José Ignacio Hernández G.

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Qué hacer frente a la abrumadora carga de deuda de Venezuela

Cuando finalmente abandone la escena política en Venezuela, Nicolás Maduro dejará atrás una pesada herencia de opresión, sufrimiento y devastación económica. También dejará una montaña de obligaciones denominadas en moneda extranjera contra el sector público venezolano –que hoy está en incumplimiento de pago casi en su totalidad- por más de 150.000 millones de dólares. Al gobierno interino de Venezuela le tocará tomar medidas prontamente para frenar la profunda crisis humanitaria, restaurar la economía destruida del país y hacer frente a este legado colosal de deudas. Los tres esfuerzos se deben intentar de manera simultánea. Ninguno será fácil.

Para brindar orientación sobre qué esperar cuando comience el proceso de restructuración de la deuda, la Asamblea Nacional y el gobierno interino difundieron un documento técnico que describe los principios que el gobierno interino espera seguir para hacer frente a la deuda.…  Seguir leyendo »

El líder opositor Juan Guaidó preside una sesión parlamentaria en abril de 2019. El 14 de mayo, fuerzas de seguridad del gobierno de Nicolás Maduro se apostaron en la sede de la Asamblea Nacional de Venezuela. Miguel Gutiérrez/EPA vía Shutterstock

Podría parecer que el alzamiento de militares el 30 de abril no cambió nada en Venezuela. Pero los sucesos de ese día revelaron dos aspectos que podrían ser decisivos: la existencia de una grieta en las fuerzas armadas y las dimensiones de la complejidad de la crisis venezolana y de su posible solución.

A menudo, en foros internacionales, editoriales y debates, se defiende la idea de una salida exclusivamente electoral a la crisis venezolana. Pero esa propuesta puede ser ingenua, algo que no podemos permitirnos en Venezuela: suele ser vaga y demasiado optimista. Con frecuencia no se especifica cómo asegurar esa deseada elección sin correr el riesgo de un proceso fraudulento, como sucedió el 20 de mayo, cuando Nicolás Maduro se reeligió como presidente sin observadores electorales internacionales ni credibilidad nacional o extranjera.…  Seguir leyendo »

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, sostiene una copia de la Constitución mientras da una conferencia de prensa en Caracas, el 21 de enero de 2019. Credit Reuters

El 10 de enero marcó el límite constitucional del primer periodo de gobierno de Nicolás Maduro. El desconocimiento internacional de las elecciones fraudulentas celebradas el 20 de mayo entre Maduro y el candidato Henri Falcón ha abierto la posibilidad de que la Asamblea Nacional (AN) —único órgano del Estado con legitimidad de origen— asuma temporalmente las responsabilidades de la presidencia de Venezuela.

Dentro del territorio venezolano dicha posibilidad es una utopía: la AN —controlada desde 2015 por la oposición— ha sido privada de sus atribuciones para ejecutar los actos de gobierno que le confiere de iure la Constitución de 1999. A nivel internacional podría ser distinto.…  Seguir leyendo »

Un manifestante sostiene una bandera de Venezuela después de una confrontación con soldados durante una protesta en Caracas el 26 de julio de 2017. Credit Meridith Kohut para The New York Times

Fatou Bensouda, la fiscala de la Corte Penal Internacional (CPI), anunció el pasado 8 de febrero que se abrirá un examen preliminar sobre posibles violaciones a los derechos humanos y uso de fuerza excesiva por parte del gobierno de Nicolás Maduro.

Cuando las protestas llenaron las calles de Caracas de abril a julio del año pasado, 124 personas murieron, más de 10.000 resultaron heridas y aproximadamente 5000 personas fueron detenidas arbitrariamente, según el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

¿Por qué importa el examen preliminar de la Corte Penal Internacional (CPI) a Venezuela? En un país que ya ha agotado todas las vías constitucionales para solucionar la actual crisis política y frenar el totalitarismo de Maduro, la decisión de la CPI es una buena noticia: no puede solucionar todos los problemas de Venezuela, pero sí podría ayudar a ejercer presión sobre el presidente venezolano y los funcionarios de su gobierno.…  Seguir leyendo »