José Luis Feito

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de junio de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

¿Quién es el responsable del mayor número de muertes violentas acaecidas en el pasado siglo XX? Acaso la mayor parte de los lectores respondan a este interrogante con los nombres de Lenin, Stalin o Hitler. Desconocerán, casi con seguridad, el nombre de la persona que catapultó los acontecimientos que permitieron la llegada al poder de esos siniestros genocidas: Gavrilo Princip, el nacionalista serbio que asesinó al heredero del imperio austrohúngaro, el archiduque Francisco Fernando, el 28 de junio de 1914.

La desolación de Europa causada por la primera guerra mundial y sus secuelas, por un lado, y por otro la doctrina de Wilson para guiar la reconstrucción europea, el principio de la autodeterminación de los pueblos, dieron alas a los nacionalismos sectarios y agresivos, excluyentes y expansivos que precipitaron la explosión de 1939.…  Seguir leyendo »

Es imposible efectuar una reducción significativa de los déficit venideros de nuestro sistema de pensiones sin elevar cuanto antes la edad legal de jubilación. Esto es así, en primer lugar, porque esta variable afecta automáticamente tanto a los ingresos (aumentando el número de activos) como a los gastos (reduciendo el número de años de percepción de la pensión). En segundo lugar, porque una vez que se decrete dicho aumento su instrumentación se ha de hacer gradualmente, a fin de suavizar todo lo posible el impacto de esta medida sobre las personas de edades más cercanas a la jubilación legal. En tercer lugar, porque las imprescindibles modificaciones de los determinantes de la cuantía de la pensión para reducir el enorme déficit latente de la Seguridad Social han de ser también sustanciales y, por ende, se deben instrumentar también gradualmente, y sólo si se combinan con el gradual aumento de la edad legal de jubilación se conseguirá que dicha reducción sea suficientemente significativa.…  Seguir leyendo »

¿Cuál debe ser el objetivo de déficit público para este año y para el próximo? ¿Cómo se deben combinar las reformas estructurales, los ajustes de gasto público y los aumentos de tipos impositivos para conseguir dichos objetivos? Las respuestas a estos interrogantes dependen de si la economía cuenta con la confianza de los ahorradores nacionales e internacionales o si la ha perdido y está sujeta a una severa restricción de financiación exterior.

El déficit presupuestario máximo en el que puede incurrir un país está determinado por la disponibilidad de los ahorradores nacionales e internacionales para aumentar las tenencias de su deuda pública.…  Seguir leyendo »

En una recesión el empleo tiende a caer proporcionalmente más o menos que el PIB en la medida que aumenten o se contengan los costes salariales reales. Así, la intensa subida de los costes salariales reales de nuestro país en 2008 y 2009 (2,3% y 4% respectivamente), muy por encima de la media de la UE (0,1% y 1,1%), ha exacerbado la destrucción de empleo durante la crisis, de manera que la pérdida de puestos de trabajo por unidad de caída del PIB ha sido en nuestro país más de tres veces superior a la media europea.

El comportamiento marcadamente procíclico de los salarios reales (suben tanto más cuanto más cae el PIB) y la consecuentemente brutal caída del empleo que acontece en las fases recesivas de nuestra economía obedece esencialmente a tres elementos singulares del marco regulatorio de nuestro mercado de trabajo que alejan su funcionamiento del de los países con cifras de paro más civilizadas que las nuestras.…  Seguir leyendo »

Hace unos días, Paul Krugman manifestó que la pertenencia de España al euro había acentuado la crisis y dificultaba nuestra salida de la misma. El núcleo argumental de estas y otras críticas se puede resumir como sigue. El euro impuso a España una política monetaria excesivamente expansiva. En consecuencia, la inflación en nuestro país ha superado año tras año la media de la eurozona haciéndonos perder competitividad y configurando tipos de interés reales negativos que han alentado el endeudamiento y alimentado la burbuja inmobiliaria. Además, la economía no puede contar con el estímulo de la devaluación para recuperar la competitividad perdida y propulsar la salida de la crisis.…  Seguir leyendo »