernando Barrena.

Hay que tomarse en serio las palabras de Barrena, porque constituyen el único indicio discursivo fiable de los futuros movimientos de ETA. Sabemos ya que su obsesión actual -la de ETA y la de Barrena- es castigar al PSOE por una traición real o imaginaria, lo mismo da (puesto que los terroristas la viven como muy real).…  Seguir leyendo »

Los promotores del NP constituyen magníficos ejemplos de valentía cívica. Como María San Gil, Regina Otaola o Laura Garrido, ni más ni menos. O sea, que el temple heroico común a todos ellos y que nadie les discute no debería considerarse pertinente a efectos de una serena valoración de los distintos papeles que les van a corresponder al NP y al PP en las próximas elecciones. Mi tesis, como quedó claro en la primera parte de este análisis, es que al NP se le reserva el de dificultar la alternancia, y ello, añado ahora, con independencia de las buenas intenciones de Savater, Rosa Díez, Mikel Buesa y Carlos Martínez Gorriarán.…  Seguir leyendo »

La editora Ana Nuño me sugiere unas siglas para la criatura política a la que todo el mundo se refiere como «el partido de Rosa Díez». Con apresuramiento, la calificaba yo el otro día de «neonata». Sus promotores sostienen que aún no ha concluido la gestación, pero, por si acaso, ya han propuesto algún nombre -abstruso y difícilmente memorizable- para el bautizo. Ana piensa que lo más sensato sería referirnos a dicho proyecto como NP, que lo mismo podría corresponder a Nuevo Partido que a No-Partido, habida cuenta de que no acaba de nacer y se anuncia además como superación hegeliana de los partidos realmente existentes.…  Seguir leyendo »

La fecha de composición del Cantar de Mío Cid (1207) es más convencional que exacta, pero ha bastado para justificar este imperceptible octavo centenario que tanto contrasta con los fastos cervantinos de 2005. El Cid nos parece hoy a los españoles muy lejano, una figura absurda y exótica. Apreciar el poema de Per Abbat equivale, incluso en el medio universitario, a sentar plaza de cavernícola. Y, sin embargo, esta visión es más reciente de lo que se piensa. Para ilustrados y románticos liberales, Rodrigo Díaz de Vivar fue símbolo de la resistencia popular -en cierto modo, burguesa- a la aristocracia de su tiempo, y así lo vieron folletinistas republicanos como Manuel Fernández y González.…  Seguir leyendo »

Javier Rioyo ha contado en El País algunas circunstancias de la tentativa, auspiciada por el presidente Aznar, de componer una letra para el himno nacional español. Creo que debo aportar mi versión de los hechos, que no coincide exactamente con la suya ni con otras, también de tercera mano, que corren por ahí. No se trataba de imponer un texto incuestionable, como se ha llegado a afirmar, sino de elaborar una propuesta que pudiera ser objeto de debate parlamentario. Fuimos convocados para ello, por Luis Alberto de Cuenca (a la sazón Secretario de Estado de Cultura), José Jiménez Lozano, Joan Margarit, Abelardo Linares, Ramiro Fonte y quien esto escribe.…  Seguir leyendo »

El Partido Popular está moralmente obligado a proponer la restauración del pacto antiterrorista, pero no le conviene en absoluto hacerlo. Nada hay que permita prever un cambio en la política del Gobierno -o sea, en su carencia de política- frente a ETA, y no reportaría beneficio alguno al principal partido de la oposición secundar la previsible actividad errática de aquél en lo que quede hasta las elecciones generales, ni mucho menos comprometerse a renunciar a toda crítica de la misma. Rajoy está en una posición difícil que exige un colosal esfuerzo de imaginación. No debe dejarse arrastrar al abismo. Su compromiso con la nación e incluso su compromiso con el electorado popular, que ha tragado demasiada bilis durante toda esta legislatura, es más importante que cualquier compromiso con Rodríguez, que ha demostrado con creces ser un personaje indigno de la mínima confianza, un inepto y un traidor compulsivo a todo acuerdo que haya podido suscribir con la derecha.…  Seguir leyendo »