José Ramón Rodríguez-Sabugo

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Como decían Max Weber y Carlos Seco, tras una guerra civil «la reconciliación no puede consistir en quitar la razón a la parte victoriosa para dársela a la derrotada, ya que no hay vencedores ni vencidos». La guerra civil, en la que se perpetraron crímenes por ambos lados, debe dejarse en manos de ensayistas e historiadores como un acontecimiento histórico, y tenerlo presente para que no vuelva a ocurrir. Y hay que tener en cuenta el hecho de que la guerra civil la ganó Franco, que superó un cerco internacional al terminar la II Guerra Mundial, y dado el tiempo que perduró la dictadura, a la muerte de Franco sociológicamente estaba superada totalmente la contienda.…  Seguir leyendo »

En un artículo anterior sobre el mismo tema, en el año 2011, después de examinar los antecedentes desde su conquista por los ingleses, terminaba manifestando que había dos maneras de recuperar Gibraltar, una utilizando la coacción necesaria para obligar a los ingleses a negociar sobre el traspaso de su soberanía; y la segunda, ofrecer ventajas a la población de Gibraltar como impositivas, de suministros y demás a fin de que los gibraltareños miren favorablemente las exposiciones españolas. Como dice Paul Preston, que los gibraltareños reconozcan una ganga cuando está a su alcance. Y esta segunda opción, después de los años transcurridos sin el avance en el traspaso de la soberanía, estimaba que no es viable ya que, a pesar de las facilidades de servicios de telecomunicaciones, espacio aéreo, etc., y contemplaciones realizados por el Estado español, no dan ningún resultado, por lo que la única solución, en un plazo razonable, es apretar la presión sobre Gibraltar.…  Seguir leyendo »

La situación de Cataluña está dando lugar a diferentes comentarios ante la continuación del proceso independentista, y no la adopción de medidas concretas para acabar con el desafío de la Generalidad de Cataluña, que día tras día, con diferentes actos, vienen desafiando al Estado. Estos días suele plantearse que hubiese sido mejor no haber impugnado el Estatuto de Cataluña, aprobado en el año 2006, y que siguiese rigiéndose por el mismo la citada comunidad autónoma.

Estimo lo contrario: hizo un buen servicio al Estado la impugnación por el PP del indicado Estatuto, que era claramente inconstitucional, y no debe permitirse una norma de esa importancia que contradiga la Constitución, con una descentralización del poder judicial en Cataluña, la definición de Cataluña como nación, la redefinición de las competencias básicas, pasando a ser competencia de la comunidad autónoma de Cataluña de diferente legislación como la banca, cajas de ahorro, recursos de las entidades locales, etcétera, lo que confirmó la inconstitucionalidad del Estatuto, la sentencia del TC del año 2010, anulando diferentes artículos del Estatuto de 2006.…  Seguir leyendo »