Juan Eslava Galán

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Gila y otros mitos de la Guerra Civil

La reciente reedición de las memorias de Miguel Gila, Y entonces nací yo: Memorias para desmemoriados (1995) y Memorias de un exilio (1998) nos sugiere cierta reflexión sobre los mitos generados por la Guerra Civil.

Miguel Gila, indiscutido príncipe de los humoristas españoles, cuenta en estas crónicas que se afilió a las Juventudes Socialistas Unificadas y se alistó en el Quinto Regimiento «para combatir al fascismo con un fusil en las manos». Combatió, según su testimonio personal, en los frentes de Sigüenza, Somosierra, Ciudad Universitaria, Guadalajara, el Ebro y Valsequillo, la última batalla. No se perdió ninguna. Caso similar de ubicuidad guerrera solo se ha visto en las novelas del olvidado Sven Hassel.…  Seguir leyendo »

En 1940, el Ministerio de Trabajo británico estudió la posibilidad de detraer de los salarios de la ciudadanía una cantidad que sufragara ciertas ayudas sociales en caso de enfermedad (sanidad gratuita), desempleo (subsidio) o jubilación (pensiones). Con ese dinero se financiaría, además, la educación universal y ciertas ayudas a las familias numerosas.

El modelo del welfare state se basaba en cierta tradición solidaria de raíces cristianas: tomar del holgado para auxiliar al necesitado. El Estado administraba los ahorros del trabajador, forzados en este caso, para devolvérselos cuando los necesitara. Una idea estupenda que ahuyentaba la pobreza y garantizaba cierta paz social entre sindicatos y patronos.…  Seguir leyendo »

Hastiado de las imágenes de la kale borroka catalana que nos ofrecen los telediarios, zapeé a la serie The Good Wife para escapar de la triste realidad nacional en los acogedores brazos de Julianna Margulies. Era el episodio en que su personaje, Alicia Florrick, le cuenta a su colega y rival Cary Agos la fábula del escorpión y la rana.

Un escorpión le pide a una rana que le ayude a cruzar el río. «No temas mi picadura -la tranquiliza-: si te picara los dos moriríamos, tú del veneno y yo ahogado». La rana se deja convencer, pero cuando van por medio de la corriente, el alacrán le clava su aguijón.…  Seguir leyendo »

Angus Rigulsford es alto, enteco y rubiasco. Solo le faltaría una barba mutton chops y una casaca negra para cargar al frente de la Brigada Ligera en Balaklava porque el grado de coronel ya lo tiene. Retirado del ejército, sus aficiones son el estudio de los conquistadores españoles de América, a los que obviamente admira, y el cultivo de rosas en su chalecito galés.

«Hubo en los siglos de la grandeza europea -me decía en una de sus cartas- tres ciudades esplendentes, las tres relacionadas con el mar: Estambul, Venecia y Sevilla, y las tres, en su dorada decadencia, conservaron su belleza de oro viejo para renacer, remozadas y bellas, en nuestros días».…  Seguir leyendo »

Indigenismo y memoria

Colón no fue famoso en su tiempo. Su empeño en abrir un camino más corto a las riquezas de oriente (oro y especias) lo llevo a descubrir, por pura casualidad, el continente americano, pero después cayó en desgracia y su nombre se diluyó en el tropel de exploradores y conquistadores que lo siguieron.

La fama actual del descubridor se debe a los emigrantes italianos que en el siglo XIX y principios del XX arribaban a Estados Unidos huyendo de la miseria. Ellos lo encumbraron como su gran precursor para compensar la humillación de sentirse ciudadanos de segunda en la nueva patria que los acogía con menosprecio anglosajón (después de estabularlos para la obligatoria cuarentena en la isla de Ellis).…  Seguir leyendo »

colonizaciones

Barra de un céntrico hotel madrileño afamado por sus cócteles, especialmente el scaramouche. Un grupo de contertulios acaba de arreglar el contencioso que el presidente Trump mantiene con sus socios, los roñosos mandatarios europeos, y pasa al punto siguiente en el orden del día: el asunto de la valla de Ceuta a la luz de los recientes ingresos de migrantes subsaharianos en la benaventiana ciudad alegre y confiada.

Sin mediar invitación se les une un espontáneo sabedor del asunto.

–Lo malo ha sido el retraso del ministro Grande Marlaska en la retirada de las concertinas. Hay que disculpar la impaciencia de esos pacíficos colonos que se abrieron camino con radiales eléctricas, lanzallamas artesanales y bolsas de cal viva recién meada y su excipiente de excrementos.…  Seguir leyendo »

El milagro del Prado

La damnatio memoriae del franquismo no empezó, como algunos creen, con la Ley de Memoria Histórica de 2007. Comenzó mucho antes, recién muerto el Caudillo, cuando el cabildo de la catedral de Jaén decidió devolver al anonimato del archivo, hurtándola de la exhibición pública, una de las más preciadas piezas de su museo diocesano: la carta enmarcada en plata en la que el invicto caudillo Franco le notificaba la recuperación de la sagrada reliquia del Santo Rostro, hallada milagrosamente en un garaje de Villejuif Bicetre, a las afueras de París, como parte de un alijo de objetos de plata saqueado por las «hordas marxistas» al comienzo de la Guerra Civil.…  Seguir leyendo »

Con vistas a España

Sevilla, bellísima como siempre, bajo un cielo de primavera virada a otoño. Ciclo de conferencias «Letras en Sevilla» patrocinado por la Fundación Cajasol. El gran escritor y periodista argentino Jorge Fernández Díaz (La nación de Buenos Aires) se extraña de que hayamos compartido almuerzo, charlando civilizadamente, el politólogo Juan Carlos Monedero, cofundador del partido podemita; Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno; Arturo Pérez-Reverte y servidor. «En mi país una reunión similar sería impensable», señala el argentino. Indagamos el motivo y llegamos a la conclusión de que es porque aquí no ha llegado Podemos al poder como allá el kitchnerismo. Si hubiera llegado, además de hundir al país, habría dejado heridas abiertas lo suficientemente enconadas como para que esta convivencia fuera imposible.…  Seguir leyendo »

Arte transgresor

El miniescándalo de la retirada de ARCO de las fotos de delincuentes condenados o en espera de juicio nos induce a reflexionar sobre los alcances del arte. Obviando la intención del autor de crear polémica y ganar unos minutos de gloria y promoción con el vitriólico mensaje implícito (si son presos políticos es porque España es un régimen antidemocrático), cabe preguntarse dónde están los límites del arte, si es que los tiene.

¿Es arte cualquier ocurrencia de un ciudadano que se llame o pase por artista? ¿Es arte esta galería de fotos que parecen sacadas de un álbum policial? Debe serlo puesto que, según la galerista, un coleccionista ha pagado noventa y seis mil euros por la «obra».…  Seguir leyendo »

Fachas y fascismo

Servidor de ustedes caminaba por una acera estrecha del madrileño barrio de Malasaña cuando se topó con el obstáculo de la puerta abierta de un coche aparcado que le impedía el paso. Los usuarios del coche, una pareja joven (de chico y chica, seamos precisos) estaban sacando o metiendo equipaje en el maletero del vehículo, con el portón abierto. Hice lo que cabe hacer en estos casos: moví la puerta que me impedía el paso justo lo necesario para abrirme camino, sin cerrarla del todo. Apenas me había alejado unos metros siguiendo mi camino cuando resonó a mi espalda, en una voz femenina, ese insulto tan familiar y reiterado: ¡Facha!…  Seguir leyendo »

El primer despropósito de nuestra inexperta democracia fue fabricar diecisiete autonomías que dividieron a los españoles en otros tantos innecesarios reinos de taifas que generan una burocracia improductiva y una maraña de regulaciones disparejas y a veces enfrentadas. ¿Por qué se instituyó ese demencial sistema? Porque había que contentar a los separatistas vascos y catalanes otorgándoles un trato especial sin que pareciera que se agraviaba demasiado al resto de los españoles, los nada identitarios, los que no sacaban pancartas a la calle ni ponían muertos sobre la mesa de negociaciones.

¿Por qué había que otorgar un trato especial a catalanes y vascos?…  Seguir leyendo »

Con preocupación leo unas declaraciones de mi admirado amigo Fernando Sánchez Dragó: «Entérense quienes nada saben del Corán que los musulmanes solo tienen una patria, la del islam, sin localización geográfica definida (…), y que, por ello, cualquier tentativa integradora por parte de las naciones que los acogen, les ríen las gracias y les dan palmaditas, derechos, salarios y subvenciones, está destinada al fracaso. Nunca se sentirán europeos, ni españoles, ni de ninguna parte. Tampoco respetarán las reglas de la democracia».

Esta negativa opinión es compartida, por desgracia, por muchos europeos, incluso partidos políticos aún minoritarios, menos mal, que acusan a los emigrantes musulmanes de vivir al margen de la sociedad que los acoge sin intentar integrarse.…  Seguir leyendo »

Antiguamente las universidades inglesas se clasificaban en tres grupos: ivy (hiedra), red brick (ladrillo rojo) y white tile, (azulejo blanco). El primer grupo se reservaba para las dos venerables instituciones de la vieja Inglaterra, Oxford y Cambridge, colleges de sillería tapizada de perenne y verde hiedra. El segundo grupo lo formaban las universidades creadas en época victoriana, construidas con ladrillo industrial. El tercer grupo, las universidades más recientes y no tan prestigiosas, surgidas tras la Guerra Mundial que superaban a las anteriores en retretes alicatados hasta el techo.

La clasificación refleja el clasismo que caracteriza a los ingleses más que a otros pueblos de Europa y quizá también un punto de desprecio hacia las universidades más recientes, carentes de pedigrí, producto de los precipitados planes de estudios que impulsaron gobiernos laboristas en su bienintencionado anhelo por extender los estudios superiores a las capas menos privilegiadas de la población.…  Seguir leyendo »

La paradoja de que los habitantes de un continente inmensamente rico no sepan valerse por sí mismos quizá requiera un comentario previo sobre la causa de su desgracia. La Humanidad nació en África y desde allí colonizó el resto del globo. Sin embargo, a causa de complejas causas que sería prolijo analizar aquí, los pueblos africanos han permanecido a la cola del desarrollo tecnológico y se han mantenido fieles a esquemas tribales que comunidades más avanzadas han superado. Ese es, quizá el origen de su desgracia, agravada por la codicia de sus vecinos.

El hombre blanco lanzado a la colonización de Asia y América respetó África mientras la malaria, el dengue, la tripanosomiasis del sueño y otras letales enfermedades endémicas lo mantuvieron alejado, pero en la segunda mitad del siglo XIX los avances de la medicina le allanaron el camino.…  Seguir leyendo »

En el estupendo Museo del Aire de Cuatro Vientos, a las afueras de Madrid, se custodia, entre muchas otras piezas históricas, el biplano Dragón Rapide que trasladó a Franco de Las Palmas de Gran Canaria a Tetuán al inicio del Alzamiento. Mi amigo Torcuato Luca de Tena solía preguntarse por el paradero de este avión, en cuya contratación intermedió su padre, el segundo marqués de Luca de Tena. No sé si alguna vez supo que lo tenía a pocos kilómetros de su casa.

A la gente nacida en los años de entreguerras, cuando volar tenía mucho de desafío y de aventura, le fascinaba la aviación.…  Seguir leyendo »

Los historiadores suelen soslayar ciertas minucias que influyen poderosamente en la conducta de las grandes figuras de la historia. Si la nariz de Cleopatra hubiese sido más corta, habría cambiado el curso de los acontecimientos, escribió el filósofo Pascal en un tiempo en que las grandes narices se tenían por signo inequívoco de voluntad firme y carácter decidido. Hoy, más informados, preferimos pensar que el poder de Cleopatra no residía en su nariz sino en sus otras gracias: «Su voz –dice Plutarco– era como un instrumento de muchas cuerdas (…) Platón reconoce cuatro formas de adular, pero ella conocía mil».

La famosa reina de Egipto que sedujo a los más grandes romanos de su tiempo, Julio César y Marco Antonio, se sirvió de su femineidad, de su cultura y de su exotismo más que de su físico (sus retratos nos presentan a una mujer no muy agraciada, de nariz aguileña y frente despejada).…  Seguir leyendo »

Escribo estas líneas en la playa de San Juan (Alicante), una colonia veraniega que antiguamente fue una extensión de feraces huertas. Me he cobijado a la fresca sombra de una de las veinte torres refugio que subsisten entre los bloques de apartamentos veraniegos y las arboledas urbanas. Sobre la mesa tengo el periódico del día, que trae noticias de la guerra encubierta que el islamismo radical ha declarado a Occidente.

Acudo a las redes sociales, en las que las noticias del día provocan los más variopintos comentarios, y observo que algunos usuarios relacionan la implantación islamista en Europa con el problema morisco que preocupó a la monarquía de los Austrias españoles.…  Seguir leyendo »

La expulsión de los moriscos

España, como el resto de Europa, está inmersa en un proceso de laicización que hunde sus raíces en los ideales de la Ilustración, cuando Occidente se liberó de la tiranía de la religión, que tantas guerras y tanta sangre había costado, y separó, por fin, los ámbitos religioso y civil.

Hasta entonces lo que la Iglesia señalaba como pecado era, además, delito civilmente punible. Desde entonces el pecado ha quedado relegado al ámbito de lo privado, de la conciencia personal. Ese es el cimiento sobre el que se han levantado la democracia europea y la Declaración de Derechos Humanos, que constituyen nuestros mayores logros colectivos.…  Seguir leyendo »

Entender el Islam

Después del necesario duelo por los inocentes asesinados en París se impone la reflexión. Si hemos de convivir con el islam deberíamos esforzarnos en conocerlo. En el judaísmo y el cristianismo hay un fuerte elemento privado, de conciencia y ética personal; el islam, por el contrario, es, antes que nada, una religión colectiva y una forma de vida. No concibe dogmas complicados ni misterios impenetrables para la inteligencia humana, como la religión cristiana. Antes bien es una religión diáfana que estimula una relación rectilínea entre Dios y el creyente, sin interposiciones. Las creencias del islam son simples y claras: Allah creó el mundo y lo rige hasta que determine su fin.…  Seguir leyendo »

Latinos o musulmanes

García Albiol, líder del PP catalán, ha acusado a los gobiernos separatistas de la Generalitat (especialmente Jordi Pujol, el tripartito y Artur Mas) de una «clara voluntad de fomentar la inmigración musulmana por delante de otras». El propio Artur Mas, delfín entonces de Pujol, inauguró en Rabat una oficina catalana de contratación de emigrantes en 2003. Del éxito de tal iniciativa hablan las cifras: Cataluña pasó de tener apenas 50.000 musulmanes al medio millón que ronda actualmente (el 40% de la población emigrante) y de tener una docena de mezquitas a las 214 con que cuenta en la actualidad, la mitad quizá controladas por clérigos salafistas, el ala radical del islam.…  Seguir leyendo »