Juan Manuel Santos

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hoy, en el Día Mundial de la Paz, parecería que estamos cayendo en una espiral de más violencia, prejuicios e ira. El conflicto parece permear al mundo entero, ya sea a través de enfrentamientos entre países, problemas domésticos o ataques terroristas. Sin embargo, este año Colombia logró terminar más de medio siglo de conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Hoy las Farc están totalmente desarmadas y las Naciones Unidas recibió más de 9.000 armas y 1,3 millones de municiones para ser destruidas. Justo este mes, este grupo de excombatientes presentó su nuevo partido político en una reunión pacífica en Bogotá.…  Seguir leyendo »

La cuna del Libertador; el país con las mayores reservas petroleras del mundo; una nación libre, rica, con gente maravillosa; el destino durante décadas de millones de migrantes colombianos que huían de la violencia y buscaban una mejor vida, hoy por desgracia se desmorona en lo económico, en lo social y en lo político.

Colombia es el país que más tiene que ganar o perder con lo que suceda en nuestra hermana república. Nos unen todos los lazos que pueden unir a dos naciones: la historia, la cultura, la geografía, la economía, más de 2.200 kilómetros de frontera viva… Por eso siempre hemos deseado que a Venezuela le vaya bien.…  Seguir leyendo »

At the start of each school year, Colombian schoolchildren are still given specially prepared instruction manuals in the form of comic books to teach them how to avoid stepping on land mines. Despite these efforts, during 52 years of war, more than 1,000 Colombian children, usually from the poorest of our farming families working their fields, were killed or maimed by land mines.

I ran for president of Colombia to lead a nation where the books we give Colombia’s schoolchildren teach reading, science, math and poetry, not warnings against stepping on explosives. Today – having signed a historic peace agreement between my government and the Revolutionary Armed Forces of Colombia, on Nov.…  Seguir leyendo »

Al inicio de cada año escolar, a los niños colombianos se les entregan manuales de instrucciones preparados en forma de historietas para enseñarles cómo evitar pisar minas terrestres. A pesar de estos esfuerzos, durante 52 años de guerra, más de mil niños colombianos —por lo general, provenientes de las familias más pobres de nuestros campos— murieron o quedaron mutilados por estos explosivos.

Contendí por la presidencia de Colombia para liderar una nación donde los libros que les diéramos a los niños colombianos enseñaran lecturas, ciencias, matemáticas y poesía, en lugar de advertencias para que no pisaran explosivos. Hoy, tras firmar un Acuerdo de Paz histórico entre mi gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), estamos construyendo una Colombia en paz.…  Seguir leyendo »

Luego de más de 50 años de conflicto armado, luego de más de 34 años de intentar sin éxito alcanzar la paz, muchos colombianos perdieron la esperanza y creyeron que la paz sería inalcanzable. Un imposible. Hoy, después de seis años de largas, difíciles y complejas negociaciones, podemos decir que los colombianos logramos volver posible lo imposible. Convertimos el sueño de la paz en realidad.

El camino no ha sido fácil. La derrota del plebiscito, aun por tan estrecho margen, sorprendió a Colombia y al mundo entero. Pero la voluntad de paz, el anhelo de paz de los colombianos nunca desfalleció.…  Seguir leyendo »

El cese al fuego y el esperado Acuerdo Final de paz entre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia marcan más que el fin de una guerra. Es un hito para la paz en el continente americano y el mundo.

La guerra entre el gobierno colombiano y las Farc es el conflicto armado más antiguo en el hemisferio occidental, además de ser el último que data de la Guerra Fría. Desde Alaska a Tierra del Fuego, la guerra, en el sentido clásico de un conflicto violento por el dominio de un territorio en el que por lo menos hay un ejército nacional combatiente, ha desaparecido.…  Seguir leyendo »

The peace treaty announced this week between the government of Colombia and the Revolutionary Armed Forces of Colombia, or FARC, marks more than the end of one war. It is a milestone for peace in the Americas and the world.

The 52-year war between the Colombian state and the FARC is the oldest and only armed conflict in the Western Hemisphere, and the last one held over from the Cold War. From Alaska to Tierra del Fuego, war — in the classic sense of a violent conflict over governance or territory fought by at least one national army — has disappeared.…  Seguir leyendo »

Los colombianos estamos muy cerca de poner fin al último y más largo conflicto armado del Hemisferio Occidental. Después de cuatro años de negociaciones con la guerrilla de las FARC, hoy podemos decir que hemos llegado a un punto de no retorno en nuestro propósito de terminar esta cruenta y costosa guerra de más de 50 años.

Todos mis antecesores en la Presidencia, a lo largo de las últimas cinco décadas, han tratado de hacer la paz con esta guerrilla –la más antigua y la más grande en América Latina–, y todos han fallado en el intento.

¿Por qué, en cambio, este proceso de paz ha sido exitoso?…  Seguir leyendo »

This week I return to Washington to thank the American people and the U.S. government for the help they have provided Colombia during the last 15 years and to look ahead to the next 15 years for what it will mean for both our nations.

Despite being ravaged by more than five decades of conflict and crime, the Colombian people provided popular support to their military forces and the national police, who took the initiative to regain lost territory and forge relations in new spaces, creating the conditions for the victory that has made peace move from a long forgotten dream to a newfound reality.…  Seguir leyendo »

Hace unas semanas, ante la Asamblea General de la Naciones Unidas, conté la historia de Constanza Turbay, una colombiana que perdió casi toda su familia a manos de la guerrilla de las FARC.

En La Habana, donde se lleva a cabo nuestro proceso de paz con esta guerrilla, Constanza tuvo la oportunidad de mirar a sus victimarios a los ojos y contar su trágica historia, la misma de millones de víctimas de una guerra sin sentido entre hijos de una misma nación.

Por primera vez, Constanza escuchó de uno de los líderes de las FARC las manifestaciones de un arrepentimiento sincero.…  Seguir leyendo »

“Al entrar a España no tengo la impresión de llegar, sino la de volver”, dijo alguna vez un novelista colombiano, y así nos pasa a muchos. Esta cita la encontré en una carta sentida, dolida, que escribieron al entonces presidente Aznar, en marzo de 2001, siete escritores y artistas colombianos de la talla de Gabriel García Márquez, Fernando Botero y el lamentado Álvaro Mutis, premio Cervantes de Literatura, cuando comenzó a regir el requisito de la visa para que los colombianos llegáramos —o tal vez sería mejor decir “volviéramos”— a España.

Al final de esta carta los citados personajes concluyeron con una decisión muy dura: “Con la dignidad que aprendimos de España, no volveremos a ella mientras se nos someta a la humillación de presentar un permiso para poder visitar lo que nunca hemos considerado ajeno”.…  Seguir leyendo »