Juan Aranzadi

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

“Nos hemos vuelto todos locos”. Esa es la desoladora sensación que irresistiblemente me invade ante la sentencia del Tribunal Supremo sobre la ilegalización de Sortu y ante los argumentos de unos y otros, antes y después de la misma, a favor y en contra.

No quiero entrar aquí en el debate acerca de la retórica distinción entre argumentos jurídicos y argumentos políticos, pues como la propia práctica judicial muestra y la sentencia del Supremo corrobora, el inevitable fracaso del proyecto utópico del derecho de construir un lenguaje perfecto de significado inequívoco que permita tomar decisiones judiciales basadas en un simple cálculo obediente a la lógica deóntica hace inevitable que la aplicación de la ley esté siempre mediada por la divergente y muy subjetiva interpretación de los jueces, y esas divergentes interpretaciones suelen estar motivadas -en el mejor de los casos- por consideraciones políticas, y -en el peor y más frecuente de los casos en nuestro país- por consideraciones morales y religiosas, por intereses económicos, profesionales y gremiales, o por simples motivos o síndromes psicológicos, entre los cuales la vanidad y la megalomanía suelen ser los más abundantes entre los jueces y juristas.…  Seguir leyendo »