Jorge Vilches

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Saltó a la prensa a principios de este mes de septiembre. Miguel Álvarez Peralta denunció un caso de corrupción y prevaricación en un departamento de la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) para el acceso a una plaza de profesor ayudante. Hablamos de 1.250 euros al mes. Una miseria para años de trabajo.

El denunciante es profesor en Castilla-La Mancha y quiso volver a Madrid. Para ello se presentó a nueve plazas docentes, cuatro en la Rey Juan Carlos y cinco en la UCM. En casi todas, escribió, “quedé segundo, porque en todas ganó el candidato interno de cada departamento, aunque tuviera menos méritos”.…  Seguir leyendo »

Ximo Puig es el símbolo de una izquierda provinciana que arrastra el desprecio a Madrid. No es sólo que el PSOE haya estado alejado del poder en la región desde que se fue Joaquín Leguina. Es que ya son la tercera fuerza política tras Más Madrid y, al tiempo, el sanchismo debe conseguir la simpatía de los nacionalistas. La madrileñofobia es un discurso rentable en aquellas regiones que, en vez de mirar hacia fuera para competir y crecer, se miden sólo con Madrid.

La idea de los socialistas, aplaudida por los nacionalistas, es que los madrileños paguen más impuestos que el resto de españoles.…  Seguir leyendo »

La política de los últimos 200 años enseña que los más radicales son los que tienen la piel más fina. Su esencia es la creación de conflictos, así que los extremistas se dedican a insultar al adversario con discursos plagados de descalificaciones que apelan a lo más básico. El objetivo de esta práctica (que procede de finales del siglo XVIII) es denostar al que piensa o vive de manera diferente. Tratarlo como un obstáculo para la comunidad.

Los radicales han llevado a cabo esta táctica históricamente contra la Iglesia, la monarquía, los conservadores, los liberales, los apóstatas políticos, los extranjeros, los comunistas y los fascistas.…  Seguir leyendo »

El único sentido del federalismo es ser la respuesta a un problema. Para que sea una solución a un conflicto político debe ser aceptado por las partes.

Pero ¿qué pasa si una de las partes no quiere?

Es muy probable que el sujeto soberano español, la Nación, no quiera ser despojado de parte de su soberanía si conoce en qué consiste la federación (en contraste con las autonomías, por muy asimétricas que estas sean).

Si la federación supone la existencia de dos niveles soberanos, el Estado federal y el Estado federado, es el soberano originario y completo quien debe decidir sobre su partición, no sólo una de las partes.…  Seguir leyendo »

El 13 de junio tendrá lugar en Madrid la concentración de protesta en la plaza de Colón por los indultos de Sánchez a los golpistas. Es largo el debate sobre las formas y los tiempos en los que la derecha ha tomado en España la calle y se ha organizado para protestar por alguna medida gubernamental que considera injusta o arbitraria, y su eficacia posterior en las urnas. Lo hizo el PP de Mariano Rajoy hasta 2008. Según los críticos, no salió bien porque movilizó a la izquierda.

No obstante, estamos en un momento distinto debido a la crisis del sistema que vivimos desde 2014 tras la abdicación de Juan Carlos I, la ruptura del bipartidismo clásico, el auge y ocaso de los nuevos partidos, los pactos de Pedro Sánchez y el órdago independentista.…  Seguir leyendo »

'El bolchevique', de Boris Kustodiev (1920).

Uno de los tópicos más falsos que corre por la cultura es que la izquierda es heredera de la Ilustración. Lo dicen sin saber qué fue la Ilustración y, lo que es peor, sin reconocer qué es hoy la izquierda.

Los socialistas y sus variantes son herederos del despotismo, definido por el engolamiento de estar en posesión del modelo social más adecuado para el progreso, y la obligación de asumirlo por parte del resto de la sociedad. En esa obsesión idealista por transformar lo existente (aunque la gente no quiera) conviven dos ejes: la moral y la idea de progreso.

Lo estamos viendo en la campaña electoral en Madrid.…  Seguir leyendo »

Podemos ha convertido en habitual el señalamiento de periodistas que no comulgan con sus postulados. Esta vez le ha tocado a Carlos Herrera, pero no es el primero ni será el último.

Los comunistas, y entre ellos los podemitas, odian la libertad y el pluralismo. Llaman “fascista” a todo periodista, político o escritor, incluso a la mayoría absoluta de madrileños que no comulga con sus ideas. Basan su política en el insulto y en la creación de un clima violento, y quizá de ahí venga el ataque a los asistentes a un mitin de Vox en Vallecas.

El partido de Pablo Iglesias es una formación inútil para el gobierno, la libertad y el progreso, pero provechosa para el estudio del nuevo totalitarismo.…  Seguir leyendo »

Estatua de Largo Caballero en Madrid.

Escribió Maurizio Viroli que la diferencia entre el patriota y el nacionalista es que el segundo esconde aquellos episodios de la historia que le avergüenzan. El motivo, argumentó el italiano, es que necesita construir un relato de grandeza en el que no cabe el error, ni la miseria o la mezquindad.

La falsedad, en definitiva, lleva a ocultar o tergiversar el pasado para conseguir un efecto en el presente. Es decir, si se miente sobre lo que ocurrió es que se está mintiendo sobre lo que se es y lo que se quiere ser.

Trasladado al mundo de las organizaciones políticas, ese nacionalismo sería el partidismo.…  Seguir leyendo »

Hay al menos dos preguntas importantes, sin respuesta satisfactoria, que están pesando en el PP de Pablo Casado. ¿Por qué el partido no rentabiliza la gestión negligente de Pedro Sánchez con la pandemia y su alianza con el nacionalismo? ¿Y por qué la ciudadanía castiga los errores del PP y pasa por alto los de la izquierda, el independentismo y Vox?

Quizá los mismos que ahora quieren mitificar el pasado fueron quienes pusieron los obstáculos para la consolidación del PP. Pablo Casado intenta resolver en tiempo récord los problemas que crearon sus antecesores.

La pérdida de credibilidad del PP y el hecho de que no tenga la confianza del electorado de centroderecha no es responsabilidad completa de la actual dirección.…  Seguir leyendo »

En este tema la derecha, generalmente, sólo hace dos cosas: reírse o pasar. Sin embargo, es un asunto fundamental en la concepción del individuo, la sociedad, la ley, la moral y la determinación del voto.

El feminismo de la derecha se queda en el feminismo liberal, que se basa en vigilar la igualdad ante la ley y la ausencia de privilegios, y en el feminismo disidente, centrado en dejar en evidencia las inconsecuencias del feminismo oficial.

¿Pero existe un feminismo oficial? Sí, pero está a punto de ser desbancado por el feminismo queer.

Desde El segundo sexo de Simone de Beauvoir se ha profundizado mucho, pero siempre en la misma dirección.…  Seguir leyendo »

Quien siembra populismos, recoge tempestades

Da igual que sea Trump o Podemos. Así acaban siempre los populismos: con violencia. El populismo no es una ideología, es una forma de hacer política que se distingue por un discurso agresivo contra un sistema en el que el establishment o la casta, ya sea Washington o las cloacas del Estado, engaña a los de abajo, al verdadero pueblo, en una conspiración constante.

Los populistas siempre han estado ahí, pero tienen su oportunidad en momentos de crisis. Es entonces cuando esos movimientos políticos crecen porque hay gente desesperada y los medios de comunicación ven en ellos algo espectacular, fuera de lo común por sus palabras, su demagogia y su histrionismo.…  Seguir leyendo »

Una de las consecuencias de ser historiador de la vida política es que abordamos las situaciones con perspectiva temporal. Sabemos que ninguna época es permanente. Todo tiene su ciclo, como ya señaló Edward Gibbon hace casi 250 años. Además, los que nos acercamos al fenómeno histórico sin un condicionante ideológico no creemos en los determinismos. Esto no quita que veamos las señales que indican lo irreversible de una crisis.

Es imposible volver a la situación de la Transición, a aquel Zeitgeist, a ese espíritu que animaba al consenso, a la convergencia de centros, a la paz. Tampoco la situación aventura que la inclinación social que hoy existe sirva para construir una convivencia como entonces, sino todo lo contrario.…  Seguir leyendo »

Un diputado de Bildu en el Congreso dijo lo que ya sabíamos: su objetivo es romper el “régimen del 78”. Lo novedoso ha sido el silencio cómplice del principal partido de la izquierda española, el PSOE. Ni siquiera hubo el episodio teatral necesario para tranquilizar a sus votantes moderados, como indica cualquier manual de comunicación política. Las decisiones que está tomando Sánchez con tal de permanecer en Moncloa ponen en riesgo tanto el orden constitucional como el espíritu de respeto a la norma común que anima cualquier democracia.

España ha dejado de ser lo que Arendt Lijphart llamaba “democracia consocional”; es decir, un sistema en el que los grandes partidos tienden al centro, y en el que la base del consenso político es el respeto a la norma fundamental.…  Seguir leyendo »

El vencedor de la moción de censura de Santiago Abascal contra Pedro Sánchez ha sido Pablo Casado. El PP necesitaba un proyecto, una idea a la que aferrarse, y parece que la ha encontrado. No se trataba de apoyar a uno frente a otro, sino de colocar a ambos en el mismo bloque, en esa España alterada que preocupa. ¿Quién puede negar que la crispación social va en aumento, o que el ataque a las instituciones democráticas es cada vez más descarado y peligroso?

El ambiente de odio social, alimentado por unos y otros, es palpable día a día. El temor a molestar a alguien con una opinión política o una bandera no se vivía en España desde hacía décadas.…  Seguir leyendo »

Una de las características del republicanismo en España es que carece de articulación; es decir, no hay una formulación teórica, una idea que dirían los clásicos. No olvidemos que tras una idea, que encierra un proyecto, un propósito y una acción, se agrupa la gente.

Aquí, en España, el republicanismo no tiene esa idea. Ni siquiera se trata de ese “republicanismo cívico” que resucitó a finales del siglo pasado, muy cercano a la ingeniería social, que proponía el sacrificio (sus partidarios dicen “ajuste”) de la libertad y la propiedad en aras del bien de la república. No. Tampoco es eso.

Quizá nuestros republicanos actuales podían haberse acogido a fórmulas más modernas, similares a las de Philippe Petit, tan del gusto del progresismo.…  Seguir leyendo »

No es casual que el Gobierno saque la mal llamada “Ley de memoria democrática” justo antes de la moción de censura de Vox. El propósito es calentar al personal a través de aquellos que saben que van a reaccionar anunciado que ahora sí, por fin, ya llegó el fin de los tiempos.

De esta manera, el sanchismo mostrará con gran facilidad el "abismo" entre la "ultraderecha" y los "progresistas". El tema elegido para ejemplificar esa diferencia es el favorito de esa derecha: la Guerra Civil y el franquismo. Picarán, y harán el juego al sanchismo, que cobrará una vez más otra presa.…  Seguir leyendo »

Uno de los ensayos que se puso de moda en 2018 fue el que escribieron Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, titulado “Cómo mueren las democracias”. Es una interpretación progre de la caída de tales regímenes, con algunos errores conceptuales, inconsecuente en algún caso, muy centrado en Trump, pero que dice alguna cosa interesante.

Los autores establecen solo dos reglas básicas para que un sistema democrático perdure -pocas son, la verdad-. Una de ellas es la moderación, lo que los politólogos europeos llaman desde hace más de medio siglo “convergencia de centros”, tal y como lo bautizó Guizot en 1849. Esto significa evitar la polarización de la vida política a través de un lenguaje no violento, y con medidas que unan, no que separen.…  Seguir leyendo »

El Rey Juan Carlos se va, no lo echan. Es un nuevo servicio que hace a España, a la democracia y al orden constitucional. Eso es con lo que nos tenemos que quedar, con esa demostrada capacidad de sacrificio: a pesar de los numerosos errores acaba cumpliendo con su responsabilidad.

La izquierda comunista y populista pretende aprovechar el árbol caído para desautorizar el papel de Juan Carlos desde 1975, tachar de engaño la Transición y deslegitimar la democracia liberal que tanto costó construir. Además, a esa misma izquierda le vendrá muy bien el final de este episodio lamentable de los Borbones para tapar sus escándalos personales, políticos y de financiación opaca.…  Seguir leyendo »

Ni salvar España, ni echar a Sánchez, ni frenar a los independentistas. La moción de censura que ha anunciado Vox solo pretende dar un impulso a un Santiago Abascal que se encuentra dramáticamente estancado o en caída libre en las encuestas.

Para evitar que España caiga "en la ruina, la muerte y la opresión", como dice Abascal, su moción tendría que ser apoyada por todos los regionalistas e independentistas, incluidos ERC, Bildu, BNG y el PNV. Es más; incluso Unidas Podemos tendría que caer rendido ante el programa de Vox, contando, claro, con el PP y Cs.

Incluso se puede deducir que la moción de censura beneficiará a los nacionalistas.…  Seguir leyendo »

La destrucción de estatuas en todo Occidente vinculadas supuestamente al imperialismo, al capitalismo y al racismo no es una cuestión de ignorancia o incultura. Discutir con los activistas sobre los detalles y el contexto histórico de los personajes atacados es inútil; es más, así se sigue su juego.

Los activistas pretenden que sea objeto de debate lo que se creía indiscutible; por ejemplo, la figura de Churchill, aunque dirigió al Reino Unido en su lucha por la libertad frente a los nacionalsocialistas. Al admitir que es discutible se considera la posibilidad de que el otro tenga razón en parte o en todo.…  Seguir leyendo »