Junaid Nabi

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hace unos años, hacia el fin de su vida, mi padre libró una pelea contra una depresión profunda. Como médico y profesor, no carecía de acceso a una atención de la salud mental. Pero había crecido en una sociedad que estigmatizaba la enfermedad mental, y no estaba dispuesto a buscar ayuda profesional. Como hijo, fue devastador ver sufrir a mi padre. Como investigador de la salud pública, cobré una nueva conciencia de la infinidad de fallas sistémicas en el suministro de atención profesional.

Científicos de todo el mundo hoy buscan abordar los problemas con la “Cuenta regresiva 2030 para las enfermedades mentales globales”, una “colaboración de monitoreo y responsabilidad de múltiples actores en el campo de la salud mental” lanzada en febrero.…  Seguir leyendo »

La parte más frustrante de mi trabajo como profesional de la sanidad pública es la difusión de información falsa, por lo general en línea, que suplanta a años de estudios empíricos. Ya es suficientemente difícil contrarrestar las falsedades en conversaciones presenciales con pacientes. Resulta incluso más complicado combatirlas cuando el medio de propagación es la Internet.

Hace poco fui testigo de primera mano en Cachemira, donde crecí. Allí los padres de niños y niñas pequeñas creían en vídeos y mensajes publicados en Facebook, YouTube o WhatsApp que difundían falsos rumores de que las vacunas y los medicamentos modernos eran dañinos, o incluso que eran financiados por extranjeros con terceros motivos.…  Seguir leyendo »

En un reciente viaje a India, tomé un rickshaw pedaleado por un hombre con una pierna tullida, como pronto advertí. Dos semanas antes, había sido atropellado por un coche mientras navegaba las transitadas calles de Nueva Delhi. Aunque se las había arreglado para obtener medicamentos de una farmacia cercana para paliar el intenso dolor (probablemente porque se le había roto la pierna) no tenía ni el tiempo ni el dinero para ver un cirujano.

Este tipo de trágico cálculo es demasiado común. La Comisión Lancet sobre Cirugía Global estima que cerca de cinco mil millones de personas –casi un 70% de la población mundial- carece de acceso a cuidados anestésicos y quirúrgicos seguros y asequibles, mientras 33 millones de personas deben afrontar gastos de salud insoportablemente altos.…  Seguir leyendo »