Jordi Borja

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Por qué los pobres votan a la derecha es ya casi un clásico de las ciencias sociales del norteamericano Thomas Frank publicado en el 2004. Ante fenómenos como el Brexit británico o la victoria electoral del Partido Popular es fácil recurrir al populismo. Las elites, incluso progresistas, se escandalizan de que gran parte de las clases populares “voten mal”. Unos días anteriores a las elecciones tuvimos el almuerzo mensual con un pequeño grupo de militantes históricos de Comisiones Obreras. Hicimos la porra para determinar quién sería el próximo presidente de gobierno, todos menos dos coincidimos que sería Mariano Rajoy.

Ya se sabe que en momentos de cambio la tentación es el orden, aunque haya injusticia, como dijo Goethe y antes Ignacio de Loyola.…  Seguir leyendo »

El título, como seguramente saben, se debe a un presidente de EE.UU., Monroe, en 1823. El inspirador fue el secretario de Estado J.Q. Adams. Esta doctrina la han seguido todos los presidentes norteamericanos. Las intervenciones directas o indirectas han sido constantes. Recuerden la respuesta de Roosevelt cuando le comunicaron el golpe de Estado de Somoza en Nicaragua. Le advirtieron que era un “hijo de puta”. Respuesta: “Es probable. Pero es nuestro hijo de puta”. El expresidente brasileño F.H. Cardoso, amigo de EE.UU., me comentó en una comida privada: “Los gobiernos norteamericanos son mucho peores para los latinoamericanos de lo que pensábamos cuando éramos muy izquierdistas”.…  Seguir leyendo »

El descrédito de los políticos y los partidos es evidente. Es injusto considerar por igual a todos los políticos y más aún afirmar que todos o la mayoría de ellos son corruptos. Pero en política la realidad es sobre todo lo que parece. Y la desconfianza de gran parte de la población es grave para la democracia, porque la ciudadanía se desvincula de las instituciones y estas se vuelven cada vez más vulnerables ante los poderes fácticos.

Para reforzar la democracia es preciso recuperar la dignidad de la política. Y esto no depende solo de las leyes ni de los estatutos de los partidos, sino sobre todo del comportamiento de las personas que la representan.…  Seguir leyendo »