Juan Carlos Girauta

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Estimada médica y madre: A sus dos quehaceres conocidos, ambos tan absorbentes, ha querido el destino añadir otra carga: liderar la oposición en la Asamblea de Madrid. No es moco de pavo, señora. Lo que tiene de especial esa cámara legislativa es que concentra como ninguna otra instancia política eso que ha dado en llamarse guerra cultural. Sus responsabilidades en tan sensible escenario comprenden el control de la persona con más carisma político del país. Sí, sí, Ayuso es mucha Ayuso. No es mi fervor, nunca ocultado, el que habla, sino la prensa internacional. Ojéela u hojéela.

Debo decirle, querida amiga, que escoge usted mal las batallas.…  Seguir leyendo »

Céntrate, verificadora, y atiende. En Malasaña se cometió un delito contra un joven gay. A saber: le infligieron diversas lesiones al muchacho cuando mantenía relaciones sexuales con dos tipos. Que estas fueran consentidas no borra el carácter delictivo, solo atenúa la pena prevista. Basta echar un vistazo al Código Penal. Además, como ha subrayado la policía, hay que tomar con pinzas los consentimientos prestados en el marco de un intercambio de sexo por dinero. Porque una cosa es consentir en montárselo con dos -que allá él- y otra es que con ello acepte cuanto pueda ocurrir.

Es un caso de prostitución sin tráfico humano ni proxeneta.…  Seguir leyendo »

Impresiona la ciencia jurídica del nuevo Iván Redondo, un Bolaños. Hubiera suspendido una y otra vez Derecho Constitucional de haber escrito en un examen lo que hoy trina en la radio: que los jueces no votan a los jueces en un Estado democrático. ¡Toma, Jeroma! Por el inequívoco contexto, la afirmación solo puede interpretarse así: no es legítimo que los jueces voten a miembros del órgano de gobierno de los jueces. Una convocatoria tras otra habría cateado de insistir en su despropósito el nuevo hombre fuerte del sanchismo. A la sexta le habría ocurrido como a Iceta en Económicas y lo habrían expulsado de la facultad.…  Seguir leyendo »

Por muchas razones, Europa no tiene un Ejército propio. La principal es que no quiere. Ello no significa que no se vaya a seguir barajando el objetivo, más o menos matizado, en el discurso de la UE, trufado de reservas mentales. Mientras estuvo el Reino Unido, existió al menos alguien a quien echarle la culpa, alguien a quien hacer responsable no solo de los obstáculos con que iba a encontrarse la Defensa común, sino de cualquier limitación a la dinámica de armonización e integración. Tendencia fructífera, por cierto, aunque nada debe al discurso europeo, impotente en su grandilocuencia, y todo a la coincidente voluntad soberana de los Estados, con sus periódicas y benéficas negociaciones y cesiones.…  Seguir leyendo »

Ora.... No sé lo que pasa. Tomen en consideración mi sinceridad si deciden no seguir con la lectura. Si por el contrario me brindan su atención durante unos minutos, nos adentraremos con cuidado en arenas movedizas que a veces parecen eludir la lógica. El caso es que la brújula geopolítica no funciona porque los códigos que requieren los tiempos aún no han sido inventados. A la consternación por el fin del imperio estadounidense se une una preocupación más o menos honda, más o menos impostada, por la tragedia que se viene a las puertas de Europa. A lo mejor solo se puede rezar.…  Seguir leyendo »

El imperio de la idiotez es el que sucede al estadounidense, que es el que sucede al español. Entre el nuestro, humanista, y el useño no hubo imperios sino potencias coloniales, algo bien distinto por mucho que Gran Bretaña se aferre a la palabra y por mucho que los Estados Unidos la repudien. El imperio actual de la idiotez es el que nos obliga, por ejemplo, a simular que ayer fue un día cualquiera en vez del quinto centenario del fin de un mundo y el nacimiento de otro. Huelga decir que la idiotez cobra formas universales y particulares. La ideología de género o el terror climático son universales, actualizar la propia historia es universal.…  Seguir leyendo »

Analizamos al Gobierno como si se atuviera a una lógica. Craso error. No importa cuán rigurosos seamos con los conceptos, ni la aparente idoneidad de los antecedentes que invoquemos. Vean, por ejemplo, las dispares reacciones ante el atraco a Madrid que propone Puig, idea desesperada y, por ello, desvergonzada. Consiste en que las autonomías con ínfulas, las que no perdonan una ocasión de diferenciarse, las arruinadas por sus gobiernillos insolidarios, identitarios e intervencionistas hasta la náusea, irrumpan en la próspera Madrid a calzón quitado y se lleven por las bravas el fruto de sus políticas liberales, de su enfoque amistoso con los negocios y de su asombrosa capacidad para nadar y guardar la ropa durante la pandemia, envidia del mundo.…  Seguir leyendo »

Cobrar por asistir a fiestas fue el ‘modus vivendi’ de Philippe Junot cuando se separó de Carolina de Mónaco. Urkullu sigue sus pasos y se lleva 220 quilos por acudir a la tenida de los presidentes chicos. Los que están arriba en el multinivel prefieren el vis a vis con el presidente grande, pero Urkullu, que posee esa contención inteligente e interesada que adornó a otros lendakaris, sabe de sobra que el presidente grande está subido a la silla que él mismo le ha prestado. Además, a ver quién rechaza las recaudaciones de las tasas Tobin y Google más el IVA del comercio electrónico.…  Seguir leyendo »

No pasa nada, la fatuidad no es exclusiva de Sánchez. Lo que mosquea es el modo particular en que la practica. El mundo ha conocido mil gobernantes que se tenían en altísimo concepto sin razón. Otros ha habido igual de jactanciosos. Incluso más, por difícil que parezca, dado que en otras latitudes se valora la bruta exhibición de poderío. No han descubierto todavía el secreto: el poderoso de verdad es muy discreto. Digo más: bastará en ciertos ámbitos con la inmutabilidad para que el poder se dé por descontado.

Sí, cientos de mandatarios han hecho antes el paleto moviéndose por el mundo con el lastre de todo el aparato.…  Seguir leyendo »

Alarma de Estado

La brigada de las demoliciones acusa una repentina preocupación por el Estado. Tan intensa es la alarma que podría destronar al patriotismo como último refugio de los pícaros. Sí, prefiero ‘pícaros a canallas’; ‘scoundrel’ es el sustantivo que usó Samuel Johnson, quien por supuesto no se refería al vero patriotismo sino al cuento chino de los sedicentes patriotas. Igual que aquí no nos referimos al genuino interés por el Estado sino a la penúltima farsa del sanchismo: guiñol, demonio de Vox con garrote y cortedad.

La contrariedad con que han recibido la sentencia del TC sobre el estado de Alarma revela un exceso de confianza.…  Seguir leyendo »

Puigdemont quiere hacerse belga, y eso es lo único coherente que se le recuerda a quien nació para un tedio llevadero, sin sorpresas. Cierto es que algunos incidentes de juventud acabaron conduciéndolo, por tortuosa vía, a declarar la independencia de no sé dónde. Tan cierto como el morigerado temple con que, una vez cumplido su insólito destino, concedió siete u ocho segundos de júbilo a los nuevos románticos de fútbol, estelada y excursión. Donde había dicho digo dijo Diego, convocó a su gobiernillo para despistar mientras Rajoy se desperezaba, se metió en un maletero y reapareció como un Napoleón deconstruido. Parecía la tortilla de patata de El Bulli, que en paz descanse.…  Seguir leyendo »

Ha querido el azar que coincidan en tiempo y lugar dos corrientes contrarias, dos fuerzas en lucha. La una, temible, gusta de actuar enmascarada; la otra, a cara descubierta, pugna por conservar nuestros derechos y libertades, por mantener los controles y equilibrios entre poderes. La que se imponga determinará el futuro de las democracias liberales.

La fuerza constructiva la simboliza el Congreso Mundial del Derecho que la Asociación Mundial de Juristas inaugura el lunes en Madrid. La otra fuerza, antagónica, es la resultante de muchos vectores. Las amenazas a la democracia liberal son múltiples y, además, se solapan con la revolución tecnológica y con una serie de causas globales que no conviene contemplar por separado.…  Seguir leyendo »

Al mozo de cuerda de Delcy Rodríguez, señor Ábalos, rey de las maletas, le parece que el Tribunal de Cuentas es una piedra en el camino. Y lo es. A sus nuevos amigos del ‘procés’ tócales lo que quieras salvo el dinero. El entero régimen de allá, desde Pujol, se ha mantenido haciendo piruetas verbales con red. Una tupida, negra y maloliente red de comisiones, abusos, nepotismo, cerrada protección sectaria, transgresión normalizada, obediencia mafiosa, tropelías y omertá. Se trataba de hacerse rico por Cataluña. El éxito de Pujol fue convertir su ‘nació’ en territorio de excepción legal... sin decirlo. Ni podían ni querían entonces proclamar, como luego hicieron sus epígonos, que la ley no iba con ellos.…  Seguir leyendo »

Si la tesis del magistrado ponente del Tribunal Constitucional prospera, en la próxima pandemia mundial ya sabrá el Gobierno que el estado de alarma no es el instrumento adecuado. Es lo que pasa con las sentencias de inconstitucionalidad, que dejan una magnífica jurisprudencia de cara al futuro. Claro que la próxima pandemia mundial podría cogernos con otra Constitución, o con ninguna, o sin España. Ya me dirán ustedes de qué ha de servir que el intérprete máximo de nuestra Superley nos dé o nos quite la razón a quienes advertimos de que ciertos derechos fundamentales no se limitaron sino que se suspendieron.…  Seguir leyendo »

Magnánimo es una palabra gatillo. Cuando la oigo salto al último día de 1970. Hay algo raro, entre asombrado y burlesco, en la voz de mi madre, que se ha colocado las gafas y ha cogido ‘La Vanguardia’, el diario que en casa se leía. «¡Franco el magnánimo!» -lee o declama-. Repite el titular. Supongo que la imagen, el tono de voz cargado de segundas y la voz ‘magnánimo’ -nueva para mí y por cuyo significado pregunto de inmediato- se adhieren y refuerzan entre sí. A partir de entonces supe varias cosas: que ‘magnánimo’ era un adjetivo inusual merecedor de reflexión y mirada crítica; que usarlo te convertía fácilmente en un adulador, en un hipócrita chusco, de los que se reconocen a primera vista; que muy magnánimo no era Franco, Franco, Franco.…  Seguir leyendo »

Solo una holgazanería antológica, una flojedad paralizante, explica que en quince meses no haya elaborado el Gobierno una normativa manejable para este tramo de la pandemia. Iba de suyo que haría falta, ellos mismos se comprometieron a realizar el trabajo. Así se conducen los indolentes con lagunas de entusiasmo. Hoy te anuncian ambiciosos planes, que en el pico de la euforia llegan a dibujar la España de 2050, y mañana vuelven a remolonear, los camastrones.

Tras sus promesas apresuradas, que lanzan con convicción digna de mejor causa, se sumen de manera indefectible en la desidia a la que pertenecen. O a lo mejor es que Iván Redondo, vicepresidente ejecutivo sin cartera, tan aficionado a la televisión como para apropiarse diálogos de series, vio aquel programa de la BBC que invitaba a imitar a los perezosos: «La energía es muy importante para los animales.…  Seguir leyendo »

Al niño que Iván Redondo lleva dentro

El bagaje cultural de los que aquí ostentan -y empiezan a detentar- el poder viene de las series de la tele. Al final es todo tan cutre que, si les miras el lado débil, te pueden dar hasta pena. Tanta palabrería y endiosamiento, tanta prospectiva y tanta ‘regression line’ para acabar comprendiendo que Iván solo es un chiquillo en falso. Uno como todos lo hemos sido, de los que salen de ver un ‘western’ convencidos de llevar cartuchera, y de las pelis de astronautas sintiéndose ingrávidos, y de ‘El último tango en París’ en busca de mantequilla. Porque los chiquillos de entonces llegaban a los veinte.…  Seguir leyendo »

La Presidencia del Gobierno nos ha hecho una prospectiva. Me preocupa el membrete, no el relato del futuro, la ciencia ficción, género fascinante. Cómo será España dentro de treinta años es una especulación interesante, pero hay que ir al membrete, que indica el uso y la intención del informe. Hay algún académico admirable detrás del trabajo. Si el membrete fuera el suyo, lo leería con placer y quedaría en un archivo mental junto con otras visiones. La fuerza de un informe tal radica en el anclaje que el futuro dibujado tiene en el presente, en el estado de la tecnología, en las tendencias sociales, en la demografía, pero el membrete de Presidencia nos obliga a trasladar el trabajo a otro archivador.…  Seguir leyendo »

Se equivocaban los damnificados del 4-M y los aguafiestas de turno: lo de Madrid sí ha sido un punto de inflexión, sí lo capitaliza Casado y sí ha abierto un nuevo ciclo político. Los que no lo vieron en un primer momento disponen ahora de varias encuestas serias que lo constatan. Una parte de la derecha pierde el tiempo (si no, no sería la derecha) preguntándose si no sería mejor poner a Ayuso de candidata en las próximas elecciones generales. Es como lo del seleccionador nacional que, según dicen, lleva cada español dentro. Un Pepu jugando asimismo a lo que ignora, juzgando a Trapiello por revisionista.…  Seguir leyendo »

Termina la semana de las maravillas. El lunes, nueva era. El sanchismo está grogui, va dando tumbos, balbucea un no sé qué de berberechos y bullicios, con Ábalos y Calvo en los papeles de Abate Rigores y Abadesa Adusta. Vamos a poder administrar, como corresponde a nuestra mejor tradición, las risas y el enderezamiento nacional. El recochineo se lo ha ganado a pulso el sanchismo con tantas Lastras y tantos solecismos, venga Simancas con sus vacuidades malintencionadas, vengan anacolutos en el gobierno de progreso. Mofa y befa que el sanchismo debería agradecer, ya que al cabo aplacará la santa ira de un personal al que le están birlando la cartera mientras convalece.…  Seguir leyendo »