José Luis Álvarez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Ciudadanos el misterioso partido “flotante”

El Gobierno del PSOE ha vuelto obsoleta la estrategia pasiva de Ciudadanos. Confiaban llegar al poder por implosión del ala derecha y erosión de la izquierda del bipartidismo; como si la corrupción y Cataluña fueran suficientes; como si su identidad misteriosa —¿qué son realmente?— les beneficiase.

Pero el bipartidismo imperfecto goza de una mala salud de hierro. Las condiciones son ahora desfavorables a Ciudadanos. No son novedad mediática, la corrupción parece amortizada electoralmente, el PP competirá por el protagonismo del constitucionalismo sobre Cataluña, y la descalificación de Ciudadanos como derecha conservadora por el PSOE, incluso la de extrema derecha por Podemos, tendrá mella, precisamente porque su identidad no está consolidada.…  Seguir leyendo »

‘Els de casa’ frente a ‘els de fora’

El ser humano se diferencia de especies inferiores por su capacidad estratégica: imaginar el pensamiento y emociones del adversario, predecir sus movimientos, sorprenderle decisivamente.

El secesionismo dispone de una estrategia espléndida, diseñada por el político ibérico, con Felipe González, más brillante del siglo XX: Jordi Pujol. Ninguna de sus divisiones actuales quiebra la hegemonía que Pujol construyó.

Pujol enfrentó un desafío de magnitud desconocida a líderes catalanistas precedentes: la inmigración española. El subsistema catalán del capitalismo franquista importó una clase obrera, y media demografía. Cataluña ya no era un pueblo, se convirtió en dos. Uno els de casa, otro els de fora.…  Seguir leyendo »

Hace poco, la prensa informaba que Podemos había encargado a consultoras especializadas una evaluación del estilo de Pablo Iglesias, para entender la desafección hacia su líder reflejada en algunas encuestas.

El liderazgo es natural a la política: Trump, Adolfo Suárez, Macron, González, Iglesias. Puede ser funcional o patológico, pero siempre está. La razón del éxito de las narrativas personalistas es el Error Fundamental de Atribución. Los humanos tienden a explicar con causas personales fenómenos debidos a razones sociales. Es una psicología primitiva. Hay también razones racionales: como los programas electorales no pueden contemplar todas las contingencias de un periodo de gobierno futuro, el elector usa el carácter del líder como predictor de sus decisiones.…  Seguir leyendo »

Si la pregunta fuera sobre la izquierda —el Estado como agente económico dominante y, últimamente, una vocación nacionalista antieuropea— la respuesta sería fácil. Sin embargo, el interrogante sobre el progresismo de partidos de centroizquierda, como el PSOE, que durante décadas han corregido el capitalismo vía socialdemocracia, es pertinente, ya que para sobrevivir están luchando —quizás rindiéndose ya— contra la tentación de coincidir con la izquierda, compitiendo en la búsqueda del voto de protesta, emocional, y desinformado sobre las posibilidades de la globalización —un voto no progresista, anclado en el pasado no el futuro—. Como ha dicho Iglesias, la izquierda tiene el corazón antiguo.…  Seguir leyendo »

Nostalgia atávica de liderazgos

Un lamento insistente recorre la opinión política, global, europea o española: la ausencia de liderazgo. En la queja es permanente el contraste entre el presente (supuestamente con políticos faltos de grandeza) con tiempos pretéritos (cuando debieron existir líderes verdaderos). Así, el desencanto con Obama, comparado con históricos del progresismo, como Roosevelt o Johnson; los responsables actuales de Bruselas —ni sus nombres son familiares—, cotejados con Monnet o Delors; o dirigentes de países influyentes como Merkel, contrapuesta con gigantes, como Schmidt o Kohl. Y en España, los novísimos actores políticos, descalificados como populistas, ambiciosos e inmaduros, comparados con hábiles operadores de la Transición, como Suárez, o con líderes transformadores, como González.…  Seguir leyendo »

Lo que le espera a Barcelona

¿Qué ha sido de Barcelona? ¿Por qué la ciudad más poderosa del Mediterráneo ha cedido el liderazgo del país a las comarcas del interior? ¿Por qué es incapaz de generar una posición que responda a sus intereses y potencialidades, tan distintos del resto de Cataluña, ante un conflicto que la va a perjudicar más que a nadie?

Recientemente el alcalde de Barcelona encargó a un grupo de expertos afines estudiar el impacto en la ciudad de una Cataluña independiente, ya que, como el propio Xavier Trias reconoció, en los trabajos sobre construcción de un Estado catalán del Consejo de Transición Nacional esta cuestión, increíblemente, no se había examinado.…  Seguir leyendo »

Uno de los elementos centrales de la ola populista antigobernanza europea que recorre el continente es la desconfianza de la ciudadanía en los poderosos, a los que se supone intrínsecamente corruptos. Se asume como cierta la famosa frase atribuida a lord Acton: el poder corrompe. Curiosamente, él no dijo exactamente eso, si no que el poder tiende a corromper, y que es el poder absoluto el que corrompe siempre.

En los últimos años interesantes estudios empíricos han avanzando nuestro conocimiento de las dinámicas psicológicas y morales asociadas a la tenencia de poder. Este se puede definir, y aquí el lector permitirá cierta abstracción, como la capacidad de controlar recursos sin interferencias o límites sociales, o como la capacidad de influenciar a otros individuos gracias al control asimétrico de recursos valiosos.…  Seguir leyendo »

Azar y necesidad en el liderazgo progresista

Lo peor no es el daño provocado por el espectáculo de una horse race, jaleada con fruición por los medios. Ni lo más preocupante, aún siéndolo mucho, la juventud, sin experiencia relevante de gestión, de la mayoría de los candidatos, tan bienvenida por los consultores políticos, quienes prefieren modelar a un pretendiente tabula rasa, que no ha ofendido a ningún grupo social, que no haya cambiado nada. Lo más inquietante es que el único partido progresista que puede gobernar, el único que se puede interponer entre el PP y su asentamiento definitivo en el poder, se juega su futuro en la improvisación de los candidatos al liderazgo, la aleatoriedad del proceso de renovación del mismo y la entropía de su ideología.…  Seguir leyendo »

Las exageradas pompas fúnebres de Adolfo Suárez han reflejado la inquietud institucional ante la pulsión populista de la población. Para canalizarla, no le ha importado a la clase política simular idolatrar al más personalista de nuestros presidentes, el menos programático y preparado, el que más ha utilizado la política como ascensor social personal y familiar, quien había sido nada menos que jefe del partido único y director de televisión publica de una dictadura.

Las exequias de Suárez resaltan la importancia de evaluar objetivamente a los presidentes de gobierno. Todos son elogiables. El servicio al Estado, cuando poca gloria podía esperar, de Calvo Sotelo.…  Seguir leyendo »

Continúa el desconcierto táctico progresista. Contempla cómo la remota Angela Merkel sigue en el poder y el Reino Unido del clasista David Cameron dobla el crecimiento de España. Mientras, Barack Obama, profesoral, mantiene con dificultad su reforma sanitaria; François Hollande, inhibido ante el tradicionalismo francés, deviene Zapatero y, sin embargo, su ministro de ley y orden à la Sarkozy, Manuel Valls, sube en las encuestas tanto como enerva a aquella izquierda que prefiere no gobernar a abandonar su inocencia respecto a los medios de la política, que no acepta que el populismo es inherente a la misma, especialmente la progresista. La circunspección no sienta bien a la izquierda europea.…  Seguir leyendo »

El pensamiento progresista corre, en tiempos de crisis y estancamiento económicos prolongados, el riesgo de limitarse a objetivos y tácticas de resistencia, como la oposición a la necesaria modernización del Estado del bienestar, sin atender a transformaciones materiales, sociales y económicas, como las nuevas formas de trabajo y creación de riqueza habilitadas por las nuevas tecnologías, que deberían constituir oportunidades de generación de una actualizada cosmovisión. Sin esta renovación la izquierda corre el riesgo de confirmarse como opción electoralmente menor, conservadora de un status quo desarbolado por la globalización y abocada a la irrelevancia.

El centro de toda ideología progresista es siempre una antropología que responda a tres preguntas.…  Seguir leyendo »

Estoy hasta el carallo de tanta ansiedad de liderazgo por Cataluña… ¿Quién lo pide? ¡Piqué, huido a la privada!, ¡Aznar, coleccionista de enemigos!, ¡empresarios, siempre de perfil…! Mi mala suerte parece cosa de bruxas e meigas. Primero el 11-14 M y lo pago yo… Después la economía… Si hubiese sido presidente en el 2004 me hubiera ahorrado la crisis y ahora estaría paseando con Viri, Sanxenxo en verano, Santa Pola en invierno, pero toca lo que toca y no me quejo, como sí hacen algunos que se cogen la autoestima con papel de fumar… Supe resistir las súplicas de “rescate” y estamos recuperándonos… Y ahora Cataluña… Sí, estoy dispuesto a moverme desde financiación especial a mejorar la Constitución… condiciones la soberanía y la seriedad: soy Registrador y una chapuza como el Estatut conmigo no… Y a Mas, aunque no está siendo ni “diligente y ordenado empresario” ni “representante leal” (aún me acuerdo ad verbum de lo que estudié en las oposiciones ¡qué memoria conservo!) de los catalanes sensatos, podría ayudarle, al fin y al cabo es como yo, un administrador en política… Mas es incluso más flexible que yo, que al menos creo en el Estado…

Mas tiene que ayudarse y ayudarme: por ejemplo no puede negociar de partida que independencia por las buenas, consulta, o por las malas, la DUI… Y Mas tiene que reconsiderar los que le rodean, salvo Mas-Colell y, me dicen, el conseller Vila, no están a la altura ¡de Cataluña salen pocos opositores de élite…!…  Seguir leyendo »

En los últimos meses, el president Mas ha legitimado repetidamente el derecho a decidir en, literalmente, una democracia “radical”, forma política opuesta a las clases medias, líderes por décadas del catalanismo, de las que CiU es el agente electoral.

Aristóteles inició una distinción, adoptada por los teorizadores de la división de poderes pero despreciada por los defensores de un poder ejecutivo irrestricto, como Maquiavelo, entre el fin y la forma de un régimen. El fin es la causa final, la idea de virtud que una comunidad intenta encarnar. Por ejemplo: ¿habrá movilidad social? ¿Será el mérito su clave? ¿Quién pagará la igualdad de oportunidades?…  Seguir leyendo »

Se consolida la sensación de que el PSOE no avanza en ninguna de las dimensiones de la acción política: ideología, estrategia y organización. Este estancamiento es especialmente extraño porque el Partido Socialista dispone de materiales suficientes para intentar progresar rápidamente en todas ellas: un reciente número de la revista Temassobre la socialdemocracia es un buen referente ideológico; Felipe González recordó en la reciente celebración del 30º aniversario de su primer Gobierno que para implementar estrategias de cambio se necesitan mayorías, que solo pueden surgir del alineamiento de las clases trabajadoras con las clases medias; hasta la saciedad se ha repetido que mientras no exista una reforma electoral que exponga a los cuadros del partido a las demandas cercanas de los electores, y para la que existen suficientes alternativas posibles, el aparato favorecerá la lealtad y no el mérito político como criterio de promoción orgánica.…  Seguir leyendo »

La reacción contra el independentismo se está focalizando en Artur Mas. ¿Es el president el líder sine qua non del soberanismo? ¿Merece ser la diana preferente del unionismo?

El trabajo más relevante sobre liderazgo político de los últimos años sostiene que los presidentes no son los agentes poderosos y transformadores que muchos asumen. Con datos de las presidencias norteamericanas, su autor, G. Edwards, muestra que las iniciativas presidenciales exitosas han circulado siempre tras la opinión pública. Los presidentes van con el viento, “corren las olas” de un movimiento preexistente, sólo hacen lo que pueden hacer, dedicándose, sobre todo, a la articulación de una coalición dominante que haga sostenible esa energía previa.…  Seguir leyendo »

Los acontecimientos de estos días son un espectáculo espléndido. Ha habido momentos cómicos, como cuando Artur Mas declaró, solemne, cuando se debía estar riendo por dentro, que la reunión con Mariano Rajoy no había ido bien. Fue estupendamente, según plan. O el melodramático de Bono, prefiriendo morir a ver España incompleta. Y melancólicos, como cuando la reacción del secretario general del PSC a la manifestación de la Diada atrajo menos interés mediático que la del PPC: penitencia del que ni lidera ni confronta. Y hubo momentos extraños, como la recepción al president a su regreso de Madrid en la plaza Sant Jaume, estudiada en exceso.…  Seguir leyendo »

CiU ha acelerado el ritmo de su larga marcha hacia la independencia. Ha transitado en pocos años del híbrido pujolista queja-colaboración al català emprenyat; de reclamar la integridad del Estatut a, olvidándolo, demandar la “caja y la llave” de una hacienda propia, a la Vasca, so pena de independentismo, sobre el que algunas encuestas reflejen el interesantísimo fenómeno de que obtiene más apoyo que el electoral de los partidos nacionalistas sumados.

Los problemas de Cataluña son graves. El déficit fiscal es real. Es inaceptable que la cuota de solidaridad de Cataluña con otras autonomías rebaje su posición en el ranking de riqueza autonómico.…  Seguir leyendo »

¿Por qué en una situación patente de dominio y discriminación de las élites a las no élites no se produce más resistencia contra esa sujeción?, ¿por qué hay más orden que conflicto?

La huelga general convocada para el 29-M es la primera acción de resistencia social que la izquierda ha propuesto; y sus convocantes, CC OO y UGT, son las únicas organizaciones progresistas capaces de movilización colectiva comparables a las más eficaces de España: las muy conservadoras, entusiastas y disciplinadas asociaciones de padres de alumnos de colegios católicos al mando de Antonio M. Rouco Valera.

El éxito de toda acción colectiva, como una huelga general, depende de la disponibilidad, calidad y alineamiento de tres recursos: estrategia, liderazgo y organización.…  Seguir leyendo »

La canonización en marcha de Margaret Thatcher, irónicamente basada en lo que ella despreciaría, la sentimentalización del liderazgo, poco provecho puede traer a Rajoy. Es difícil imaginar a alguien más alejado de Thatcher que Rajoy, el gran reticente a la acción decisiva, el conservador esquivo, cuya pulsión retentiva de capital político haría las delicias clínicas de Freud.

Si un partido español puede beneficiarse de una reflexión sobre Thatcher es el PSOE, el cual debería aspirar a lo que ella consiguió: un ciclo político (conjunto de soluciones ideológicas, institucionales y electorales a los retos sociales y políticos más relevantes) sostenible, independiente de líderes concretos, y hegemónico aún en caso de perder el Gobierno.…  Seguir leyendo »

La generación del PSOE que gobernó con González no nominó a Rubalcaba candidato para ganar las elecciones, sino para evitar una mayoría absoluta que finalmente puede acabar produciéndose, porque el partido no ha entendido que estas generales no son sobre candidatos (si así fuera Rubalcaba las ganaría), ni sobre políticas para salir de la crisis (no se dilucidan en las elecciones de un Estado miembro de la UE salvo en Alemania) sino sobre la credibilidad, cohesión y energía de los equipos de gobierno y cuadros de cada partido, y donde el PP lleva ventaja. Nadie duda del oficio de Rubalcaba, pero ofrece una imagen de tremenda soledad: ¿Quién es su Cospedal?…  Seguir leyendo »