José Luis Llorente

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de junio de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Una asamblea siciliana con amenazas vertidas y disensiones de calado dio el visto bueno a un acuerdo infinito que recuerda más al pasado que enfoca al futuro. Un acuerdo que es un plan de saneamiento privado, un clavo ardiendo polémico y un parche opaco para que el espectáculo siga adelante.

El trato con el fondo inglés CVC destila el aroma miope de la tradicional manera de hacer de los directivos del fútbol español: tomar el dinero rápido para tapar agujeros sin consideración por los sucesores. Tan rápido que la asamblea y el comienzo de la Liga casi se han solapado.

Un apresuramiento sorprendente para un propósito estratégico de medio siglo.…  Seguir leyendo »

Pocos pronósticos más claros había en estos Juegos de Tokio que el concurso de gimnasia artística. Una historia imaginada que anticipábamos antes de comenzar. Como si los deportistas que marcan una época lo hicieran de forma natural, sin dedicación monacal, sin estrés permanente.

No obstante, lo natural es que la perfección se alcance de forma fugaz, pasajera. Que se aleje una vez que se roce. Por eso somos humanos.

Encadenados a las limitaciones constantes de nuestra naturaleza como especie, la simplificación en los juicios sobre la salud mental de los deportistas es una frivolidad. El sometimiento del cuerpo humano a esfuerzos extenuantes puede dañarlo y agotarlo, sin excepción, ya sean las extremidades o el cerebro.…  Seguir leyendo »

Una de las cargas de los agentes de la UIP ante los manifestantes contrarios a Vox. Quique Falcón

Lo más aterrador de los sucesos de Vallecas no fueron los gritos de Santiago Abascal, las prédicas de Pablo Iglesias o las cargas policiales. Por encima del paisaje deprimente atronó la firmeza de una voz femenina y madura que decía “han venido a provocar”. Una afirmación anónima y sombría que resaltó el contraste entre la tranquila seguridad de su tono y la irracional violencia exterior.

No sólo porque se trate del tipo de sobresalto que estremece de forma instintiva (como la diabólica Regan MacNeil, la niña de El exorcista). Sino, sobre todo, porque constata hasta qué punto han calado los sermones políticos en nuestra sociedad.…  Seguir leyendo »

Frente al extendido conservadurismo de nuestra sociedad, la aparición de los nuevos anarquistas es un destello que descubre, por contraste, las ingenuas creencias de los españoles.

Por supuesto, no me refiero a los bucaneros con chola de palo que estos días han amenazado Madrid, sino a los youtuberos que hacen de su capa un sayo. Tan ancho, que incluso se atreven a explicar por qué se piran a Andorra.

Su actitud es una ofensiva contra el mantenimiento de propuestas personales y económicas que lastran el desarrollo de España en la economía del siglo XXI. En seguida lo entenderán.

Mientras que en Alemania o Reino Unido sólo el 40% de sus ciudadanos opinan que el Estado debe ocuparse de procurarles unas condiciones de vida dignas, la cifra está cerca de doblarse entre los españoles.…  Seguir leyendo »

Mientras los bucaneros urbanos, espoleados por las cabezas visibles de algunos partidos, estrellaban sus proyectiles contra los comercios y los policías de algunas ciudades españolas, la misión Perseverance amartizaba con éxito y los responsables de la NASA declamaban orgullosos los prodigios que Estados Unidos es capaz de lograr cuando trabaja en comunión.

El contraste de los dos hechos fue tan abrumador que invitaba a un viaje cósmico hacia el pasado en busca de la objetividad y de la palabra de Platón.

El autor de la Apología de Sócrates presentaba a los sofistas como a estraperlistas “al por mayor o al por menor, con bienes de los que el alma extrae su alimento”.…  Seguir leyendo »

Las ciencias de la naturaleza humana han puesto de relieve en los últimos decenios cómo se conforma nuestro pensamiento y cómo nuestras emociones y creencias nos mediatizan. Entre ellas, la ideología interfiere de forma notable en nuestra capacidad de juicio, es decir, en las pretensiones de equidistancia que requieren los análisis certeros de la realidad. En otras palabras, los sesgos cognitivos nos conducen de forma inconsciente hacia metas prefijadas, un laberinto sin salida que secuestra nuestro pensamiento racional.

¿Por qué tenemos tantas limitaciones? Muchas se originan en los procesos evolutivos del cerebro humano, que se formó engastando los circuitos neuronales más modernos sobre los más remotos.…  Seguir leyendo »

Rajoy no tendría que haber sido el candidato popular bajo ninguna circunstancia. Aunque no haya sido investigado judicialmente por los casos en los que está inmerso su partido, el presidente en funciones es el responsable político de uno de los asuntos que más preocupa a los españoles: la corrupción. A pesar de su experiencia como gobernante y de haber encarrilado una situación amenazadora para la prosperidad del país -aun y con recortes innecesarios y una presión fiscal en contra de sus promesas y convicciones por no afrontar una reducción del gasto autonómico- Rajoy tendría que haber actuado de forma ejemplar dando un paso a un lado hasta que se aclarasen todos los casos pendientes de resolución en los tribunales.…  Seguir leyendo »