José Barros

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Julio de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

¿Qué es el nombre de la rosa? ¿Existe la esencia rosa o su concepto es una mera representación lingüística? La cuestión de los universales, que con el mundo de las ideas de Platón marca el inicio de la filosofía occidental, veinticinco siglos después sigue palpitando en la obra de George Steiner y Roger Scruton, ambos recientemente fallecidos.

Pese a su común perfil de célebres académicos, sus orígenes no podían resultar más dispares: George, el hijo de una culta y acomodada familia de judíos vieneses, criado entre París y Nueva York debido a la huida de sus padres ante la barbarie nazi; y Roger, el muchacho que viene al mundo tras la Segunda Guerra Mundial en un hogar modesto y de atmósfera laborista ubicado en un pequeño pueblo de las Midlands inglesas.…  Seguir leyendo »

Nada hay nuevo bajo el sol. El autor de Qohéleth cinceló una expresión que tiene la fortuna de no parecer sacada de una charla sobre coaching. La frase resulta aplicable al coronavirus. Las nuevas rutas abiertas en el siglo XIII por exploradores italianos –Marco Polo fue el más célebre de aquellos pioneros– trajeron de Extremo Oriente, además de la seda y las especias, la peste negra, cuyo foco original hervía en China. Varias centurias más tarde, a través de una nueva Ruta de la Seda, llega otra epidemia. Pero no forcemos la analogía. Nada hace pensar que las consecuencias de la enfermedad del Covid-19 resulten similares a la plaga que asoló el Medioevo; las condiciones sanitarias de aquel mundo no guardan comparación con las de la actualidad.…  Seguir leyendo »

El paseante, mientras camina por una acera de Madrid, piensa que ciertos tópicos, no por comunes, dejan de ser ciertos. “Madrid, rompeolas de las Españas”, podría ser uno de ellos. Epicentro político, cultural y hasta físico de la nación, Madrid lleva siglos ejerciendo un designio gubernativo envuelto bajo el misterio. Nadie ha descubierto aún el motivo exacto por el que Felipe II escogió aquel poblacho manchego para convertirlo en centro del Imperio.

Otro tópico; solo Madrid es corte, a lo cual las malas lenguas añadían; Madrid es solo corte. Todo cambió con la Última Gran Industrialización; una ola que comenzó en los años sesenta y cuyos ecos llegan hasta la actualidad.…  Seguir leyendo »