Josep López de Lerma

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de diciembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Cataluña, una democradura perenne

El autor del término democradura es el historiador e intelectual francés Pierre Rosanvallon. Su trayectoria académica y su obra escrita están indefectiblemente unidas a la historia de las democracias liberales y a su evolución. El barbarismo hace referencia al sistema político dominante en el mundo occidental, la democracia, pero también a las dictaduras. De hecho, para Rosanvallon, la sincrética palabra es la resultante de ensamblar la democracia liberal y la dictadura por aclamación popular. Exactamente, el apreteu (apretad) del loco de Quim Torra dirigido a los comandos separatistas (CDRs) que agredían a personas no afines a la causa independentista, cortaban las carreteras y asaltaban estaciones de tren y aeropuertos del Estado, por ejemplo.…  Seguir leyendo »

Cataluña no se entiende consigo misma

Los resultados electorales del 21-D catalán han sido objeto de amplia difusión y de múltiples análisis en este diario, EL MUNDO, como para ahora volver sobre los mismos. También se conoce la tragicomedia que llevan a cabo los independentistas y que estamos en tiempos decisivos para saber si habrá constitución del Parlament, elección de su Mesa, y posteriormente presidente y Gobierno en la Generalitat. Todo ello, obviamente, acatando la legalidad vigente, porque el goteo de dimisiones en el seno de los partidos secesionistas, así como el rechazo de los delicados cálices ofrecidos, nos augura que van entendiendo que "no hay alternativas al margen de la Constitución", como dijo recientemente Miquel Roca en el Congreso de los Diputados ante las caras de asombro de los diputados Campuzano y Xuclà, otrora discípulos suyos en el arte de la política y ahora miembros relevantes de un partido independentista, el PDeCAT, con perfil fantasmagórico.…  Seguir leyendo »

España podrá tener muchos problemas, pero su actual encrucijada se llama Cataluña, porque aquí se juega su mismísima existencia. Preocupa la economía, la sanidad, el paro, las pensiones, la incertidumbre, la corrupción o la mismísima gobernabilidad, pero todas estas cuestiones, en absoluto menores, forman parte intrínseca de una sociedad moderna que no dispone de oráculos para prevenirlas. La encrucijada es otra cosa. Según la RAE, se trata de «una situación difícil y comprometida en la que hay varias posibilidades de actuación y no se sabe cuál de ellas escoger».

No se llega a este estadio de golpe y porrazo, sino por numerosos errores cometidos en la lectura de la brújula.…  Seguir leyendo »