Jorge Urrutia

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En los últimos tiempos, parece que los políticos españoles se han empezado a preocupar por los niveles de conocimiento lingüístico de nuestros estudiantes. Hace algún tiempo, el catedrático de la Universidad de Coimbra, el profesor Carlos Reis, comentaba en la revista literaria Jornal de Letras que España era el país europeo que menos atención prestaba a su propia lengua. Algo parece que vamos ganando, aunque sea presionados por lo que ha venido demostrando el famoso informe Pisa. Pero en educación no debe importar el resultado estadístico por encima de la finalidad establecida de la enseñanza. Es decir, no importa tanto que los estudiantes superen unas pruebas como saber por qué y para qué se enseña la materia.…  Seguir leyendo »

Dos novelas francesas recientes, Au revoir là-haut (Hasta la vista allá arriba), de Pierre Lemaitre, y 14, de Jean Echenoz, se refieren a la Primera Guerra Mundial. Las librerías llevan hoy a sus escaparates reediciones de obras que surgieron de una experiencia cuyo recuerdo parece no haberse borrado. Si en torno a la Gran Guerra surgió la modernidad, probablemente, no desbarren quienes ven la neutralidad de España como un error político que dejó al país fuera del juego de las naciones europeas e impidió fortalecer el sentimiento nacional, haciendo inevitable la Guerra Civil de 1936. Pese a la neutralidad, bastantes escritores españoles informaron desde los frentes y enviaron crónicas a los periódicos: Azorín, Gómez de la Serna, Blasco Ibáñez, Valle-Inclán, Azaña, Gaziel, Ricardo León, Pérez de Ayala, Araquistain, Sofía Casanova o Zamacois, entre otros.…  Seguir leyendo »

Durante muchos años no hubo defensa alguna del español. La lengua caminaba por su cuenta y ya sabemos que solo los ignaros en la materia (y en economía) sostienen que las lenguas se defienden solas. Se apoyaba únicamente en la fuerza de la demografía y en el empuje que podía darle un ejército de hispanistas, desde Bataillon a Michael, de Salomon a Macrì, de Vossler a Rossi, intelectuales de primera fila, que se jugaban su prestigio por demostrar que lo español era más que una cultura caída en la decadencia desde el siglo XVIII y cuya barbarie hubiera refrendado la crueldad de la Guerra Civil.…  Seguir leyendo »