Jordi Mercader

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Los independentistas llevan años dando tumbos por el mapa en busca de referentes internacionales para la construcción de la nueva república catalana. El presidente Puigdemont echó mano, hace poco, del ejemplo de Kosovo para vaticinar que un día no muy lejano el presidente de la Generalitat será recibido en Bruselas con los mismos honores que el primer ministro kosovar. Seguramente se dejó llevar por la tensión parlamentaria para citar un pésimo ejemplo de vía a la independencia, o quizá solo pretendía disimular el pequeño fiasco diplomático de no haber conseguido una audiencia con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker.…  Seguir leyendo »

La mitad del mundo atrapada por ‘Juego de tronos’ está en vilo por saber si Jon Snow sigue vivo. La atención aquí se centra en diagnosticar el estado de salud política de los negociadores de un gobierno cuando agotan las últimas horas disponibles. Salvo sorpresa, apuntan al mayor fracaso de la clase política española desde la recuperación de la democracia. En otro país europeo, los dirigentes implicados estarían viviendo las horas del miedo, previas a una nueva convocatoria electoral atribuible a su incapacidad manifiesta para el pacto; aquí, casi es perceptible el alivio por no tener que gobernar en condiciones difíciles, tanto por la composición de cualquiera de los gobiernos posibles como por las circunstancias económicas y sociales, agravadas por la crisis del déficit público.…  Seguir leyendo »

El independentismo salió por su propio pie de la UCI, después de tres oscuros meses flirteando con el fracaso más absoluto. La elección del nuevo presidente de la Generalitat, los discursos que le siguieron y los gestos que los acompañaron no pueden disimular, sin embargo, las debilidades políticas del movimiento. Al proceso se le ha practicado una cura de urgencia, imprescindible para evitar la muerte prematura, pero insuficiente para combatir la gravedad de unos síntomas evidentes que amenazan seriamente su futuro.

Los factores de riesgo del proceso son un secreto a voces: las dudas sobre la viabilidad de la hoja de ruta aprobada por el Parlament, la desconfianza entre los partidos a cuenta de sus intereses electorales; las sospechas hacia los convergentes por su mochila de corrupción; la radicalización de los republicanos y su insistencia en fijar fechas límite para todo y los tics revolucionarios de la CUP que les empujan a quererlo todo y ahora.…  Seguir leyendo »

Nuestro mensaje no llega a los ciudadanos. Esta es una excusa muy socorrida de gobiernos en dificultades políticas, afectados de retrocesos en la aceptación popular. No comunicamos bien, se lamentan ministros y dirigentes de los partidos afectados. Y a veces es verdad, pero no siempre. Justamente ahí está empantanado en este momento el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. La paradoja resulta atractiva. ZP, el gran comunicador que pasó del anonimato a líder del PSOE y a la Presidencia del Gobierno, gracias en buena parte a la magia de la imagen y la palabra, resulta que ahora anda perdido en este callejón del déficit comunicacional.…  Seguir leyendo »

Post festum, pestum.

Después de fiesta, peste. Lo decían los romanos y mi profesor de latín los lunes. La consulta de Arenys de Munt fue una fiesta, pero no un éxito y menos aún un acierto. Catalunya tiene derecho a un referendo convocado por el Rey para saber si quiere o no la independencia. Aquel día, como buen federalista, votaré no. Lo que Catalunya no se merece es la serie de fiestas populares que nos esperan. Todas legítimas, pero jurídicamente irrelevantes y políticamente inconvenientes. El independentismo y los partidos que hacen de él bandera saldrán perjudicados; y, de rebote, el Govern, demasiado cómodo haciendo la estatua.…  Seguir leyendo »

El menos de los males.

¿Puta? ¡Reputa!» Eso dice el casposo Torrente de la mujer de uno por acostarse con todo macho viviente. Pero ¿es puta por refocilarse en el sexo? ¿Y si el goce le reporta además la licencia de un bar, plaza en la universidad, o posición relevante en una empresa? Tantos sentidos distintos para el término prostitución dificultan proponerle soluciones. Pero ¿las requiere o son el uso de la vía pública, el control sanitario del colectivo y la evitación del crimen organizado lo que nos preocupa? Porque tal vez la mayor parte de la sociedad no condena la venta o alquiler que uno haga de su cuerpo –al fin y al cabo nadie se ha metido con la que alquiló su útero a Ricky Martin para que consiguiese sus gemelas–, ni hay cruzada general contra toda esa juventud (modelos y exmodelos se llevan la palma) que casualmente sólo se enamora de personas ricas y famosas que les triplican la edad, ni hay quien critique lo de aguantar un matrimonio por mantener el nivel de vida.…  Seguir leyendo »

Pataleta o seducción.

Que si se puede, que si no, que si antes de la sentencia, que si después… Reconozco la habilidad de algunos para hacer noticia de una incógnita (la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut) a su vez colgada de obviedades, a saber: 1. Manifestarse es un derecho constitucionalmente reconocido. 2. Pero no cualquier idea se puede manifestar lícitamente, porque la libertad de expresión, nos guste o no, es limitada. Y 3. No siempre las manifestaciones favorecen a los manifestantes, o a la democracia, o a una ciudadanía cansada del uso partidista del mito de la participación.…  Seguir leyendo »