Juan Van-Halen

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Marzo de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El pulso de la nación

La percepción del problema llegó con la crisis del 98 y la pérdida de las últimas colonias. Los políticos decidieron y jalearon una guerra con Estados Unidos para defender lo indefendible: Cuba y Filipinas con el añadido de Puerto Rico en el Tratado de París. Los militares se mostraron reticentes con aquella aventura bélica desigual que habría de costarnos mucho más que una flota. No les escucharon. Con la derrota quedó herida la creencia en nosotros mismos como Nación que contase en el mundo.

Entonces se abrió camino una cuestión que está viva: el nacionalismo de algunas regiones, al principio teñido de regionalismo, que adquirió nervio aprovechando la situación.…  Seguir leyendo »

Es opinión generalizada que la Justicia está bajo mínimos y que la Fiscalía General del Estado lo es más del Gobierno. Se ha repetido que la Unión Europea recomienda a España renovar el Consejo General del Poder Judicial pero los medios bizcochados por el Gobierno han insistido mucho menos en que Europa muestra su preocupación por la independencia de la Fiscalía General en España que entiende comprometida. Lo cierto es que no hay precedente de que una diputada del partido gobernante y hasta poco antes ministra de Justicia ocupe la Fiscalía General del Estado.

La Justicia alerta recelos en buena parte de la sociedad.…  Seguir leyendo »

El 19 de septiembre se cumplió un año de la Resolución del Parlamento Europeo sobre la importancia de la Memoria Histórica de Europa como un acto de justicia democrática en el LXXX aniversario del inicio de la Segunda Guerra Mundial. En aquella resolución se condenó a los totalitarismos comunista y nazi y «sus horribles crímenes». No me identifico con el concepto de «memoria histórica» intencionadamente confuso e incorrecto. En ello coincido con Gustavo Bueno. En España tal concepto encierra el intento de convertir en vencedores a quienes perdieron la cruenta guerra civil y en perdedores a quienes la ganaron, con ocho decenios de retraso, en el impresentable ejercicio de pasar por la Historia una goma de borrar y que aparezca como verdadero lo que ideológicamente resulta conveniente.…  Seguir leyendo »

Vivimos un momento distópico, orwelliano y a la vez huxleyano. Orwell y Huxley denunciaron el engaño de las masas por manipulación de la información o por su exceso. Debemos a Orwell: «El concepto de verdad objetiva está desapareciendo de nuestro mundo; las mentiras pasarán a la historia». Las mentiras se harán historia. Serán ya como verdades asumidas.

Nunca como aquí y ahora se ha mentido tanto desde el poder, nunca la mentira ha sido tan reiteradamente esgrimida con tanta desfachatez, virtuosismo y convicción. A menudo aquella afirmación atribuida a Goebbels de que «una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad» es la norma, el catón de los rasputines de turno que diseñan lo que debemos creer o rechazar, lo que es bueno o malo, lo que es cierto o no.…  Seguir leyendo »

La Tercera de ABC «¡Viva el Rey!» de Bieito Rubido es un texto para ser releído. Su mensaje va más allá de lo que expresan sus palabras. En su conjunto el ABC de ese día es para guardarlo y releerlo con el paso del tiempo. Los años nos revelarán más claves.

La decisión del Rey padre -sigo negándome a la cursilería de llamarle Rey emérito- es obvio que no fue grata ni acaso comprensible para una mayoría de españoles. En primer lugar para la Familia Real y la familia del Rey -que no son lo mismo aunque parte de nuestro parvulario político no lo sepa y acaso no tenga interés en saberlo- el trago ha tenido que ser muy duro y en dosis destacada para el Rey Felipe VI, felizmente reinante -como se decía en referencia a sus antepasados-, que recibió las responsabilidades de la Corona por abdicación de Juan Carlos I.…  Seguir leyendo »

La Monarquía Parlamentaria, sistema que nos dimos los españoles al aprobar la Constitución por una amplísima mayoría, padece un acoso que el Gobierno y su presidente no sólo no detienen sino que se diría que consienten; parte de ese Gobierno lo fomenta y azuza. Es una situación anómala e inquietante.

Iglesias no ha escondido nunca sus planteamientos contrarios, incluso insultantes, a la Constitución y a la Monarquía, y sus peregrinas ideas sobre el valor de las leyes, el respeto a la verdad, al Poder Legislativo y al Poder Judicial. Es fácil comprobarlo en declaraciones públicas que figuran en las hemerotecas y en numerosos vídeos.…  Seguir leyendo »

Un editorial de ABC destacaba el acoso que sufre la Monarquía y el silencio cómplice del Gobierno. Sánchez asiste silente y a veces es colaborador necesario en la estrategia de ataques a la forma de Gobierno que consagra la Constitución por parte de sus socios, cuyo objetivo es su derribo. Entre las instituciones y poderes del Estado, todos en el punto de mira de unos políticos vocingleros y petulantes pero activos, la Monarquía es el más indefenso por una derecha acomplejada; por el insólito apoyo a Sánchez, a veces decisivo, de un proclamado centrismo desnortado; por la complicidad de un Gobierno que ha pactado con los dinamiteros, y por la ambición de su presidente que acaso oculte delirantes aspiraciones a ocupar la cúpula de una opción republicana que ni la Constitución contempla ni la voluntad de los españoles desea.…  Seguir leyendo »

Había superado contrariedades, era un resistente y consiguió embaucar a muchos ciudadanos durante años, no se detenía ante nimiedades éticas y, pasito a pasito, engañando y no cumpliendo lo que prometía, había cambiado el sistema con la complicidad de su socio, ahora jefe del Gobierno. Su socio tuvo siempre las ideas claras sobre lo que quería y cómo lo quería, y él no tenía ideología alguna; seguía el adagio de Marx, Groucho, claro, sobre la accidentalidad de las ideas según las circunstancias y a quién se dirigiesen.

El presidente se sentía feliz aquella noche. La jornada había sido grata. Se inició con un desayuno en Palacio, a donde había trasladado su residencia al día siguiente de proclamarse la nueva normalidad.…  Seguir leyendo »

Para quien haya leído los libros de Pablo Iglesias, lanzado al estrellato por una televisión que él considerará ahora de extrema derecha, no le sorprenderá su estrategia actual. Del actual vicepresidente segundo del Gobierno podrá decirse lo que se quiera, según las simpatías políticas, pero no que haya ocultado sus pretensiones ni su idea de cómo conseguirlas.

Los dos puntales del asalto a los cielos de Iglesias han sido socialistas: Zapatero y Sánchez. Descarto referirme a la aportación relevante de sus compañeros y amigos de la Universidad; algunos se han quedado por el camino. Su equipaje académico es denso y nula su experiencia de gestión.…  Seguir leyendo »

Benito Pérez Galdós alcanzó enorme éxito en vida y al cumplir un siglo con la muerte no ha dejado de ser leído, y mucho, una generación tras otra. No ha padecido eclipse alguno, y pienso, como ejemplo de eclipse, en Azorín. Hace ya quince años preparé para Visor una edición de «Memorias de un desmemoriado», una galería de recuerdos que publicó primero en «La Esfera» a lo largo de 1915 y 1916. De siempre me atrajo el interés de Galdós en que no conociésemos, o conociésemos insuficientemente, pasajes de su vida: su desmemoria intencionada.

Los silencios galdosianos son relevantes. Se han dedicado a nuestro autor cerros de páginas y a menudo transitamos entre nieblas.…  Seguir leyendo »

La izquierda en España es experta en la batalla ideológica. Con el altavoz entusiasta de medios de comunicación amigos, que son casi todos, la izquierda mantiene sus mensajes con eficacia consiguiendo un tratamiento favorable y a menudo, para los no avisados, con marchamo de credibilidad y apariencia neutral. ¿Qué respuesta contrapone el centro-derecha? Su batalla ideológica ha sido, mediáticamente y me temo que estratégicamente, al menos perezosa. Es una batalla, al tiempo, interna y externa. Me referiré de inmediato a su reflejo exterior.

Arancha González Laya, flamante responsable de Exteriores, tomó posesión asegurando que «comenzamos una nueva etapa» porque «Spain is back, Spain is here to stay» (España ha vuelto, España está aquí para quedarse).…  Seguir leyendo »

Con reiteración se atribuye a Bismarck la frase «España ha demostrado ser la nación más fuerte del mundo: los españoles llevan siglos intentado destruirla y no lo han conseguido». No figura en ninguna obra sobre el «canciller de hierro» y aparece, sólo en español, ya rebasada con creces la mitad del siglo pasado. En suma, es apócrifa. Pero no por ello deja de responder a la realidad de un país con dos últimos siglos convulsos: ocupación del territorio nacional, guerras externas, guerras civiles dinásticas, golpes de Estado, esperpénticas asonadas cantonales, dictaduras, rebeliones militares, cambios de régimen, magnicidios… Entre las grandes naciones España tiene el récord de asesinatos de presidentes de Gobierno: cinco.…  Seguir leyendo »

Comienzo con una evocación gozosa. En el viejo castillo de Luc de Clapiers, marqués de Vauvenargues, moralista francés del XVIII, está enterrado Pablo Picasso que lo compró en 1958. Conocí las lúcidas máximas del marqués en la excelente traducción de Manuel Machado. Dejó escrito que «todos los hombres nacen sinceros y mueren mentirosos», mientras Cioran, en exceso generoso, concluyó que «la mentira es una forma de talento». Trapacería o valor intelectual, la mentira invita a la reflexión.

Padecemos una interesada memoria histórica, concepto ya de por sí falso según el certero juicio de Gustavo Bueno. Se trata de una Historia mentida, manejada con pertinacia por cierta izquierda.…  Seguir leyendo »

La quiebra del centro

Durante un tiempo el centro político aparecía cercano al mito. Los analistas consideraron que las elecciones se ganaban desde el centro y acudían a ejemplos señeros. No era el menor aquel inteligente viraje que Felipe González impuso en el PSOE cuando abandonó el marxismo y lo acercó a la realidad social con el resultado de 202 diputados. Más tarde Adolfo Suárez fundó su centrismo: UCD; fue un partido de gobierno. En la Transición, una sociedad centrada impuso políticas centradas.

En la llamada nueva política, los jóvenes de izquierda tienen una versión, no vivida y tendenciosamente contada, de aquellos años irrepetibles. Por eso achacan a sus padres no haber conseguido la tan cacareada ruptura y haberse avenido a aceptar una reforma «de la ley a la ley».…  Seguir leyendo »

El tiempo transcurre y siempre pasa nada. Los restos de Francisco Franco descansan en el cementerio de Mingorrubio, el lugar que había elegido para su enterramiento. Sánchez, su implacable adversario post mortem, cumplió aquella voluntad. Fue el Rey Don Juan Carlos, en su primera decisión conocida, quien ordenó, en comunicado al abad de la basílica y comunidad monástica benedictina del Valle de los Caídos, que recibiese el cadáver del hasta entonces jefe de Estado y le diese sepultura.

Sobre el juicio que merecen o puedan merecer la exhumación y nuevo destino de los restos de Franco no entrarán estas líneas; ya está en el terreno de la Historia y es materia de historiadores, que debe estar a salvo de la controversia de los políticos.…  Seguir leyendo »

Sánchez o el lobo de Caperucita

Es conocido que Marx recuerda en «El 18 Brumario de Luis Bonaparte» aquella opinión de Hegel según la cual los grandes hechos de la Historia aparecen dos veces, y apostilla: «Una vez como tragedia y la otra como farsa». He dado vueltas a esta idea con el fondo de acontecimientos de un ayer no tan lejano y del hoy de España.

Los partidos sobre los que descansó un bipartidismo, a mi juicio conveniente y constructivo que debería recuperarse, decidieron cambiar. Se habla de nuevo PP y mucho menos de nuevo PSOE. Acaso resulte de interés abordarlo.

El PP busca fortalecer principios que, por uno u otro motivo, se consideraron desdibujados.…  Seguir leyendo »

Los jueces, los medios de comunicación y los partidos políticos son elementos fundamentales recogidos en la Constitución. El Poder Judicial, el Legislativo y el Ejecutivo son los tres poderes básicos. Los medios de comunicación fueron llamados el «cuarto poder». De las querellas consideradas políticas, las instadas comúnmente por los partidos contra sus oponentes, no son muchas las que llegan a juicio y numéricamente irrelevantes las que acaban en condenas. Antes se ha vivido un largo procedimiento en los juzgados y durante ese tiempo los partidos denunciantes aprovechan esa tierra de nadie para atribuir a sus adversarios políticos investigados la condición de culpables, y hay medios de comunicación que siguen esa senda falaz y sirven de eco a las condenas previas.…  Seguir leyendo »

Recién cumplidos veinte años asistí cada tarde a la tertulia de los poetas del Gran Café de Gijón, nuestro café literario por excelencia, como un Le Deux Magots trasladado de la plaza de Saint-Germain-des Prés al paseo de Recoletos. Los dos cafés tienen historias paralelas, fundado el parisino en 1885 y el madrileño en 1888. Había publicado mi primer libro y mi entrañable José García Nieto, responsable de su publicación, asumió la temeridad de incorporarme a la tertulia con el beneplácito de Gerardo Diego que la presidía desde un cierto silencio sostenido, aderezado por fogonazos de su humor un tanto surrealista.…  Seguir leyendo »

La frase se atribuye comúnmente al ingenioso diestro Rafael Guerra, Guerrita, pero un siglo antes se atribuía al astuto e incombustible Talleyrand, y también hay quien la adjudica al poeta elegiaco y filósofo presocrático Jenófanes: «Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible». El pleonasmo recobró actualidad política en los días de la fallida investidura de Pedro Sánchez. Las exigencias de Pablo Iglesias no podían ser y además eran imposibles. Y no porque el presidente en funciones se cerrase a entregar parcelas de influencia con tal de seguir residiendo en La Moncloa, sino, sobre todo, porque desde relevantes terminales de la seguridad y del poder, no sólo autóctonos, alertaban sobre el riesgo global de atender las demandas del neoleninismo.…  Seguir leyendo »

No pocos problemas políticos que padecemos vienen de que la Transición no ha sido digerida por una parte de la izquierda, sobre todo por el radicalismo. No hablo de oídas como hacen muchos flamantes y tiernos voceros de la llamada «nueva política» que cada vez se manifiesta más vieja. Escribo lo que viví. Por eso respeto y admiro la Transición a la que asistí no muy lejos de la fila cero. Acaso por no haberla vivido hay quienes la ningunean o directamente la desprecian; se equivocan por prejuicios o ignorancia. O por ambas cosas.

Las generaciones nuevas llegaron al compromiso político a menudo imbuidas de una versión maniquea de nuestra Historia; resulta evidente en cierta izquierda.…  Seguir leyendo »