José María Rodríguez Olaizola

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Con la nueva ley educativa, recién aprobada en las Cortes, hay muchos interrogantes en juego. Están en cuestión modelos educativos, corrientes pedagógicas, una determinada comprensión del valor del esfuerzo, la educación especial, la posibilidad de un idioma común que vertebre o no la educación en un país… Cada uno de estos asuntos –y otros tantos– darían para innumerables reflexiones y extensos diálogos (aunque no hay diálogo posible donde solo se quieren #hashtags divisivos o apisonadoras que acaben con toda posibilidad de resistencia).

Pero de todos los atropellos perpetrados por la Ley Celaá, quizá uno de los más despiadados sea el que se está cometiendo contra la libertad de elección de los padres, por vía de arrinconar, subordinar y, en un previsible futuro, fulminar a la educación concertada.…  Seguir leyendo »

Hoy vivimos en la época del «relato», en la que la verdad importa menos que un buen envoltorio. Esto permite el regodeo de quienes ven en «el fin de la concertada» una supuesta victoria de lo público frente a lo privado y una derrota de los ricos -y los creyentes- frente a los pobres y los que ya se han liberado del yugo de la superstición. Si en el plan de reconstrucción social que se está pergeñando para esta nueva sociedad de la distancia, surgida tras el Covid-19, se decide no financiar las reformas exigidas en la escuela para los centros concertados, se está condenando a la mayoría a una casi segura desaparición.…  Seguir leyendo »

Vivimos en una sociedad furiosa. O al menos una buena parte de la sociedad parece estarlo. Hay discursos exaltados, simplificaciones que reducen los problemas a tópicos, enfrentamientos más pasionales que racionales, adhesiones incondicionales y descalificaciones -especialmente en las redes sociales- de aquello que no compartimos. El otro, o es de los míos -y en ese caso no es «otro»- o es un rival a quien conviene abatir o mantener a distancia.

El pluralismo verdadero, el que nace de comprender que la verdad es muy difícil de apresar en una única manera de entender la realidad, tiene las de perder frente a los gregarismos contemporáneos.…  Seguir leyendo »