José Luis González Quirós

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Ganar sí o sí

Días atrás, en una de esas fotos con las que los partidos entienden que están mostrando al mundo lo mejor de sí mismos, aparecía lo más granado de la dirección del PP con su líder a la cabeza y, en el fondo, se podía ver un cartel con el lema que da título a este post: Ganar, sí o sí. No argumentaré, desde luego, que el significado de tal lema sea de difícil interpretación o que proponga algo indeseable, al menos para muchos, pero creo necesario hacer notar que el autor del lema está muy lejos de ser un genio de la publicidad, aunque tal vez debiera decir del arte de llamar la atención, a no ser que haya querido trasladar, como ahora se dice en el politiqués más torpe un extraño mensaje para tipos esquinados.…  Seguir leyendo »

Las razones por las que los electores votan unas u otras opciones políticas distan mucho de ser del todo claras, hay una variedad de motivos de todo tipo y esa complejidad es la que permite las oscilaciones políticas que, en no pocas ocasiones, escapan a las predicciones mejor fundadas mostrando que el futuro depende del pasado, pero no está determinado por él.

En las democracias actuales es frecuente que quepa distinguir entre el voto atraído, o evitado, por los líderes y aquel que se fija en los partidos. En general cabe suponer que unos partidos sólidos y fiables son la mejor garantía de que la alternancia política sea una posibilidad real, es decir de que los ciudadanos puedan llevar a cabo una destitución pacífica del gobierno.…  Seguir leyendo »

Culpables todos, menos yo

Ha tenido cierta repercusión el discurso, por llamarlo de alguna manera, que pronunció una alumna distinguida de la Universidad Complutense con motivo de lo que parecía un acto académico. Aparte de la notable incapacidad retórica de la alumna, que se suponía ser especialmente brillante, lo que me ha llamado más la atención es su incapacidad de comprender que en la vida social existen ritos y normas que consisten, en último término, en que cuando se habla en representación de alguien lo último que cabe hacer es contar batallitas personales, hablar de “mi madre que me está escuchando” porque es seguro que no todas las madres están presentes.…  Seguir leyendo »

Izquierda y derecha en el cosmos

Cabe un homenaje al espléndido libro de Martin Gardner que analiza el significado científico de las leyes de simetría y de sus excepciones naturales para referirnos a un fenómeno menos cósmico y más político, a las diferencias y enfrentamientos entre conservadores y progresistas, entre derecha e izquierda.

Las diferencias políticas surgen de fuentes bastante hondas, casi nunca son meras preferencias sobre opciones equiparables.  Es probable que la rotura de los cauces clásicos de enfrentamiento entre unos y otros derive de que, en la práctica, buena parte de las derechas se han acomodado al consenso socialdemócrata y estatista y buena parte de las izquierdas han comprendido que la derrota del capitalismo no solo era un imposible sino un absurdo.…  Seguir leyendo »

La VI Asamblea General de Ciudadanos. Europa Press

Según muestran las encuestas, los españoles estimamos de forma mayoritaria que el comportamiento de los políticos constituye uno de los problemas más graves que nos aquejan. Los ciudadanos no se equivocan en este punto, y no solo dicen esto en las encuestas, sino que han hablado votando. La aparición de los terceros partidos, lo que se ha llamado la ruptura del bipartidismo, ha sido un ejercicio de censura conjunta al PP y al PSOE, partidos que han perdido a un tiempo gran porcentaje de su electorado.

Unos cuantos años después, es muy arriscado sostener que la situación española haya mejorado porque si bien es cierto que la diversificación del Parlamento ha obligado a negociaciones más complejas, esa debilidad de las grandes fuerzas no ha servido para mejorar el servicio de la política al conjunto de la sociedad.…  Seguir leyendo »

Los límites del poder para imponer el Bien

Muchas personas creen que una buena política es la que impone el Bien, pero en esa idea se mezclan los deseos piadosos con formas peligrosas de ignorar que cualquier poder que pueda ayudarnos a vivir algo mejor ha de ser por fuerza limitado. El poder político, que siempre tiende a expandirse, se desliza en forma subrepticia de su función de evitar ciertos males para investirse con un nuevo poder, la capacidad de imponer ideas sobre el Bien.

La política como vida colectiva se nutre siempre de las amenazas y problemas que hay que combatir porque impedirían una vida digna y fructífera, pero tendría que abstenerse de proponer formas de sustitución o de perfeccionamiento de la vida privada, y, con mayor motivo, en las formas de pensar de cada cual, ámbitos en los que una cierta soberanía privativa de los individuos, su capacidad fundamental de decidir cómo quieren vivir, tendría que ser absoluta e inviolable.…  Seguir leyendo »

Alberto Núñez Feijóo, en un congreso del Partido Popular. Europa Press

A veces se tiene la sensación de que, en la política española, que en esto puede no ser muy distinta de la de otros países, sólo caben dos situaciones: la rutina o el disparate.

O se asaltan los Congresos o se aburre hasta a las moscas.

Es algo que no debería ser así. Sobre todo porque buena parte de la vida común de las sociedades contemporáneas es bastante poco rutinaria. Las cosas cambian mucho de un año a otro, no digamos en décadas. Pero la política española no acaba de encontrar una senda de crecimiento similar y de futuro atractivo.

La rutina y el disparate son alternativas que van por barrios, y que no siempre se sincronizan en los predios de la izquierda y la derecha.…  Seguir leyendo »

Benedicto XVI teólogo, Papa y ejemplo vivo

Comenzaré esta breve nota con un recuerdo personal; la noticia de la renuncia de Benedicto XVI al papado me llegó cuando estaba terminando un escrito académico sobre relaciones entre el azar y la invención. Mi sorpresa fue tanta que me sentí obligado a colocar al final del texto, que nada tenía que ver con este asunto, la siguiente nota: “Me interrumpo al escribir esta página con la sorprendente noticia de la renuncia de Benedicto XVI a la cátedra de Pedro, algo que no ha sido nada frecuente en los últimos dos mil años, y que ha representado, en más de un aspecto, una decisión contraria a la tomada por  Juan Pablo II en situación bastante similar, siendo, no obstante y a mi modesto parecer, una conducta tan ejemplar e iluminadora como aquella, algo que una conciencia cristiana no debiera tener ninguna dificultad en admitir”.…  Seguir leyendo »

Un misterio es algo que se nos oculta o que, tal vez por nuestras carencias, no alcanzamos a entender. Los misterios se refieren a cosas que tienen encanto y/o rareza, no solemos encontrarlos en lo trivial sino en lo que nos causa paradoja. Pues todo lo de Cataluña y su política tiene algo de misterioso para los que no somos de esa tierra y, por lo que sé, también para algunos catalanes a los que puede que ocurra un fenómeno, en cierto modo, contrario como el de aquel pez que preguntó, ¿y, por cierto, que es el agua de la que tanto habláis?…  Seguir leyendo »

Foto: Pool Congreso. Congreso de los Diputados, Madrid.

Los españoles podemos presumir de constancia en varias cosas, pero hay un asunto en el que destacamos sobremanera. Contra la imagen quijotesca que nos adjudicaron los ingleses que leyeron el Quijote como si fuese nuestro himno nacional, somos gentes muy dadas a la mansedumbre y a aceptar de muy buena manera las ocurrencias y los disparates de quienes nos gobiernan. No es que abunden más los Sanchos que los Quijotes, cosa que pasa en cualquier tierra de garbanzos, sino que los quijotistas no supieron ver que tal vez Cervantes no estaba proponiendo un ideal sino burlándose a modo de Alonso Quijano, un tipo que leía libros, y de los Sanchos que son tan tontos como para seguir sus insensatas aventuras.…  Seguir leyendo »

Reconstruir el pacto constitucional

Una Constitución es un pacto, pero no uno cualquiera, sino aquel que se asienta en dos grandes pilares, el primero la unidad nacional, la conciencia de un pasado y un destino comunes; el segundo, el deseo de proyectar esa concordia nacional en un futuro libre y próspero. Pues bien, para nuestra desgracia, ese pacto esencial que da sentido a una Constitución está siendo roto. Y quienes lo han hecho nos han colocado en una situación en la que no hay, por tanto, otra salida que destruirlo o restaurarlo, sin posible escapatoria.

La Constitución española de 1978 se consideró, con harta razón, como una Constitución de todos, porque no fue una imposición sino un acuerdo civilizado y razonable.…  Seguir leyendo »

Una de las mejores películas de Clint Eastwood, Poder absoluto (1997), nos presenta un caso límite, pero verosímil, el de un presidente de los EEUU responsable de un homicidio que trata por todos los medios a su alcance de librarse de que se le aplique la ley común y de las complicaciones políticas que se le plantearían, y lo hace usando de sus muchos poderes, que nadie discutiría en abstracto, pero violando las leyes comunes que él debiera respetar con tanto o más rigor que los demás ciudadanos. Como sabe todo buen cinéfilo, todo le sale mal y se acaba suicidando; lo interesante es que quien desencadena el proceso que le impide consumar sus abusos es un delincuente, un amigo de la propiedad ajena pero muy cuidadoso con los derechos en que se funda la libertad de todos.…  Seguir leyendo »

Reglas y árbitros en fútbol y en política

Ahora que estamos a punto de ver la final de un mundial, que ganará Qatar, es decir Francia, lo siento por Messi, es fácil preguntarse por el papel de los árbitros y de quienes los designan. Digo que ganará Qatar porque hay una tendencia muy fuerte a que los países organizadores ganen los Mundiales, a saber cuáles habrán sido los incentivos, las razones y los procedimientos para lograrlo en ese mundo opaco y cínico que gobierna la Fifa.

Qatar ha puesto todo su empeño económico en este mundial y parece claro que uno de sus objetivos ha sido que Argentina y Francia disputen la finalísima con las dos grandes estrellas del PSG (equipo de sede parisina, pero de propiedad qatarí) enfrentadas, un éxito total para la gran maniobra del emirato con el negocio del fútbol.…  Seguir leyendo »

Una de las razones por las que algunos puristas han puesto en entredicho el legado político de la Transición es que esta se llevó a cabo de la ley (franquista) a una nueva ley que ya no lo era. A su entender, esa mancha de origen invalida todo el proceso.

Tal forma de verlo es un disparate político. Pero ha tenido cierta repercusión.

Poco después de la victoria por mayoría absoluta del PP en 2000, empezó a cundir en amplios sectores del PSOE la idea de que algo tenía que estar mal en el sistema político si la derecha podía obtener el refrendo mayoritario de los españoles.…  Seguir leyendo »

Cuando los partidos se acusan de atentar contra la Constitución o incumplir alguno de sus mandatos, es que hace ya tiempo que se ha roto algo por debajo de la misma ley de leyes, aquello que la sustenta, un acuerdo de fondo sobre que los objetivos de todos están por encima de los de parte y sobre que las reglas hay que cumplirlas, en especial cuando parecen molestar. Esto, dicho de manera muy sucinta, es lo que ahora mismo ocurre en España y es una salida de pata de banco echarle la culpa a la Constitución de las malas pedradas que sobre ella arrojan los que parecen empeñados en que la política sea un monólogo, en que ya no hay nada que hablar.…  Seguir leyendo »

Con esta frase lapidaria resumía Julián Marías su opinión sobre el resultado de la guerra civil española de 1936, un largo período de enfrentamiento trágico y cruel del que pensaba que bien podría haber sido evitado: «Contra lo que se ha dicho con insistencia, [nuestra guerra] no fue necesaria, no fue inevitable… había más de una salida a una situación sin duda difícil y peligrosa». El filósofo se preguntó muchas veces sobre las causas de aquel desastre y sostenía que casi ningún español la quiso, pero muchos quisieron lo que acabó por resultar una guerra civil, es decir que no querían la guerra (no todos, al menos), pero no supieron evitar una división civil radical, una lucha entre el Bien y el Mal que condujo a la guerra.…  Seguir leyendo »

La privatización de la política

El término privatización se usa de manera enfática por parte de ciertas izquierdas para denominar a un fenómeno bastante incierto, a saber, el proceso por el cual ciertas funciones del Estado pasan a ser ejercidas por particulares o empresas privadas. La queja podría tener fundamento, pero tiene muy escaso tino pues el continuo crecimiento del perímetro del Estado es argumento más que suficiente para probar que no hay que temer gran cosa de estos demonios. Sin embargo, los mismos que claman contra toda clase de supuestas privatizaciones se cuidan muy mucho de evitar la privatización que tiene mayor importancia, la que se produce cuando los poderes y las agencias del Estado, y muy en especial los partidos políticos, se convierten en los agentes exclusivos y excluyentes de cualquier política.…  Seguir leyendo »

Giovanni Vincenzo Infantino, presidente de la FIFA. Foto por Présidence de la République du Bénin

Es mentira que vivamos en un mundo aburrido y monótono y tampoco es verdad que la tecnología y el consumismo nos hayan convertido en figuras insensibles al dolor y las desdichas ajenas. No me esforzaré en argumentar en contra de esos juicios tan desdichados e injustos, me bastará con recordar las maravillosas palabras que ha pronunciado Gianni Infantino, preboste de la FIFA, en el comienzo del Mundial qatarí: “Hoy me siento qatarí, árabe, africano, gay, discapacitado, trabajador migrante… Me siento como ellos y sé lo que es sufrir acoso desde pequeño. Fui pelirrojo y sufrí bullying”.

Al expresarse de forma tan desgarradora y solidaria, Infantino ha hecho el milagro de que el fútbol deje de ser parte de una industria del entertainment y lo ha puesto a la cabeza de la conciencia moral del mundo.…  Seguir leyendo »

Hay una línea de argumentación que presenta a Pedro Sánchez como alguien que ha roto con el PSOE tradicional. Línea que, de manera más o menos implícita, confía en que ese socialismo añorado vuelva cuanto antes al escenario político.

Es muy probable que muchos votantes y militantes piensen de ese modo. Pero el PSOE está hoy en manos de quienes no tienen intención de rehacer ese partido porque están convencidos de que "ahora nos toca a nosotros".

Este PSOE radical y sin complejos, que lo mismo sube los impuestos a los ricos que entrega el Sáhara a Mohamed VI, que puede ser más otanista que nadie, pero que defiende a Maduro o a los Castro, es heredero de una reflexión que algunas de sus cabezas pensantes hicieron después de la segunda victoria de Aznar.…  Seguir leyendo »

Cualquiera que se dedique a la acción política se enfrentará muchas veces a una alternativa insoslayable, o se empeña en conseguir objetivos nobles que se supone procuran un beneficio público, o se deja llevar por la tendencia a buscar el provecho propio. Claro está que el político pensará muchas veces que esas dos finalidades coinciden de forma admirable, puesto que el elevado valor moral de sus intenciones políticas le permite perseguir el bienestar general obteniendo un beneficio particular del todo justificable.

Sin embargo, la acción política muchas veces exige tomar decisiones en escenarios en los que esa contraposición se presenta en forma casi violenta.…  Seguir leyendo »