José Miguel Wisnik

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Pelé, el eterno

Pelé una vez confesó que un enigma lo atormentaba desde hace mucho tiempo, uno que solo se podría desentrañar cuando se encontrara cara a cara con Dios. Entonces podría pedir una explicación.

Lo que lo afligía era un sentimiento de doble identidad: estaba “Pelé”, la leyenda deportiva viva más grande del mundo en el siglo XX, pero también “Edson Arantes do Nascimento”, el tipo común y corriente cuyo trabajo era ver por Pelé, asumiendo el peso de su existencia casi sobrenatural. Pelé, quien murió el jueves a los 82 años, sentía, quizás con algo de humor, que merecía algún tipo de respuesta sobre por qué le habían dado este doble destino: tener un estatus divino a los ojos del mundo y, sin embargo, sentirse demasiado humano.…  Seguir leyendo »

Pelé playing for Brazil in 1968. Associated Press

Pelé once confessed that he had long been troubled by a conundrum, one he’d only be able to crack when he met God, face-to-face, and could demand an explanation.

What plagued him was a feeling of dual identity: There was “Pelé”, the world’s greatest living sports legend of the 20th century, but also “Edson Arantes do Nascimento”, the ordinary guy whose job it was to watch over Pelé, shouldering the weight of his quasi-supernatural existence. Pelé, who passed away on Thursday at the age of 82, felt, perhaps with some humor, that he was due some kind of answer as to why he had been given this double fate, upholding a godlike status in the world’s eyes, yet still feeling all too human.…  Seguir leyendo »