José María Carrascal

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Admito no conocer Inglaterra (hoy Reino Unido) como Alemania, donde pasé los años cruciales de la veintena, trabajé en distintas labores, casé con la mujer con quien compartiría mi vida e inicié mi andadura periodística. Tampoco como Estados Unidos, donde pasamos veinticuatro años claves para aquel país y el mundo, desde la guerra en Vietnam a la ida a la Luna, pasando por la Revolución Cultural, pero, sobre todo, el Watergate, proceso en directo de un presidente, y he seguido yendo cada año.

De Inglaterra, en cambio, conservo sólo las vivencias de los puertos que tocábamos cuando hacía mis prácticas de navegación, intensas, pero limitadas para juzgar un país.…  Seguir leyendo »

Columnistas del 'New York Times'

Una buena amiga me envía la página de Opinión de un reciente 'The New York Times', que por su originalidad, modestia y valentía, merece ser comentada, aplaudida y tenida como ejemplo. El rotativo neoyorquino pidió a sus comentaristas más famosos que escribiesen un artículo en el que detallasen su mayor equivocación en los últimos tiempos. Y ellos lo han hecho sin que se les cayeran los anillos ni buscaran la menor excusa o escurriesen el bulto, contando su grave error como si estuvieran en un confesionario. Rompió el fuego el más veterano de todos, David Brook, con un titular que era ya una proclama 'I was wrong about capitalism' (me equivocaba con el capitalismo), y un texto que podría servir para muchos de su generación.…  Seguir leyendo »

¿El siglo de los sustos?

La frase se ha atribuido a distintos personajes, todos ellos honorables socialdemócratas alemanes, que habían conocido lo que era la Unión Soviética de Stalin al haberse refugiado en ella huyendo de Hitler ya que, de haberse quedado en su país, no habrían visto el final de éste. La frase dice «quien no es comunista a los veinte años no tiene corazón. El que sigue siéndolo a los cuarenta, tampoco lo tiene». Resultado de haber visto y vivido, aunque fuera como refugiado ilustre, lo que era el comunismo puro y duro. Los socialdemócratas que sobrevivieron, que ni mucho menos fueron todos, serían los que en su congreso de Bad Godesberg en 1959, «desmarxificaron y desleninzaron» su partido, aceptando las normas de una democracia plena en derechos y deberes.…  Seguir leyendo »

La democracia viene siendo sometida a todo tipo de críticas. No es la primera vez ni será la última, pero sí de las más virulentas, que le llegan de la extrema derecha y de la extrema izquierda, sus rivales naturales, que de hecho la descalifican como forma de gobierno en un siglo que ha puesto en duda todo tipo de dogmas y supuestos. Lo curioso es que al mismo tiempo y de una forma u otra, todos se proclaman demócratas. El mayor elogio, como el del vicio a la virtud, le llegó precisamente de su opuesto, Stalin, cuando declaró «democracias populares» a los países del Este europeo que le habían tocado en la tómbola de Postdam y Yalta.…  Seguir leyendo »

Si la Ley de Memoria Histórica aprobada durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero fue un trampantojo, ya que la memoria es individual y la historia es colectiva –lo que llevaría a que habría tantas historias como individuos–, el proyecto de Ley de Memoria Democrática recién aprobado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez roza el fraude de ley. Se trata de una norma que trastoca fechas, asume funciones del Poder Judicial y ha sido negociada con los partidos a los que favorece esa ley, y ello roza la prevaricación. A estos extremos llega un señor dispuesto a todo para perpetuarse al frente del Gobierno, a tal nivel de servidumbre ha llegado su partido, y tal es el desconcierto que existe en la oposición.…  Seguir leyendo »

Los expertos atribuyen la decadencia griega a no haber logrado sobrepasar los límites de las 'civis', las ciudades, que confinaron sus grandes avances –la democracia sobre todo– dentro de sus murallas, dedicando el resto del tiempo y los esfuerzos a pelearse entre ellas. Seguidamente en la historia, Roma asumió, ensanchó y universalizó su herencia, alumbrando felizmente un Derecho Romano que aún se estudia en las universidades de todo el mundo al ser una gran fuente de inspiración jurídica. Pero aquel imperio se disolvió con las invasiones bárbaras en el sentido de rudo, inculto, que hoy tiene, más que en el de 'extranjero' que en latín tenía.…  Seguir leyendo »

El Sahara, más que un desierto

He sacado el abultado dosier sobre el Sahara y he estado a punto de devolverlo para no revivir la tragedia. Pero el recuerdo de la primera sesión que el Comité de los 24 celebró sobre el Sahara, en cumplimiento de la Resolución 1514 (XV) de la Asamblea General de la ONU (1960) para acabar con las colonias, era demasiado vivo. España había enviado la lista de sus reivindicaciones y había que apechugar. Como Inglaterra con Gibraltar, que acaparó nuestra atención. Pero recuerdo aquella primera sesión sobre el Sahara como si fuera ayer por el susto que nos pegó. El representante de Marruecos no sólo hizo un alegato vitriólico sobre el colonialismo español en su territorio sino que anunció la llegada de «peticionarios» saharauis que confirmarían cuanto había dicho.…  Seguir leyendo »

Debemos muchas cosas los españoles a Rafael Nadal, no solo como deportista, sino también como persona. Diría más por lo segundo que por lo primero, al ser un ejemplo de laboriosidad, de simpatía, de ciudadano, algo que no suele abundar en un pueblo tan individualista, radical y arrogante como el nuestro, no importa en qué lugar o familia haya nacido. Pese a haberlo ganado todo en el tenis, Nadal nunca fue un famoso ni un asiduo de las revistas del corazón o del papel cuché. Bien al contrario, su vida está llena de rutina diaria, como si fuera el vecino de al lado que conocemos desde niño.…  Seguir leyendo »

Sorprende que en los numerosos análisis que se están haciendo de Vladímir Putin, la inmensa mayoría buscan su referencia con los zares, en vez de coincidencias con sus inmediatos antecesores, Lenin y Stalin especialmente. Lo atribuyo a que, siendo la mayoría de los kremlinólogos ‘progresistas’, siempre han tenido dificultades en explicar cómo la izquierda de la izquierda, quiero decir el comunismo, mostró tal recelo ante la libertad y tal aprecio a las purgas, los procesos de disidentes y los campos de concentración que florecieron tras la Gran Revolución de 1917. Les resulta menos penoso atribuir tales rasgos antidemocráticos a restos de la etapa zarista que habría que eliminar más adelante, pero ha pasado más de un siglo y Rusia sigue siendo una dictadura donde apenas se respetan los Derechos Humanos más elementales.…  Seguir leyendo »

La guerra de Ucrania se alarga, con sus imágenes de muerte y destrucción, servidas en cada telediario para amargarnos la digestión y revolvernos la conciencia. Tal vez para apaciguarla, se multiplican los análisis de la personalidad de Vladímir Putin, que va camino de convertirse en uno de los personajes más odiosos de la historia, compitiendo con Iván el Terrible, el primer Zar de todas las Rusias, que en un ataque de rabia mató a su hijo por haberle reprochado maltratar a su esposa. Haber cegado al arquitecto de la catedral de San Basilio, con sus torres de cebolla multicolores, para que no pudiese diseñar otras joya como aquella se considera hoy leyenda, ya que participó en el diseño del cercano Kremlin.…  Seguir leyendo »

EL ‘rapto de Europa’, una joven desnuda sobre las astas de un toro embravecido, no es un mito más de la antigüedad. Responde al ansia de Asia por engullir Europa, geográficamente su península más occidental. Para eso hay que remontarse al paraíso bíblico, Mesopotamia, ‘país entre ríos’, rico y próspero por tanto, cuna de una de las civilizaciones más antiguas, la caldea, y habitada por los medos y los persas, que hoy corresponde a Irán. Los jardines colgantes de Babilonia eran una de la maravillas de mundo. Su expansión hacia el Mediterráneo, el ‘mar en medio del mundo’, fue rápida, lo que les convirtió en navegantes y comerciantes, así como los llevó a chocar con los pueblos ribereños conforme se consolidaba su imperio medo-persa, Grecia entre ellos, que no existía como tal, al estar constituida por ciudades independientes.…  Seguir leyendo »

Las dos cuestiones candentes del día son: ¿merece el todopoderoso presidente ruso, Vladímir Putin, que le ofrezcamos un puente de plata para escapar del enorme lío armado en Ucrania?, y ¿conviene ofrecer a Putin una puerta trasera para librarse de su inmenso error al invadirla? La respuesta a la primera pregunta es tajante. No, no lo merece. En la guerra ya no vale todo y él ni siquiera se ha atrevido a llamarla así, la primera de sus mentiras. Y a esa mentira le han seguido otras falacias tan gordas o mayores. Dijo que atacarían solo objetivos militares y a la hora de la verdad han demolido hospitales, escuelas, supermercados, teatros y bloques de viviendas.…  Seguir leyendo »

Se quejaba Ortega y Gasset de que las élites intelectuales francesas apenas se habían interesado por España excepto para preguntar displicentemente qué había hecho por Europa. Y se consolaba con que los pocos interesados lo hicieron con tanta pasión que parecen haberse contagiado de nuestro volcánico temperamento. Mauricio Barres, por ejemplo.

Con la intelectualidad inglesa ocurre algo muy distinto. El interés por España es tan amplio como antiguo, tal vez por haber sido el primer estado-imperio de la Edad Moderna, con posesiones tanto en el Nuevo Mundo como en el Pacífico, algo que interesaba a Inglaterra, una isla a fin de cuentas, con el mar como vía de expansión.…  Seguir leyendo »

Ya sé que me meto en un lío, que habiendo tantos especialistas en un tema tan complejo y un país tan distinto, voy a equivocarme una vez o ciento, pero los periodistas, como notarios de la actualidad, estamos obligados a aclarar en la medida de nuestras posibilidades lo que ocurre para que el lector sepa a qué atenerse.

Mi interés por Rusia partió de la lectura de un libro. Andaba por el sexto curso de aquel bachillerato interminable cuando cayó en mis manos ‘Crimen y castigo’, de Dostoyevski, que me fascinó hasta el punto de no parar hasta terminarlo. Lo que no acababa de entender era por qué el protagonista, Raskolnikov, en vez de alejarse del crimen que había cometido para no despertar sospechas, lo que hacía era aproximarse cada vez más, hasta confesarlo y terminar en Siberia.…  Seguir leyendo »

No me gusta el término vaciada por su matiz de desmantelamiento, que no corresponde a la realidad. Vacía, sí. Hoy, la población española es eminentemente urbana, al contrario que en mi infancia, que era pueblerina, aldeana incluso, a más de campesina. La mayoría de esa población ha emigrado a las grandes ciudades, Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, o a la capital de la provincia, por dos razones: porque la agricultura se ha industrializado hasta el punto de que un hombre con un tractor hace la labor de una cuadrilla. Luego, porque los puestos de trabajo, como la preparación para ellos, están en las urbes.…  Seguir leyendo »

Una de las cosas que más me ha extrañado en la amplia bibliografía sobre Ortega y Gasset es la falta de comentarios sobre su intento de vertebrar España tras haberla invertebrado en otro libro de enorme difusión. Pudo deberse a que el intento no tuvo éxito ni público, según él mismo reconoce en el prologo del libro que posteriormente publicó, aparte de reconocer que en aquel momento, comienzos de la Segunda República, «era imposible». Pero la realidad es que Ortega fue, no voy a decir el padre, sino el abuelo del Estado de las autonomías que surgió tras el franquismo, cuarenta años más tarde, cuando Ortega era una reliquia para quienes aprendimos a pensar con él, más que otra cosa.…  Seguir leyendo »

No objeto la elección de ‘vacuna’ como palabra del año, como esperanza de vencer la pandemia. Pero le hace competencia otra, olvidada en el llamado primer mundo, ya que en el segundo y tercero sigue causando estragos. Me refiero a ‘muerte’, que desde nuestra olímpica altivez creíamos, si no vencida, domesticada, pero sigue ahí, como nuestra sombra. Y seguirá.

De los ciento y pico de chavales que, con diez años iniciamos en 1940 el bachillerato en el Instituto de Lugo, quedamos apenas una decena. La ‘comida del curso’ que celebrábamos el último sábado de julio, a la que asistían compañeros de otras ciudades y países, junto a los profesores que quedaban, hubo que suspenderla en 2015 por razones de desplazamiento.…  Seguir leyendo »

Unos reyes no tan católicos

En la vida de los países suele haber un momento crítico en el que dejan de ser mera geografía para convertirse en nación, personaje histórico. Algo así como llegar a la mayoría de edad de las personas. Aunque algunas no lo logran nunca.

¿Cuál sería ese punto de inflexión en España? De hacer esa pregunta sospecho la respuesta mayoritaria: Covadonga. Con buenas razones pese a saber que no fue la gran batalla que nos enseñaron en la escuela. Lo más probable es que fuese una refriega entre cristianos refugiados en aquellos riscos y una patrulla musulmana harta del frío y humedad deseando largarse adonde incluso de noche hacía calor.…  Seguir leyendo »

Posiblemente, la mayor pérdida que ha traído la era informática que empieza y se extiende como un virus por el planeta es el retroceso paralelo del liberalismo. Reducir el pensamiento a algoritmos y ceder nuestras decisiones a ordenadores o robots es muy cómodo, muy limpio, muy práctico, pero dudo que sea lo más conveniente para seguir avanzando en ese largo camino de la humanidad hacia la libertad que según Hegel es la Historia, en el que el liberalismo fue norte y guía, aunque no siempre seguido.

Pero antes de nada aclararemos de qué estamos hablando. Por liberal se entiende bastante más que un partido político.…  Seguir leyendo »

Suenan las alarmas por la democracia. En la izquierda, por temor a un triunfo de la derecha. En la derecha, por temor a un triunfo de la izquierda. Será su principal argumento en las próximas elecciones.

Me parece un error de planteamiento. La democracia no está en crisis por llevar la crisis dentro. Se trata del único sistema de gobierno en perpetuo cambio, adaptándose a las circunstancias que van surgiendo según avanza. Un régimen que no cambiase no sería de este mundo, ni humano siquiera, al perpetuar la situación actual, que en modo alguno puede considerarse perfecta. Eso sería una dictadura benéfica, como las que los griegos instauraban cuando la democracia se desmandaba, o una religión, que deja para el otro mundo erradicar las injusticias.…  Seguir leyendo »