Juan Eslava Galán

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Arte transgresor

El miniescándalo de la retirada de ARCO de las fotos de delincuentes condenados o en espera de juicio nos induce a reflexionar sobre los alcances del arte. Obviando la intención del autor de crear polémica y ganar unos minutos de gloria y promoción con el vitriólico mensaje implícito (si son presos políticos es porque España es un régimen antidemocrático), cabe preguntarse dónde están los límites del arte, si es que los tiene.

¿Es arte cualquier ocurrencia de un ciudadano que se llame o pase por artista? ¿Es arte esta galería de fotos que parecen sacadas de un álbum policial? Debe serlo puesto que, según la galerista, un coleccionista ha pagado noventa y seis mil euros por la «obra».…  Seguir leyendo »

Fachas y fascismo

Servidor de ustedes caminaba por una acera estrecha del madrileño barrio de Malasaña cuando se topó con el obstáculo de la puerta abierta de un coche aparcado que le impedía el paso. Los usuarios del coche, una pareja joven (de chico y chica, seamos precisos) estaban sacando o metiendo equipaje en el maletero del vehículo, con el portón abierto. Hice lo que cabe hacer en estos casos: moví la puerta que me impedía el paso justo lo necesario para abrirme camino, sin cerrarla del todo. Apenas me había alejado unos metros siguiendo mi camino cuando resonó a mi espalda, en una voz femenina, ese insulto tan familiar y reiterado: ¡Facha!…  Seguir leyendo »

El primer despropósito de nuestra inexperta democracia fue fabricar diecisiete autonomías que dividieron a los españoles en otros tantos innecesarios reinos de taifas que generan una burocracia improductiva y una maraña de regulaciones disparejas y a veces enfrentadas. ¿Por qué se instituyó ese demencial sistema? Porque había que contentar a los separatistas vascos y catalanes otorgándoles un trato especial sin que pareciera que se agraviaba demasiado al resto de los españoles, los nada identitarios, los que no sacaban pancartas a la calle ni ponían muertos sobre la mesa de negociaciones.

¿Por qué había que otorgar un trato especial a catalanes y vascos?…  Seguir leyendo »

Con preocupación leo unas declaraciones de mi admirado amigo Fernando Sánchez Dragó: «Entérense quienes nada saben del Corán que los musulmanes solo tienen una patria, la del islam, sin localización geográfica definida (…), y que, por ello, cualquier tentativa integradora por parte de las naciones que los acogen, les ríen las gracias y les dan palmaditas, derechos, salarios y subvenciones, está destinada al fracaso. Nunca se sentirán europeos, ni españoles, ni de ninguna parte. Tampoco respetarán las reglas de la democracia».

Esta negativa opinión es compartida, por desgracia, por muchos europeos, incluso partidos políticos aún minoritarios, menos mal, que acusan a los emigrantes musulmanes de vivir al margen de la sociedad que los acoge sin intentar integrarse.…  Seguir leyendo »

Antiguamente las universidades inglesas se clasificaban en tres grupos: ivy (hiedra), red brick (ladrillo rojo) y white tile, (azulejo blanco). El primer grupo se reservaba para las dos venerables instituciones de la vieja Inglaterra, Oxford y Cambridge, colleges de sillería tapizada de perenne y verde hiedra. El segundo grupo lo formaban las universidades creadas en época victoriana, construidas con ladrillo industrial. El tercer grupo, las universidades más recientes y no tan prestigiosas, surgidas tras la Guerra Mundial que superaban a las anteriores en retretes alicatados hasta el techo.

La clasificación refleja el clasismo que caracteriza a los ingleses más que a otros pueblos de Europa y quizá también un punto de desprecio hacia las universidades más recientes, carentes de pedigrí, producto de los precipitados planes de estudios que impulsaron gobiernos laboristas en su bienintencionado anhelo por extender los estudios superiores a las capas menos privilegiadas de la población.…  Seguir leyendo »

La paradoja de que los habitantes de un continente inmensamente rico no sepan valerse por sí mismos quizá requiera un comentario previo sobre la causa de su desgracia. La Humanidad nació en África y desde allí colonizó el resto del globo. Sin embargo, a causa de complejas causas que sería prolijo analizar aquí, los pueblos africanos han permanecido a la cola del desarrollo tecnológico y se han mantenido fieles a esquemas tribales que comunidades más avanzadas han superado. Ese es, quizá el origen de su desgracia, agravada por la codicia de sus vecinos.

El hombre blanco lanzado a la colonización de Asia y América respetó África mientras la malaria, el dengue, la tripanosomiasis del sueño y otras letales enfermedades endémicas lo mantuvieron alejado, pero en la segunda mitad del siglo XIX los avances de la medicina le allanaron el camino.…  Seguir leyendo »

En el estupendo Museo del Aire de Cuatro Vientos, a las afueras de Madrid, se custodia, entre muchas otras piezas históricas, el biplano Dragón Rapide que trasladó a Franco de Las Palmas de Gran Canaria a Tetuán al inicio del Alzamiento. Mi amigo Torcuato Luca de Tena solía preguntarse por el paradero de este avión, en cuya contratación intermedió su padre, el segundo marqués de Luca de Tena. No sé si alguna vez supo que lo tenía a pocos kilómetros de su casa.

A la gente nacida en los años de entreguerras, cuando volar tenía mucho de desafío y de aventura, le fascinaba la aviación.…  Seguir leyendo »

Los historiadores suelen soslayar ciertas minucias que influyen poderosamente en la conducta de las grandes figuras de la historia. Si la nariz de Cleopatra hubiese sido más corta, habría cambiado el curso de los acontecimientos, escribió el filósofo Pascal en un tiempo en que las grandes narices se tenían por signo inequívoco de voluntad firme y carácter decidido. Hoy, más informados, preferimos pensar que el poder de Cleopatra no residía en su nariz sino en sus otras gracias: «Su voz –dice Plutarco– era como un instrumento de muchas cuerdas (…) Platón reconoce cuatro formas de adular, pero ella conocía mil».

La famosa reina de Egipto que sedujo a los más grandes romanos de su tiempo, Julio César y Marco Antonio, se sirvió de su femineidad, de su cultura y de su exotismo más que de su físico (sus retratos nos presentan a una mujer no muy agraciada, de nariz aguileña y frente despejada).…  Seguir leyendo »

Escribo estas líneas en la playa de San Juan (Alicante), una colonia veraniega que antiguamente fue una extensión de feraces huertas. Me he cobijado a la fresca sombra de una de las veinte torres refugio que subsisten entre los bloques de apartamentos veraniegos y las arboledas urbanas. Sobre la mesa tengo el periódico del día, que trae noticias de la guerra encubierta que el islamismo radical ha declarado a Occidente.

Acudo a las redes sociales, en las que las noticias del día provocan los más variopintos comentarios, y observo que algunos usuarios relacionan la implantación islamista en Europa con el problema morisco que preocupó a la monarquía de los Austrias españoles.…  Seguir leyendo »

España, como el resto de Europa, está inmersa en un proceso de laicización que hunde sus raíces en los ideales de la Ilustración, cuando Occidente se liberó de la tiranía de la religión, que tantas guerras y tanta sangre había costado, y separó, por fin, los ámbitos religioso y civil.

Hasta entonces lo que la Iglesia señalaba como pecado era, además, delito civilmente punible. Desde entonces el pecado ha quedado relegado al ámbito de lo privado, de la conciencia personal. Ese es el cimiento sobre el que se han levantado la democracia europea y la Declaración de Derechos Humanos, que constituyen nuestros mayores logros colectivos.…  Seguir leyendo »

Después del necesario duelo por los inocentes asesinados en París se impone la reflexión. Si hemos de convivir con el islam deberíamos esforzarnos en conocerlo. En el judaísmo y el cristianismo hay un fuerte elemento privado, de conciencia y ética personal; el islam, por el contrario, es, antes que nada, una religión colectiva y una forma de vida. No concibe dogmas complicados ni misterios impenetrables para la inteligencia humana, como la religión cristiana. Antes bien es una religión diáfana que estimula una relación rectilínea entre Dios y el creyente, sin interposiciones. Las creencias del islam son simples y claras: Allah creó el mundo y lo rige hasta que determine su fin.…  Seguir leyendo »

Latinos o musulmanes

García Albiol, líder del PP catalán, ha acusado a los gobiernos separatistas de la Generalitat (especialmente Jordi Pujol, el tripartito y Artur Mas) de una «clara voluntad de fomentar la inmigración musulmana por delante de otras». El propio Artur Mas, delfín entonces de Pujol, inauguró en Rabat una oficina catalana de contratación de emigrantes en 2003. Del éxito de tal iniciativa hablan las cifras: Cataluña pasó de tener apenas 50.000 musulmanes al medio millón que ronda actualmente (el 40% de la población emigrante) y de tener una docena de mezquitas a las 214 con que cuenta en la actualidad, la mitad quizá controladas por clérigos salafistas, el ala radical del islam.…  Seguir leyendo »

La patata caliente

Mañanita de domingo. Salgo temprano para mi paseo matinal y encuentro una Puerta del Sol desierta en la que los empleados de la limpieza retiran las basuras del botellón de la víspera. Pienso en Amiano Marcelino, el historiador grecorromano del siglo IV, que censuraba a los jóvenes de su tiempo por pasar las noches en las plazas de Roma estorbando el sueño de los vecinos. Además desaprobaba que se dejaran melena (crinesmaiores), y que vistieran pellizas (indumentapellium), al estilo de los bárbaros. En estos y otros detalles veía Marcelino que el Imperio Romano había entrado en su fase crepuscular. ¿No nos resulta familiar?…  Seguir leyendo »

Andaluces mestizos

Era de temer. Las devastaciones de la Logse empiezan a manifestarse en la nueva hornada de políticos que se dispone a desalojar a la antigua de sus poltronas. Vean si no. Doña Teresa Rodríguez, eurodiputada y candidata a la presidencia de Andalucía por el partido Podemos, reitera machaconamente, entre las quinientas palabras que componen su vocabulario, el adjetivo «mestizo» aplicado a la cultura andaluza. Quiere indicar doña Teresa que los andaluces somos el resultado de un cruce de moros y de cristianos y que nuestra peculiar cultura (¿acaso el alma de nardo del árabe español cantada por Manuel Machado?) es fruto de ese cruce, o eso entiende ella.…  Seguir leyendo »

Pocos empleos existen tan nobles como el de embajador, la persona escogida para representar a la nación y defender los intereses patrios ante una potencia o institución extranjera. Desde esa privilegiada atalaya no solo se asiste al devenir de la Historia sino que incluso se tiene la oportunidad de modificarlo.

La talla humana del embajador repercute directamente en el aprecio internacional del país que representa. Es conocida la anécdota de aquellos plenipotenciarios ante la Santa Sede, español y francés, en la época en que competíamos con Francia por el puesto de potencia hegemónica en Europa. El Santo Padre observó, desde la ventana de su despacho, que el embajador francés orinaba sobre los adoquines nada más apearse de la carroza en el patio de los palacios vaticanos.…  Seguir leyendo »

No se hablaba de otra cosa: Cristóbal Colón había descubierto una tierra abundosa en oro, poblada de mujeres desnudas «de muy buen acatamiento» y de maridos consentidores. El fervor patriótico, que había brillado por su ausencia cuando se requirieron voluntarios para el primer viaje colombino, arrastró esta vez a una multitud entusiasmada: mil doscientos hombres, entre labradores, frailes y soldados, entre ellos un tal Francisco Roldán Jiménez, veterano de la guerra de Granada.

El encuentro de los nuevos colonos con la tierra prometida fue decepcionante. Desembarcaron en la isla Española (actual Haití) y nadie acudió a recibirlos. ¿Dónde están los indios?, se preguntaban.…  Seguir leyendo »

Elogio y refutación de la chapuza

Han observado que últimamente la política nacional se basa en chapuzas y en arreglos provisionales de tente mientras cobro? La chapuza es esa obra hecha sin arte ni esmero, ese apaño que solo sirve para salir del paso y a la postre se muestra más dañino que provechoso. Es cierto que la chapuza bien empleada nos resuelve situaciones apuradas: el papel doblado bajo la mesa que cojea, el chicle pegado en la tubería que gotea, el alambre que solventa el fallo del motor…

Lo malo es que por dejadez aplazamos el arreglo del desperfecto y la mínima avería inicial deviene en siniestro total.…  Seguir leyendo »

Dietas reales

EL reciente análisis de los restos de Ricardo III (aquel rey shakesperiano que, en medio del campo de batalla, clamaba: «¡Mi reino por un caballo!») nos ha permitido conocer su excesiva dieta proteínica: generosas cantidades de asado de ciervo, de gamo, de jabalí y de carnero que pasaba con cerveza y vino (al menos un litro al día). En días de abstinencia religiosa (casi uno de cada tres), Ricardo sustituía la caza por aves de carne prieta (cisnes y garzas) y pescado (lucios, carpas) que por ser animales aéreos o acuáticos no se consideraban carne. Esto nos trae a la memoria el caso de aquel monasterio gallego en el que, al llegar la Cuaresma, los monjes tiraban un cerdo al estanque y luego lo sacrificaban para, de este modo, consumir «pescado» sin quebrantar la abstinencia.…  Seguir leyendo »

Nos siguen ganando

He visitado la estupenda exposición El último viaje de la fragata Mercedes. Un tesoro cultural recuperado que puede verse estos días en el Museo Arqueológico Nacional. La historia de la Mercedes es aleccionadora: zarpa de Montevideo con otras tres fragatas, rumbo a Cádiz, llevando a bordo un tesoro de monedas de oro y plata, además de diversos productos ultramarinos.

A la altura del Cabo de Santa María, las costas de Portugal a la vista, le salen al encuentro y se emparejan con ellas otras cuatro fragatas inglesas mejor armadas, 184 cañones contra 148 (y con carronadas, los trabucos de los salteadores del mar, que disparan metralla a quemarropa).…  Seguir leyendo »

Banderas de nuestros padres

Me parece estupenda la iniciativa de ABC que regala toallas con los colores de la bandera nacional, esa enseña que, por malentendidos absurdos ( o malévolos), parece que habíamos relegado al baúl de los recuerdos, junto con la bella palabra España, últimamente sustituida por «este país».

Los españoles viajados, que ya van siendo bastantes, saben que todos los países civilizados, democráticos y progresistas están orgullosos de su bandera ( y de su Historia, a pesar de los episodios menos favorecedores) y usan liberalmente sus colores.

Habrán notado que no hay película americana en la que no aparezcan decenas de banderas de barras y estrellas.…  Seguir leyendo »