José Félix Pérez-Orive Carceller

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El juicio del procés ha tenido de todo. Una parte bufa en la que los testigos aseguraban que el referéndum ilegal lo organizó «un tal Toni»; otra inesperada, como la declaración de Trapero, que para librarse de la cárcel se habría subido al caballo de Vox, y una violenta y tumultuaria, reflejada en videos interpretables, que sugería que quien se empeña en madrugar, pidiendo paz pero buscando que le peguen, lo acaba consiguiendo.

Pero, más allá de las anécdotas, el juicio ha dejado enseñanzas. Las prodigó el presidente del Tribunal, bien asistido por seis magistrados de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, que con su moderatio proporcionó esplendor a nuestro Estado de Derecho y confianza a todos aquellos que desean vivir en un país serio.…  Seguir leyendo »

A buena parte de la izquierda le entusiasma el progreso y presume de progresista, pero no desea reconocer cómo se fragua. Para ellos la justicia social es la forma de medirlo, pero el progreso es mucho más que justicia social, es capitalismo responsable. Además, la justicia social puede ser injusta cuando es fruto de una ley no votada o atribuye a unos, sesgadamente, responsabilidades de otros.

La izquierda defiende su falso progresismo abusando de la ventana de Overton para enmascarar la realidad. Sustituye conceptos no queridos por otros más cómodos de vender a los votantes. Siguiendo esa técnica, se olvida de hablar del éxito de las mujeres ejecutivas para, en su lugar, escandalizarse por el elevado coste de la higiene femenina.…  Seguir leyendo »

Hay dos tipos de indecisos en estas elecciones: el que desea que quien gobierne tenga una agenda social que le ponga una boca de metro a la entrada de su casa, y el que se mueve por valores menos personales como que no se pacte con golpistas. Ahora bien, al indeciso estas posibilidades u otras parecidas le producen un agotador baile de ideas, pero esta vez amenizado por las maracas de Tezanos. El desconcierto es grande porque si en el bipartidismo pocas veces se cumplía lo esperado, imagínense ahora cuando nuestro Congreso se ha convertido en un zoológico con especímenes de toda laya.…  Seguir leyendo »

Dice Sigfrido, ese viejo conocido nuestro a quien por lo florido en el hablar le llaman el «angiospermo», que Sánchez es un «economista de secano» y que para que nadie le preguntara por su licenciatura, la camufló encargando una tesis doctoral.

A mí, lo que me agobia de la anécdota es que lo que se seque sea nuestra economía, tema postergado en estas elecciones, porque al presidente le incomoda. Hace mucho que sabemos que Sánchez carece de formación económica sólida y por eso rara vez habla de la materia o acepta una entrevista si no se la hace un amigo. Lo preocupante es que muchos creen que con un doctor en Economía al frente del país, nada malo nos puede acontecer.…  Seguir leyendo »

¿Existe otro PSOE diferente del de Sánchez? La respuesta es que sí y que probablemente esté en desacuerdo con su secretario general, al que le atribuirá comportamientos tramposos y acreditada desfachatez. Pues bien, a ese PSOE hay que localizarlo y decirle que, por su propio interés, ha de librarse de él.

La situación estos días es peor que la de antes de que Sánchez convocara elecciones generales. La manifestación de la derecha no le dobló el codo: que le tilden de mentiroso, incoherente o patético, para él son valores convenidos. Pero si la manifestación no le hizo demasiados rotos, ¿qué ocurrió entonces para que Sánchez cambiara de opinión de manera inesperada y convocará elecciones?…  Seguir leyendo »

La aparición de Vox ha supuesto un terremoto en el panorama político español: ha restado votos al PP a cambio de proporcionarle mayor centralidad, ha neutralizado aún más a un Podemos dividido, e indirectamente ha acercado a Ciudadanos al PSOE, lo que facilitaría una próxima coalición.

Aspirar a la centralidad en el arco político es un objetivo deseado pero teórico, como teórica es la ubicación de un electrón en su trayectoria orbital, algo conocido en Física como «principio de incertidumbre». La lucha por ocupar este espacio se debe a la creencia que muchos tienen de que en él se ganan las elecciones; dialéctica indemostrable, que se remonta nada menos que a Platón que se preguntaba: «¿Cuál es la esencia del centro?».…  Seguir leyendo »

La vidriera de Hockney

Me llama mi hija Virginia mientras mi mujer y yo estamos en Londres, para decir que no dejemos de pasar por Westminster para ver la cristalera de Hockney, que la acaban de inaugurar. Siempre me gustó este famoso pintor inglés. No tenía idea de que se hubiera atrevido con un vitral emplomado -diseñado en un IPad- y menos aún que lo hubiera colgado en una catedral adscrita al pecunio de la soberana. Algo tan chocante como cuando vimos a Mick Jagger en el año 2013 tomando un té con perronillas en Buckingham Palace.

La Abadía de Westminster es una joya del gótico sajón.…  Seguir leyendo »

No se arrugue, señor Borrell

Son las cinco de la mañana y me he despertado de una pesadilla provocada por la negociación del Brexit, en el tema de Gibraltar. Y no me duelen prendas si les digo que he soñado con Josep Borrell, lo cual reconozco puede ser una rareza onírica, pero convendrán que se pueden soñar cosas peores.

Mi desvelo quizá se haya visto influenciado por el artículo de antes de ayer de José María Carrascal y su admirable prédica acerca de nuestros éxitos diplomáticos en la ONU -en la resolución de 19 de diciembre de 1969- en la que «se invitaba a los gobiernos de España y de Reino Unido a reanudar sin demora la negociación para poner fin a la situación colonial de Gibraltar», y nuestra indolencia posterior a la hora de implementarlos, bien por miedo a que se abriera la cuestión de Ceuta y Melilla (nunca fueron marroquíes), o preocupados por las circunstancias de los trece mil españoles que trabajan allí, preocupación alentada falsamente por el Reino Unido.…  Seguir leyendo »

La democracia no es negocio

Me dice un amigo común que Chicote, el periodista de ABC, me anda buscando para que le pague los treinta mil euros que ofrecí por ver la tesis de Sánchez. Le aclaro que no fui yo el que los comprometió, sino un tal Sigfrido, aupado por cuatro Ballantines. Los acreedores siempre me han dejado mal cuerpo, sensación frecuente cuando escucho a políticos inventarse deudas pendientes.

Esa actitud agresiva se ha acelerado desde que el presidente perdió su máscara. Total, si ya he alcanzado el poder –debe de pensar–, ¿qué objeto tiene seguir con el rollo de la regeneración democrática? Un presidente que durante años nos contó milongas sobre su concepto de la ética, de su repulsión a la mentira, de la desvergüenza de mirar hacia otro lado, de la casuística obligada de los ceses, de la inmoralidad de los plagios, de la inoportunidad de las puertas giratorias, de la malversación del nepotismo…, se ha visto reflejado en cada una de estas situaciones.…  Seguir leyendo »

El rector de UCJC tiene un problema

Me llama Sigfrido, no sé si se acordarán de él. Un tipo sobrado que me encontré en una boda y que ofrecía treinta mil euros por ver la tesis de Sánchez, anécdota que ya relaté. Su cabreo es morrocotudo. Me acusa de haberle robado la idea y de publicarla en ABC, sin citar su nombre. Le pregunto si conoce la ya célebre definición de Lastra de lo que es un plagio, a la que me acojo con fervor. Lastra es la número dos del PSOE, su elocuencia no solo ensombrece la de un Sigfrido en sus mejores tardes, sino que podría cambiar la jurisprudencia de nuestro derecho de cita.…  Seguir leyendo »

Hace poco en una boda escuché una conversación que pretendía ser llamativa. Un invitado desvelaba en mi mesa que se estaba planteando ofrecer treinta mil euros por ver la tesis doctoral de Sánchez. En apariencia el asunto era insustancial (cuando uno oye a Sánchez hablar de economía puede hacerse una composición de lugar), pero después de las declaraciones del ministro Ábalos contra Casado: «Su máster le perseguirá siempre» y del caso que vivimos ahora de la ya exministra de Sanidad, me parece que es una excelente oportunidad para aclarar conceptos.

Recordarán que, en el caso Cifuentes, un portavoz socialista llamado Franco (a este sí que le perseguirá su nombre) se recreó en la materia como si fuera un tábano que Dios enviase para aguijonear a los corruptos.…  Seguir leyendo »

La torre de los ambiciosos

Cuando el presidente de una empresa fallece, se desencadena una guerra de sucesión. La refriega acumula intrigas, medios legales y golpes bajos que por sus tonos plebeyos igualan al hombre de a pie con los dioses de los rascacielos de cristal. No, no estoy hablando del culebrón «Los ricos también lloran», pero sí de la película americana del año 54 del mismo título protagonizada por Barbara Stanwyck y William Holden. El argumento, un melodrama financiero, permite recordar que una facción importante del tiempo de empresarios y altos ejecutivos se ocupa en consejos de administración; esos grandes desconocidos cuyos avatares mercantiles sólo en parte afloran en los medios cuando nos hablan de la resistencia de una empresa ante una opa hostil o se denuncian conexiones escandalosas entre dirigentes y empresarios; visión insuficiente de un papel que consiste en crear riqueza y gestionarla.…  Seguir leyendo »

Es de imaginar que para la mayoría de las personas con ideología de izquierdas, la derecha sea insoportable de por sí, pero acaso lo sea también –en una facción más acotada– de vez en cuando para sus votantes. Ese reducto de la derecha odiosa acaso tendría remedio si llegara a mirarse en el espejo.

Una señal de su identidad es la superioridad social, patrimonial y formativa, aunque no siempre moral. Cierto que nada tiene que ver con la exagerada casta aristocrática inglesa, pero podría parecer un frustrado intento de emulación. El «derechas pijotero» –minoría dentro de su arco ideológico– viste, habla y despotrica con parecido acento.…  Seguir leyendo »

En su libro «El gran diseño» Stephen Hawking concluye que a medida que se han ido descubriendo las leyes que rigen el universo, la figura de un creador benévolo que hasta ahora lo explicaba todo, resulta superflua. Esta es una afirmación que a los profanos nos sugieren un par de preguntas: ¿puede la ciencia, en este caso la física, por sí sola, demostrar la inexistencia de Dios?, y, de creerlo así, ¿no habrá intentado Hawking sustituir a Dios por esa ciencia?

En una ocasión alguien le preguntó a Einstein, mentor de Hawking, si creía en Dios y dicen que contestó que creía en el Dios de Spinoza.…  Seguir leyendo »

La tragedia Puigdemont

Hace muchos años un empresario reunió a sus amigos en el Club Financiero Génova de Madrid, a modo de despedida. La razón aducida era que al día siguiente iba a ingresar en la cárcel condenado a cuatro años por apropiación indebida. El convicto argumentaba con regocijo que el pastón que había levantado compensaría con creces sus pocos años de internamiento. Después de todo, peroraba, un opositor a notarías también se confinaba en su casa sin lograr esos réditos. Bruscamente, uno de los invitados le interrumpió: «¿Y qué le vas a contar a tus hijas?». Respuesta: «Que soy víctima de la política».…  Seguir leyendo »

Cuántas veces nos hemos quejado de esos españoles que pitan el himno nacional, hacen de nuestras frustraciones modus vivendi, o nos desacreditan en el extranjero proclamando que el nuestro no es un Estado de Derecho. Demasiadas tal vez. Quienes actúan así merecerían quedarse atrás.

Hace años alguien me regaló un mastín llamado Bruno. Todos los días lo sacaba de paseo. De vez en cuando se paraba a olisquear y tenía que llamarle para que viniera, pero no lo hacía; cambiaba de actitud cuando me alejaba decidido sin mirarlo. Al observar que lo ojeaba, se volvía a detener como si remitiera su instinto a no extraviarse.…  Seguir leyendo »

Se cumplió lo que era de prever. En las elecciones catalanas el guepardo (PP con el 155) cazó a la gacela, pero no se la comió, se la comió la hiena. Mi amigo, Javier Rodríguez Segovia, me llamó para preguntarme si la hiena era Ciudadanos, y le contesté que quiso serlo pero que al final lo fue el independentismo, ayudado por el fiasco del uno de octubre. Ahora bien, el vivaz oportunismo de Ciudadanos podría obtener mejores resultados la próxima vez.

En teoría, Ciudadanos se adjetiva a nivel nacional como una bisagra en busca de una puerta, pero un modelo de crecimiento fallido lo ha impedido hasta ahora.…  Seguir leyendo »

La tecnología corre más que nosotros

Cuenta Gertrude Stein que, estando con Picasso en el bulevar Raspail, pasó un convoy militar con colores de camuflaje. Nunca habían visto antes camiones así y Picasso exclamó: «Eso es cubismo». Acababa de definir una perspectiva que con el tiempo se conocería como «reordenación de la mirada». Suponía que acontecimientos originales para ser bien entendidos debían ser observados con ojos creativos y desde atalayas diferentes. Esa mayor libertad en la pintura (el arte moldea el pensamiento) derivó en la aceptación abstracta del color que lo embadurnó todo, dificultando en lo sucesivo la forma de ver. Aquella predisposición a la mezcla fue esencial para el nacimiento del fenómeno conceptual de las fusiones, que alcanzó relevancia en campos como la gastronomía, música, investigación científica y absorciones empresariales, revolucionando con el tiempo la relación personal a través de las redes sociales.…  Seguir leyendo »

Hoy, en el 70 Aniversario de la inauguración del Santiago Bernabéu, recuerdo que en un hotel de mala muerte, en una aldea china de Yangzhou, unos gritos me despertaron de madrugada. Algunos jóvenes celebraban algo inesperado: Cristiano Ronaldo, a pase de Di María, acababa de meter el gol que otorgaría la Copa del Rey al Real Madrid en 2011. Aquel recuerdo lo ligo con uno reciente, igual de llamativo: paseando por Windhoek (capital de Namibia), observo en la avenida principal unas fotografías colgadas de las farolas, como en época de elecciones, solo que en este caso los presuntos candidatos son Isco y Carvajal anunciando cremas hidratantes.…  Seguir leyendo »

Asistía hace algunos años en el Lincoln Center de Nueva York a la audición de la ópera «Tosca», interpretada por Luciano Pavarotti. Cuando el cantor acabó el aria «Adiós a la vida», el director de la orquesta inició los acordes con un bis que sorprendió a todo el teatro y, en expresión mal fingida, también a Pavarotti. Al día siguiente, la crítica en The

New York Times decía: «Un público entregado obligó a Pavarotti a repetir el aria…» ¿Era eso cierto? En absoluto, pero el equipo de Pavarotti tenía claro que una cosa era que él cantara como los ángeles y otra muy distinta, que ellos debían vender un éxito.…  Seguir leyendo »