Josep M. Colomer (Continuación)

Hace algo más de 20 años publiqué un artículo de prensa sobre Velázquez. Había en aquel momento en el Museo del Prado una exposición antológica a la que viajaban decenas de miles de jóvenes de toda España, dispuestos a hacer seis o siete horas de cola en la calle para ver los retratos del pintor sevillano, como hice yo mismo con mi joven e ilusionada compañera de entonces. El inusitado interés por la pintura de Diego Velázquez era sugerente y parecía expresar una emergente sensibilidad social. Fijado en el momento, quise ver en el aprecio popular de sus pinturas un nuevo gusto por un enfoque comprometido con el rigor y la precisión.…  Seguir leyendo »

Un desahogo cada vez más frecuente es culpar de la crisis y el paro a las organizaciones internacionales y a los economistas que las inspiran. Un primer episodio fue un par de errores de cálculo de dos profesores de Harvard en una ponencia sobre la relación entre la deuda pública y el crecimiento que habían presentado en un congreso, pero que ni siquiera se había publicado en una revista académica con evaluadores anónimos. Por aquí se pudieron leer cosas como “La austeridad se sustenta en un fallo de Excel”. Que la verdad no nos eche a perder un buen titular, debieron pensar.…  Seguir leyendo »

Antes de dimitir, el papa Benedicto XVI restableció el requerimiento, que Juan Pablo II había modificado, de dos tercios de cardenales en el cónclave para la elección de su sucesor. Hasta llegar a este sistema electoral, la Iglesia pasó por azarosas y conflictivas pruebas y errores, en parte provocadas por su renuencia a pensar en términos prácticos y estratégicos sobre una elección que, según la doctrina, debería ser inspirada por el Espíritu Santo.

Inicialmente, el obispo de Roma era elegido como los demás obispos, es decir, por aclamación asamblearia de los fieles. Sin embargo, ya en los tiempos de las catacumbas los desacuerdos en la elección provocaron numerosas protestas, tumultos violentos y cismas.…  Seguir leyendo »

El problema principal son los partidos políticos. La mayor parte de los escándalos de corrupción deriva de su financiación. Sucede que en España los partidos han estado largamente sobreprotegidos mediante el sistema electoral, numerosas prerrogativas, abundantes subvenciones públicas y ausencia de control. Como consecuencia, se han podido profesionalizar como políticos muchas personas con escaso coste de oportunidad en otras actividades. El fruto es que el nivel medio de la clase política española es posiblemente el más bajo de Europa (incluso en Grecia y en Portugal los primeros ministros y los ministros de Hacienda son capaces de leer y tener una conversación con sus colegas europeos en inglés).…  Seguir leyendo »

El dilema político de la Unión Europea (UE) fue resumido hace algún tiempo por Jean-Claude Juncker, presidente del Euro-Grupo y el miembro más antiguo del Consejo Europeo: “Todos sabemos lo que hay que hacer –dijo--, pero no sabemos cómo ser reelegidos cuando lo hayamos hecho”. Ciertamente todos sabemos que lo que hay que hacer es, primero de todo, culminar el proceso en curso de transformación de la inmensa deuda privada en varios países en deuda pública estatal mediante su transformación en deuda pública de la UE. Esto sería un sustituto de la esperada pero nunca realizada convergencia económica en la Unión.…  Seguir leyendo »

La derrota de Nicolas Sarkozy muestra que la crisis económica en Europa tiene malas consecuencias tanto para los gobiernos de izquierdas como para los de derechas. El hecho es que los partidos de gobierno están perdiendo elecciones con mayor frecuencia que en periodos anteriores. En nuestro análisis de 63 elecciones en 29 estados-miembros y candidatos oficiales de la Unión Europea desde enero de 2004, los resultados electorales del partido del jefe del gobierno aparecen claramente relacionados con los resultados económicos inmediatamente antes de la elección, medidos por las tasas de crecimiento y de desempleo. En el conjunto del periodo, el partido del jefe del gobierno ha visto reducido su porcentaje de votos en cinco puntos, como media, en relación con la elección anterior.…  Seguir leyendo »

Italia puede ser el futuro. En este momento el funcionamiento de la democracia en Italia se basa en un amplísimo consenso sobre las políticas públicas y un Gobierno sin partidos. Este podría ser el modelo para la Unión Europea y sus Estados-miembros antes de lo esperado. Hace algo más de cien días, Mario Monti se convirtió en presidente del Consejo de Gobierno de Italia tras ganar la confianza del 90% de los miembros del Parlamento. Sin embargo, su Gobierno no incluye ningún miembro de partido político alguno. No ejecuta promesas electorales de partido, sino las políticas presupuestarias, fiscales, de pensiones y otras aprobadas en la cumbre de la Unión Europea.…  Seguir leyendo »

El catalanismo ha perdido la batalla estatutaria debido, en gran parte, a su confusión conceptual y estratégica. Las reacciones a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto han sido de rechazo y repudio, pero han mostrado un gran desconcierto acerca de las alternativas de futuro.

La confusión despunta en dos conceptos ampliamente utilizados: la soberanía y el federalismo. Si algún concepto político está obsoleto en la Europa de hoy es el de soberanía. Con la división de poderes entre los Gobiernos locales, autonómicos, estatales y europeo, ha dejado de haber una autoridad suprema capaz de tomar decisiones últimas en todos los temas sobre la población de un territorio bien definido; es decir, ha dejado de haber "soberanía".…  Seguir leyendo »