Juan Van-Halen

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de diciembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Conocí a Feijóo hace muchos años; era director del Insalud. Coincidimos en una cena de amigos en el Mindanao. Conocí a Abascal antes de que llegase a Madrid; se la estaba jugando en su tierra. No seré yo quien juzgue si fue o no oportuno el nacimiento de Vox. Tampoco juzgaré los motivos que llevaron a esa ruptura pero recuerdo declaraciones de Rajoy –otro amigo desde sus tiempos de presidente de la Diputación de Pontevedra– de que sobraban en el partido los no dispuestos a pasar por el aro… O algo así. En todo caso, no acudiré al pasado. Lo inquietante es el presente.…  Seguir leyendo »

El Rey padre –lo de emérito es una cursilería– ha pasado su 86 cumpleaños rodeado de amigos en Abu Dabi padeciendo un exilio del que gracias al libro El Rey en el desierto, del compañero Alejandro Entrambasaguas, vamos conociendo detalles. Por ejemplo, que el deseo de Pedro Sánchez de que Juan Carlos I abandonase España fue trasladado al Rey Felipe VI por Carmen Calvo, entonces vicepresidente del Gobierno. No voy a entrar en la aceptación del Rey de la expulsión de España de su padre porque me faltan elementos de juicio, pero seguro que fue una decisión difícil.

La situación que deseaba Sánchez era irregular y no le correspondía.…  Seguir leyendo »

Amnistiarse a sí mismos

Se ha escrito mucho sobre la amnistía, yo también, cuando era una idea no concretada de Sánchez y casi siempre en relación con su inconstitucionalidad. También tras conocerse el farragoso texto. El magistrado Prego reiteraba el domingo un argumento que alzó al inicio del debate José Manuel Vera Santos, catedrático de Derecho Constitucional: «Si no se entiende definitivo el hecho de que la amnistía no aparezca en la Constitución ¿concluiremos que, al no aparecer la esclavitud, es constitucionalmente válida?». Claro que no. El diputado del Congreso Pedro Muñoz Abrines, de formación jurídica, analizó en un riguroso artículo el texto anotando sus contradicciones y brindis al sol: «Solo desde una interpretación de la Constitución basada en cánones interpretativos no admitidos o nada comunes en nuestro ordenamiento, podría validarse la amnistía».…  Seguir leyendo »

Cuando el entonces ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, aseguró en el Congreso que vivíamos una «crisis constituyente» no es que manejase una posibilidad es que adelantaba acontecimientos. Lo escribí en estas páginas y me he ocupado de seguir lo que vivimos en este río que nos lleva. En 2020 se publicaron tres artículos reveladores sobre la «crisis constituyente» y su camino: la «dictadura constitucional». Al menos son los que yo recuerdo. Uno del maestro de periodistas y académico Luis María Anson, otro del profesor, constitucionalista y periodista Francisco Marhuenda, y un tercero del profesor y economista Mikel Buesa.

Leídos hoy estos artículos resultan premonitorios del sendero que recorre Sánchez no desde la improvisación sino desde el cálculo.…  Seguir leyendo »

Su Majestad el Rey Felipe VI es cabeza de una Monarquía Parlamentaria cuyo papel marca claramente nuestra Constitución singularmente en el Título II –«De la Corona»– con énfasis, por sus contenidos, en los Artículos 56.1 y 57.1 (una de las pocas Constituciones, acaso la única, que menciona el nombre del titular de la Corona); en el Artículo 61.1 y 2 (este último en referencia a sus responsabilidades ya como heredero de la Corona); en el Artículo 62 desde la a) a la j). Más adelante me detendré en los puntos c), g), h) e i). El cumplimiento de la Constitución afecta a todos los ciudadanos del primero al último, y, naturalmente, al presidente del Gobierno, a sus ministros y a las altas autoridades del Estado.…  Seguir leyendo »

Gozamos una democracia plena, de libertad de expresión, y periodistas a quienes admiro, de ideas y planteamientos ideológicos distintos, a veces se atrincheran tras la anécdota, el juego de palabras o la gracieta para no entrar al toro de la preocupante situación que vivimos. No es la línea general, por fortuna gozamos de muchas jugosas opiniones. El periodismo es un termómetro social. Y me pregunto a qué se debe la desconexión entre la temperatura social y la contada.

No ha vivido España, al menos en mi ya larga trayectoria, una coyuntura nacional de tanto riesgo como la actual en la que se unen una economía cojitranca, una cesta de la compra inasumible, un gasto público desmesurado, un paro inocultable con patrañas, una deuda que llegará a nuestros nietos y unas expectativas políticas marcadas por minorías que no asumen la Constitución ni el sistema.…  Seguir leyendo »

Pocos dudarán de lo imaginativo que es Sánchez. Casi tanto como mentiroso. Imaginativo para burlar las normas, incluso la Constitución. Empezó escondiendo urnas tras una cortina en Ferraz para manipular votos. Eso hizo que sus compañeros le dieran matarile. Pero resucitó. ¿Recodarán ahora que lo que entonces consideraban inasumible es lo que está haciendo Sánchez? No le conocían. Ha convertido la Comisión Federal y su grupo parlamentario en rebaños y sus balidos sólo repiten «si bwana». El estómago y las prebendas pesan mucho.

Ahora Sánchez quiere aprobar una ley de Amnistía que para ilustres juristas sería inconstitucional. Lo va a hacer por el atajo de una proposición de ley de los grupos y así, al no ser proyecto de ley, no pasaría por el Consejo de Ministros ni precisaría informes del CGPJ, el Consejo Fiscal o el Consejo de Estado, aunque alguno esté pastoreado.…  Seguir leyendo »

No sólo sufrimos una grave alteración de la Historia que ignora y devalúa unas páginas mientras glorifica y manipula otras sólo por intereses ideológicos, sin escuchar a los historiadores. También sufrimos el engaño –y lo asumimos sin rechistar– en lo que vivimos cada día. Sólo así se explicarían los 10.774.976 votos de las dos formaciones nacionales de izquierda el 23-J. Esos millones de votos parecen llegados de otra galaxia.

Sánchez habla de «mayoría social de progreso» pero el progresismo no es necesariamente de izquierdas. El origen del Estado de Bienestar fue la ley de Seguro de Desempleo de 1883 del canciller alemán Bismarck no precisamente progresista.…  Seguir leyendo »

Siempre me ha asombrado la supuesta superioridad moral de la izquierda que se perdona a sí misma las mayores desviaciones e inmoralidades en la convicción de que sus acciones conducen inexorablemente al bien común y a la felicidad del pueblo. El fin justifica los medios. La izquierda española ha escrito su historia desde esa cacareada superioridad moral que le lleva a creer que posee una condición especial para que naturalmente deba gobernar. Y si no gobierna es como si se viviese un paréntesis de anormalidad. El socialismo ha estado y está en vanguardia de esa falacia.

La pantomima de la celebración electoral en Ferraz la noche del 23 de julio es un ejemplo de esa falacia.…  Seguir leyendo »

El PNV es una formación históricamente de derechas y en sus orígenes racista y machista a tope. En la guerra civil el PNV de José Antonio Aguirre se alineó con el caótico Gobierno de la República por motivos identitarios nacionalistas, no porque sus ideas conservadoras coincidieran con el radicalismo de izquierdas que se impuso. La experiencia concluyó con la mediación del Vaticano, en agosto de 1937, con la rendición en Santoña de las tropas vascas a los voluntarios italianos en lo que la República, siendo Prieto ministro de Defensa, consideró una traición. Desde el espacio democristiano el PNV ha asumido una posición más liberal y formalmente aconfesional que choca con sus orígenes y con su tradición, y que le ubicaría en el centroderecha.…  Seguir leyendo »

Negué en estas páginas el riesgo de pucherazo, que nos lleva a otra época, pero Sánchez, que según él nunca se equivoca y goza de vara alta ante el Olimpo, al anunciar la fecha de las elecciones generales adelantó que le acusarían de pucherazo. Y contra todas las encuestas aseguró una y otra vez que las ganaría. Para él ganar las elecciones no es tener más escaños que los demás sino contar con una base para situar la pértiga que le ascienda a la formación de un Gobierno, de cualquier Gobierno, sea con quien sea. ZP ya dijo en un mitin que habría sorpresa; otro que habla con el Olimpo desde su infinito.…  Seguir leyendo »

Pertenezco a una generación que cumplió el servicio militar, vulgo la mili, y conocí aquella dualidad que diferenciaba el valor «reconocido» y el valor «se le supone». Es obvio que a toda aquella muchachada el valor se nos suponía y ya era mucho suponer. Los de milicias y los de quintas no teníamos sino un compromiso temporal con las Fuerzas Armadas; luego cada cual seguiría su camino. Ese reconocimiento no se da en la política. A menudo, según a quién, ese valor, en este caso civil, se le niega. La izquierda es experta en apuntar valores a cualquier pelagatos de los suyos y negárselos a los contrarios aunque tengan inobjetable consistencia.…  Seguir leyendo »

Buenos amigos siguen las encuestas sobre el ya cercano 23-J y se sorprenden de los apoyos que reciben el PP o Vox; les parecen escasos para los años de sanchismo que hemos padecido. A mí me sorprenden más, o en paralelo, los apoyos que reciben el PSOE y Sumar, un Podemos con disfraz. Es el comunismo de siempre con los latiguillos y las promesas de siempre; en definitiva, el estatismo al que nunca renunció, envuelto en promesas disparatadas. No me explico que tantos españoles padezcan amnesia y tengan tan amplia capacidad de aguante. Y lo peor: se muestren dispuestos a repetir lo vivido enmendado a peor.…  Seguir leyendo »

El calor es buen acompañamiento para relecturas. Baroja dejó escrito que releer es volver a descubrir. Y eso que don Pío confesaba ser un mal lector. A vueltas con la memoria histórica, democrática u otros apellidos confundidores –la memoria colectiva no existe, es una suma de memorias individuales diferentes y enfrentadas, ya nos lo dijo Gustavo Bueno– he regresado a viejas lecturas que vendrían bien a algunos de nuestros políticos de la izquierda. La Historia asumida en su conjunto, no vista con un solo ojo a gusto del consumidor.

La Inglaterra de Cromwell, el lord Protector, que acabó siendo una férrea dictadura militar, cortó el cuello al Rey Carlos I y, sin embargo, la regeneración posterior la inició su hijo Carlos II, una vez agotada en pocos años la peculiar fórmula republicana.…  Seguir leyendo »

Pedro Sánchez es el primer presidente de Gobierno en anunciar que sería acusado de pucherazo. Fue ante sus grupos parlamentarios del Congreso y del Senado; aquella sesión de palmeros insistentes. Dijo: «Hablarán de pucherazo; lo harán unos, y otros dirán que hay que detenerme como responsable de ese pucherazo». Existe el antecedente del voto de Sánchez, sin control y tras la cortina, en el Comité Federal del PSOE. Ese hecho decantó la postura de sus críticos. Fue cesado. «Pucherazo» viene de la forma del recipiente en que se guardaban los falsos votos antes de introducirlos en las urnas para trampear los resultados, singularmente durante el turnismo diseñado por Cánovas y Sagasta en el Pacto de El Pardo.…  Seguir leyendo »

El Comité Federal del PSOE me recordó la novela de Thomas Harris El silencio de los corderos convertida en película de éxito por Jonathan Demme. Page y Lambán no acudieron al sanedrín socialista molestos por los cambios introducidos por Ferraz en sus propuestas de candidatos. A la entrada algunos asistentes manifestaron ciertas ideas propias pero en la sala fue férrea la unanimidad. O les convenció el encendido verbo del líder o barajaron las oportunidades que podrían perder si expresaban disentimiento. Corderos silenciosos. Como había hablado de economía, Sánchez concluyó con algo que creyó ingenioso: «Nosotros tenemos un plan y ellos no tienen nada.…  Seguir leyendo »

Vivimos momentos para que los mercachifles y los listillos hagan su agosto en junio. Es el Rastro de Ramón o de Baroja pero peor contado. Casi todo es un mercado de voluntades cuando los políticos afrontan la llamada «ronda de consultas» aspirando a un falso paralelismo con las sesudas consultas médicas. Aquí el enfermo es España y está por encima de ciertos negociantes acaso más preocupados por mirarse el ombligo que por alejar al enfermo de la UCI. Ocurre tras cada elección y no hay espacio para la sorpresa. Es la hora en que los políticos interpretan a su manera lo que han dejado claro los ciudadanos con sus votos que no es, precisamente, un quítate tú para ponerme yo.…  Seguir leyendo »

Los resultados de las elecciones municipales y autonómicas confirmaron lo que auguramos no pocos: que iba a haber un vuelco en el mapa político. En la noche electoral me sorprendí, o no, ante las opiniones de analistas televisivos que comentaban los resultados que se iban conociendo; su empecinamiento en no ver la realidad creyendo que en las promesas electorales todo vale y que no cuentan los problemas de los españoles a la hora de votar; me resultó conmovedor. Ahora Sánchez convoca elecciones anticipadas cuando ve a Podemos desencuadernado, a Sumar sin cuajar y aspira a cosechar votos por la izquierda radical, teóricamente huérfana.…  Seguir leyendo »

Acaso nunca antes una campaña electoral había llegado a la crispación de la que padecemos. Su antecedente más claro es la campaña de las generales de 2004 en la que Pablo Iglesias, lo confesó él, utilizó los mensajes de móvil y otras vías para calentar el ambiente, incluso se organizaron movilizaciones callejeras sin respetar la jornada de reflexión. Lo que años después sería Podemos ya enseñaba la patita. Se dieron la vuelta todas las encuestas y hubo dirigente socialista que brindó con cava. Siempre he creído que el Gobierno cometió un grave error al no aplazar aquellas elecciones en un ambiente de dolor generalizado y de tensión provocada.…  Seguir leyendo »

La vicepresidente Yolanda Díaz, la que a menudo discrepaba del Gobierno al que pertenece hasta que Sánchez le dio la alternativa, quiere limitar las compras de viviendas si no son para vivir, dificultar las hipotecas de tipo variable, y que los contratos de alquiler sean indefinidos –supongo que con derecho a okupación–, además de facilitar una casa a los inmigrantes ilegales. La gentil facultativa Mónica García, la que cobró durante meses dos sueldos sin renunciar al que tenía en la Asamblea de Madrid e ignoraba que su marido cobraba el bono social térmico, quiere vigilar a los madrileños ligones regulando las aplicaciones de citas por internet.…  Seguir leyendo »