José Luis Garci

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de junio de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

All my life, since I was a kid, I have a dream of this moment. Well, the dreams come true sometimes. And now, in my own language… He elegido las mismas, o muy parecidas, palabras que pronuncié en mi prodigioso inglés de Mangold Institute, al recibir el Oscar por «Volver a empezar», el primero que recibía nuestro cine, y, más importante, el primero para nuestro idioma. Con ello quiero ratificar que, para mí, el Premio Cavia es tan importante como el Oscar. Y mucho más que cualquier otro que haya podido recibir. Más que las cuatro nominaciones al Oscar, más que el Goya, más que el González-Ruano, más que la Medalla a las Bellas Artes; más aún que el honor que supuso para mí ser nombrado hijo adoptivo de Oviedo y de Gijón, algo insólito, sin antecedentes en las Asturias.…  Seguir leyendo »

La última vez que vi a Gil, en su casa, hace un par de semanas, y tras pasarnos un rato hablando, como siempre, de películas y goles, en su acogedor salón lleno de libros y de premios –dos Oscar y cuatro Goyas, entre otros muchos, muchos trofeos–, me dijo que escuchaba muy mal por el oído derecho, y que, como apenas veía era Gabi, su mujer, quien le ponía al día leyéndole «su» ABC después de desayunar. Gil empezó a leer el ABC cuando era un adolescente, primero, en su casa madrileña de los alrededores del Cerrillo de San Blas, frente a la estación de Atocha, y luego, durante la guerra, en el chalecito de la Ciudad Lineal.…  Seguir leyendo »

Hoy comienza en Sao Paulo, si la huelga general y los atascos kilométricos no lo impiden, la XX Copa del Mundo de Fútbol, con un interesantísimo Brasil-Croacia en el estadio Arena Corinthians. De lo que no hay dudas es que el fútbol es un espectáculo, una ceremonia y un deporte, según, y que cuando se mezclan adecuadamente las tres cosas, bueno, es como si Dios te premiara con un once en placer, o felicidad, que viene a ser lo mismo. El fútbol es una religión, una metáfora de la vida, un recreo condensado en noventa minutos (a veces, en ciento veinte), un juego en el que se dan la mano la infancia y la ambición, la justicia y la injusticia, la venganza, la memoria y el olvido.…  Seguir leyendo »

EL 23 de octubre de 2013, miércoles, Luis Alberto de Cuenca no quiso ver conmigo el partido entre el Real Madrid y «la» Juventus, Fase de Grupos de la Copa de Europa (Champions League, para los menos fogueados), porque, me dijo, tenía que entregar ya la nota de introducción a su libro Cuaderno de vacaciones, un volumen editado por Visor –acaba de salir– que recoge los poemas escritos por Luis Alberto durante sus veraneos de 2009 a 2012. Lo cierto es que agosto suele ser muy beneficioso, en todos los sentidos, para el autor de La caja de plata.…  Seguir leyendo »

Hoy, 17 de junio de 2011, Gil Parrondo cumple noventa años, doscientas películas (dos Oscars y cuatro Goyas, entre otras docenas de premios, nominaciones y medallas), y una familia que envidiaría la de Jimmy Stewart en ¡Qué bello es vivir! Quisiera añadir que Gil nació cinco días después de Luis García Berlanga, y que ese año en que vinieron al mundo estos dos genios, 1921, el cine nos regaló obras maestras como El chico, de Chaplin, Las tres luces, de Fritz Lang, o Nosferatu, de Murnau.

La primera luz que vio Gil fue la de Luarca, una pizpireta villa asturiana a orillas del río Negro, nombre engañoso, ya que se trata de un torrente de primavera de aguas frescas y nada oscuras, muy parecido a esos arroyos transparentes y verdosos (por el Technicolor) en los que trabajan los buscadores de oro en los «westerns» de Anthony Mann.…  Seguir leyendo »

Algunos especialistas aseguraban que Carmen Basilio, el magnífico peso medio de los años cincuenta, habría sido campeón del mundo diez o quince años seguidos si los combates por el título se hubieran celebrado en bares o salas de fiesta y no en el ring del Madison Square Garden. Es posible. Pero incluso en el difícil territorio de los tugurios, donde abundan los botellazos, yo siempre hubiera apostado por Ray «Sugar» Robinson, un artista y, a la vez, el más contundente pegador de aquellos viejos y dorados tiempos del boxeo. The Champ.

La Selección española de fútbol se parece mucho al irrepetible «Sugar» Ray.…  Seguir leyendo »