Jorge de Esteban

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Para ser presidente de la Generalitat de Cataluña, el primer requisito necesario es el de ser diputado efectivo en plenitud de derechos, lo que únicamente se alcanza cuando se hayan cumplido los requisitos que expone el artículo 23 del Reglamento vigente del Parlamento catalán. Por eso, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, en estos momentos, no pueden ser ninguno de los dos candidatos a la Presidencia de la Generalitat si no cumplen previamente las condiciones que establece el citado artículo.

Así las cosas, este problema se presenta más complicado para el primero, por no decir imposible, porque estos requisitos, como vamos a ver, no se pueden cumplir estando fuera de España -y si volviera, sería detenido inmediatamente-.…  Seguir leyendo »

En memoria de José Manuel Maza, un jurista prestigioso y valiente como deben ser los que necesita la Constitución.

La Constitución española de 1978 -el próximo año se conmemora su 40 aniversario- posee varias características que son insólitas en nuestro constitucionalismo y que la convierten en uno de los grandes éxitos que España como Nación ha conocido en su historia. Para empezar hay que señalar -aspecto que no se valora suficientemente -que es la única Constitución española que se ha aprobado mediante la reforma de la anterior, es decir, según el procedimiento de reforma que incluían las Leyes Fundamentales del franquismo, aunque no fuesen una verdadera Constitución.…  Seguir leyendo »

Las declaraciones que hizo ante el fiscal y el juez Llarena, la hasta ahora presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha revolucionado todo el horizonte independentista catalán, hasta el punto de que ya no cabe hablar de una República catalana, al menos a corto y medio plazo. La señora Forcadell, ante el pánico de pasarse unos cuantos años tras los barrotes, cantó la palinodia, renegando de la secesión, asumiendo la aplicación del artículo 155 y, por consiguiente, aceptando la Constitución como la norma suprema de Cataluña.

Por supuesto, el Tribunal Constitucional ha declarado ya inconstitucionales las Leyes del Referéndum de Autodeterminación y la de la Transitoridad Jurídica, claves de bóveda de la República catalana que querían construir.…  Seguir leyendo »

Las cosas están así: una verdadera, pero falsa, Declaración Unilateral de Independencia que se halla en estado latente y una engañosa aplicación del artículo 155 de la Constitución. Esto es, el Gobierno parece que aplica, como respuesta a ese desafío, el artículo 155, pero lo hace de tal manera que no es extraño que quede en agua de borrajas. Primero, porque, después de lo visto, es absurdo preguntar a Puigdemont si realmente declaró la independencia. En caso de que diga que no o de que no conteste antes del día 19, el Gobierno aplicará el 155. Pero es público y notorio que Rajoy, su Gobierno y el PSOE estarían encantados si dijera que ha sido un mal entendido y que, por consiguiente, se vuelve a la legalidad -¿pero a cuál?-, porque nadie tiene interés en adentrarse en las complejidades del artículo.…  Seguir leyendo »

El ex presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Earn Warren, en una conferencia en 1962 sobre James Madison, manifestó que “los padres fundadores de la Constitución se aseguraron de que el Gobierno federal tuviera el poder necesario para gobernar”. Aserto que cobra más fuerza aún en un país extremadamente descentralizado como es el norteamericano, en el que rige la llamada “cláusula de supremacía”, desarrollada en el artículo VI de la Norma Fundamental. Este artículo, que debe recordarse especialmente en la hora actual española, dice así: “Esta Constitución y las leyes de los Estados Unidos que se expidan con arreglo a ella, y todos los tratados celebrados o que se celebren bajo la autoridad de los Estados Unidos, serán la suprema ley del país y los jueces de cada Estado estarán obligados a observarlos, aun cuando se encuentre en la Constitución o en las leyes de cualquier Estado alguna disposición que lo contradiga”.…  Seguir leyendo »

Como es bien sabido, España es uno de los primeros países europeo en que se produjo un atentado terrorista de carácter islámico, el 11 de marzo de 2004, el cual hasta ahora cuenta con el mayor número de muertos en toda Europa. Semejante barbarie no fue un hecho casual, sino que vino a demostrar que, aparte del terrorismo interno de ETA y de otros grupúsculos, éramos una clara diana en la estrategia terrorista islámica tras todo lo que estaba ocurriendo en Afganistán, Irak, Siria y, últimamente, desde la creación del IS.

A ojos vistas, por caprichos del azar, este atentado sangriento e irracional que ha sufrido Barcelona, ha venido a coincidir con el mayor problema que afecta actualmente a España en su continuidad como Nación, esto es, con la amenaza separatista de la Generalitat de Cataluña, mayoritariamente gestionada por independentistas.…  Seguir leyendo »

Como sostiene el novelista norteamericano Paul Auster, no hay nada más ilusorio que lo que se entiende normalmente como la propia voluntad. En efecto, según él, los hechos que ocurren se deciden con frecuencia sin la intervención de los afectados, porque la vida de todos los hombres comporta en el fondo una indefensión que oscila entre nuestra voluntad y la música del azar.

De este modo, ha sido aparentemente el azar el que ha hecho coincidir en estos días el destino de dos personajes populares de la sociedad española y cuyas profesiones no podían estar más alejadas. Uno, era en su origen profesional inspector de Hacienda, para convertirse después en un poderoso banquero.…  Seguir leyendo »

No es necesario insistir en que lo mejor para España y para Cataluña, sería que no se llegase a celebrar el anunciado referéndum ilegal del 1 de octubre, en razón de que se hubiese logrado, en el escaso tiempo que queda, un acuerdo razonable en el que no hubiera vencedores ni vencidos. ¿Es ello posible? Posible sí lo es, pero lo veo muy problemático por el temperamento de ambas partes y por su falta de flexibilidad e imaginación. En consecuencia, vamos a suponer que no se logre tal acuerdo y, lo que es peor, que ni siquiera lo hayan intentado. Ojalá me equivoque, pero siendo así, no hay más remedio que aplicar las normas convenientes para evitar la debacle del Estado.…  Seguir leyendo »

Lo ha dicho muy gráficamente el gran Raúl del Pozo: es como si se conmemorase la batalla de Austerlitz y no se invitase en sitio de honor a Napoleón. En otras palabras, es un verdadero escándalo que cuando se conmemora en las Cortes, de forma solemne, los 40 años de las primeras elecciones democráticas después de la Dictadura, no estuviese presente el inspirador nato de la Transición. Para comprender mejor lo que digo hay que volver la vista atrás.

Corría el año 1961. Yo había acabado el año antes la licenciatura de Derecho en la única Facultad que había entonces en Madrid, y me había matriculado en los cursos del Doctorado con vistas a mi preparación a las oposiciones a la cátedra de Derecho Político, como se llamaba entonces a mi asignatura.…  Seguir leyendo »

Esta aseveración simplista del líder de Podemos, Pablo Iglesias, expresada en defensa de la celebración del referéndum independentista catalán, confirma que, por su edad, no sabe lo que es vivir en una Dictadura con partido único, en la que las pocas veces que había elecciones para nombrar algún cargo oficial siempre obtenía el mayor número de votos Sofía Loren.

Es más: cuando se realizó el referéndum para la aprobación de la Ley Orgánica del Estado (LOE) de 1966, el entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga, en su fervor patriótico, llegó a afirmar que, con una participación de casi el 90% del electorado -casi nada-, se aprobó la norma con cerca del 96 % de votos afirmativos -qué menos-.…  Seguir leyendo »

No; no me refiero a la versión clásica del problema catalán, tal como lo diagnosticó hace casi un siglo Ortega y Gasset, y que estos días parece que ha llegado a su paroxismo. Como es sabido, los nacionalistas ya han intentado por tres veces -en 1873, en 1931 y en 1934- la creación de un Estado propio, pero con la salvedad de mantener en las tres ocasiones alguna conexión con el resto de España. En efecto, en 1873 los federalistas José García Viñas y Paul Brousse proclamaron “el Estado catalán federado con la República española”; en 1931, Francesc Maciá, el mismo día que se proclamaba la II República en España, declaró «el Estado catalán, que libremente y con toda cordialidad, pedía a los otros pueblos hermanos de España su colaboración para crear una Confederación de pueblos ibéricos»; y, por último, Lluis Companys, el 6 de octubre de 1934, proclamó el “Estado catalán de la República Federal española”, es decir, un Estado dentro de otro Estado.…  Seguir leyendo »

Cuando el régimen franquista comenzó a mostrar las señales inequívocas de su fin, con Franco artificialmente mantenido vivo en el Hospital de la Paz, se abrió un peligroso periodo de incertidumbre, en el que “la fatalidad hispana -como ha escrito recientemente Javier Gomá- parecía abocar una vez más al renacer de los viejos odios y antagonismos”.

Sin embargo, aunque el desánimo era general ante la incertidumbre del futuro, ya habían comenzado a formularse algunos proyectos -unos más sinceros que otros- para intentar implantar la democracia en España. Pero no es esa la cuestión que quiero abordar aquí, sino otra más limitada pero de gran alcance.…  Seguir leyendo »

El periodista catalán, José María Brunet, es un magnífico profesional de La Vanguardia, destinado en Madrid desde hace ya muchos años y al que yo conocí en Roma, poco antes de mi cese como embajador ante el Quirinal. Entonces no tuve apenas tiempo de tratarlo, pero, desde que es corresponsal del periódico catalán en Madrid, soy un lector asiduo de sus crónicas, máxime cuando se ha especializado en la actividad del Tribunal Constitucional.

Hace pocos días publicó un artículo sobre mi colega, Carles Viver i Pi-Sunyer, definiéndole como “el jurista de la independencia” (de Cataluña, obviamente), lo cual es un claro oxímoron porque un jurista defiende el Derecho, pero no lo destroza.…  Seguir leyendo »

Artur Mas, tras conocer la sentencia condenatoria del Tribunal Superior de Cataluña (TSJC), ha afirmado con toda rotundidad que “la ley no es igual para todos”. Y tiene toda la razón. La ley no es igual para todos, especialmente en Cataluña, donde su clase gobernante piensa que la obligatoriedad de las normas, incluso las que aprueba el propio Parlament, no les concierne. Por lo tanto, para los independentistas catalanes, hoy desgraciadamente en el Govern, la única legitimidad a la que dicen someterse es la que emana del territorio catalán, según el número de votos que ellos decidan como válido. Cataluña no es país para leyes.…  Seguir leyendo »

Adopto como título de este artículo el de la famosa obra del poliédrico François Mitterrand en su alegato contra el general De Gaulle, aunque naturalmente lo que digo aquí no tiene nada que ver con aquella controversia. Pero me parece que ese enunciado es enormemente expresivo de lo que viene ocurriendo en Cataluña desde hace ya muchos años.

Ahora bien, el concepto de golpe de Estado ha ido evolucionando desde sus primeras enunciaciones hasta llegar a esta nueva forma catalana de hacerse con el poder y, consecuentemente, de lograr la independencia. En efecto, el francés Gabriel Naudé, uno de los primeros autores que se ocuparon de este concepto en el siglo XVII, en su libro Consideraciones políticas sobre los golpes de Estado, lo define en plural, afirmando que “son acciones osadas y extraordinarias que los príncipes están obligados a realizar en los negocios difíciles, contra el derecho común, sin guardar siquiera ningún procedimiento ni formalidad de justicia, arriesgando el interés particular por el bien público”.…  Seguir leyendo »

¿Qué es lo que sucedería a un inconsciente cuando se le acaba el camino que desemboca en un precipicio y continúa andando? No hace falta decirlo, porque es de cajón. Pues bien, si recurro a este ejemplo es porque me parece un buen símil para entender lo que podría suceder a la Generalitat catalana si persiste en llevar adelante el Pacto Nacional por el Referéndum a favor de una consulta acordada con el Estado para la independencia o un referéndum decidido de forma unilateral. En cualquiera de los dos casos, nos encontramos ante una tautología: “Referéndum o referéndum”, cuyo fin previsto naturalmente es lograr de forma pacífica y definitiva la separación de España.…  Seguir leyendo »

Celebramos hoy el Día de la Constitución tras 38 años de vigencia, un periodo que con sus luces y sus sombras pone de manifiesto ciertas circunstancias insólitas en un país que es tan dado a la anormalidad, a la provisionalidad y a los enfrentamientos violentos. Sin embargo, a pesar de focos localizados de terrorismo y de corrupciones diversas, la vida política en general se ha desenvuelto dentro de unos cánones democráticos semejantes a los de otros países europeos. Algo inédito que nunca había ocurrido desde la aparición del constitucionalismo en España, esto es, por primera vez en dos siglos hemos vivido en un Estado de Derecho.…  Seguir leyendo »

En las recientes elecciones norteamericanas se ha concentrado el foco de atención -y con razón- en las personas de Donald R. Trump, próximo presidente de EEUU y de Hillary Clinton, la candidata perdedora. Sin embargo, ambos iban acompañados en el ticket electoral por los respectivos candidatos a vicepresidente, figura que merece que le prestemos alguna reflexión.

El vicepresidente de los Estados Unidos desempeña un papel sin importancia en tanto que el presidente ejerza sus funciones, esto es, la Constitución americana señala en su artículo II que únicamente “en caso de que el Presidente sea separado de su puesto, de que muera, renuncie o sea incapacitado para dar cumplimiento a los poderes y deberes del referido cargo, este pasará al Vicepresidente…” De no ser así, el vicepresidente no tiene más función reconocida constitucionalmente que la de ser presidente del Senado, votando únicamente en caso de empate.…  Seguir leyendo »

Hace unos días Julio Llamazares comenzaba un esclarecedor artículo con estas palabras: “Este es el panorama de la política española a fecha de hoy: un partido -el que gobierna el país en funciones- que tiene a la mitad de sus dirigentes sentados en los banquillos de los juzgados acusados de corrupción (a pesar de lo cual sigue siendo el más votado); un segundo partido -el que encabeza la oposición, también en funciones- que parece un patio de vecindad, con todos sus responsables a la gresca; un tercero, que a lo que aspira según su líder es a dar miedo; un cuarto, que va y viene ofreciendo sus votos al mejor postor y cinco o seis más pequeños, pero no por ello menos decisivos, que van desde los que piden la independencia para Cataluña y el País Vasco hasta los que se conforman con inversiones extras en sus territorios de implantación importándoles un rábano el resto de los españoles.…  Seguir leyendo »

Tal y como está regulado el Senado en nuestra Constitución es un engendro que ha condicionado su existencia hasta nuestros días, momento en que muchos consideran que debe reformarse o desaparecer.

La razón de este evidente error se debe a que los constituyentes cuando lo concibieron como Cámara Alta de nuestro régimen parlamentario, pusieron la carreta delante de los bueyes. Dicho de otra manera, el Senado, en un sistema descentralizado territorialmente, como era el que deseaban los autores de la Constitución, tenía que ser el espejo en el que se reflejase el diseño final del llamado Estado de las Autonomías. Pero el Título VIII no estableció ningún modelo definitivo, sino simplemente las vías procesales para que los diversos territorios de España pudiesen acceder a la autonomía.…  Seguir leyendo »