Jorge Trías Sagnier

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de junio de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Este es mi recuerdo de los acontecimientos que tuvieron lugar entre el 11 y el 15 de marzo de 2004, hace ya 18 años. Madrid quedó asolada por el mayor atentado terrorista de nuestra historia. El ataque dejó 192 muertos y más de mil heridos en las calles de la capital de España.

Todavía hoy, muchas personas no creen la versión oficial. Es decir, que Al Qaeda y una de sus franquicias marroquíes fueron los responsables de la masacre.

El efecto inmediato del atentado, aparte de la devastación humana, fue la caída del Gobierno del Partido Popular, que todavía presidía un José María Aznar al que iba a suceder probablemente, según todos los sondeos, Mariano Rajoy.…  Seguir leyendo »

Muchos son los errores que ha cometido el futuro expresidente del PP Pablo Casado. También ha tenido aciertos evidentes. Alguno de ellos, sin embargo, le ha costado la presidencia del partido. Cuando se acierta y se yerra casi sin solución de continuidad, ocurre la catástrofe. Y eso es lo que le ha pasado a Casado.

No se puede nombrar portavoz a una persona, Cayetana Álvarez de Toledo, para desautorizarla casi desde el mismo momento de su nombramiento.

Lo mismo ha sucedido con la presidenta de la Comunidad de Madrid. Ambas políticas fueron aupadas a sus puestos gracias a la determinación de Casado.…  Seguir leyendo »

En junio de 2021 se visualizó en la plaza de Colón de Madrid la unidad de los tres partidos de la oposición contra los nacionalismos, los populismos y el socialismo tras la concesión de los indultos a los separatistas catalanes. PP, Vox y Ciudadanos se dieron ese día la mano a pesar del rechazo de alguno de sus más emblemáticos líderes, como Manuel Valls.

Hace sólo unos días, y calle arriba, ante la sede del PP en la calle Génova, más de 3.000 militantes del PP y simpatizantes de Isabel Díaz Ayuso se manifestaron para mostrar su desacuerdo con el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y su secretario general, Teodoro García Egea.…  Seguir leyendo »

Una de las secciones más visitadas del diario La Vanguardia son las dos viñetas que diariamente se publican. Una de ellas contiene, respecto de la otra, ocho errores. Hay quien incluso cronometra el tiempo que tarda en descubrirlos.

Imaginemos ahora dos viñetas con el Partido Popular y su líder, Pablo Casado, como protagonistas, acompañados de varios personajes secundarios. Hay que descubrir dónde se hallan los ocho errores. No es tarea difícil.

1. Aparecen José María Aznar y Mariano Rajoy en ambos dibujos dando consejos al oído de Casado. Este los escucha con atención y termina haciendo lo que ellos le susurran.…  Seguir leyendo »

Camilo José Cela con 45 años

Era uno de esos días de lluvia fina, gris y pegajoso, de Madrid. Camilo José Cela entró en mi despacho puntual (lo era y mucho, ni un minuto antes ni uno después) a la hora convenida, las 10:30. Cela era cliente mío desde hacía ya algunos años y habíamos entablado una relación de amistad y confianza mutua.

Teníamos que estar a las 11:00 en el Tribunal Supremo pues su presidente, Pascual Sala, iba a hacernos entrega del último garrote vil que se había utilizado en España para ajusticiar a un condenado a muerte. La Fundación Camilo José Cela pretendía exhibirlo en su sede de Iria Flavia, en una sala que ya estaba preparada, con manuscritos, objetos y grabados de ajusticiados sobre Pascual Duarte, el personaje de su primera obra, con la que se dio a conocer y que le catapultó a la fama.…  Seguir leyendo »

La reunión de la Junta de Defensa Nacional tras el 23-F a la que asistió Francisco Laína como director de Seguridad del Estado. Europa Press

Francisco Laína ha fallecido este sábado en Ávila. Llevaba muchos años apartado de la política, pero siempre estaba atento a lo que pasaba. Laína y varios de sus compañeros que se dedicaron a la política en los aledaños del franquismo postrero, tuvieron todos un gran “secreto” que hoy constituye una rareza en la vida política: no dejaron nunca de ser amigos. Suárez, Martín Villa, Eduardo Navarro, Josep Meliá, Ortí Bordas, Alberto Aza, Laina, Graullera y alguno más del que seguro me olvido, siempre fueron, sobre cualquier otra circunstancia, amigos.

A todos ellos conocí, a algunos los traté con asiduidad. Fue el caso de Eduardo Navarro Álvarez, que había trabajado con mi padre en la Comisaría para la Ordenación Urbana de Madrid.…  Seguir leyendo »

Jonathan Swift, irlandés y uno de los grandes escritores en lengua inglesa del siglo XVIII, escribió la que se considera su obra maestra, Los viajes de Gulliver, no sólo como una sátira a los libros de viajes a islas desiertas que proliferaron a lo largo de ese siglo, sino como una crítica mordaz de la naturaleza humana. Ahora se suele leer en versiones infantiles, aunque en realidad se trata de un profundo y entretenido tratado político.

Gulliver no está solo como Robinson Crusoe, luchando contra piratas y el caos, sino que llega después de un naufragio a una isla, Lilliput, regida por una monarquía fuertemente organizada y jerarquizada.…  Seguir leyendo »

Me contaron que en una de esas distendidas y placenteras cenas de verano, poco después de haber ganado las elecciones por carambola José Luis Rodríguez Zapatero, uno de los que progresaron con él, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo, para los amigos), ultra liberal metido a socialista de conveniencia que ocuparía la secretaría de Estado de no sé qué, pero sobre todo el gobierno del Banco de España, hombre sensato y hermano de su hermano, comentó: “Lo malo no es que acaben echándonos a patadas por la que estamos liando, sino que vamos a dejar el país hecho un solar”.

Recuerdo haber comentado ésto cuando escribía en ABC con un si non è vero è ben trovato.…  Seguir leyendo »

Comienzo mi colaboración en EL ESPAÑOL el día que conmemoramos el cuadragésimo tercer aniversario de la Constitución de 1978, la más longeva de cuantas han sido desde aquella legendaria de Cádiz de 1812.

Los constituyentes de entonces, los del 78, se propusieron que sobre los principios de libertad, igualdad y solidaridad quedase asentada la Nación española. Una Nación considerada como patria común de todos los españoles a partir de un patriotismo concebido como patriotismo constitucional. Fuera quedaba el nacionalismo franquista y cualquier otro nacionalismo excluyente, como el que comenzaba ya a crecer en los suelos catalán y vasco.

Quienes vivimos aquellos años de la Transición vemos hoy con nostalgia el amplio consenso al que llegaron los partidos políticos, incluso alguno que se consideraba nacionalista (catalán).…  Seguir leyendo »

El Papa y el matrimonio gay

Recuerdo el sangrante comentario de un religioso muy próximo a la Curia Romana a las pocas semanas de haber sido elegido Papa Jorge Bergoglio, nada menos que con el nombre del santo de Asís: Francisco. Decía el descreído religioso con bastante gracia: «Benedicto XVI sabía muy bien lo que tenía que hacer, pero no sabía cómo. Francisco no sabe muy bien lo qué debe hacerse, pero sí sabe cómo». Estaba claro que la elección del nuevo Papa, después de la dimisión del anterior, no le había gustado nada de nada a este clérigo. Porque la realidad era que Francisco sabía perfectamente lo que debía hacerse y, además, también sabía cómo hacerlo.…  Seguir leyendo »

Es éste un tiempo de zozobra y de incertidumbre y el artificial debate abierto sobre el futuro de la Monarquía resulta perturbador, efectivamente. Una inquietud provocada, sobre todo, por la falta de lealtad constitucional evidente del partido Podemos en el Gobierno; y por la ausencia de apoyo, claro y rotundo, del presidente del Gobierno a Felipe VI y a la Monarquía constitucional. Parece como si se pretendiera que el Rey hijo se enfrentara al Rey padre en una lucha shakesperiana como la descrita en la tragedia del Rey Lear. «El amor se enfría, la amistad se disuelve, los hermanos se dividen.…  Seguir leyendo »

Malos tiempos para experimentos

Una cosa que ya se ha llevado por delante el coronavirus es la política o, mejor dicho, la vieja política. No solo nos parecen sin sentido y fuera de lugar esos guiños independentistas que todavía persisten, sino también los discursos vacuos que hemos escuchado en el Congreso de los Diputados. Unos proponiendo el «nuevo Pacto de la Moncloa» a modo de mágico talismán; y otros rechazándolo con encriptadas frases más o menos ingeniosas fabricadas en las oficinas de la mercadotecnia de los partidos. Mientras tanto, como la gente se va muriendo a millares, la indignación va in crescendo y, en el mejor de los casos, apretamos el botón del mando televisivo para no escuchar mentecateces.…  Seguir leyendo »

Unamuno lengua de acero

Presidía las Cortes Constituyentes de la República don Julián Besteiro y en los primeros frescos de aquel mes de septiembre de 1931 se discutía la cuestión de la lengua y la obligatoriedad de conocer el español. Se hablaba de si debía decirse «español» o «castellano». Y la voz afilada y potente de don Miguel de Unamuno se alzó ese 18 de septiembre sentenciando: «El español, lo mismo me da que se le llame castellano, yo le llamo el español de España, el español de América, y no solo el español de América, sino el español del extremo de Asia, que allí dejó marcadas sus huellas y con sangre de mártir el imperio de la lengua española, con sangre de Rizal».…  Seguir leyendo »

Mientras veía en la televisión salir el féretro de Francisco Franco, portado a hombros por miembros de su familia, de la basílica benedictina -como la de Montserrat- del Valle de los Caídos, bajo la atenta mirada de unos evangelistas que parece que se te vayan a tirar encima, esculpidos por Juan de Ávalos, recordé aquel otro del 23 de noviembre de 1975 en el que, tras un agónico final, se dio por concluida una dictadura que había durado casi cuarenta años. No tenía nada que ver lo que se contaba entonces en los medios oficiales, el NO-DO, TVE o los diarios del Movimiento, con lo que algunos pudimos escribir en los periódicos privados, como ABC, «La Vanguardia» o «YA».…  Seguir leyendo »

El 11 de septiembre, como todos los años desde 1976, ocurrirá lo mismo que todos los años: Los partidos y asociaciones nacionalistas depositarán una ofrenda floral en el monumento a Rafael de Casanovas que, sosteniendo el mástil de la bandera, cae herido al final de la guerra de sucesión en 1714 poco antes de que las tropas de Felipe V vuelven a entrar en la ciudad de Barcelona.

Pero este no es el tema. Hoy este 11 de septiembre marcará, nuevamente, el inicio de la confrontación anual con el Estado y en esta ocasión servirá de plataforma de ensayo para cuando se haga pública la sentencia y comience el festival de protestas por las presumibles condenas de quienes llevan casi dos años encarcelados o fugados.…  Seguir leyendo »

Hartos de los catalanes

El hartazgo por las cosas de Cataluña es palpable. Lo malo no será que la mayoría de españoles acaben hartos de los de esa república inexistente, idiotas, sino que tamaña idiocia termine arrastrando a los que nunca se les (nos) ha pasado ni remotamente por la cabeza ese dislate. Lo de la independencia de Cataluña es una especie de recurrencia que, de siglo en siglo, se apodera de algunos catalanes aventados, como un virus maligno, contagioso y expansivo. En eso estamos. La infinita paciencia cosmopolita y peninsular, española en suma, ha evitado siempre ese desgaje insensato y montaraz.

1. «I catalani».…  Seguir leyendo »

Desde hace unos años aparecen en las fotografías de los actos oficiales del presidente de la Generalitat de Cataluña. No llevan pendiente en el lóbulo de la oreja, como Arnaldo Otegui, e incluso alguno lo hace encorbatado y con aires de propietario. En Cataluña, los viejos terroristas abandonaron las armas hace muchos años, a diferencia de lo que ocurrió con ETA, que no las dejaron hasta ser derrotados. Los asesinos de Bultó y de Viola, por ejemplo, o aquellos que se dedicaban a tirotear en la rodilla a un periodista disconforme, se integraron en la vía pacífica -por llamarla de alguna manera- del nacionalismo catalán en su camino hacia la independencia.…  Seguir leyendo »

España, al borde de la esperanza

Durante 35 años el liderazgo de Jordi Pujol resultó incontestable en Cataluña. Con el valor añadido de que su partido era la clau -la llave- para que hubiese un Gobierno estable en España. Jugó bien sus cartas. Primero fue el presidente González quien tuvo que hacer diversas concesiones para poder gobernar. Y luego, durante la primera etapa de Aznar, se entregó el resto de lo que quedaba. Mientras tanto, el Estado y España, habían ido desapareciendo del imaginario catalán. Josep María Bricall, que fue consejero de Presidencia de la Generalitat con Tarradellas, nos brinda un botón de muestra: «En 1986, Javier Solana, entonces ministro de Cultura, ofreció a la Generalitat convertir el Liceo en el gran teatro de ópera nacional, como lo es la Scala de Milán para Italia, con la consiguiente participación del Ministerio en el consorcio que se acababa de crear, pero Pujol, hélas, se negó porque ello, aducía, iba a poner en peligro la catalanidad del teatro».…  Seguir leyendo »

Si nos remontamos a 1995 nos encontramos con un PP de Cataluña en alza sin precedentes liderado por Aleix Vidal Quadras que puso nervioso hasta la exasperación a Pujol y había desbancado el reinado de “los Fernández”, que pastorearon, primero AP y luego el PP, durante decenios. Pero Alejo —o Aleix, tanto monta— ya decía que se sentía como Gulliver en el reino de Liliput y que unos enanitos, por medio de las más increíbles (que luego aparecieron por medio de escuchas) artimañas, le iban derribando poco a poco. Aznar me pidió que me presentase a las elecciones de 1996 y que, de algún modo, mediase entre fernandistas y vidalquadristas.…  Seguir leyendo »

Cataluña y la Constitución

Si no existiera el problema de la secesión de Cataluña, la reforma de la Constitución no ocuparía la agenda de los asuntos políticos importantes. En cambio, ahora constituye el problema político más importante de España desde la muerte de Franco, y por fin lo ha visto el Partido Popular, que se ha unido a la iniciativa socialista. Razones, cuyo diagnóstico convendría analizar, llevaron a una buena parte de catalanes a pronunciarse por el derecho a decidir al margen de los cauces establecidos en la Constitución, contraponiendo, en una pirueta semántica, legitimidad a legalidad. El Gobierno, al no querer ver la evidencia durante estos últimos años, ha agrandado un problema que parece irresoluble: catalanes que no quieren seguir en España, pero que tampoco saben muy bien en qué va a consistir eso de la “independencia”; y catalanes, que quieren seguir siendo catalanes españoles, pero que no saben la forma de articular esa bipolaridad.…  Seguir leyendo »