José Antonio Marina

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Las creencias políticas son un escándalo para quienes confían en la razón, porque parecen inmunes a los argumentos. Nadie en un Parlamento cambia de opinión tras escuchar las razones de sus adversarios, a pesar de lo que dijo Popper: “Es menester que combatan nuestros argumentos para que no tengan que combatir las personas”. Las afiliaciones políticas no se fundan en razones, sino en propensiones emocionales que después intentan racionalizarse. Hace años, Howard Margolis consideró que no eran racionales ni irracionales, sino a-racionales. Se basan en creencias previas, que tal vez sean verdaderas, pero que se aceptan acríticamente. Tres libros recientes presentan las elecciones políticas como dependientes de estructuras no conscientes de la personalidad.…  Seguir leyendo »

Lo que uno piensa sobre la inteligencia humana acaba determinando los métodos educativos y, a la larga, nuestro modo de vivir. La psicología tiene una presencia social cada vez más profunda y ubicua y, sin embargo, vive un momento de fragmentación que la hace brillante, pero en ráfagas inconexas. Desde la educación, necesitamos una teoría psicológica más potente y mejor estructurada. Estamos sometidos a una psicología de la hamburguesa en la que se ha troceado al ser humano, sin duda porque la especialización es necesaria para el progreso científico, y luego no se sabe cómo volver a unir los trozos. Hay una proliferación de teorías, de terapias, de métodos, que no augura nada bueno.…  Seguir leyendo »

El mundo está en estado de emergencia educativa. Todos los países han descubierto la ley de Revans, que dice: “Una persona, una institución o una sociedad deben aprender al menos a la misma velocidad con que cambia su entorno”. Nuestro entorno cambia aceleradamente, lo que exige a todos un tenaz esfuerzo para no quedar marginados. Con razón se habla de que hemos entrado en la “sociedad del aprendizaje”. Incluso sistemas educativos tan buenos como el finlandés están en periodo de reforma. Pero nosotros seguimos en plena pelea educativa. Tenemos una ley (la Lomce) que es rechazada por el resto de los demás partidos, que han prometido derogarla.…  Seguir leyendo »

Este artículo está escrito por un filósofo y por un abogado. La colaboración entre la filosofía y expertos en otras disciplinas debería ser más frecuente, para poder unir la visión sistemática con los conocimientos especializados. Para comprender cualquier cambio en los asuntos humanos, los clásicos se preguntaban ‘cui prodest?’ -‘¿a quién beneficia?’- Por lo que respecta a las leyes, la pregunta adecuada sería: ¿a quién deberían beneficiar? Por supuesto, en un ordenamiento legal justo, las leyes deben beneficiar a la comunidad, puesto que sirven para regular comportamientos y resolver conflictos, pero en particular deben beneficiar a las víctimas de cualquier suceso, es decir, a la parte inocente que sufre las consecuencias de un hecho.…  Seguir leyendo »

Escribo esta carta antes de que tengamos Gobierno, porque lo que voy a decir es válido para cualquiera, sea cual sea su composición. Hay muchos aspectos de la educación -como de la medicina, la tecnología y tantas otras actividades humanas- que están más allá de la ideología, porque pueden basarse en evidencias. La dirijo a todo el Gobierno, y no sólo al ministro de Educación, porque en este momento, cuando hemos entrado en la sociedad del aprendizaje, la educación desborda las competencias de un único ministerio. Se convierte toda ella en un proyecto de Estado. Con el sistema educativo debe colaborar Hacienda, proporcionando la financiación necesaria y desgravando el dinero que las familias dediquen a educación.…  Seguir leyendo »

La nueva riqueza de las naciones

Dos de los libros más influyentes en la cultura europea fueron escritos porque sus autores se aburrían. El primero, el ‘Discurso del método’. De vuelta de una campaña militar, René Descartes se encontró aislado por la nieve, sólo en una habitación con una estufa, y, sin nada que hacer, se puso a reflexionar sobre lo que sabía y sobre lo que no sabía. El segundo, ‘La riqueza de las naciones’. Adam Smith, preceptor del duque de Buccleuch, acompaña a su alumno durante una estancia en Toulouse. No sabe francés y se aburre. “He comenzado a escribir un libro para pasar el tiempo”, dice en una carta a su amigo David Hume.…  Seguir leyendo »

El libro de los malentendidos

Para ayudar a traer la educación al debate público, acepté elaborar el Libro blanco de la profesión docente, sobre el que estos días se han alzado varias polémicas. Me alegra que se hayan planteado, porque el debate sobre estos temas es necesario, pero me entristece que se hayan basado en malentendidos o en información fragmentada, porque pueden dar al traste con una posibilidad que me parece hermosa. Es posible que haya tenido yo la culpa.

Para evitar precisamente malas interpretaciones, decidí trabajar a la vista de todos. Por ello abrí una web explicando lo que mi equipo y yo estábamos haciendo (www.libroblanco.joseantoniomarina.net) y además di un correo para que todo el que quisiera pudiera participar mandándonos información.…  Seguir leyendo »

En defensa de los adolescentes

Los psicólogos conocen muy bien el fenómeno de las self-fulfilling prophecies, las profecías que se cumplen por el hecho de enunciarlas. Si digo a alguien con la suficiente constancia que es un inútil, posiblemente acabará siéndolo. En educación hablamos del efecto Pygmalión: las expectativas que tenemos sobre los alumnos influye decisivamente en los resultados de esos alumnos. Durante decenios se ha hablado de la crisis de la adolescencia, de la inevitabilidad de las conductas irresponsables, de la falta de madurez de los adolescentes y estos se han convencido de que eso es lo que esperamos de ellos. Y nos obedecen. Con ello se granjean una mala prensa.…  Seguir leyendo »

Me siento en medio de un huracán. Muchas cosas se están moviendo muy rápidamente en educación y no podemos quedarnos al margen. Hoy quiero hablarles de una de ellas. En muy poco tiempo ha aparecido una gran cantidad de investigaciones, programas, libros y noticias acerca de un misterioso Factor E, al parecer decisivo para el futuro de nuestros niños y adolescentes. Como muestra, citaré algunos testimonios. La revista Newsweek titula en portada: «La competencia escolar que importa más que el cociente intelectual». El psicólogo Adam Cox, autor de No Mind Left Behind, escribe: «El conocimiento del Factor E supone una revolución en el modo de educar a niños y adolescentes».…  Seguir leyendo »

Siguiendo su ritmo, PISA nos entrega sus informes. Como las fiebres recurrentes, producen escalofríos, fiebre alta durante unos días, y luego los síntomas desaparecen y el paciente se olvida de la enfermedad. Así sucede con el PISA, que me recuerda el famoso soneto de Cervantes al túmulo de Felipe IV: «Ésto oyó un valentón y dijo: ‘Es cierto/ cuanto dice voacé, señor soldado,/ y el que dijere lo contrario, miente’./ Y luego, incontinente,/ caló el chapeo/, requirió la espada/ miró al soslayo, fuese y no hubo nada». Si hacemos mal las cosas no será por falta de información. Tenemos los estudios PISA sobre competencia lectora, matemática y ciencias, luego nos vino el PIAAC sobre las competencias de los ciudadanos entre 16 y 65 años, ahora los de la inteligencia práctica, dentro de poco los de la educación financiera.…  Seguir leyendo »

Pertenezco a la misma generación que Adolfo Suárez, fui testigo de la Transición, que me parece un claro ejemplo de cómo los acontecimientos políticos tienen una infraestructura emocional que necesitamos descubrir para comprenderlos. En aquella ocasión hubo esperanza, miedo, desconfianza sobre la capacidad de los españoles para arreglar sus enfrentamientos, temor a perder lo que se tenía, deseo de tener otras cosas. Pero hoy no quiero hablar de ese apasionante período histórico, sino de un reciente acontecimiento, apasionante también: la recuperación de la figura de Suárez, con el triste motivo de su muerte.

Confieso que me irritan los elogios, las condecoraciones y los honores póstumos, porque me parecen una despreciable cicatería.…  Seguir leyendo »

A través de las experiencias cotidianas, todos aprendemos continuamente, queriendo o sin querer, pero este aprendizaje no será suficiente para sobrevivir en el mundo acelerado, cambiante y competitivo, en el que irremediablemente vamos a vivir y van a vivir nuestros hijos. Durante milenios el periodo de formación terminaba al aprender un oficio o acabar una carrera. Lo demás eran lentos acomodos a las circunstancias. Las técnicas cambiaban lentamente, y la realidad social, económica y personal, también. Todo eso ha cambiado. Estamos sometidos a una ley de la aceleración histórica y el futuro está cada vez más cerca del presente. Basta comprobar el brevísimo tiempo que han tardado en incorporarse a la vida social los ordenadores personales, la web, los móviles, las aplicaciones de los móviles… Se dice que en este momento está trabajando el 90% de los científicos que han existido en la historia de la humanidad.…  Seguir leyendo »

La casualidad, y no otra cosa, ha puesto cerca la Navidad -celebración del nacimiento- del fin de año, que suscita una esperanza de renacimiento. En todos nosotros resuena, como una especie de utopía íntima, dotada del fulgor equívoco de todas las utopías, la posibilidad de cambiar, de renovarse, de reinventarse, de resetearse, de renacer, de ser ocasión de que algo bueno, bello, noble exista. El ser humano soporta mal el empantanamiento, la ausencia de esperanzas. Por eso sentimos que despiertan energías dormidas cuando alguien nos abre el camino del cambio, el amplio ámbito de la posibilidad, que es donde el ser humano se mueve con entusiasmo, aunque también con miedo.…  Seguir leyendo »

En una situación de postración y desánimo político como la que padecemos, conviene analizar cuidadosamente cualquier propuesta de solución o al menos de mejora que aparezca. Por eso quiero comentar la presentada por el director de EL MUNDO: una Comisión para la Verdad y la Regeneración. Me parece buena idea, si se lleva a las últimas consecuencias. En la propuesta hay que distinguir bien las dos etapas, muy parecidas a las que se dan en Medicina. Una cosa es el diagnóstico y otra el tratamiento. El primero es necesario, pero no suficiente. Confieso que la palabra regeneración despierta ecos de mi adolescencia, porque me eduqué en un contexto familiar regeneracionista, y aún me conmueve la consigna de Joaquín Costa: «Escuela, despensa, y dos llaves al sepulcro del Cid».…  Seguir leyendo »

Mañana es el Día Mundial del Docente, cuyo objetivo es llamar la atención de la sociedad sobre una profesión que está rediseñándose. Hace unos meses, la portada de una revista de difusión mundial titulaba: «El mejor profesor del mundo». Se refería a Salman Kahn, fundador de la Kahn Academy, una academia gratuita a través de internet, que tiene dos millones de alumnos. Universidades de todo el mundo están ofreciendo cursos on line, o colgando sus clases para que puedan ser utilizadas gratuitamente. Grandes empresas han descubierto que la educación va a ser el nuevo negocio del billón de dólares (Forbes lo llama el negocio del Cociente Intelectual).…  Seguir leyendo »

La derrota es una experiencia amarga, ante la que se puede actuar con torpeza o con inteligencia, según se aprenda o no algo de ella. Un comportamiento torpe ante la derrota es negarla, maquillarla, echar la culpa a otro, escurrir el bulto, lo que conduce a la agresividad y al autoengaño. Mala solución. También es torpe pasar al extremo contrario, agrandar el desastre, culpabilizarse en exceso, hundirse en la desesperanza, porque nos lleva a la pasividad y a renunciar a intentarlo de nuevo. El triunfo también puede encajarse estúpidamente. Lleva entonces al engreimiento y a la prepotencia. Por eso, los inteligentísimos romanos hacían que durante la ceremonia triunfal, un esclavo mantuviera la corona de laurel sobre la cabeza del general vencedor diciéndole continuamente Respice post te, hominem te esse memento, es decir, «Mira hacia atrás y recuerda que sólo eres un hombre».…  Seguir leyendo »

Estudiar la historia de la humanidad, que es a lo que me dedico estos últimos años, produce un sentimiento de impotencia, una sensación de déjà vu, una irritación ante la dificultad del ser humano para aprender ciertas cosas. El MUNDO me pide un artículo sobre la crisis de Egipto y sobre la posibilidad de exportar a otras culturas formas políticas nacidas en un contexto occidental. Estoy de vacaciones, a la orilla del Mediterráneo, ese mar memorioso, que une y separa la cristiandad, el judaísmo, el islamismo, Atenas, Roma, Jerusalén, La Meca. Mi primera reacción fue rechazar la invitación. No soy un experto en política, y en la actualidad investigo sobre nuestra dependencia de una doble herencia –genética y cultural– que actúa sobre nosotros sin que lo sepamos.…  Seguir leyendo »

¿Qué se rompe cuando algo se co-rrompe? La integridad. Todo organismo necesita mantener la unidad sistémica de sus elementos, porque de lo contrario, se disgrega, se pudre y muere. El prefijo «co» de la palabra, indica que no hay corrupción aislada. Lo corrompido corrompe indefectiblemente. En la escuela nos contaban la historia de la manzana podrida que acababa pudriendo al resto. Pensábamos que era una analogía tremendista, como todas las prédicas morales. A estas alturas pienso que es cierta. La corrupción es un fenómeno activo, invasivo, expansivo, como las infecciones. Del mundo orgánico, el término ha pasado al mundo social. Una persona íntegra es la que sabe armonizar lo que dice con lo que hace, sus deseos con sus valores, su interés con el interés de los demás, su interior y su exterior, la economía con la ética, el poder con el respeto.…  Seguir leyendo »

El sistema educativo español está estancado. Desde hace muchos años ocupamos un puesto mediocre, que no ha cambiado aunque a veces haya aumentado nuestra inversión en educación. Como en otros aspectos de nuestra sociedad, nos refugiamos en una cómoda e indolente impotencia. Estamos empezando a creer que la solución de nuestros problemas no depende de nosotros, sino de otros, lo que no hace sino alimentar un gigantesco sistema de excusas. San Agustín temía al que requiescebat in amaritude, a los que se instalaban plácidamente en la amargura. Somos carcomas de nosotros mismos. España es un dejà vu. Oigo los debates educativos y me parecen provincianos y desenfocados.…  Seguir leyendo »

Se cierne sobre nosotros otra Ley de Educación. Ahora se llamará LOMCE. Como todas, tiene como objetivo mejorar la educación, eliminar el fracaso escolar, facilitar la empleabilidad, fomentar la igualdad de oportunidades y alcanzar un gran consenso político. Por supuesto. Nadie en su sano juicio propondría lo contrario. La experiencia nos dice que si no cambian las cosas, la ley se hará sin acuerdo, y el siguiente Gobierno volverá a sustituirla por otra. ¿Y qué es lo que debería cambiar para que este círculo infernal se rompiera? Esa es la pregunta del millón, a la que me atrevo a dar una respuesta: que el debate se plantee en la sociedad.…  Seguir leyendo »