Jorge Quiroga

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de julio de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Neomar Lander, joven venezolano, diecisiete años, delgado, mirada decidida, impetuoso. Marchaba por las calles con un casco en la cabeza, una camiseta raída que rezaba «Yo soy libertador», máscara antigás colgando del cuello, guante en la mano derecha para devolver las calientes bombas lacrimógenas, flor en la otra para entregarla a los represores.

El 7 de junio un proyectil que se desplazaba a 270 km./hora, disparado a quemarropa, le partió el pecho y acabó con su vida. Como Neomar, muchos jóvenes libertadores están dando la vida por su Venezuela.

Leer esto es posible, pero escucharlo de su madre, sentada frente a uno, es imposible.…  Seguir leyendo »

A Vladimir Padrino, ministro de Defensa y general de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, y a los oficiales y militares venezolanos.

Están ustedes ante una encrucijada, tienen pocos días para escoger su camino. O pasarán a la historia como esbirros serviles de la dictadura narco-criminal, corrupta, inepta, atroz y feroz que busca aniquilar la democracia con su para-narco-constituyente cubana. O honrarán su uniforme, el legado de Bolívar y la Constitución dando dos pasos al costado: primero, parando la represión que ha dejado casi setenta muertos en setenta días de protestas; segundo, rechazando la pantomima electoral de la constituyente golpista de Maduro.

Recuerden el 6 de diciembre de 2015, cuando el régimen quiso mantener abiertos los centros electorales para robarse el Parlamento.…  Seguir leyendo »

Hace dos siglos un venezolano subió a su caballo, atravesó los Andes y liberó cinco países. Hoy la tierra de Bolívar está bajo el yugo de una dictadura narco-criminal, incompetente, corrupta y cruel. Hoy el espíritu del Libertador vive en los venezolanos que suben a Facebook o Periscope las crónicas diarias de su épica gesta, que está recuperando la democracia para su Patria.

Maduro ha reducido su país a escombros y una distopía surrealista. Gente en mercados hace colas interminables, marcados como ganado mientras la inflación más alta del mundo devora sus bolsillos, encuentran anaqueles casi vacíos y viven expuestos a una criminalidad escalofriante.…  Seguir leyendo »