José Ignacio Palacios Zuasti

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Igual que ahora, en el año 1991 las elecciones al Parlamento de Navarra se celebraron el domingo 26 de mayo. Esta no es la única coincidencia entre ambos comicios porque, entonces, la nueva UPN, salida del pacto estable y permanente que dos meses antes habían firmado UPN y PP, logró veinte escaños, los mismos que ahora ha conseguido Navarra Suma, surgida de la unión de UPN, Cs y PP. En ambas ocasiones el PSN-PSOE ha sido la segunda fuerza política -con diecinueve parlamentarios en 1991 y con once ahora-, y tanto entonces como en la actualidad las opciones de gobierno en la Comunidad Foral se reducen a dos: o se deja gobernar a la lista más votada (UPN/Navarra Suma) o se forma un gobierno presidido por los socialistas con el apoyo de los nacionalistas moderados (EA, entonces, y hoy Geroa Bai) y de los partidos de izquierdas (IU y Podemos), que en 1991 sumaron veinticuatro escaños y hoy tienen veintitrés y que, para lograr su empeño, al menos necesitan de la abstención de los batasunos -hoy EH Bildu-, que lograron siete y seis escaños, respectivamente.…  Seguir leyendo »

Por una decisión personal del alcalde de Pamplona, de EH-Bildu, desde el 29 de abril la céntrica avenida del Ejército ha pasado a denominarse Catalina de Foix, la última monarca de Navarra antes de la conquista del reino por parte de las tropas castellanas, que para los nacionalistas y los separatistas era la reina legítima, no así el rey actual, al que consideran un usurpador. La explicación a este arbitrario cambió hay que encontrarla en el odio irracional que el alcalde Asiron siente por el Ejército y por la Monarquía española, y con esta medida ha querido ofender a ambos.

Esta decisión no la puede justificar en la ley de Memoria Histórica, pues el Ejército no es ni el de un bando ni el del otro de la guerra civil -ni el del general Franco ni el del general Rojo-, sino que es aquel que la Constitución establece que tiene como misión «garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional».…  Seguir leyendo »

En estos momentos, cuando los teletipos acaban de lanzar la noticia del fallecimiento del que fuera presidente del PNV, Xabier Arzalluz, en mi mente se agolpan muchos recuerdos de cosas acaecidas a lo largo de estos últimos cuarenta años. Lo primero que me viene a la memoria es esa confesión que un día le hizo al entonces director de ABC Francisco Giménez Alemán: «En tu periódico hay una sección que me interesa, y es la de las esquelas, que la leo todos los días, porque así me entero cuándo se muere alguno de esos de Neguri en Madrid». También, y siguiendo con los de Neguri, me acuerdo de que, allá por 2001, cuando ETA colocó un coche bomba en una casa de esa localidad, que no explosionó, y que era el tercero que ponía a una misma familia en un plazo de siete meses para forzarles a pagar el «impuesto revolucionario», el ahora difunto Arzalluz le preguntó al que era su enlace con los terroristas, Gorka Aguirre: «¿Es cierto que dieron su palabra de que abonarían hasta el último céntimo?» y, al responder éste: «Por supuesto», dando un puñetazo en la mesa e irritado dijo: «Pues, entonces, hay que decirles que paguen.…  Seguir leyendo »

Tan sólo tres semanas después de la toma de posesión del presidente Sánchez, el PNV, a través del lendakari Urkullu, que tuvo la deferencia de ir con traje y corbata y no con el uniforme del cobrador del frac, ha acudido a La Moncloa a pasar factura por sus votos, que fueron determinantes para que la moción de censura prosperase. El precio consiste en acercar los presos de ETA, romper la caja de la Seguridad Social y retirar recursos de inconstitucionalidad contra leyes vascas. En definitiva, más autogobierno para seguir avanzando hacia su objetivo final, al que ahora denominan evolución hacia un modelo «plurinacional».…  Seguir leyendo »

Tengo que confesar que me ha causado una gran perplejidad ver en una foto, junto a la portavoz del Gobierno de Navarra, en la manifestación celebrada en Pamplona el pasado día 14, en apoyo a los ocho acusados por la agresión a un teniente y un sargento de la Guardia civil y a sus respectivas parejas, a Unai Hualde. Y no salgo de mi asombro cuando dos días después lo vuelvo a ver, en la puerta de la Audiencia Nacional, dándoles ánimo. Comprendo que cualquiera que lea estas líneas y conozca al personaje me podrá decir: pero, ¿por qué te sorprende?…  Seguir leyendo »

De izquierda a derecha, los ministros Pidal, Alba, Romanones, Maura, Dato, Alhucemas, González Besada, Cambó y Marina flanquean a Alfonso XIII, fotografiados para ABC por Ramón Alba el 22 de marzo de 1918

Un día, en los albores de este siglo, estaba refitoleando en un anticuario de Pamplona cuando llamó mi atención una fotografía color sepia (de 28 x 21 cm.), enmarcada, en la que aparecía el Rey Alfonso XIII con nueve señores vestidos de gala, entre los que reconocí a Maura, Canalejas y Dato, con una gran firma del Monarca y fechada por este el «22.III.1918» y, en el paspartú, las rúbricas de todos los demás. Al anticuario le pregunté: «¿Y esto?». Y se limitó a sonreír.

En 1917 y debido a la escasez de alimentos de primera necesidad, al caciquismo y al clima que por la neutralidad mantenida en la Gran Guerra se había creado para hacer dinero fácil, España sufría una crisis política, social y militar.…  Seguir leyendo »

EL 1992 fue el del V Centenario del Descubrimiento de América, de la Expo de Sevilla, de los Juegos Olímpicos de Barcelona, de Madrid capital cultural europea y de nuestro país sede de la II Cumbre Iberoamericana. En definitiva, fue el año de España, en el que reafirmamos nuestra unidad política y nuestra lengua común. Sin embargo, el 18 de octubre, cuando todos esos fastos llegaban a su fin, y cinco meses antes de su muerte, Don Juan de Borbón nos decía: «Veo a España mal, un poco desgarrada y amenazada en su unidad». Y tenía motivos para ello porque unos días antes se habían encendido varias luces rojas: la Universidad de Barcelona había eliminado la asignatura de Historia de España de entre las obligatorias para los estudios de periodismo, el ministro de Administraciones Públicas, Eguiagaray, declaraba: «La desagregación territorial de España es un riesgo real», y el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, decía que «Cataluña está en España pero no es España».…  Seguir leyendo »

Después de la investidura fallida de Pedro Sánchez hemos entrado en un impass que da la impresión que va a desembocar en unas nuevas elecciones generales el 26 de junio, aunque es cierto que en estos momentos todos los escenarios están abiertos y, por eso, se admiten apuestas.

Esta situación me recuerda mucho a una que vivimos en Navarra en el año 1991. Entonces, el 25 de marzo –ahora se va a cumplir el XXV Aniversario–, se firmó el pacto de colaboración institucional y política entre el Partido Popular y UPN por el que se disolvió la organización del PP de Navarra, que se integró en el partido regional, lo que permitió que la nueva UPN saliera reforzada y fuera la fuerza más votada en las elecciones forales que se celebraron dos meses después.…  Seguir leyendo »

Ahora, cuando se alzan voces tildando al régimen fiscal de Navarra como «privilegio» y como algo «insolidario», hay que ir a su origen y a su razón de ser para hablar con propiedad. Para ello nos tenemos que remontar a la Edad Media pues, desde entonces, todos los territorios que se fueron incorporando a la Corona de Castilla se asimilaron a esta, perdieron sus instituciones propias y les fueron implantadas las castellanas. Y la excepción fue Navarra que en 1515 se incorporó de igual a igual, como un reino aeque et principalite, y durante más de tres siglos siguió conservando sus instituciones, competencias y ordenamiento jurídico propio; es decir, siguió siendo un reino real y efectivo con rey propio, aunque no exclusivo porque este lo era también de Castilla.…  Seguir leyendo »

Hacia las cuatro de la tarde del lunes 23 de enero de 1995 una llamada telefónica me dejó petrificado: mi amigo y compañero de partido Gregorio Ordóñez había sido asesinado. Inmediatamente me desplacé hasta San Sebastián y después de permanecer durante varias horas en su capilla ardiente, en una noche lluviosa y desapacible, me puse a deambular por las calles de la parte vieja donostiarra. Así llegué hasta el lugar en el que había caído. El bar estaba cerrado y en la calle solamente encontré a una chica de unos veinte años que paseaba a su perro a la que, haciéndome el forastero, le pregunté quién era el que había sido asesinado, a lo que me respondió: «uno que en mayo iba a ser el alcalde».…  Seguir leyendo »