Juan Carlos Rodríguez

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hace unos 20 años iniciamos una senda de estudios de sociología de la educación de la que ha resultado una amplia colección de libros, patrocinados por la Fundación Santillana, Funcas y otras instituciones, públicas o privadas. En todos los casos, nosotros somos los responsables, y no nuestros patrocinadores, de las afirmaciones vertidas en sus páginas, que creemos ajustadas a la razón y a los hechos, y que estamos dispuestos a rectificar, por supuesto, a la vista de mejores razones y datos, siempre buscando un diálogo constructivo y ecuánime, sabiendo que nuestro diagnóstico y nuestro enfoque son, como todos, discutibles. El diagnóstico de estos estudios ha solido ser bastante crítico con los resultados educativos del país, y su orientación general ha sido bastante nítida, caracterizándose por reconocer la importancia de los factores económicos y políticos, pero, sobre todo, por enfatizar la relevancia del diseño institucional y de la cultura de los agentes educativos a la hora de proporcionar a los españoles una buena educación.…  Seguir leyendo »

Hace unos días, el Instituto Nacional de Estadística nos informó de que el número de nacimientos había caído un 5% en el año 2009, y de que también lo había hecho su indicador coyuntural de la fecundidad, a lo que solemos referirnos como el número de hijos por mujer. En este caso, habríamos pasado de 1,46 hijos a 1,40, lo que representa una caída del 4%, casi una imagen especular del 4,4% de incremento en 2008. Este brusco descenso de la fecundidad habría acabado con la serie continua de aumentos observada desde 1998.

Es muy probable que el descenso de la fecundidad en España se deba a la profunda crisis económica que vivimos.…  Seguir leyendo »

La economía española atraviesa la recesión más acusada de los últimos 40 años. La tasa de paro se acerca peligrosamente a sus máximos históricos. Como en una pesadilla recurrente, las preocupaciones vuelven a ser las mismas que en 1994 (y antes, en 1974, o en 1979), y la discusión pública vuelve a girar sobre los mismos temas: qué hacer para recuperar la senda del crecimiento, cómo conseguir que el desempleo vuelva a niveles tolerables. Mientras la clase política y el cuerpo (maltrecho) de expertos económicos afilan sus armas dialécticas, la sociedad se adapta a la nueva realidad. ¿Cómo lo hace? Para responder, conviene recordar cómo se adaptó en 1994-95, y ver si cabe hoy esa adaptación, a la vista de los cambios habidos.…  Seguir leyendo »

Los sucesos acontecidos hace unos días en un instituto de Finlandia, que desembocaron en el asesinato de una decena de personas y el suicidio del asesino, un joven de 22 años, vuelven a traer a la discusión pública el problema de la violencia juvenil, sus causas y los modos de prevenirla o paliarla. Cuando se trata de una matanza cometida con un arma de fuego, el reflejo condicionado de muchos políticos, periodistas y ciudadanos del común es poner en cuestión la regulación de la tenencia de armas en el país en el que han ocurrido los hechos. Como en bastantes ocasiones estos asesinatos tienen lugar en Estados Unidos, pronto se producen denuncias de su permisiva legislación sobre armas como la causa de la tragedia.…  Seguir leyendo »

Aparentemente, las encuestas de opinión no tienen muy buena prensa en España. Según un estudio reciente del CIS, casi tres quintos de los españoles adultos desconfía de los resultados de aquéllas, y apenas una quinta parte cree que representen de verdad a toda la población española. Las encuestas políticas salen aún peor paradas, pues más de dos tercios desconfían de ellas, y un tercio piensa que las cuestiones políticas son las que se contestan con menor sinceridad, más o menos la misma proporción que menciona el tema de los hábitos sexuales. Sin embargo, igual que se siguen llevando a cabo encuestas sobre hábitos sexuales, pocas, eso sí, pues son muy complicadas, no parece haber decaído la costumbre de las encuestas políticas.…  Seguir leyendo »

Hace unos días publicó el CIS los resultados de su encuesta Los ciudadanos y el Estado, llevada a cabo en el marco del International Social Survey Program (ISSP), y con datos recogidos entre enero y marzo de 2007. Gracias a ella podemos comprobar cómo los españoles siguen, al menos en sus opiniones, fiando una gran parte de las soluciones de sus problemas al Estado.

La primera impresión que ofrecen los datos es la de un acendrado estatismo. No me refiero sólo a proporciones de más de tres cuartas partes de los encuestados que están absolutamente seguros de que el Gobierno tiene la responsabilidad de ofrecer asistencia sanitaria para todos o asegurar pensiones dignas para los ancianos.…  Seguir leyendo »

Si hace un par de años me hubieran preguntado si España tenía la tasa de divorcios más alta de la Unión Europea, habría contestado con un rotundo no. Año tras año, las estadísticas de Eurostat lo dejaban muy claro: el número de divorcios por cada 1.000 habitantes en España estaba en ascenso (0,9 en 2000; 1,2 en 2004), sí, pero nada hacía sospechar que llegase a igualarse pronto a la media europea (1,9 en 2000; 2,0 en 2004). Hoy ya no sé qué pensar.

Hace unos días, el Instituto de Política Familiar afirmó que la tasa española no sólo había superado la media europea, sino que se había puesto a la cabeza de la Europa de los 15, con 3,2 divorcios por cada 1.000 habitantes en 2006.…  Seguir leyendo »