Juan José Fernández Teijeiro

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de enero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La verdad, la vida de Karl Marx no fue pródiga en satisfacciones. Al conmemorar el segundo centenario de su nacimiento –5 de mayo de 1818–, han sido publicados múltiples trabajos. Nadie pone en duda que fue un gran intelectual, un gran filósofo, sociable, simpático, amigo de la buena mesa y del buen vino, y fumador de buenos puros. Entre lo mucho escrito, llamó mi atención una frase que le dijo su madre: «Hubiera preferido que reunieras un capital en vez de escribir sobre él». Ciertamente vivió siempre «a la quinta pregunta», hipotecado, empeñado y tocando el forro de los bolsillos. Menos mal que tuvo la generosa ayuda de su mecenas, Engels, incluso como continuador de su obra.…  Seguir leyendo »

Cuando Tomás Moro publica en 1516 el primer tomo de Utopía, la gran mayoría de sus contemporáneos, incluso pertenecientes a los sectores más cultivados de la vida social o de la Iglesia del Reino Unido, no llegaron a captar en sus páginas la fina ironía con que el autor criticaba los hábitos vergonzosos de aquellos reinos que se llamaban cristianos. Difícil objetivo sobre una sociedad feudal estructurada en señores y humildes vasallos. Moro comenzó a escribir la primera parte de la obra en 1515 y la editó en Londres un año después con el título: Nueva Ínsula de Utopía, subtitulada «Librito verdaderamente áureo y no menos saludable que festivo».…  Seguir leyendo »

En Londres, próximo a la estación de Paddington, se encuentra el Hospital St. Mary. Fundado en 1845, hoy integrado en el Servicio Nacional de Salud Británico, adquiere de vez en cuando actualidad porque es el centro elegido para los partos de la Familia Real inglesa, pero su renombre permanece unido a uno de los más trascendentales descubrimientos de la medicina contemporánea: la penicilina. Aquí dio comienzo la era antibiótica.

En la planta baja, una sobria placa recuerda que en una habitación de la segunda planta Sir Alexander Fleming descubrió la penicilina. También así de sencilla fue la vida de Fleming. Nacido en la granja Lochfield (Darvel), en Escocia, de familia humilde, después de los estudios elementales y un breve curso comercial, trabajará en Londres dos años para la American Line.…  Seguir leyendo »