Juan Van-Halen

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Los jueces, los medios de comunicación y los partidos políticos son elementos fundamentales recogidos en la Constitución. El Poder Judicial, el Legislativo y el Ejecutivo son los tres poderes básicos. Los medios de comunicación fueron llamados el «cuarto poder». De las querellas consideradas políticas, las instadas comúnmente por los partidos contra sus oponentes, no son muchas las que llegan a juicio y numéricamente irrelevantes las que acaban en condenas. Antes se ha vivido un largo procedimiento en los juzgados y durante ese tiempo los partidos denunciantes aprovechan esa tierra de nadie para atribuir a sus adversarios políticos investigados la condición de culpables, y hay medios de comunicación que siguen esa senda falaz y sirven de eco a las condenas previas.…  Seguir leyendo »

Recién cumplidos veinte años asistí cada tarde a la tertulia de los poetas del Gran Café de Gijón, nuestro café literario por excelencia, como un Le Deux Magots trasladado de la plaza de Saint-Germain-des Prés al paseo de Recoletos. Los dos cafés tienen historias paralelas, fundado el parisino en 1885 y el madrileño en 1888. Había publicado mi primer libro y mi entrañable José García Nieto, responsable de su publicación, asumió la temeridad de incorporarme a la tertulia con el beneplácito de Gerardo Diego que la presidía desde un cierto silencio sostenido, aderezado por fogonazos de su humor un tanto surrealista.…  Seguir leyendo »

La frase se atribuye comúnmente al ingenioso diestro Rafael Guerra, Guerrita, pero un siglo antes se atribuía al astuto e incombustible Talleyrand, y también hay quien la adjudica al poeta elegiaco y filósofo presocrático Jenófanes: «Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible». El pleonasmo recobró actualidad política en los días de la fallida investidura de Pedro Sánchez. Las exigencias de Pablo Iglesias no podían ser y además eran imposibles. Y no porque el presidente en funciones se cerrase a entregar parcelas de influencia con tal de seguir residiendo en La Moncloa, sino, sobre todo, porque desde relevantes terminales de la seguridad y del poder, no sólo autóctonos, alertaban sobre el riesgo global de atender las demandas del neoleninismo.…  Seguir leyendo »

No pocos problemas políticos que padecemos vienen de que la Transición no ha sido digerida por una parte de la izquierda, sobre todo por el radicalismo. No hablo de oídas como hacen muchos flamantes y tiernos voceros de la llamada «nueva política» que cada vez se manifiesta más vieja. Escribo lo que viví. Por eso respeto y admiro la Transición a la que asistí no muy lejos de la fila cero. Acaso por no haberla vivido hay quienes la ningunean o directamente la desprecian; se equivocan por prejuicios o ignorancia. O por ambas cosas.

Las generaciones nuevas llegaron al compromiso político a menudo imbuidas de una versión maniquea de nuestra Historia; resulta evidente en cierta izquierda.…  Seguir leyendo »

Probablemente debamos achacar la ruptura en tres del espacio político de centro y derecha, conformado hoy por PP, Ciudadanos y Vox, a la percepción por el votante de la desatención a ciertos valores y principios del PP forjado en 1989. En su andadura, incluidas dos mayorías absolutas, fue descuidando, sobre todo en los años últimos, una parte de lo que no era Economía, desde más tecnocracia que política.

No se tuvo suficientemente en cuenta una realidad social que había cambiado y era cada vez más líquida, camino de ser gaseosa, con un pasotismo suicida. Tampoco se calibró que la izquierda considera el poder como algo que le corresponde de manera natural, de modo que los gobiernos de centro y derecha son recibidos como paréntesis de excepción.…  Seguir leyendo »

El Rey Juan Carlos I, cuyo reinado efectivo transcurrió entre 1975 y 2014, decidió no continuar sus menesteres institucionales cuando se cumple el quinto aniversario de su abdicación en su hijo el Rey Felipe VI. Me aparto de la cursilería de llamar a Don Juan Carlos Rey emérito, que no sé quién se inventaría. En estos días, con motivo de esa decisión del Rey padre, se han leído y escuchado no pocas majaderías y frivolidades, destacándose, además, con pésimo gusto, aspectos irrelevantes y desdibujándose el absoluto protagonismo del Rey de la Transición en la recuperación democrática de nuestro país y su vital papel después en momentos decisivos cuando esa democracia se enfrentó al riesgo de ser abruptamente cercenada.…  Seguir leyendo »

Los resultados de las elecciones generales del 28 de abril fueron recibidos, como siempre ocurre, con notable subjetividad por los partidos políticos. Su lectura se escoró según las apetencias y el voluntarismo de las formaciones implicadas, y los socialistas se apuntaron a una euforia rampante, apuntalada en la amplia mejoría en su cosecha de votos, pero mucho menor que las cosechas del Partido Popular durante bastantes años, con un PSOE en caída libre. Ya nos dejó dicho Marañón que «la multitud ha sido en todas las épocas de la historia arrastrada por gestos más que por ideas; la muchedumbre no razona jamás».…  Seguir leyendo »

Tras el 28 de abril se multiplicó una pregunta: ¿Cómo es posible que el socialismo de Sánchez, con lo que ha hecho y lo que ha dejado de hacer, ganase las elecciones con holgura? No reproduciré la conocida opinión de Gandhi sobre la idiotez y el poder porque no es nada amable para los votantes.

No caben los paños calientes: el PP sufrió un revés notable cosechando la mitad de los escaños de Rajoy en las anteriores elecciones y su peor resultado desde hace cuarenta años. El otro gran derrotado fue Podemos con la pérdida de 29 escaños. Pasa de tercera a cuarta fuerza política.…  Seguir leyendo »

Conozco a Pablo Casado desde sus tiempos en Nuevas Generaciones. No sorprenderá mi decidida apuesta por él, pero para que no se confunda con lisonja de botafumeiro quede dicho que, junto a innegables aciertos, hay decisiones suyas que no comparto, por ejemplo en el campo de las listas electorales. Y también quede dicho que no estoy en deuda con él en el terreno político. En el humano sí: su amistad, que es más importante. Rajoy me incluyó en la propuesta de sus candidatos a la Junta Directiva Nacional en los Congresos de Sevilla y Madrid, lo que no hizo Casado en el Congreso que lo eligió presidente.…  Seguir leyendo »

Arthur Gregg Sulzberger, editor de «The New York Times», uno de los periódicos a los que Trump dirige sus dardos, insistía recientemente en el Semanal de ABC en la necesidad de la verificación de datos en un periodismo de calidad. Asistimos, desde la irresponsabilidad y el descaro, a un desistimiento en la comprobación de las fuentes. Ocurre singularmente en las redes sociales, esa vía que ha convertido a cada ciudadano en un emisor o transmisor de opiniones, multiplicando hasta el vértigo la supuesta condición de autores e informadores. Me refiero a las llamadas fake news.

Su antecedente inmediato es la posverdad, voz recogida ya en el Diccionario de la RAE, que define: «Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales».…  Seguir leyendo »

Para quienes hayan tenido la paciencia de seguir mis escritos desde hace años, si es que esos supuestos lectores pertinaces existen, no habrá de sorprender mi fervor lorquiano. Siempre admiré la obra del poeta granadino y universal al que dediqué no pocas páginas. En el seguimiento de su biografía supuso un venturoso hallazgo la obra fundamental, y más temprana, sobre la muerte del poeta: «Los últimos días de García Lorca», libro póstumo de Eduardo Molina Fajardo, publicado en 1983, sin restar mérito a otras investigaciones estimables como los posteriores libros de Ian Gibson.

Se conmemora el centenario de la llegada de Lorca a Madrid, en 1919, y la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid, a cuyo frente está un político sensible y culto, Jaime de los Santos, ha organizado un «Año Lorca» rico en actividades.…  Seguir leyendo »

El título es de una película del director alemán Wolfgang Becker. Rodada en Berlín se estrenó en 2003 y narra con maestría y humor las ingeniosas argucias del joven Alexander Kerner para ocultar a Christiene, su madre, fervorosa comunista, la caída del muro en 1989 y la reunificación alemana con la llegada de la democracia, tras su despertar de un coma de ocho meses. Todo en lo que creía se ha venido abajo. La mujer descubre la verdad al ver como una estatua de Lenin es apeada de su pedestal.

Aquella divertida ficción tiene no poco que ver con algunos aspectos, nada divertidos, de la realidad española que a menudo se ha convertido en una tramoya de argucias y engaños para hacernos creer lo que no es; en el caso catalán incluso para hacernos creer lo que nunca fue.…  Seguir leyendo »

Cicerón y antes Platón, con un largo etcétera posterior, nos han enseñado a través del tiempo que debemos entender la amistad como uno de los regalos fundamentales que nos otorga la vida, y ello por encima de las diferencias, entre ellas las ideológicas. La honestidad, la consecuencia entre lo que se proclama y lo que se hace, la bonhomía, la confianza, son valores, entre otros, que fundamentan y enriquecen la amistad. La familia nos viene dada y a los amigos los elegimos. Como hijo único lo sé bien, cuando ya han desaparecido muchos amigos que acompañaron buena parte de mi vida.…  Seguir leyendo »

Es una expresión extendida en la geografía del idioma castellano. Los hispanohablantes sabemos bien a qué nos referimos con ella, desde la sabiduría popular del Refranero a los versos del Martín Fierro. Se refleja en el refrán «La ley del embudo:/lo estrecho para otros, /lo ancho para uno». Denuncia situaciones que atentan contra principios como la igualdad, la equidad y, en definitiva, contra la verdad. Los anglosajones hablan de «double standard»: doble rasero o doble moral.

Su reflejo en la política, y singularmente en el relato de la Historia, resulta evidente. La mal llamada memoria histórica es un ejemplo de ley del embudo; un maniqueísmo sin matices inventado por Zapatero que Sánchez ha prohijado y potenciado hasta el esperpento.…  Seguir leyendo »

Los cuatro asaltos

«El cielo no se toma por consenso sino por asalto». La frase es del principal dirigente del leninismo redivivo y nos lleva a una opinión de Marx sobre la insurrección de la Comuna que ocupó por unos meses el poder en el París de 1871. Marx usó esa expresión en una carta a Kugelmann y se incorporó a la retórica comunista. «Asalto a los cielos» tituló sus memorias Irene Falcón, colaboradora de Dolores Ibárruri, «Pasionaria».

En el programa «Un país para la gente» que Podemos ofreció al PSOE en febrero de 2016 se invoca no pocas veces la necesidad de consensos en la izquierda; el poder, sin embargo, no se toma por consenso sino por asalto.…  Seguir leyendo »

A menudo la realidad política que padecemos me recuerda «Regreso al futuro», la celebrada trilogía cinematográfica de los años ochenta del pasado siglo. Precisamente por todo lo contrario de lo que supuso aquel título. Hoy nuestro día a día político es un avance al pasado; nuestros progresistas de catón protagonizan e imponen un progreso al pasado. Tratan de escribir la Historia hacia atrás.

El más prominente y contradictorio líder del leninismo redivivo es autor de un libro sobre el cine y la política y acaso su propensión a escenificar provenga de esa afición. Es en ese libro donde su autor sostiene que la diferencia entre un terrorista y un patriota es sencillamente la diferencia entre la victoria y la derrota.…  Seguir leyendo »

Es conocida la frase de Thomas McKean, uno de los firmantes de la Declaración de Independencia, presidente entonces del Tribunal Supremo de Pensilvania, cuando se ofreció por carta al presidente George Washington postulándose para ocupar una vacante en el Tribunal Supremo federal: A good judge cannot be very popular. Que un buen juez no pueda ser muy popular resulta razonable, aunque McKean no llegase al Supremo; en 1799 fue elegido gobernador de Pensilvania.

Hace años almorzaba cada sábado con amigos jueces y fiscales, casi todos ya más allá del tiempo. Entre juristas relevantes –algunos habían ostentado u ostentaban responsabilidades en el Gobierno, en el Parlamento o en la Justicia– me sentía como un cura de aldea entre un grupo de obispos.…  Seguir leyendo »

Algunos se identificarían hoy con esta frase latina; obviamente quienes no conozcan sus antecedentes y consecuencias. Asumirían lo que representa con tanta ceguera irresponsable como frivolidad. Con estas tres palabras concluía Ortega, siguiendo la reiterada sentencia de Catón el Viejo, su célebre artículo en «El Sol», el 15 de noviembre de 1930. Ortega adelantaba la caída de Alfonso XIII cinco meses y un día después. Quienes ven la Historia con un solo ojo no irán más allá de aquellas tres palabras pero Ortega siguió reflexionando sobre ellas. Sin finalizar 1931 el filósofo denunció los nubarrones que se cernían sobre el nuevo régimen.…  Seguir leyendo »

El qué dirán

Dos filósofos que fueron contemporáneos, Aristóteles y Lao Tse –en el caso de que Lao Tse viviese cuando creemos, aunque su misma existencia se debate entre eruditos– reflexionaron sobre el qué dirán, sobre la repercusión que para nosotros puede tener lo que otros piensan de lo que hacemos. El sabio chino sentenció: «Preocúpate por lo que otras personas piensen de ti y serás su prisionero». El griego fue más allá: «Solo hay una manera para evitar las críticas: no hacer nada, no decir nada y no ser nadie».

Trasladando tales reflexiones al ámbito de la política, cuando gobierna la derecha el efecto del qué dirán alcanza un calado especial.…  Seguir leyendo »

N0 pocos han aceptado como normal una proclamada superioridad moral de la izquierda que se perdona a sí misma las mayores desviaciones en la convicción de que sus acciones conducen inexorablemente al bien común, a la felicidad del pueblo. Y esto ocurre de la categoría a la anécdota. Desde creer que posee una especie de condición singular para que de manera natural deba gobernarnos hasta considerar jauría a quienes no aceptan complacidos o en silencio sus errores.

Lo de jauría lo aventó un breve ministro quejoso de ser acosado por un conjunto de perros, señalando a los periodistas, en relación con una conducta suya censurable y sentenciada.…  Seguir leyendo »