José María Carrascal

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de enero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Es la palabra más usada, abusada, roída, raída, prostituida últimamente, tras haber sido luz y faro de la humanidad. Pero desde que la izquierda la convirtió en consigna, su desprestigio no puede ser mayor. Progreso, del latín progressio, «avance hacia delante» por antonomasia, ha ido unido a mejora, ampliación, liberalismo, pero manipulada por la «progresía» ha devenido en «progre» que casi es un insulto, equivalente al «facha» en el otro extremo del espectro ideológico, es decir «avance hacia atrás». No se sulfuren los progresistas, si me lee alguno, pero ¿puede llamarse progreso a la colectivización de la agricultura soviética, con la gran hambruna que siguió; a los gulag; a los juicios de «disidentes»; a la «gran marcha» de Mao, con decenas de miles de «muertos»; a la «revolución cultural» de su mujer, con la clase urbana cavando en el campo; a la tiranía hereditaria de Corea del Norte; a las pilas de calaveras en Camboya (¿dos millones de muertos?); al castrismo, incapaz de vivir sin la ayuda soviética; a la Venezuela chavista, en la que faltan no ya alimentos y medicinas, sino también gasolina, cuando pinchas el suelo y sale petróleo?…  Seguir leyendo »

Uno de los enigmas que más intrigan al español de nuestros días es por qué la izquierda tiene muchas más dificultades en unirse que la derecha, lo que nos ha llevado al bloqueo del Gobierno. No es que en otros países haya sido fácil formar coaliciones de izquierda. Basta recordar las luchas de bolcheviques y mencheviques, de estalinistas y trotskistas, del «socialismo real» soviético y la socialdemocracia, «lacaya del capitalismo» como la llamaban los comunistas, con su secuela de asesinatos, purgas y gulags, para darse cuenta de una rivalidad a muerte. Lo que sorprende es que esa confrontación haya resurgido cuando se creía que, tras el desplome del Muro de Berlín, la socialdemocracia había copado el entero campo de la izquierda.…  Seguir leyendo »

Doña Carmen Calvo, la de «el dinero público no es de nadie», se ha superado a sí misma, más difícil que batir un récord mundial. Su «el feminismo no es de todas, no bonita, nos lo hemos currado en la genealogía del pensamiento socialista» ha sido comentado de sobra, no precisamente para alabarla, incluso en sus propias filas. Primero, por la desastrosa sintaxis, ¿cómo unir «genealogía», con «pensamiento socialista»? Luego por el «no bonita», guinda graciosa que quiso introducir, cayendo en lo pedestre, como suele ocurrir a quienes no tienen gracia. Pero me permite tratar un tema que vengo posponiendo desde hace tiempo, al impedirme abordarlo la rabiosa actualidad.…  Seguir leyendo »

En qué nos equivocamos

¿Y si resultara que todos los problemas que estamos teniendo fueran producto de un desfase, de un desajuste? ¿Que, como aquel monje que se quedó dormido oyendo el trinar de un pájaro para despertar en otra época, no reconociésemos nada alrededor y nos equivoquemos continuamente? ¿O, como tantas novelas y películas de ciencia ficción, nos hubiéramos metido en un agujero negro y aparecido en un planeta semejante al nuestro de otra galaxia, donde todo funciona al revés que en la Tierra? Pues, si se fijan, están ocurriendo cosas raras, estrambóticas incluso, que rompen todas las normas que habían regido nuestras costumbres.…  Seguir leyendo »

El socialismo real, disfraz del comunismo, acabó con el desplome del Muro de Berlín, que dejó al descubierto la tiranía y la miseria en aquel «paraíso del proletariado», otro de sus disfraces. Lo que no impide que resurja bajo las máscaras más diversas en los lugares más remotos, arruinando países ricos (véase Venezuela), e incluso se vende en España. Y se compra. Pero ésa es otra historia. La que hoy quiero contarles es la del socialismo democrático, la socialdemocracia, feliz conjunción de libertad, justicia y prosperidad, que desde hace medio siglo ha prevalecido en Occidente hasta el punto de que los conservadores adoptaron buena parte de sus fórmulas para poder gobernar.…  Seguir leyendo »

Madrid y Barcelona

«Lo que está pasando en Cataluña podría resumirse en que no sabemos lo que nos pasa», escribía no ha mucho Jorge Trías Sagnier en una Tercera de ABC, parafraseando al Ortega de hace un siglo, sobre los españoles. Dan ganas de decir al abogado y escritor catalán «¡Bienvenido al club!», pues los catalanes presumían de saber perfectamente lo que les pasaba y un buen número de ellos siguen pensándolo, o eso creen. El problema es que la realidad no coincide con ellos. El barullo que allí reina iguala al español, si no lo supera, y el mejor ejemplo es la formidable confusión por la Alcaldía de Barcelona, parecida a la de Madrid y a la de otras ciudades españolas.…  Seguir leyendo »

El debate sobre si las elecciones del 26 de mayo van a ser la confirmación o el reverso de las de 28 de abril me recuerda el de las liebres sobre si eran galgos o podencos los perros que las perseguían: estéril. Se trata de elecciones distintas en circunstancias diferentes. De entrada, no son generales, sino municipales y autonómicas, con la coda de europeas, lo que cambia el escenario, los personajes y el ánimo. No es lo mismo elegir alcalde de tu pueblo o ciudad, donde priman los temas locales, que el presidente del país, en lo que prima la afinidad ideológica y los temas nacionales.…  Seguir leyendo »

La suicida batalla de la derecha

La ley física de la acción/reacción, por la que a todo acto sigue su opuesto, se cumple, como la de la gravedad, en todos los ámbitos de nuestro universo, excepto en el interior del átomo, regido por el «principio de la indeterminación», con el que disimulamos unas leyes que desconocemos. Pero en el mundo material, e incluso inmaterial, como el del pensamiento o los sentimientos, la acción y la reacción son hermanas gemelas, inseparables además, con la única diferencia de la distancia e intensidad de su secuencia. En el pasado remoto, ésta tardaba en producirse no ya siglos, sino edades, debido a lo escaso y elementalidad de las comunicaciones.…  Seguir leyendo »

La reconquista

Me lo imaginé al oír a Santiago Abascal iniciar su campaña electoral en Covadonga, con la Reconquista como lema: una brigada de medievalistas saltando a la palestra para negar que ésta existiera. Como ocurrió. Con el único título de amante de la historia, como otros lo son de la filosofía, el ajedrez o el bridge, me he creído obligado a responderles. Estoy dispuesto a aceptar que lo de Covadonga pudo quedarse en rifirrafe por aquellos desfiladeros asturianos; que el apóstol Santiago puede no descansar en la catedral de su nombre; que la batalla de Clavijo no se ganó por su aparición a lomos de un caballo blanco despanzurrando moros, y otros mitos que engalanan nuestro medievo.…  Seguir leyendo »

Brexit y procés

Podría haber titulado esta Tercera trick or treat, truco o trato, con que los niños norteamericanos piden caramelos a los vecinos ahora que Halloween se ha popularizado en España, pues el Brexit y el «procés» tienen tanto de engañifa como de negociación. Diría incluso que más de lo primero, al tener ambos procesos en común su origen, una patraña de proporciones históricas: los políticos ingleses y catalanes contaron a sus ciudadanos que salir de la Unión Europea y de España sería un momio, una ganga, un edén. O sea, jauja. Por lo pronto, los british se quitaban de encima a los odiosos, retrasados, ignorantes continentals, o resto de los europeos, y los catalanes, a los españoles, para volver a ser dueños absolutos de sus asuntos, dineros, fronteras y formas de vida.…  Seguir leyendo »

Corren tiempos de confrontación y lágrimas, de multiplicación de problemas y parvas soluciones, si alguna. Para los españoles es casi rutina: nuestros siglos XIX y XX no han sido lo que se dice una fiesta, con todo tipo de desgracias, como si nos hubiera mirado un tuerto. Pero también el resto de los países, incluidos los punteros, se enfrentan hoy a crisis de toda índole. Ahí tienen a Francia, con París ardiendo y unos «chalecos amarillos» que unen la agresividad de la extrema derecha al odio de la extrema izquierda; a Italia, sin brújula ni capitán; a Alemania, sin la robustez acostumbrada, y no digamos el Reino Unido, la vieja y venerada Inglaterra, en el laberinto del Brexit, sin saber hacia dónde tirar.…  Seguir leyendo »

Faltan todavía meses para poner fin al proceso que sienta en el banquillo a la plana mayor del procés catalán ante siete magistrados del Tribunal Supremo que, recubiertos con sus togas, contemplan y oyen lo que se dice unos peldaños más abajo con la gravedad de quien está por encima de los afanes mundanos, pero no tienen más remedio que ocuparse de ellos, sin dar la menor muestra de inclinación, rechazo o simpatía por lo que ven y escuchan. Tengo, sin embargo, la impresión de que se ha dicho todo lo que de verdad importa y que, en adelante, sólo oiremos repeticiones de lo ya dicho, con más o menos fuerza y floritura, aunque la reiteración los haga cada vez más tediosos.…  Seguir leyendo »

Aunque hay miles de libros sobre nuestro país, creo necesario un análisis actualizado, que no pretendo hacer aquí, sólo apuntarlo y me bastaría que otros, con más saberes y tiempo que yo, lo abordasen.

Empecemos por lo más fácil: la Geografía. La tercera y mayor de las tres penínsulas mediterráneas, España -y me excuso por obviar a Portugal, tan distinta al haber nacido y crecido en contraposición a ella- es un continente en miniatura, con largos ríos, no navegables la mayoría, debido a las muchas cordilleras, costa abundante, valles umbríos, amplias planicies, desiertos incluso. Ello produce una variedad de climas, flora y fauna que, junto a la dificultad de comunicación, propicia el aislamiento de sus comunidades.…  Seguir leyendo »

La última colonia

Como los españoles tenemos una memoria selectiva, un alzhéimer benévolo que nos permite olvidar lo incómodo y recordar lo que nos agrada, conviene pensar de tanto en tanto en lo que no ha mucho se llamaba «la vergüenza»: una colonia en nuestro territorio, en pleno siglo XXI. Más, si sus amos tienen la desvergüenza de decir que no es una colonia y, encima, que fuimos nosotros quienes así la clasificamos, siendo ellos quienes la incluyeron como tal en la lista de territorios no autónomos que Naciones Unidas pidió a las potencias coloniales. Con lo que el cinismo británico alcanza categoría de Guinness.…  Seguir leyendo »

Los ingleses tienen un refrán que dice «cuando las cosas van mal, lo mejor es que se estropeen del todo». Pero ese es un refrán de sus tiempos de gloria, e Inglaterra ya no es lo que era. Ya no gobierna los mares ni sus dominios abarcaban los cinco continentes. La mentalidad imperial, sin embargo, perdura y quiere controlar al menos sus propios asuntos, que es la fuerza detrás de su salida de la Unión Europea. La aplastante derrota en el Parlamento del plan de Mrs. May para abandonarla indica que esa fuerza sigue siendo formidable. Lo malo es que, como dice otro de sus refranes, «toda salida es la entrada en algo totalmente distinto».…  Seguir leyendo »

Peligra la democracia

Escucho por doquier malos augurios para la democracia. Los más corrientes evocan los años treinta del siglo pasado y hay que reconocer que las similitudes son tan abundantes como amenazadoras. Ha habido una crisis económica de alcance mundial cuyas secuelas aún afectan a buena parte del planeta; extremismos de izquierda y derecha avanzan en detrimento del centro; el desprestigio de la clase política bate récords debido a su corrupción e incompetencia; surgen líderes populistas que ofrecen soluciones simples a problemas complejos, empeorándolos. Al fondo de todo hay una aceleración de la historia, debida al dispararse de las comunicaciones, hija a su vez de la explosión informática, solo comparable a la llegada de la imprenta, aunque elevada a la enésima potencia, que permite conocer live lo que ocurre en el resto del planeta, recuerden el desplome de las Torres Gemelas.…  Seguir leyendo »

Uno de los eslóganes más funestos en toda la historia del pensamiento es «el hombre nace libre y por doquier se encuentra encadenado», de Rousseau, que contradice la razón, la historia y la realidad, pues hombres y mujeres no nacemos libres, sino todo los contrario: necesitamos todo tipo de ayuda para sobrevivir no ya los primeros días, sino los primeros años, que algunos alargan hasta pasada la juventud. En cuanto a que nos encontramos encadenados, sólo afecta a los delincuentes, aunque no a todos ellos, por desgracia. Quienes obedecen las normas de convivencia que nos hemos dado no deben temer encontrarse en esa triste situación, al menos en democracia.…  Seguir leyendo »

Nuevo mapa político

El mapa político español se completó el domingo con la aparición del elemento que le faltaba: la derecha pura, dura, insobornable, con un programa simple y claro reducido a una palabra, España, que ha irrumpido con fuerza inesperada en el lugar menos pensado, para dar voz a quienes no la tenían. La llaman extrema derecha con acento vejatorio mientras andan sueltos todo tipo de extremismos, algunos anticonstitucionales, pero de eso hablaremos luego. Lo que quedó enterrado esa noche no fue sólo el bipartidismo de PP y PSOE, renqueantes desde hace tiempo, sino también el cuatripartidismo emergido durante los últimos años, sin demasiado éxito por lo que vemos.…  Seguir leyendo »

Es la educación, idiota

Sólo están de acuerdo en que la educación es hoy la clave de la riqueza de las naciones, no la economía, como gritaba Clinton a un ayudante atolondrado, ni la libertad de mercado e ideas, como aseguró Adam Smith. De ahí en adelante, todas son discrepancias, ya que cada uno intenta imponer «su» educación para imponer su credo político, el mejor medio de idiotizar a quienes luego serán secretarios de Estado. Venimos ensayándolo desde la Transición, con cada nuevo gobierno instaurando su modelo educativo. Resultado: volver tarumbas a nuestros escolares, ya entre los últimos de los índices educativos europeos. El Gobierno Sánchez, pese a su minoría parlamentaria y el poco tiempo que lleva en el poder, quiere reformar la política (nunca mejor usada la palabra) educativa del Gobierno Rajoy (la Lomce), aunque, más que reformar, es volver a la de anteriores gobiernos socialistas (la LOE), con eliminación de reválidas, permitir pasar curso a los repetidores y hacer bachilleres sin acabar el bachillerato, al mismo tiempo que se cede a las Autonomías el pleno control de la política lingüística.…  Seguir leyendo »

Pedro Sánchez

A estas alturas de la película, diría un tertuliano, tenemos los suficientes elementos para evaluar a nuestro –pues es de todos los españoles– presidente del Gobierno. Que Pedro Sánchez posee notables cualidades lo demuestra que haya alcanzado ese cargo en la batalla democrática, no menos cruenta que la bélica aunque sin sangre. De entrada, tiene una planta estupenda y la cámara le quiere, algo importantísimo a día de hoy, con la imagen más apreciada que la palabra e incluso que los hechos, como mostró el debate entre Kennedy y Nixon, ganado por Nixon entre quienes lo oyeron por radio y por Kennedy entre quienes lo vieron por televisión.…  Seguir leyendo »