José María Benegas

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El artículo 28.2 de la Constitución reconoce “el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad”. Han transcurrido 35 años y los españoles seguimos sin regular por ley este derecho de los trabajadores. Los últimos acontecimientos están indicando la necesidad de abordar esta cuestión.

El 1 de julio de 1992 el Gobierno presidido por Felipe González remitió al Parlamento un proyecto de ley regulador del derecho de huelga. El dirigente de UGT José María Zufiaur lo valoró como “un proyecto hecho con precipitación (…) y basado en un enfoque represivo del derecho de huelga que no podía servir para consensuar tan delicada materia con los sindicatos”.…  Seguir leyendo »

El llamado derecho a decidir para plantear la secesión de una parte del territorio español no es un derecho; puede ser un anhelo, una aspiración o una reivindicación política, pero no un derecho. La diferencia es sustancial. Si fuera un derecho no reconocido, estaríamos ante un déficit democrático. Si es una reivindicación política, nos situamos ante una opción posible en el marco del pluralismo político, a la que cabe, como opción que es, oponer la contraria.

Es preciso aclarar que el llamado derecho a decidir es un sucedáneo inventado por los nacionalistas para edulcorar la autodeterminación, y entiendo que no es un derecho por varias razones: no forma parte de los derechos considerados naturales y no le son de aplicación los tres supuestos universales reconocidos por la ONU, situación colonial, ocupación militar y apartheid; tampoco es recogido por la Constitución de 1978, aunque sí fue debatido y ampliamente rechazado por el Congreso.…  Seguir leyendo »

Dos importantes leyes económicas se tramitan actualmente en las Cortes. La Ley de Presupuestos para 2012 y la Ley de Estabilidad Presupuestaria. La filosofía económica de ambas se identifica notablemente.

Empezando por la Ley de Estabilidad, cuyos contenidos negociamos directamente los que suscribimos este artículo, señalaremos que en ella se debería reflejar el desarrollo del acuerdo firmado entre PSOE y PP para introducir dicho principio en la Constitución. Pues bien, aunque el límite del déficit estructural de los países miembros de la UE se ha establecido en un 0,5% del PIB, el PP unilateralmente lo ha fijado en el cero por ciento para 2020.…  Seguir leyendo »

Del resultado en el País Vasco de las elecciones del pasado 9 de marzo se pueden extraer al menos tres conclusiones. Una, el incuestionable éxito del socialismo vasco, que no se puede explicar simplemente por el voto útil. Su ascenso tiene más calado y se inició en las últimas elecciones municipales y forales. Dos, la posición de los partidarios del derecho a decidir y de sustituir el actual marco autonómico por una aventura difusa y confusa ha perdido terreno frente a los defensores de la Constitución y la autonomía estatuaria, opción que ha resultado claramente mayoritaria en las últimas legislativas. Tres, para desgracia de todos, ETA ha vuelto a asesinar en el País Vasco a una persona por sus compromisos políticos.…  Seguir leyendo »

Todos los poderes de un Estado democrático están sujetos a la crítica y los jueces, como integrantes del poder judicial, lo están en cuanto a sus actuaciones, máxime si éstas afectan a la esfera de lo público. La crítica deberá ejercerse con el debido respeto a quienes, revestidos de la autoridad necesaria, ejercen la función de sancionar las transgresiones de las leyes. No debe confundirse, por lo tanto, el debido respeto a las decisiones judiciales con la ausencia de crítica. Dicho lo anterior, la imputación a Juan José Ibarretxe, Patxi López y Rodolfo Ares de la comisión de un delito de desobediencia grave, como cooperadores necesarios, por reunirse con representantes de un partido ilegalizado y disuelto por el Tribunal Supremo, es, desde mi punto de vista y con el debido respeto, una aberración jurídica que espero no se sostenga por mucho tiempo.…  Seguir leyendo »