José María Ridao

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

¿Quién puede gobernar España?

Unas recientes declaraciones del jefe de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, han dejado al descubierto, más que tantas otras antes y después de su llegada a la dirección del Partido Popular, las claves ideológicas de una fuerza política decisiva en el sistema democrático español. El Partido Popular no renueva el Consejo General del Poder Judicial, dijo Núñez Feijóo, para “proteger a la justicia” del Gobierno de Pedro Sánchez. Poco o nada cabe esperar de las tertulias y artículos de opinión, salvo acusaciones cruzadas acerca de quién es el responsable del progresivo deterioro institucional que se observa desde 1993. Y, sin embargo, lo más revelador de las declaraciones del líder de la oposición no es que sostenga que las instituciones han alcanzado un punto de deterioro irreversible por la supuesta agresión del Gobierno, algo que está en su derecho de pensar, sino que la vía escogida para defenderlas sea incumplir las normas vigentes que las regulan.…  Seguir leyendo »

En la lucha final

El resultado de las elecciones parciales en Estados Unidos parece haber conjurado, al menos por el momento, el riesgo de una involución democrática en la que sigue siendo la potencia hegemónica mundial. Sin embargo, más allá de que los resultados no hayan avalado la deriva a la que el antiguo presidente Donald Trump desea arrastrar al Partido Republicano, especialmente peligrosa en una coyuntura internacional como la provocada por la invasión rusa de Ucrania, el problema que deja detrás esta convocatoria de los norteamericanos a las urnas, y que desborda las fronteras de Estados Unidos, es por qué elecciones que en otras circunstancias se inscribirían en un procedimiento constitucional reglado y hasta rutinario adquieren, de pronto, la dimensión de un conflicto escatológico entre tiranía y democracia.…  Seguir leyendo »

El imperio abstracto

Las banderas de la India ondeando a media asta en señal de luto por la muerte de la reina Isabel II evocan hoy, 11 de septiembre, la compleja historia del Reino Unido y el país que fue considerado la “joya de la corona” del Imperio Británico. El día de duelo nacional decretado por el Gobierno de Delhi durante esta jornada constituye, sin duda, una muestra de respeto hacia la jefatura del Estado de la potencia que ejerció de metrópoli hasta 1947, cuando la India alcanzó una independencia de la que este año se cumplen 75 años. Pero el gesto de rendir tributo oficial a la reina fallecida no pretende recordar, sin embargo, ninguna relación privilegiada que derive del pasado colonial compartido: las banderas de la India también ondearon a media asta con motivo del asesinato del ex primer ministro japonés Shinzo Abe, creador del concepto de Indo-Pacífico que inspira una parte sustantiva de la actual geoestrategia mundial.…  Seguir leyendo »

Nehru y la guerra de España

El 26 de octubre de 1930, mientras cumplía condena en la prisión de Naini, el futuro presidente del Partido del Congreso y primer ministro de India, Jawaharlal Nehru, escribió una carta a su hija Indira por su cumpleaños. Esta misiva, en la que Nehru compartía con una niña de 13 años sus reflexiones sobre una India independiente, sería la primera de una serie que, a partir del 1 de enero siguiente, le haría llegar con inalterable regularidad. La correspondencia con Indira se publicaría bajo el título de Glimpses of World History una vez que Nehru quedó en libertad, componiendo un volumen que sobrepasa el millar de páginas.…  Seguir leyendo »

Citas a ciegas

El centenario de la publicación de España invertebrada ha provocado el efecto contrario del que suelen buscar estas efemérides: lejos de propiciar renovados elogios hacia la obra, han comenzado a aparecer tímidos artículos acerca de los estragos que el transcurso del tiempo habría provocado en ella. En realidad, decir que España invertebrada no ha superado la prueba de los años es reconocer que hace mucho tiempo, demasiado, que pocos políticos, intelectuales y periodistas que no han dejado de invocar esta obra a ratos grotesca y a ratos escalofriante se han tomado la molestia de leerla, o releerla, antes de hacerlo. Porque España invertebrada era lo que es, y sostenía lo que sostiene, desde su publicación en 1922: una trepidante sucesión de ocurrencias que, o bien reitera una historia castellanista de España una y mil veces contada, o bien improvisa una explicación del pasado peninsular desde premisas concomitantes con algunas de las más siniestras ideologías de los siglos XIX y XX, y que quedan apenas disimuladas por la sobreabundancia de metáforas tomadas del campo semántico de la ciencia experimental.…  Seguir leyendo »

Democracia para ángeles

Los episodios de violencia perpetrados en Barcelona y otras ciudades a raíz del ingreso en prisión de un cantante de rap condenado por sentencia firme han dado lugar a varias controversias simultáneas, relacionadas con los límites de la libertad de expresión, la situación de los jóvenes en España o, en fin, la calidad de la democracia establecida por la Constitución de 1978. Son cuestiones distintas y de entidad suficiente como para no mezclarlas con la violencia: ni para intentar legitimarla, como han pretendido sus promotores, ni para buscar excusas que permitan seguir cerrando los ojos a los problemas que deberían haberse abordado en cualquier caso, con o sin escenas de fuego y destrucción en las calles.…  Seguir leyendo »

La legitimidad democrática y sus espontáneos

El asalto al Capitolio de Estados Unidos por los partidarios del entonces presidente, Donald Trump, fue interpretado por la opinión pública mundial como presagio del futuro que aguardaba a los sistemas democráticos de no poner límites a las pulsiones populistas surgidas en su interior. Sin embargo, la súbita conciencia del peligro no parece haber encontrado hasta el momento los análisis apropiados para extraer, no sólo la comprensión racional del fenómeno, sino también, y sobre todo, la identificación de las posibles líneas de acción política capaces de conjurarlo. Quizá una de las causas que podrían explicar esta creciente sensación de impotencia frente al populismo, evidenciada en la proliferación de voces que glosan el camino a la catástrofe en lugar de sugerir formas de evitarla, resida en el resabio publicitario que se ha apoderado de la política, empujado por la victoria del eslogan sobre el argumento.…  Seguir leyendo »

Las noticias aparecidas sobre el patrimonio oculto del rey emérito, Juan Carlos I, han propiciado que algunos partidos políticos y sectores de opinión consideren llegado el momento de sustituir la monarquía parlamentaria establecida en la Constitución de 1978 por una república. Arrancando desde este perentorio punto de partida, parecería que todos y cada uno de los ciudadanos —y más quienes, por el motivo que sea, toman la palabra en público— están obligados a definirse como republicanos o monárquicos, al menos en la forma atenuada que ha representado hasta ahora el juancarlismo. En realidad, lo que falla es la premisa: las irregularidades presuntamente cometidas por el rey emérito no obligan a pronunciarse sobre la monarquía o la república, sino a admitir o rechazar la Constitución como instrumento para resolver este gravísimo problema.…  Seguir leyendo »

La pendiente autoritaria por la que están deslizándose los Gobiernos de algunos de los países más poderosos del mundo ha vuelto a poner sobre la mesa el viejo problema de la compatibilidad, o la incompatibilidad, entre la libertad y el conocimiento de la verdad. Por descontado, el debate político se refiere a los cursos de acción ante hechos contrastados. Manipular estos hechos, falseándolos o negándolos, constituye un atentado contra la democracia, porque los cursos de acción que se puedan decidir a partir de la regla de las mayorías y las minorías solo reflejarán el interés último, y normalmente espurio, de quien haya falseado previamente las premisas.…  Seguir leyendo »

La grave tensión que se vive en Cataluña no debería ocultar la única evidencia que permite albergar alguna esperanza: nada irreparable ha sucedido todavía. Antes de que la situación siga degradándose, los líderes que nos han arrastrado hasta este punto deberían responder a la pregunta que les dirigimos como ciudadanos sobrecogidos por un horizonte al que no queremos enfrentarnos: ¿el objetivo que se proponen es que siga sin suceder nada irreparable, o, simplemente, la victoria de su programa? Si la respuesta es esta última, reconozcámoslo de inmediato: ninguna solución es posible. No estaríamos representados por líderes que se conforman con lo posible sino por fanáticos que desprecian el coste de lo improbable.…  Seguir leyendo »

El mismo estupor, exactamente el mismo que han podido sentir muchos ciudadanos en Catalunya ante las declaraciones del ministro Wert, lo han sentido otros ciudadanos, muchos, muchísimos otros, en el resto de España. Pero la situación ha llegado a tal extremo que, al parecer, ya no basta con que esos otros ciudadanos lo digan en los periódicos en los que se expresan habitualmente, y es necesario que lo hagan en los de mayor prestigio en Catalunya para que no se les acuse, como se les ha acusado, de guardar silencio. Muchos, muchísimos ciudadanos no quieren que la escuela sirva para españolizar a los niños catalanes.…  Seguir leyendo »

La confirmación de que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, convocará anticipadamente las elecciones autonómicas constituye la única noticia política, estrictamente política, sobre Cataluña durante las últimas semanas. El resto, en Cataluña y fuera de Cataluña, han sido tufaradas de noventayochismo atizadas a partir del hecho de que numerosos, numerosísimos catalanes ejercieron el pasado 11 de septiembre uno de los derechos garantizados por la Constitución de 1978: el derecho de manifestación. Los autores del 98 consagraron un malentendido que se prolonga hasta la fecha. Establecieron, de una vez y para siempre, que España estaba en los toros el mismo día de la derrota en Cuba y Filipinas.…  Seguir leyendo »

El director del Bundesbank, Jens Weidmann, declaró recientemente que se sobrevaloraba el papel que el Banco Central Europeo podía desempeñar en la solución de la crisis del euro. Interesante y significativa especulación teórica de un economista con responsabilidades públicas que tiene en sus manos el presente y el futuro de varias generaciones de europeos; interesante y significativa especulación, no tanto porque explique la posición del Bundesbank contraria a que el Banco Central Europeo compre deuda de los países con problemas o articule cualquier otra forma de actuación como porque revela la forma en la que el Bundesbank dirigido por Weidmann razona a la hora de tomar las decisiones económicas que afectan a la totalidad de la Eurozona.…  Seguir leyendo »

No se necesitarían líderes políticos, sino experimentados hechiceros para elaborar, primero, y administrar, después, la pócima reconstituyente que desde diversos ámbitos se viene prescribiendo a la socialdemocracia. Mezclando ingredientes como la reafirmación de los valores tradicionales con excipientes como republicanismo o sostenibilidad, la fórmula magistral promete una pronta recuperación para la socialdemocracia y, por extensión, para las sociedades devastadas por la insensata utopía de la desregulación de los mercados. Quién sabe si semejante pócima llegará a destilarse alguna vez; de momento no pasa de ser un galimatías entre escolástico y farmacéutico que, si bien se mira, solo ha logrado un éxito tan rotundo como desconcertante: forjar una inane lengua de madera, sin otra utilidad que dar cuenta de la crisis de la socialdemocracia.…  Seguir leyendo »

La creación del Ejército Libre de Siria ha sido la excusa de Bachar el Asad y su régimen para disfrazar como enfrentamiento bélico, como guerra civil, unas protestas que se desarrollaron de forma pacífica desde la primavera de 2011 y hasta hace pocos meses. Pero la excusa surtió el efecto deseado por El Asad, que era cambiar la naturaleza de la violencia que ejercía entonces, y que continúa ejerciendo ahora, contra sus propios ciudadanos. Poco importaba que el Ejército Libre fuera en sus inicios poco más que un rótulo capaz de galvanizar la voluntad de un grupo de hombres mal armados, exactamente lo que sigue siendo hoy: El Asad se aferró a su existencia para presentar como combates entre dos fuerzas contendientes lo que, en realidad, eran matanzas de civiles perpetradas por las tropas a las órdenes del Gobierno.…  Seguir leyendo »

Han transcurrido apenas unos días desde la condena a Baltasar Garzón y el clima de unanimidad impuesto en los comentarios aparecidos en la prensa parece no dejar lugar a dudas. O bien el Tribunal Supremo habría caído en manos de un franquismo redivivo que aspira a apoderarse de las instituciones democráticas, o bien la animadversión de los magistrados hacia un juez de renombre habría puesto en marcha una maquinación para satisfacer los más bajos instintos. En un caso o en otro, la sentencia no sería solo una sentencia; sería un episodio en una bien trabada conspiración. En ella estarían todos: los franquistas que esperaban el desquite, la derecha que no condenó la dictadura y que habría contado con la complicidad del máximo órgano jurisdiccional para silenciar a quien se propuso sanear una transición calificada de claudicante y vergonzosa, y, por descontado, los presuntos corruptos acusados de integrar una trama de financiación irregular al partido hoy en el Gobierno.…  Seguir leyendo »

Según se considera establecido, la polémica de la ciencia, esto es, la discusión sobre las aportaciones de España a Europa a lo largo de la historia, habría constado de dos únicos episodios, tras los que se habría extinguido de una vez y para siempre. El primer episodio tuvo lugar en 1782, después de que Masson de Morvilliers afirmase en la Encyclopedie méthodique que las fuerzas del oscurantismo hicieron de España "la nación más ignorante de Europa". El segundo episodio, la segunda llamarada, se habría declarado en 1876, cuando Menéndez Pelayo reaccionó a un artículo en el que Manuel de la Revilla retomaba las opiniones de Masson.…  Seguir leyendo »

El secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, ha hecho hasta el momento la única propuesta viable para sacar a su partido del marasmo tras las elecciones municipales y autonómicas: celebrar un congreso extraordinario que sustituya a Rodríguez Zapatero. Los desastrosos resultados del día 22 exigían desde el primer momento que alguien asumiese la responsabilidad política de la catástrofe; pero, en realidad, ese alguien, que no podía ser otro que el propio secretario general, Rodríguez Zapatero, bloqueó esta salida al anunciar que se abriría un proceso de primarias para elegir a un candidato.

La respuesta de las primarias es incongruente con el problema que ha planteado la derrota.…  Seguir leyendo »

Primero fue la incredulidad ante lo que estaba sucediendo. Después, la desconfianza ante las verdaderas intenciones de los manifestantes. Más tarde, los pronósticos agoreros sobre lo que vendría a continuación. Finalmente, la búsqueda de paralelismos históricos que, amparándose en un conocimiento sumario sobre Irán o Europa del Este, ocultase la absoluta ignorancia acerca de lo que estaba pasando en el Magreb y Oriente Próximo. Cualquier cosa antes que contemplar cara a cara las revueltas de unos actores imprevistos en la escena internacional, de unos artistas en verdad no invitados a la representación geoestratégica del mundo: los ciudadanos de una veintena de países a los que los cálculos de las grandes potencias no solo habían condenado a padecer la dictadura y la miseria, sino que, además, habían convertido en merecedores de su trágico destino por la única razón de haber nacido en una región en la que la religión musulmana es la mayoritaria.…  Seguir leyendo »

Las revueltas populares que comenzaron con el gesto desesperado de Mohamed Buazizi, el humilde vendedor de fruta tunecino que se inmoló en protesta por la brutalidad de la policía, han logrado en breves semanas lo que las bombas y los atentados de los yihadistas no consiguieron en largos años de barbarie: un cambio radical en el panorama político árabe, con el dictador de Túnez derribado, el de Egipto convertido en un cadáver político y unas apresuradas reformas democráticas emprendidas por Gobiernos que, hasta la víspera, se declaraban cínicamente comprometidos en transiciones que, sin embargo, no avanzaban jamás en el reconocimiento de las libertades.…  Seguir leyendo »