Juan José Asenjo Pelegrina

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Desde mi llegada a Sevilla hace tres años han sido muchas las ocasiones en las que me han preguntado si, a mi juicio, las Hermandades y Cofradías siguen teniendo vigencia, si siguen teniendo sentido las manifestaciones de la piedad popular, en concreto las estaciones de penitencia de la Semana Santa andaluza, que en opinión de algunos tendrían escaso provecho pastoral. Como es imaginable, mi respuesta siempre ha sido positiva. Sin ningún tipo de restricciones mentales he afirmado que las Hermandades y sus manifestaciones de fe, tan queridas por millones de andaluces y españoles, siguen teniendo sentido. Es verdad que en el inmediato posconcilio no faltaron voces que afirmaban que su ciclo vital estaba periclitado.…  Seguir leyendo »

Celebra hoy la Iglesia la solemnidad de la Inmaculada Concepción, verdad definida como dogma de fe por el Beato Pío IX el 8 de diciembre de 1854, al proclamar solemnemente que la Santísima Virgen, «fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano».

La Concepción Inmaculada de María es una de las obras maestras de la Santísima Trinidad. En la plenitud de los tiempos, Dios Padre prepara una madre para su Hijo, que se va a encarnar para nuestra salvación por obra del Espíritu Santo.…  Seguir leyendo »

«Mirad el árbol de la cruz, en que estuvo clavada la salvación del mundo. Venid a adorarlo». Con esta aclamación, que procede de la liturgia de la Iglesia primitiva, iniciaremos esta tarde la parte central de la acción litúrgica del Viernes Santo, único día del año en el que no se celebra la Eucaristía. En lugar de la consagración, veneraremos la santa Cruz, que ocupa hoy el lugar del sagrario, para que sea el centro de nuestras miradas, el objeto de nuestros afectos y la destinataria de nuestro amor agradecido. Entre las grandes religiones de la humanidad no hay un símbolo más universal, más frecuentemente repetido, pintado, esculpido, venerado y adorado.…  Seguir leyendo »