Josep M. Fradera

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La paz civil y la transacción necesaria

El proceso independentista en Cataluña es un cadáver insepulto. Es cuestión de tiempo que otros planteamientos y otros protagonistas políticos ocupen el lugar de un proyecto desmesurado y dañoso para la salud de la democracia en Cataluña y España. Su colapso es una buena noticia del que todos aquellos capaces de un razonamiento independiente debemos alegrarnos. Hechas estas afirmaciones, sin embargo, es absolutamente necesario reflexionar sobre cuestiones que estos tensos años pasados nos plantean.

Está, en primer en lugar, la cuestión de las relaciones entre el trabajo de los científicos sociales y el de los políticos. En Cataluña, aquellos que hemos opinado sobre el procés nos hemos terminado dividiendo inevitablemente en partidarios y detractores en función de nuestra posición final en términos tajantes y dicotómicos.…  Seguir leyendo »

El concepto más intrigante de la tríada revolucionaria francesa es sin duda el de fraternité. Concepto usado con profusión durante la Gran Revolución, su consolidación como parte del emblema revolucionario no se plasmó hasta la revolución de 1848 que liquidó la monarquía de Luis Felipe de Orleans. Fue en aquella breve experiencia cuando se estableció definitivamente la divisa canónica de libertad, igualdad y fraternidad. Ciertamente, la consagración de los dos primeros conceptos no suscitó nunca grandes complicaciones ideológicas entre las facciones republicanas. En la crítica a la monarquía nobiliaria y la Iglesia, libertad e igualdad eran piezas ideológicas cuya función legitimadora ofrecía pocas dudas.…  Seguir leyendo »

Imperios en la bruma

Discusiones que parecían lejanas y superadas vuelven de nuevo en ocasiones para reabrir viejas heridas para inquietar los espíritus sensibles. Esto es lo que está sucediendo con la cuestión de la moralidad de los imperios. El primer toque de alarma serio fue cuando un radical inglés, John A. Hobson, publicó el libro On Imperialism (1902). Se publicó al calor de la guerra bóer en África del sur, cuando el imperio liberal por excelencia se impuso a la vieja casta neerlandesa y a su espantoso racismo en lo que iba a ser África del Sur, uno de los más rentables dominios británicos.…  Seguir leyendo »

En 1821, los diputados mexicanos en las Cortes de Madrid presentaron un proyecto de reforma de la monarquía con el fin de transformarla en un imperio con una especie de Commonwealth, compuesta de tres reinos americanos y uno europeo. Era un intento último de mantener unido aquello que se había definido en Cádiz como nación española: “La reunión de todos los españoles de ambos hemisferios”. Las Cortes nunca llegaron a considerarlo seriamente y México declaró su independencia en septiembre de 1821. Poco antes lo había hecho Perú.

Dieciocho años después, en las provincias vascas, la ley de 25 de octubre de 1839 confirmó sus fueros y estableció un sistema de negociación entre el Gobierno de Madrid y los gobiernos provinciales, que funcionó hasta 1876, para reciclarse entonces en una autonomía fiscal y administrativa desde 1878.…  Seguir leyendo »

Paseo por el centro de Glasgow con mi hijo Pere de 11 años. Primera semana de un agosto escocés, sin calor y sin los apretujones barceloneses. Magnífica conversión del Stock Exchange en museo de arte moderno y biblioteca pública. Preguntamos por una librería y se nos indica amablemente. La encontramos sin ninguna dificultad. La idea es comprar algún libro para la espera en el aeropuerto, a unos cincuenta minutos de la estación central de la ciudad, una interesante muestra de arquitectura de hierro. Entre los libros escogidos, está el de memorias de un iconoclasta reconocido y escritor de talento, Christopher Hitchens.…  Seguir leyendo »

Cataluña vive hoy en un mar de confusiones. La primera y más patética es haber situado un problema insoluble en el centro del debate público y de la vida oficial catalana y española. Ni Cataluña puede presentarse al mundo como una nación oprimida, ni el sistema político español puede ser definido con la palabra vacía de autoritario o despótico. Lo demuestra de manera suficiente que las fuerzas que utilizan estas expresiones simplificadoras participan de la vida parlamentaria, exponen sus posiciones en el debate público y presentan, si es necesario, una moción de censura al partido que gobierna.

España es, no hace falta decirlo, una democracia perfectible y necesitada de reformas que van más allá de la cosmética.…  Seguir leyendo »

Se nos dice y repite que se ha condenado a los impulsores de una manifestación democrática del pueblo de Cataluña en forma de referéndum el día 9 de noviembre del 2014. Se entiende sin mucha meditación que los impulsores, Junts pel Sí, la coalición ganadora en las últimas elecciones, promueva esta interpretación. Ahora bien, a pesar de aceptar que la vía judicial emprendida está llena de contradicciones y de un jurisdiccionalismo obsesivo, la premisa sobre la cual se sostiene la posición de la mayoría parlamentaria es muy, demasiado discutible. Veámoslo en forma de tres argumentos, de orden y significación muy diversa.…  Seguir leyendo »

Tiene ya muy escaso sentido dar vueltas a la noria de dónde nace y se origina el actual pleito catalán. Resultaría de superior lucidez encarar un hecho de mayor trascendencia: que la falta de resolución conducirá a la democracia española a un callejón oscuro e incierto. La solución a priori no existe, ni rebuscando en las entrañas de una Constitución que nació en un momento crítico y con los consensos que la engendraron. Pero, si reafirmamos que es un marco de libertades, esto compromete a las partes para encontrar soluciones a un problema político de este calibre y no enquistarlo repitiendo el mantra de que la ley está por encima de todos.…  Seguir leyendo »

Del modelo ‘nación’ al plebiscito diario

Es importante destacar que la creación de un Estado nacional no es sinónimo de crear una nación y tampoco es sinónimo de nacionalismo. Desde mi punto de vista, un Estado nacional es una estructura administrativa que gobierna una nación y afirma que tiene derecho a hacerlo porque emerge de la misma. Una nación, en contraste con la anterior, está formada por un grupo humano que tiene un sentido de sí mismo como grupo distintivo por una serie de factores”. La cita no procede del copioso número de textos que se han producido al hilo del debate reciente sobre Cataluña. Procede de un libro de David Chang sobre Oklahoma.…  Seguir leyendo »

Es una completa obviedad afirmar que la forma como los historiadores se acercan al pasado varía con el tiempo. Solo que el tiempo se mide, al igual que en el resto de ciencias sociales, por la sucesión de rupturas en la forma de interpretación del pasado que condicionan el desarrollo de la disciplina. Por esta razón, los historiadores sabemos que el año 1983 constituyó un momento importante en los estudios sobre el nacionalismo. Reputados historiadores y sociólogos, nada menos que Eric Hobsbawm, Ernest Gellner y Benedict Anderson, publicaron en aquella fecha algunos de los libros más brillantes y desprejuiciados sobre el fenómeno.…  Seguir leyendo »

Como historiador catalán me parece obligado que nos preguntemos sobre por qué acontecimientos ocurridos en 1714, hace nada menos que 300 años, pueden adquirir una importancia tan desmesurada en la actual coyuntura política catalana. Lo primero que resulta llamativo es que lo que se expresa pluralmente en mi país no coincide en absoluto con el estado mental del resto de españoles, donde la urgencia de cambios en la estructura del Estado no se contempla como necesidad agónica. Esto en sí ya sería motivo de reflexión, pero una reflexión que no tiene respuesta sin introducir un matiz que clarifica el fondo del problema.…  Seguir leyendo »

En una reunión de pequeño formato, ambiente gélido y ausencia de moquetas, un conocido politólogo barcelonés calificó al recién elegido presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, de político popular… en razón del arraigo electoral de su partido entre las clases medias. Consternación entre la concurrencia: por “popular” los allí reunidos entendían otra cosa. La anécdota tiene escasa importancia, pero indica algo que ya no sorprende a nadie en estos momentos. El nacionalismo independentista es valorado por su acrecentado arraigo social y capacidad de movilización; raramente es enjuiciado por los valores que defiende y le dan sentido. Este punto de vista —que hubiese permitido considerar por la misma época a Franz-Joseph Strauss como el político europeo popular por excelencia— forma parte de una perspectiva cultural muy extendida sobre el nacionalismo; identificada no tanto con la palabra, el concepto, como por la resolución con que se defienden los intereses generales de los “nuestros”.…  Seguir leyendo »

La conmemoración de los 200 años de la proclamación de la primera Constitución liberal española en 1812 mantiene justificadamente ocupados a constitucionalistas e historiadores. Por lo general, la interpretación da vueltas en torno a una idea que se repite hasta la saciedad. Esto es: con la aprobación de la Constitución gaditana en 1812, los españoles dejaron de ser súbditos para convertirse en ciudadanos. Sin embargo, si nos acercamos de nuevo a las dos situaciones que definen el antes y el después, se imponen tantas precisiones que al final queda poco de tan rotunda frase.

Empezando por el famoso súbdito del antiguo régimen, aquel sujeto sin atributos políticos aparentes, revisiones de las últimas décadas acerca de la ‘libertad de los antiguos’, obligan a repensar sus modos de actuar y las legitimaciones jurídicas y culturales que lo amparaban.…  Seguir leyendo »

No es necesario recurrir a la obra del gran dramaturgo noruego Ibsen, tan influyente en los medios intelectuales catalanes de principios del siglo XX, para percibir un suave perfume de adolescencia prolongada en las reacciones catalanas de estos días, el contrapunto a la sordera crónica en el resto del país.

Ahorraré al lector consideraciones de sobra conocidas sobre el significado de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de Catalunya aprobado por las Cortes españolas. Lo más relevante desde mi perspectiva son las reacciones ante lo sucedido, ante lo previsible y esperable del planteamiento que lo provocó. El Estatuto fue redactado con el ánimo de superar las rigideces del sistema autonómico español, con una franca imprevisión de las reacciones que podía provocar y de las debilidades técnicas del propio texto.…  Seguir leyendo »